¿Qué pa­sa con el hi­jo úni­co?

Mamá y Bebé - - Insta Baby -

Sin her­ma­nos que com­pi­tan con él, inevi­ta­ble­men­te aca­pa­ra­rá to­da la aten­ción de sus pa­dres. Los hi­jos úni­cos se ca­rac­te­ri­zan por ser ma­du­ros pa­ra su edad, per­fec­cio­nis­tas al ex­tre­mo, muy res­pon­sa­bles, di­li­gen­tes y lí­de­res.

Al cre­cer ro­dea­dos de adul­tos, se sien­ten más có­mo­dos con ellos que con otros ni­ños; pe­ro al mis­mo tiem­po, son más ver­ba­les y ma­du­ros. Es­to pue­de per­mi­tir­les que desa­rro­llen más su in­te­lec­to, ya que al ha­ber pa­sa­do tan­to tiem­po solos, van pro­du­cien­do cier­tas ha­bi­li­da­des co­mo el in­ge­nio y la crea­ti­vi­dad.

En mu­chos as­pec­tos, los hi­jos úni­cos son muy si­mi­la­res a los pri­mo­gé­ni­tos, pe­ro lle­van sus cua­li­da­des al ex­tre­mo. Son lí­de­res in­na­tos y tien­den a ser per­fec­cio­nis­tas, con­ser­va­do­res y or­ga­ni­za­dos. Sue­len ser im­pla­ca­bles, muy exi­gen­tes, odian ad­mi­tir que es­tán equi­vo­ca­dos y, por lo ge­ne­ral, no acep­tan bien las crí­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.