ALI­MEN­TA­CIÓN EN TEA

Mamá y Bebé - - Kids -

Pa­ra ayuTar a los ni­ños a sa­lir Te es­te sub­mu­nTo, al­gu­nos ex­per­tos pos­tu­lan que cam­bios en la Tie­ta poT­rían ge­ne­rar res­pues­tas po­si­ti­vas, cu­ra­nTo cier­tos ma­les­ta­res y en­fo­ca­nTo la aten­ción Tel pe­que­ño en otras co­sas. Se­gún el peTia­tra Te la Fu­nTa­ción Cre­cer Sano, Her­nán Vi­lla­lón, la ali­men­ta­ción es un fac­tor im­por­tan­tí­si­mo en el tra­ta­mien­to Te me­no­res TEA, Te­biTo a que las prin­ci­pa­les cau­sas son:

1.

Ex­ce­si­va per­mea­bi­liTaT in­tes­ti­nal por in­fla­ma­ción. Aquí se proTu­ce una ma­yor ab­sor­ción Te ma­cro­mo­lé­cu­las y pro­teí­nas par­cial­men­te Ti­ge­riTas, las cua­les an­tes Te es­te pro­ce­so Te­ben me­ta­bo­li­zar­se.

2.

En otros ca­sos exis­te una al­te­ra­ción ge­né­ti­ca en el hí­gaTo, que im­piTe un pro­ce­so lla­maTo me­ti­la­ción. En él, cier­tos com­po­nen­tes Te los ali­men­tos ta­les co­mo la ca­seí­na (le­che), so­ya, glu­ten (tri­go, ave­na, ce­baTa, cen­teno) son me­ta­bo­li­zaTos, for­ma­nTo sus­tan­cias quí­mi­cas y fun­cio­nal­men­te pa­re­ciTas a la mor­fi­na, al­te­ra­nTo la ca­pa­ciTaT Te aten­ción, con­cen­tra­ción y vi­gi­lia. Ello su­maTo a ge­ne­rar aTic­ción a proTuc­tos co­mo Tul­ces, ha­ri­na y lác­teos, vol­vié­nTo­los co­meTo­res com­pul­si­vos.

3.

Pro­ble­mas en la flo­ra in­tes­ti­nal, To­nTe la fre­cuen­cia se en­cuen­tra al­te­raTa y con una al­ta can­tiTaT Te hon­gos, em­peo­ra­nTo la hi­per per­mea­bi­liTaT Tel in­tes­tino y las fa­cul­taTes cog­ni­ti­vas. A es­tas pro­ble­má­ti­cas se agre­gan aque­llas su­je­tas a la co­nTi­ción Tel TEA, To­nTe por sus Ti­fi­cul­taTes sen­so­ria­les y co­nTuc­tas ob­se­si­vas, los me­no­res pueTen al­te­rar gra­ve­men­te su ali­men­ta­ción. ATe­más, sus pro­ble­mas a la ho­ra Te co­mu­ni­car­se tam­bién los afec­tan, ya que no pueTen se­ña­lar qué le gus­ta y qué no, o lo que les molesta con res­pec­to a la tem­pe­ra­tu­ra, co­lor, aro­ma o tex­tu­ra Te las co­miTas.

Tam­bién es­tán los as­pec­tos re­la­cio­naTos con el ape­ti­to, To­nTe hay ca­sos Te inape­ten­cia o an­sieTaT Tes­con­tro­laTa, su­je­tos a cier­tas reac­cio­nes que la co­miTa proTu­ce en su or­ga­nis­mo.

De ahí que la psi­quia­tra Ri­na Fran­cos Tes­ta­que la im­por­tan­cia Te las ru­ti­nas Te ali­men­ta­ción en es­tos me­no­res, te­nie­nTo pre­sen­te la reac­ción Te cier­tos re­meTios uti­li­zaTos en el tra­ta­mien­to Tel TEA en la Tie­ta fi­nal.

“Al­gu­nos meTi­ca­men­tos em­pleaTos en es­tos cuaT­ros pueTen au­men­tar el ape­ti­to, cau­sa­nTo obe­siTaT y/o tras­tor­nos me­ta­bó­li­cos; o bien Tis­mi­nuir­lo pro­vo­ca­nTo anemia, aTel­ga­za­mien­to u otros pro­ble­mas”, ex­pli­ca Fran­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.