Bien­ve­ni­do Francisco

El Papa ya es­tá en Chi­le y pa­ra el mun­do ca­tó­li­co, es­ta au­to­ri­dad tie­ne un sen­ti­do re­li­gio­so im­por­tan­te. Pa­ra es­tos cre­yen­tes, Francisco es el su­ce­sor de Pe­dro, após­tol de Je­su­cris­to, por lo tan­to, es un signo de res­pe­to a la igle­sia y tam­bién ha­cia los c

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Ano­che, pisó sue­lo chi­leno el má­xi­mo re­pre­sen­tan­te de la igle­sia ca­tó­li­ca, Jor­ge Ber­go­glio, el Papa Francisco.

Tal co­mo ha se­ña­la­do el go­bierno a través de la vo­ce­ra, Pau­la Nar­váez, es­ta “es una vi­si­ta de un je­fe de Es­ta­do, pe­ro es tam­bién al mis­mo tiem­po una vi­si­ta pas­to­ral”, por lo cual de­be en­ten­der­se de esa ma­ne­ra.

Las crí­ti­cas de los opo­si­to­res, han es­ta­do en­fo­ca­das al al­to cos­to que im­pli­ca re­ci­bir a su san­ti­dad, de­bi­do al des­co­no­ci­mien­to que exis­te en torno al tema. Na­die sa­be cuán­to cos­tó traer al Pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma en 2011, Geor­ge Bush en 2004 o Fi­del Cas­tro el 71, quien es­tu­vo cer­ca de un mes en el país. Tam­po­co se sa­be, cuán­to di­ne­ro per­ci­be el comercio y la ho­te­le­ría con es­tas vi­si­tas.

En Co­lom­bia, la pre­sen­cia de Francisco, de­jó uti­li­da­des por más de 96 mi­llo­nes de dó­la­res. En Chi­le, só­lo en la ciu­dad de Te­mu­co – la más pró­xi­ma a Los Án­ge­les por la que pa­sa­rá el Papa – se es­ti­ma que pue­da de­jar in­gre­sos so­bre los 100 mi­llo­nes de dó­la­res.

En con­se­cuen­cia, hay que de­jar de la­do la crí­ti­ca ig­no­ran­te en torno a los mon­tos que con­lle­va re­ci­bir a la au­to­ri­dad pas­to­ral y pen­sar en los be­ne­fi­cios que tie­ne pa­ra la eco­no­mía, ade­más de su men­sa­je.

El Papa ya es­tá en Chi­le y pa­ra el mun­do ca­tó­li­co, es­ta au­to­ri­dad tie­ne un sen­ti­do re­li­gio­so im­por­tan­te. Pa­ra es­tos cre­yen­tes, Francisco es el su­ce­sor de Pe­dro, após­tol de Je­su­cris­to, por lo tan­to, es un signo de res­pe­to a la igle­sia y tam­bién ha­cia los com­pa­trio­tas, em­pa­ti­zar con los cre­yen­tes.

Chi­le es un país de vi­sio­nes muy pro “res­pe­to” en las de­man­das so­cia­les de to­do ti­po, re­li­gio­sas, se­xua­les, en­tre otras, pe­ro muy in­to­le­ran­te cuan­do son vi­sio­nes di­fe­ren­tes.

Sim­ple­men­te apren­da­mos a ser com­pren­si­vos, abier­tos y fle­xi- bles fren­te a nues­tros pa­res. Bus­que­mos los pun­tos en acuer­do y no lo que nos di­vi­da.

Jun­tar­nos pa­ra ver un par­ti­do de la Se­lec­ción chi­le­na, pa­ra ce­le­brar el año nue­vo o los lo­gros, es lo más fá­cil del mun­do y prác­ti­ca­men­te no tie­ne va­lor al­guno. La ver­da­de­ra unión de un país se ve cuan­do apren­de­mos a em­pa­ti­zar, en­ten­der y acep­tar lo que no com­par­ti­mos. To­dos de­be­mos ha­cer ese es­fuer­zo.

Es­te miér­co­les, el Papa Francisco es­ta­rá muy cer­ca de Los Án­ge­les, en el ae­ró­dro­mo de Ma­quehue en Te­mu­co. Se es­ti­ma en más de tres mil los bio­ben­ses que asis­ti­rán a la mi­sa en di­cho lu­gar.

Es­pe­re­mos que el re­pre­sen­tan­te de la igle­sia, pue­da lle­var­se una bue­na im­pre­sión de es­te pue­blo, que di­ce ser uni­do y so­li­da­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.