El mun­do ha de en­men­dar­se ca­da día

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Víc­tor Cor­co­ba He­rre­ro Es­cri­tor

Des­de la di­ver­si­dad hay que re­cons­truir el mun­do. La ta­rea no es fá­cil. An­da­mos de­ma­sia­do ten­sos. Así no se pue­de con­ver­sar pa­ra con­ver­ger pos­tu­ras. Tam­po­co es cues­tión de desis­tir por muy pro­ble­má­ti­cas que sean las si­tua­cio­nes. Se tra­ta de no re­nun­ciar al en­cuen­tro de na­die y de po­ner en va­lor la dig­ni­dad, la igual­dad y los de­re­chos hu­ma­nos, sin ex­clu­sión alguna. En efec­to, al­gu­nas cul­tu­ras son muy ce­rra­das y com­pren­der sus ideas, pen­sa­mien­tos y vi­ven­cias, nos pue­de re­sul­tar bas­tan­te com­pli­ca­do, pe­ro hay que per­der el miedo y ten­der la mano siem­pre. Es­ta­mos pre­des­ti­na­dos a en­ten­der­nos, a for­mar sociedad tra­ba­jan­do jun­tos, ba­jo las ver­da­de­ras co­lum­nas del res­pe­to y la com­pren­sión, de la ver­dad y la li­ber­tad; lo que nos exi­ge a to­dos un com­pro­mi­so de ge­ne­ro­si­dad, fru­to del amor ha­cia nues­tros análo­gos. Lle­ga­do a es­te punto, pien­so, que las or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les tie­nen que ser más efi­cien­tes, más en­fo­ca­das a la gen­te y me­nos bu­ró­cra­tas, más trans­pa­ren­tes y más hu­ma­nas. Ellas, in­du­da­ble­men­te, han de ser el re­fe­ren­te del cam­bio.

Di­cho lo cual, he­mos de re­co­no­cer que las in­fluen­cias ac­tua­les son más bien desas­tro­sas an­te la pér­di­da de to­da mo­ral. La ac­ción de los po­de­ro­sos cons­tan­te­men­te es in­tere­sa­da, cuan­do de­bie­ra ser de ser­vi­cio. De ahí lo im­por­tan­te que es re­or­ga­ni­zar­se so­cial­men­te, con re­no­va­das ac­cio­nes, más éti­cas y me­nos es­pe­cu­la­ti­vas, sin la te­rri­ble car­ga de odio y ren­cor que mu­cha hu­ma­ni­dad acu­mu­la, a cau­sa de tan­ta in­jus­ti­cia su­fri­da a pie de obra. Pa­ra des­gra­cia nues­tra, también nos ace­cha una po­ten­te ten­den­cia ideo­ló­gi­ca que nos di­vi­de en lugar de unir­nos. En oca­sio­nes, ol­vi­da­mos que las ideo­lo­gías cie­rran el co­ra­zón a la sen­sa­tez, lo con­fun- den to­do y lo em­ba­dur­nan de des­con­fian­za. La con­se­cuen­cia de es­ta mal­dad nos la en­con­tra­mos en cual­quier es­qui­na, só­lo hay que mi­rar y ver, co­mo del fa­na­tis­mo a la bar­ba­rie me­dia un pa­so y po­co más. Es im­por­tan­te, pues, ocu­par­se y preo­cu­par­se con­jun­ta­men­te los unos de los otros. Só­lo así po­dre­mos vi­vir ar­mó­ni­ca­men­te y con idén­ti­cas po­si­bi­li­da­des. Aho­ra bien, conseguir ese pen­sa­mien­to li­bre en el mo­men­to pre­sen­te pue­de re­sul­tar­nos di­fi­cul­to­so, pe­ro no es im­po­si­ble, por­que aun­que el es­pí­ri­tu de­mo­crá­ti­co mu­chas veces está co­rrup­to y se­cues­tra­do, nues­tra con­cien­cia al fin nos de­la­ta y nos des­pier­ta.

El mun­do que no ha na­ci­do, ni aca­ba­rá con no­so­tros, me­re­ce or­ga­ni­zar­se pa­ra to­dos, no úni­ca­men­te pa­ra un sec­tor de mo­ra­do­res pri­vi­le­gia­dos, los que pe­ren­ne­men­te sue­len lle­var­se las glo­rias, mien­tras los dé­bi­les el fra­ca­so. Por eso, es una no­ti­cia es­pe­ran­za­do­ra, que mo­di­fi­ca ac­ti­tu­des pa­si­vas de otro tiem­po, que el Pac­to Mun­dial pa­ra la Mi­gra­ción sea la prio­ri­dad de la Asam­blea Ge­ne­ral de Na­cio­nes Uni­das pa­ra 2018. “La ges­tión de la mi­gra­ción es uno de los fac­to­res que, en el mo­men­to ac­tual, po­nen a prue­ba con ma­yor ur­gen­cia y re­per­cu­sión la coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal,” di­ce An­tó­nio Gu­te­rres en el in­for­me “Conseguir que la mi­gra­ción fun­cio­ne pa­ra to­dos”. Por cier­to, ese do­cu­men­to es la con­tri­bu­ción del Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de la ONU al pro­ce­so, ofre­cien­do su vi­sión pa­ra una coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal cons­truc­ti­va.

En la ac­tua­li­dad, te­ne­mos 258 mi­llo­nes de mi­gran­tes en to­do el mun­do: un 48% más que en el año 2000. El cam­bio cli­má­ti­co, el cre­ci­mien­to de po­bla­ción y las cri­sis eco­nó­mi­cas pro­ba­ble­men­te ha­rán au­men­tar es­tos ni­ve­les, con un ma­yor ries­go de mo­vi­mien­tos ma­si­vos de personas en si­tua­ción vul­ne­ra­ble. An­te es­ta reali­dad, no só­lo he­mos de re­na­cer ha­cia otras at­mós­fe­ras más hu­ma­nis­tas, también te­ne­mos que reha­cer ese mun­do per­di- do, es­cla­vi­za­do co­mo ja­más, que debe sa­lir a re­en­con­trar­se con lo au­tén­ti­co.

Nos ale­gra, por en­de, que en al­gu­nos paí­ses, y des­pués de vi­vir fuer­tes con­tien­das, se dis­pon­gan a en­men­dar­se co­mo so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas ins­pi­ra­das en la jus­ti­cia so­cial. Cier­ta­men­te, es­te es el ca­mino pa­ra po­der her­ma­nar­se. De lo con­tra­rio, una sociedad que se asien­ta en ba­ses fal­sas, di­fí­cil­men­te va a po­der so­bre­vi­vir en el tiem­po. Tal vez sea el mo­men­to de ex­pe­ri­men­tar la cer­ca­nía en­tre sen­ti­mien­tos y cul­tu­ras. Es la me­jor ma­ne­ra de cre­cer co­mo es­pe­cie pen­san­te. Lo im­por­tan­te es no de­jar de au­xi­liar­se. Pen­se­mos que so­mos par­te de un to­do, y al igual que un poe­ma es la unión de pa­la­bras que uno no pu­do ima­gi­nar jun­tar­las, pe­ro que una vez acom­pa­sa­das y acom­pa­ña­das for­man al­go así co­mo un mis­te­rio que nos emo­cio­na, también no­so­tros en ge­nui­na co­mu­nión so­mos esa mís­ti­ca im­pe­re­ce­de­ra que nos in­quie­ta y fra­ter­ni­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.