A CO­MER SE HA DI­CHO!

Mamá y Bebé - - 0 A 24 Meses -

Ha pa­sa­do el tiem­po y tu hi­jo es­tá ca­da vez más per­so­ni­ta. Son­ríe, bal­bu­cea e in­ter­ac­túa con su en­torno. Sus avan­ces tam­bién se ven re­fle­ja­dos en su die­ta, ya que al cum­plir 6 me­ses em­pe­za­rá a co­no­cer un nue­vo mun­do de co­lo­res, sa­bo­res y tex­tu­ras. ¿La ra­zón? Es lo su­fi­cien­te­men­te gran­de co­mo pa­ra aven­tu­rar­se en el mun­do de la co­mi­da só­li­da.

La pe­dia­tra de la Clí­ni­ca In­di­sa, Xi­me­na Vás­quez, se­ña­la que esta se co­no­ce co­mo ali­men­ta­ción com­ple­men­ta­ria, en­ten­dién­do­se co­mo un agre­ga­do de la le­che. Así, a los 6 me­ses los pe­que­ños co­mien­zan a al­mor­zar, pa­ra lue­go in­cor­po­rar la ce­na a los 8 me­ses de edad.

Pe­ro ¿por qué el me­dio año mar­ca un hi­to en la for­ma de co­mer de los be­bés? La es­pe­cia­lis­ta ex­pli­ca que: “La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) tie­ne tres fun­da­men­tos pa­ra ello. El pri­me­ro es nu­tri­cio­nal, pues­to que el ta­ma­ño cor­po­ral del ni­ño exi­ge ma­yo­res re­que­ri­mien­tos de al­gu­nos nu­trien­tes. El se­gun­do es neu­ro­ló­gi­co, con el es­ta­ble­ci­mien­to de ha­bi­li­da­des mo­to­ras que le per­mi­ti­rán avan­zar en la mas­ti­ca­ción. Fi­nal­men­te es­tán los di­ges­ti­vos, pro­duc­to de la ma­yor ma­du­rez en di­cho sis­te­ma, dan­do la po­si­bi­li­dad al in­fan­te de to­le­rar me­jor di­ver­sos ali­men­tos con me­nor ries­go de aler­gia”.

En esta eta­pa, den­tro de las he­rra­mien­tas mo­to­ras que se van ins­ta­lan­do, se ob­ser­va la des­apa­ri­ción pro­gre­si­va del re­fle­jo de ex­tru­sión -cuan­do se ex­pul­sa por la bo­ca cual­quier ali­men­to que no sea lí­qui­do-, per­mi­tien­do in­tro­du­cir co­mi­da dis­tin­ta a la le­che que in­gre­sa por suc­ción.

An­te la in­te­rro­gan­te so­bre qué su­ce­de con los me­no­res a los que les sa­len des­pués los dien­tes, la doc­to­ra Vás­quez acla­ra que son parte de las es­truc­tu­ras pa­ra ello, pe­ro no ex­clu­si­vas. “Las he­rra­mien­tas pa­ra la mas­ti­ca­ción se ini­cian tem­prano en la vi­da, con la po­si­bi­li­dad de sen­tar­se so­lo, man­te­ner el tron­co er­gui­do y sos­te­ner la ca­be­za. Ade­más, el ni­ño es ca­paz de ini­ciar la ‘mas­ti­ca­ción vertical’, mo­vien­do la man­dí­bu­la de esa ma­ne­ra. La ex­pe­ri­men­ta­ción con pa­pi­llas y, más tar­de con pu­rés cre­mo­sos, le per­mi­ti­rán prac­ti­car esta ha­bi­li­dad y avan­zar con los mo­vi­mien­tos de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.