Un pe­lu­do com­pa­ñe­ro de vi­da

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ri­car­do Bas­cu­ñán Aca­dé­mi­co Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les U. Central

Con una nue­va Ley de te­nen­cia res­pon­sa­ble de ani­ma­les, el de­ba­te en torno a las mas­co­tas se in­ten­si­fi­có en los úl­ti­mos me­ses en Chi­le. Las for­mas y fon­dos fue­ron par­te de la dis­cu­sión, pe­ro hay una aris­ta que siem­pre es bueno re­cor­dar ca­da cier­to tiem­po y es so­bre la im­por­tan­cia de com­par­tir nues­tro tiem­po con un pe­lu­do com­pa­ñe­ro.

Pri­me­ro de­be­mos ha­cer la dis­tin­ción en­tre ni­ños y adul­tos ma­yo­res, pues tie­nen im­pac­tos di­fe­ren­tes. En los ni­ños, que son los pri­me­ros en pe­dir in­cor­po­rar una mas­co­ta al ho­gar, re­sul­tan de gran im­por­tan­cia pa­ra el desa­rro­llo in­te­lec­tual y afec­ti­vo. Pri­me­ro les en­se­ña el res­pe­to a la vi­da y a los ani­ma­les, jun­to a la po­si­bi­li­dad de ge­ne­rar há­bi­tos de responsabilidad, de­ri­va­dos del cui­da­do del ‘ani­ma­li­to’.

Ade­más, las mas­co­tas cum­plen un rol que les per­mi­te ex­pre­sar afec­tos, po­ten­cian­do su sen­si­bi­li­dad, pe­ro tam­bién pue­den desa­rro­llar otros ras­gos co­mo la to­le­ran­cia y co­mu­ni­ca­ción, pues ge­ne­ra­rán un víncu­lo que va más allá de las pa­la­bras. Por úl­ti­mo, si bien es tris­te, las mas­co­tas con su úl­ti­mo sus­pi­ro per­mi­ten a los ni­ños en­fren­tar­se a la pér­di­da y a la muer­te de un com­pa­ñe­ro de vi­da, al­go que pue­de de­jar do­lo­ro­sas pe­ro ne­ce­sa­rias en­se­ñan­zas.

Res­pec­to a los adul­tos ma­yo­res, los ani­ma­les son muy im­por­tan­tes en va­rios as­pec­tos. Son una ne­ce­sa­ria com­pa­ñía, que les ayu­da a evi­tar el se­den­ta­ris­mo y sen­tir­se úti­les. Tam­bién, si reúne las con­di­cio­nes, les pue­de trans­mi­tir un sen­ti­mien­to de se­gu­ri­dad y al igual que a los ni­ños, la po­si­bi­li­dad de ex­pre­sar afec­to.

Son una fuer­te in­yec­ción aními­ca pa­ra ol­vi­dar a los po­si­bles fan­tas­mas del pa­sa­do y man­te­ner una ru­ti­na que les per­mi­ta afron­tar la vi­da de una for­ma más ale­gre. Las va­cu­nas, el ali­men­to, el aseo y en oca­sio­nes los pa­seos dia­rios, son par­te de las res­pon­sa­bi­li­da­des que a las per­so­nas de la tercera edad les per­mi­ten man­te­ner­se ac­ti­vos.

Nues­tros pe­lu­dos com­pa­ñe­ros de ho­gar son ob­je­to de cui­da­dos y preo­cu­pa­cio­nes, pe­ro tam­bién un mun­do de fe­li­ci­dad, com­pa­ñía y di­ver­sión. Gran­des, me­dia­mos o chi­cos, re­ga­lo­nes o in­quie­tos, to­dos des­pier­tan un aba­ni­co de sen­ti­mien­tos al lle­gar a nues­tra vi­da y cuan­do les to­ca la ho­ra de par­tir siem­pre nos acom­pa­ñan en nues­tra me­mo­ria, en un lu­gar muy es­pe­cial de nues­tros re­cuer­dos. Quie­nes han po­di­do com­par­tir su vi­da con un com­pa­ñe­ro pe­lu­do sa­be bien de su im­por­tan­cia y quie­nes no se han da­do la opor­tu­ni­dad, nun­ca es tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.