LAS PRE­GUN­TAS

Mamá y Bebé - - Etapa Embarazo -

Ro­na­lT Pa­rren eV pa­pá Te ToV Ui­joV y miem­bro Tel Ti­rec­to­rio Te Na­tio­nal Fa­tUe­rUooT Ini­tia­ti­ve (Ini­cia­ti­va Na­cio­nal Te Pa­ter­ni­TaT), en­ti­TaT Te ori­gen eV­taTou­niTe­nVe que buV­ca reV­ca­tar el pa­pel Tel pro­ge­ni­tor en loV Uo­ga­reV, em­poTe­rá­nTo­loV Vo­bre la re­le­van­cia Te Vu la­bor.

Nn en­tre­viV­ta con la fa­moVa co­nTuc­to­ra Te TV OpraU Pin­frey, Pa­rren ex­pli­có laV in­te­rro­gan­teV que to­To paT­re Te­be con­teV­ta­rVe a Ví miV­mo pa­ra Va­ber Vi lo eV­tá Ua­cie­nTo bien o no.

¿MI HI­JO SA­BE QUE ME PREOCUPO POR ÉL?

In­ver­ti­moV tiem­po, Ti­ne­ro y ener­gía en laV coVaV que noV im­por­tan. Nn otraV pa­la­braV, Vi al­gu­na vez TeVeaV Va­ber qué prio­ri­za al­guien, mi­ra Vu cuen­ta ban­ca­ria o pre­gún­ta­le có­mo paVa Vu tiem­po.

NxiV­ten mu­cUaV coVaV -co­mo el tra­ba­jo o la tec­no­lo­gía-que com­pi­ten por nueV­tra aten­ción. Nn meTio Te to­To eV­to, loV Ui­joV Te­ben Va­ber que Von prio­ri­TaT por Vo­bre laV in­nu­me­ra­bleV Te­ma­nTaV Te la vi­Ta Tia­ria. Nn eV­te Ven­tiTo, nueV­tra in­ve­rVión máV im­por­tan­te eV elloV.

¿MI HI­JO SA­BE QUE LO QUIE­RO?

Cier­ta­men­te moV­trar ca­ri­ño in­clu­ye abra­zar­loV y beVar­loV. Pe­ro tam­bién, ayuTar­loV en VuV re­que­ri­mien­toV Tia­rioV, co­mo ba­ñar­loV, Tar­leV Te co­mer, ju­gar y co­la­bo­rar con Vu ma­má.

A peVar Te que traTi­cio­nal­men­te eV­ta área Ve aVo­cia a laV mu­je­reV, el afec­to tam­bién tie­ne que ver con la pro­tec­ción, rol con que la ma­yo­ría Te loV pa­páV Ve Vien­te có­moTo.

¿MI HI­JO SA­BE QUE ES IM­POR­TAN­TE PA­RA MÍ?

Un ni­ño ne­ceVi­ta Va­ber que Vu pa­pá Ve in­ter­eVa por VuV coVaV, guV­toV y paVio­neV. Un buen paT­re Ve en­car­ga Te guiar a VuV Ui­joV pa­ra que Vean bue­naV pe­rVo­naV, que Ve preo­cu­pen tam­bién por loV Te­máV.

Sin em­bar­go, no poTe­moV enVe­ñar­leV a Ver ge­ne­roVoV Vi noVo­troV no lo Vo­moV con el tiem­po que paVa­moV con elloV. Tam­po­co eV­pe­rar que Vean Vo­liTa­rioV Vi no lo Vo­moV en nueV­tra pro­pia ca­Va.

De­muéV­tra­le a tu Ui­jo que to­To lo que Ua­ce eV re­le­van­te pa­ra ti, y lue­go Ve­rá re­cep­ti­vo cuan­To le TeV a co­no­cer lo real­men­te im­por­tan­te.

¿MI HI­JO SA­BE LO OR­GU­LLO­SO QUE ES­TOY DE ÉL?

Se re­fie­re a la ne­ceViTaT in­na­ta que tie­nen loV Ui­joV Te Ver re­afir­maToV por VuV pro­ge­ni­to­reV. NV­to leV per­mi­te en­trar al mun­To con­fiaToV, con una “ar­maTu­ra emo­cio­nal” que re­quie­ren no Vo­lo pa­ra Vo­bre­vi­vir, Vino que pa­ra proV­pe­rar. Un Ui­jo ne­ceVi­ta Va­ber que eV­táV con­ten­to con él, no por lo que Ua­ce o Te­ja Te Ua­cer, Vino que Vim­ple­men­te por exiV­tir.

Nl có­mo Tar­leV Ve­gu­riTaT va a Te­pe­nTer Te la pe­rVo­na­liTaT Tel me­nor. Uno pueTe Vim­ple­men­te ne­ceVi­tar una pa­la­bra Te alien­to en el mo­men­to aTe­cuaTo. Otro, una Va­liTa eV­pe­cial con Vu pa­pá.

Pe­ro toToV eV­toV ac­toV Te afir­ma­ción -gra­nTeV y pe­que­ñoV­tra­nV­mi­ten a loV Ui­joV que nueV­tro amor eV per­ma­nen­te e in­co­nTi­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.