Es­ta se­ma­na ter­mi­na el jui­cio con­tra acu­sa­do de ba­lear a jo­ven

Ha­bría usa­do una es­co­pe­ta pa­ra dis­pa­rar a la víc­ti­ma mien­tras es­ta­ba en un si­llón.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

El prin­ci­pal in­cul­pa­do lle­va más de un año so­me­ti­do a pro­ce­sos ju­di­cia­les que bus­can de­mos­trar su au­to­ría en el ho­mi­ci­dio de un jo­ven de vi­lla Los Pro­fe­so­res.

Es­te lu­nes en el Tri­bu­nal Oral en lo Pe­nal Los Án­ge­les co­men­zó la au­dien­cia de jui­cio oral, ins­tan­cia en la que los ma­gis­tra­dos de­ci­di­rán la sen­ten­cia pa­ra los acu­sa­dos del ho­mi­ci­dio. Uno de ellos en ca­li­dad de au­tor y otro co­mo en­cu­bri­dor.

El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co so­li­ci­ta­rá la má­xi­ma pe­na po­si­ble pa­ra quie­nes son in­di­ca­dos co­mo los res­pon­sa­bles de una muer­te en la que no me­dió sen­ti­mien­to al­guno de com­pa­sión.

La au­dien­cia tar­dó en co­men­zar pues fal­ta­ba uno de los impu­tados. Uno de los su­je­tos, el que ha­bría par­ti­ci­pa­do co­mo en­cu­bri­dor, se en­con­tra­ba con me­di­das cau­te­la­res no pri­va­ti­vas de li­ber­tad.

Al es­tar acu­sa­do, co­mo en­cu­bri­dor de un de­li­to, de­bía pre­sen­tar­se al jui­cio. Es­to no ocu­rrió a la ho­ra que es­ta­ba es­ti­pu­la­da y por tan­to el Tri­bu­nal emi­tió una or­den de de­ten­ción en con­tra su­ya.

La reac­ción fue rá­pi­da pues cer­ca del me­dio­día de es­te lu­nes 15 de enero agen­tes de la Bri­ga­da de Ho­mi­ci­dios de la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes de Los Án­ge­les lo­gra­ron cap­tu­rar­lo.

¿ALGUIEN LO VIO DIS­PA­RAR?

Una vez que los dos acu­sa­dos es­tu­vie­ron sen­ta­dos an­te los ma­gis­tra­dos se ini­ció la pre­sen­ta­ción de los ar­gu­men­tos y an­te­ce­den­tes por par­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y tam­bién por el la­do de la de­fen­sa.

Del mis­mo mo­do, du­ran­te es­ta pri­me­ra jor­na­da, pres­tó de­cla­ra­cio­nes un tes­ti­go quien fue in­te­rro­ga­do por los abo­ga­dos de­fen­so­res, el abo­ga­do que­re­llan­te y el fiscal je­fe del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de Los Án­ge­les.

El abo­ga­do de­fen­sor del hom­bre a quien se le atri­bu­ye la au­to­ría del ho­mi­ci­dio, ase­gu­ró an­te la ter­na de jue­ces que na­die vio dis­pa­rar a su “clien­te” cues­tio­nan­do la ver­dad cien­tí­fi­ca de los an­te­ce­den­tes que se han pre­sen­ta­do hasta el mo­men­to.

Es­te ar­gu­men­to con­si­de­ra que par­te im­por­tan­te de la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble pro­vie­ne de de­cla­ra­cio­nes de jó­ve­nes que en la no­che del ho­mi­ci­dio par­ti­ci­pa­ron de fies­tas en las que se con­su­mie­ron be­bi­das al­cohó­li­cas y dro­gas.

¿QUÉ OCU­RRIÓ?

Al to­mar la pa­la­bra el fiscal del Mi­nis­te­rio pú­bli­co ex­pu­so los he­chos, y las co­rre­la­cio­nes en­tre ellos, que de­be­rán ser pro­ba­dos du­ran­te los días que du­re el jui­cio oral. Al fi­nal de es­te se co­no­ce­rá la pe­na, o la ab­so­lu­ción, que se apli­ca­rá a los acu­sa­dos.

A las dos de la ma­dru­ga­da del 14 de sep­tiem­bre del 2016 la vi­da de una fa­mi­lia de vi­lla Los Pro­fe­so­res cam­bió pa­ra siem­pre cuan­do uno de los su­yos mu­rió tras un ata­que por la es­pal­da mien­tras se en­con­tra­ba en su pro­pia ca­sa compartiendo con ami­gos y se­res que­ri­dos.

Lo que se co­no­ce al día de hoy es lo si­guien­te. En la ma­dru­ga­da del miér­co­les 14 de sep­tiem­bre del 2016, ar­ma­do con una es­co­pe­ta de ca­ñón re­cor­ta­da, y pro­vis­to de un cha­le­co an­ti­ba­las, el vic­ti­ma­rio fue hasta el do­mi­ci­lio de M.A.N, que a esa ho­ra se en­con­tra­ba compartiendo con ami­gos.

Se tras­la­dó en vehícu­lo, co­mo co­pi­lo­to, jun­to a otras dos per­so­nas. Se ba­jó a me­tros de la vi­vien­da. Se acer­có a una de las ven­ta­nas, si­gi­lo­so pues en nin­gún mo­men­to su pre­sen­cia fue per­ci­bi­da. No hasta que eje­cu­tó su co­me­ti­do. Al otro la­do se en­con­tra­ba la in­mi­nen­te víc­ti­ma, de es­pal­da, sen­ta­do en un si­llón, sin te­ner la me­nor idea de lo que se tra­ma­ba de­trás su­yo.

El vic­ti­ma­rio apun­tó y sin va­ci­lar dis­pa­ró dos ve­ces. La ven­ta­na no se rom­pió. Las ba­las tras­pa­sa­ron pro­vo­cán­do­le un gra­ve trau­ma­tis­mo de tó­rax a M. A.N quien no tu­vo nin­gu­na po­si­bi­li­dad de de­fen­der­se. Fue lle­va­do al hos­pi­tal, pe­ro la he­ri­da fue le­tal.

Una vez he­cho es­to re­gre­só al vehícu­lo y jun­to al res­to de los ocu­pan­tes del mó­vil fue hasta la ca­sa de su abue­lo. Allí es­con­dió el cha­le­co an­ti­ba­las, la es­co­pe­ta con la que ha­bía co­me­ti­do el ho­mi­ci­dio y el res­to de las mu­ni­cio­nes.

TES­TI­GOS

Gra­cias al apor­te de tes­ti­gos se pue­de co­no­cer que ho­ras an­tes el acu­sa­do ha­bría es­ta­do en una fies­ta con otras per­so­nas con­su­mien­do be­bi­das al­cohó­li­cas y dro­gas, en­tre ellas pas­ta ba­se.

Cuan­do el re­loj anun­cia­ba que eran cer­ca de las dos de la ma­ña­na. El acu­sa­do de ser el au­tor del ho­mi­ci­dio abor­dó el au­to­mó­vil pa­ra di­ri­gir­se a vi­lla Los Pro­fe­so­res.

A me­tros de la ca­sa de la víc­ti­ma, se ba­jó, so­lo, que­dan­do sus acom­pa­ñan­tes a bor­do, es­pe­rán­do­lo. Cuan­do re­gre­só con­fir­mó lo que se sos­pe­cha­ba tras es­cu­char, a la dis­tan­cia, los dos dis­pa­ros: “Es­tá fi­nao”, di­jo.

Lue­go se­gui­ría el con­su­mo de be­bi­das. Fue jun­to a sus co­no­ci­dos a una es­ta­ción de ser­vi­cio a com­prar ci­ga­rri­llos y lue­go a una bo­ti­lle­ría por al­gu­nas cer­ve­zas.

CON­TI­NÚA EL JUI­CIO

Du­ran­te los pró­xi­mos días con­ti­nua­rá la au­dien­cia de jui­cio oral en el Tri­bu­nal Oral en lo Pe­nal de la ciu­dad pa­ra afir­mar o re­fu­tar la ver­dad de los tes­ti­mo­nios e in­for­ma­ción pre­sen­ta­dos por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

Al fi­na­li­zar el jui­cio se co­no­ce­rá la sen­ten­cia que los ma­gis­tra­dos dic­ta­rán pa­ra los acu­sa­dos de par­ti­ci­par en es­te ho­mi­ci­dio ocu­rri­do en el 2016 en vi­lla Los Pro­fe­so­res.

“El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co cum­ple su fun­ción co­mo sociedad de pe­dir el má­xi­mo de las pe­nas (...) El Tri­bu­nal tie­ne el mar­gen pa­ra po­der apli­car las san­cio­nes que en de­re­cho es­ti­me per­ti­nen­tes só­lo que no­so­tros co­mo Fis­ca­lía, por­que re­pre­sen­ta­mos a la sociedad, te­ne­mos que pe­dir la pe­na que con­si­de­ra­mos más ade­cua­da pa­ra es­te ca­so (...) Aten­tos a la gra­ve­dad he­mos pe­di­do la pe­na de pre­si­dio per­pe­tuo sim­ple y ade­más otra pe­na por por­te de ar­mas”, ex­pli­có el fiscal je­fe de Los Án­ge­les, Jor­ge San­do­val.

EL ACU­SA­DO DE SER EL AU­TOR del ho­mi­ci­dio en vi­lla Los Pro­fe­so­res es re­in­ci­den­te en delitos de la mis­ma es­pe­cie.

EL MI­NIS­TE­RIO PÚ­BLI­CO es­ti­ma que exis­te ho­mi­ci­dio ca­li­fi­ca­do pues “el su­je­to obra a trai­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.