Co­no­ce qué es la epi­con­di­li­tis y cómo sa­nar­la

Una do­len­cia que afec­ta a buena par­te de la po­bla­ción y que pue­de dar­se no só­lo en de­por­tis­tas, sino que personas en ge­ne­ral.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

Aes­ta ten­di­ni­tis del co­do también se le de­no­mi­na “co­do de te­nis­ta” aun­que en la ac­tua­li­dad es­tos de­por­tis­tas ya no la pa­de­cen por su la­bor pre­ven­ti­va, y sin em­bar­go es muy fre­cuen­te en la po­bla­ción ge­ne­ral y con una gran ten­den­cia a la cro­ni­ci­dad. La­men­ta­ble­men­te to­da­vía se tra­tan me­dian­te in­fil­tra­cio­nes de cor­ti­so­na que aun­que en oca­sio­nes pue­da me­jo­rar el do­lor a cor­to pla­zo, és­te a veces vuel­ve pu­dien­do pro­vo­car cro­ni­fi­ca­ción del pro­ble­ma y en el peor de los ca­sos ne­cro­sis de los te­ji­dos in­fil­tra­dos, con im­por­tan­tes se­cue­las pa­ra to­da la vi­da.

SÍN­TO­MAS DE LA EPI­CON­DI­LI­TIS O CO­DO DE TE­NIS­TA

El sín­to­ma más fre­cuen­te es do­lor, mu­cho ma­yor a la pal­pa­ción, en la zo­na ex­ter­na del co­do, en una pro­mi­nen­cia ósea lla­ma­da epi­cón­di­lo. A es­ta pro­mi­nen­cia ósea lle­gan los ten­do­nes de los múscu­los que ex­tien­den los de­dos y la mu­ñe­ca, por lo que es fre­cuen­te que se pro­duz­ca do­lor al ha­cer trabajar la mano y el an­te­bra­zo.

Si el do­lor en esa zo­na es cons­tan­te, es de­cir sin nin­gún mo­vi­mien­to y más aún si ade­más el do­lor que se ex­tien­de ha­cia la mano o ha­cia el hom­bro, hay que pen­sar que el pro­ble­ma es de ori­gen cer­vi­cal.

CAU­SAS DE LA EPI­CON­DI­LI­TIS O CO­DO DE TE­NIS­TA

Hay dos po­si­bi­li­da­des: Lo pri­me­ro, que el ori­gen sea pu­ra­men­te fí­si­co, me­cá­ni­co.

Por lo ge­ne­ral en personas que ejecutan la­bo­res ma­nua­les con­ti­nuas y re­pe­ti­ti­vas co­mo un elec­tri­cis­ta con el des­tor­ni­lla­dor y so­bre to­do en personas que tra­ba­jan en ca­de­nas de mon­ta­je.

Lo se­gun­do, cuan­do no hay un fac­tor la­bo­ral cla­ro, de­bié­ra­mos pen­sar que el ori­gen del pro­ble­ma es cer­vi­cal.

Se­ría con­ve­nien­te ex­plo­rar la sen­si­bi­li­dad y mo­vi­li­dad de las vér­te­bras 5ª y 6ª cer­vi­cal.

En es­te ca­so una irri­ta­ción de es­tas vér­te­bras cer­vi­ca­les au­men­ta­rá de for­ma cons­tan­te e in­vo­lun­ta­ria la ten­sión de una ca­de­na mus­cu­lar del bra­zo que fa­vo­re­ce la epi­con­di­li­tis, ade­más también de afec­tar al rie­go san­guí­neo y a la sen­si­bi­li­dad de la re­gión del co­do. Pe­ro se­ría con­ve­nien­te pre­gun­tar­nos ¿por qué se pro­du­ce ese pro­ble­ma cer­vi­cal más aún si el pa­cien­te no ha te­ni­do nin­gún ac­ci­den­te ni trau­ma? Con fre­cuen­cia es­te pro­ble­ma cer­vi­cal es la con­se­cuen­cia del es­trés o de una si­tua­ción emo­cio­nal pe­cu­liar, en es­te ca­so es po­si­ble que el pa­cien­te es­té in­mer­so en un con­flic­to con al­guien o con al­go, una si­tua­ción, en la que se sien­te frustrado, im­po­ten­te, con ra­bia con­te­ni­da, que ge­ne­ra un ti­po de an­sie­dad par­ti­cu­lar que afec­ta a la zo­na dor­sal me­dia-al­ta pro­vo­can­do ri­gi­dez y de for­ma com­pen­sa­to­ria so­bre las vér­te­bras men­cio­na­das de la zo­na cer­vi­cal pro­vo­can­do hi­per-mo­vi­li­dad, ines­ta­bi­li­dad y fi­nal­men­te blo­queo.( Es­te ti­po de emo­ción se­gún la me­di­ci­na orien­tal al­te­ra el fun­cio­na­mien­to he­pá­ti­co-bi­liar pro­vo­can­do los re­fle­jos en la zo­na dor­sal y la zo­na cer­vi­cal). En es­te ca­so es muy im­por­tan­te rea­li­zar un tra­ta­mien­to de plan­tas me­di­ci­na­les y ade­más es im­por­tan­te que el pa­cien­te sea cons­cien­te de ese víncu­lo en­tre su ten­sión emo­cio­nal y el do­lor de co­do.

TRA­TA­MIEN­TO DE LA EPI­CON­DI­LI­TIS O CO­DO DE TE­NIS­TA

Si es­ta­mos en el ca­so de un fac­tor de ori­gen fí­si­co, evi­den­te­men­te el re­po­so la­bo­ral es ne­ce­sa­rio du­ran­te un tiem­po pe­ro ade­más ven­drá bien ha­cer un ma­sa­je en el co­do y rea­li­zar un es­ti­ra­mien­to es­pe­cial.

Si es­ta­mos en el ca­so de ori­gen cer­vi­cal por ten­sión emo­cio­nal, ade­más de los ejer­ci­cios des­cri­tos an­te­rior­men­te se­rá muy im­por­tan­te aña­dir un tra­ta­mien­to com­ple­men­ta­rio.

EL SÍN­TO­MA más fre­cuen­te es do­lor, mu­cho ma­yor a la pal­pa­ción, en la zo­na ex­ter­na del co­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.