IN­FER­TI­LI­DAD,

UNA RES­PON­SA­BI­LI­DAD COM­PAR­TI­DA

Mamá y Bebé - - Insta Baby -

Es­ta en­fer­me­dad, con el tiem­po, se ha to­ma­do el pro­ta­go­nis­mo de aque­llas mu­je­res y hom­bres que es­tán en pro­ce­so de agran­dar la fa­mi­lia. Se es­ti­ma que en Chi­le un 8% de las pa­re­jas pa­de­ce es­te pro­ble­ma re­pro­duc­ti­vo y aun­que sí exis­ten tra­ta­mien­tos, hay al­gu­nas du­das res­pec­to al te­ma que

acla­ra­mos a con­ti­nua­ción.

Pa­ra mu­chas pa­re­jas lo­grar te­ner un se­gun­do hi­jo es un pro­ce­so lar­go y que re­quie­re de bas­tan­te pa­cien­cia. En va­rios ca­sos es­ta di­fi­cul­tad se re­la­cio­na a pro­ble­mas de in­fer­ti­li­dad que pue­den ser del hom­bre, la mu­jer o de am­bos.

Aun­que no hay una ci­fra exac­ta, de acuer­do a los da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, 1 de ca­da 4 pa­re­jas pre­sen­ta es­te ti­po de tras­tor­nos en paí­ses en desa­rro­llo. En Chi­le tam­po­co hay una es­ta­dís­ti­ca cla­ra res­pec­to a la pre­va­len­cia de es­ta en­fer­me­dad, pe­ro el gi­ne­có­lo­go-obs­te­tra, Aní­bal Sca­re­lla de la Clí­ni­ca Ciu­dad del Mar, se­ña­la que “es­te diag­nós­ti­co po­dría afec­tar a un 8% de las pa­re­jas en edad re­pro­duc­ti­va, es de­cir, a 400.000 apro­xi­ma­da­men­te”. Por otro la­do, un es­tu­dio rea­li­za­do por el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Ma­terno In­fan­til (IDI­MI), sos­tie­ne que un 10,4% de los ma­tri­mo­nios que lle­van un año de ca­sa­dos pre­sen­ta di­fi­cul­ta­des pa­ra em­ba­ra­zar­se.

“La in­fer­ti­li­dad es una en­fer­me­dad del sis­te­ma re­pro­duc­ti­vo ca­rac­te­ri­za­da por la fal­ta de un em­ba­ra­zo clí­ni­co lue­go de 12 me­ses de ac­ti­vi­dad se­xual sin mé­to­do an­ti­con­cep­ti­vo, o por un im­pe­di­men­to de la ca­pa­ci­dad re­pro­duc­ti­va de una per­so­na co­mo in­di­vi­duo con su pa­re­ja”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta.

Es­ta pa­to­lo­gía se da de igual ma­ne­ra en am­bos gé­ne­ros. “Es una res­pon­sa­bi­li­dad que se re­par­te en un 30% a lo mas­cu­lino, 30% a lo fe­me­nino y un

30% es mix­to”, co­men­ta el gi­ne­có­lo­go. Pa­ra co­no­cer más so­bre es­te te­ma y ver las op­cio­nes que hay pa­ra re­ver­tir es­ta si­tua­ción, es­te es­pe­cia­lis­ta nos res­pon­dió al­gu­nas pre­gun­tas.

¿Des­pués de cuán­to tiem­po una pa­re­ja tie­ne que em­pe­zar a ver un es­pe­cia­lis­ta en fer­ti­li­dad?

Se su­gie­re que con­sul­ten tras 1 año de ex­po­si­ción al em­ba­ra­zo o en 6 me­ses si pre­sen­ta uno de los si­guien­tes fac­to­res: edad de la mu­jer ma­yor a 35 años, ci­clos irre­gu­la­res, an­te­ce­den­tes de in­fer­ti­li­dad pre­via, de ci­ru­gía pél­vi­ca, ová­ri­ca o al apa­ra­to re­pro­duc­tor mas­cu­lino y tam­bién an­te­ce­den­tes de ra­dio o qui­mio­te­ra­pia.

¿Cuá­les son los pa­sos a se­guir una vez que se vi­si­ta a un es­pe­cia­lis­ta?

La pa­re­ja de­be ele­gir muy bien a su mé­di­co tra­tan­te. Es­tá de­mos­tra­do que con­sul­tar a un sub­es­pe­cia­lis­ta me­jo­ra bas­tan­te los tiem­pos pa­ra em­ba­ra­zar­se y re­du­ce los cos­tos.

¿Có­mo se eli­ge qué tra­ta­mien­to ha­cer?

El ma­ne­jo de las pa­re­jas in­fér­ti­les de­be equi­li­brar efi­ca­cia, cos­to, se­gu­ri­dad y los ries­gos de las al­ter­na­ti­vas de tra­ta­mien­to di­fe­ren­tes. Por eso el en­fo­que de­be ser in­di­vi­dua­li­za­do; sin em­bar­go, es co­mún co­men­zar con pro­ce­di­mien­tos per­so­na­li­za­dos que con­su­men po­cos re­cur­sos (por ejem­plo, cam­bios en el es­ti­lo de vi­da y la re­gu­la­ri­za­ción de la fre­cuen­cia coital). En ca­so de que no ha­ya res­pues­ta, o bien, el diag­nós­ti­co re­quie­ra de un tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co, las pa­re­jas de­ben ser ma­ne­ja­das se­gún un aba­ni­co de op­cio­nes que se cla­si­fi­can en tra­ta­mien­tos de ba­ja y al­ta com­ple­ji­dad.

¿Qué sig­ni­fi­can?

Las téc­ni­cas de ba­ja com­ple­ji­dad (BC) com­pren­den el coi­to di­ri­gi­do y la in­se­mi­na­ción in­tra­ute­ri­na. Es­tas úl­ti­mas pue­den o no com­ple­men­tar­se con es­ti­mu­la­ción de la ovu­la­ción. Mien­tras que las téc­ni­cas de al­ta com­ple­ji­dad (AC) con­sis­te en efec­tuar la ma­ni­pu­la­ción in vi­tro de los ga­me­tos mas­cu­lino y fe­me­nino o de los em­brio­nes.

¿Cuá­les son las más uti­li­za­das?

En ge­ne­ral, las téc­ni­cas más co­mún­men­te apli­ca­das son la fer­ti­li­za­ción in vi­tro (FIV) y la in­yec­ción in­tra­ci­to­plas­má­ti­ca de es­per­mios (IC­SI). En am­bas, los ova­rios son ar­ti­fi­cial­men­te es­ti­mu­la­dos pa­ra ob­te­ner la ma­du­ra­ción de uno o más ovo­ci­tos que pos­te­rior­men­te son as­pi­ra­dos ba­jo anes­te­sia. Es­tos son fer­ti­li­za­dos con los es­per­mios en for­ma ar­ti­fi­cial en el la­bo­ra­to­rio, tras lo cual uno o más em­brio­nes se trans­fie­ren a la ca­vi­dad ute­ri­na.

Úl­ti­ma­men­te se ha he­cho más co­no­ci­da la ovo­do­na­ción, ¿en qué con­sis­te?

La do­na­ción de óvu­los es un ac­to vo­lun­ta­rio, al­truis­ta y con­fi­den­cial en el que una mu­jer se los ce­de a otra pa­ra que pue­dan ser uti­li­za­dos pa­ra tra­ta­mien­tos de re­pro­duc­ción asis­ti­da que es­tén cien­tí­fi­ca y clí­ni­ca­men­te in­di­ca­dos. La re­cep­ción de ovo­ci­tos do­na­dos es la téc­ni­ca de re­pro­duc­ción

asis­ti­da más efi­caz, ya que se ba­sa en el uso de ga­me­tos pro­ce­den­tes de mu­je­res jó­ve­nes y sin pa­to­lo­gías re­pro­duc­ti­vas y, por tan­to, de al­ta ca­li­dad bio­ló­gi­ca. La pro­ba­bi­li­dad to­tal de ges­ta­ción tras cua­tro ci­clos de do­na­ción de ovo­ci­tos pue­de al­can­zar el 90%. Es­te tra­ta­mien­to es­tá in­di­ca­do pa­ra mu­je­res de edad avan­za­da; con in­su­fi­cien­cia ová­ri­ca pri­ma­ria; pa­ra aque­llas que no pue­den uti­li­zar sus pro­pios ovo­ci­tos por ma­la ca­li­dad o por en­fer­me­da­des he­re­di­ta­rias; pa­ra quie­nes ha­yan te­ni­do fa­llos re­pe­ti­dos en téc­ni­cas de re­pro­duc­ción asis­ti­da; pa­ra mu­je­res con ova­rios inac­ce­si­bles pa­ra la ob­ten­ción de ovo­ci­tos; y pa­ra quie­nes han su­fri­do abor­tos re­pe­ti­ti­vos.

¿Cuá­les son los re­qui­si­tos pa­ra po­der ser do­nan­te y pa­ra re­ci­bir­lo?

Las do­nan­tes de­be­rán te­ner más de 18 años y me­nos de 30, buen es­ta­do de sa­lud si­co­fí­si­ca y ple­na ca­pa­ci­dad de obrar, así co­mo sus­cri­bir el co­rres­pon­dien­te do­cu­men­to de con­sen­ti­mien­to in­for­ma­do. El es­ta­do si­co­fí­si­co de la can­di­da­ta a do­nar ovo­ci­tos de­be­rá ser eva­lua­do me­dian­te un pro­to­co­lo de es­tu­dio que in­clui­rá sus ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas y si­co­ló­gi­cas, así co­mo las con­di­cio­nes clí­ni­cas y de­ter­mi­na­cio­nes ana­lí­ti­cas ne­ce­sa­rias pa­ra de­mos­trar, has­ta don­de sea po­si­ble, que no pa­de­ce pa­to­lo­gías ge­né­ti­cas, he­re­di­ta­rias o in­fec­cio­sas trans­mi­si­bles a la des­cen­den­cia. Asi­mis­mo, de­be­rá au­to­ri­zar que le sean prac­ti­ca­dos los aná­li­sis o ex­plo­ra­cio­nes com­ple­men­ta­rias des­ti­na­das a des­car­tar la exis­ten­cia de en­fer­me­da­des trans­mi­si­bles.

¿Es un tra­ta­mien­to al que se pue­de ac­ce­der cuan­do quie­ran o es una op­ción lue­go de otros tra­ta­mien­tos?

Al­gu­nos pa­cien­tes op­tan tras el fra­ca­so de otras téc­ni­cas; mien­tras que otros lo eli­gen co­mo pri­mer tra­ta­mien­to, Por úl­ti­mo, otros de­ben ac­ce­der a él co­mo úni­ca op­ción.

¿Qué tan co­mún es en nues­tro país?

No hay ci­fras exac­tas, pe­ro se es­ti­ma que co­rres­pon­de a un 10 a 15% de to­dos los tra­ta­mien­tos re­pro­duc­ti­vos de al­ta com­ple­ji­dad.

¿Cuál es el por­cen­ta­je de éxi­to?

Pa­ra Chi­le, el Re­gis­tro La­ti­noa­me­ri­cano del año 2011 re­fie­re ta­sas de em­ba­ra­zo y de par­to del 56,6% y 41,9%, res­pec­ti­va­men­te, por ci­clo ini­cia­do. En el Cen­tro de Re­pro­duc­ción Hu­ma­na de la Uni­ver­si­dad de Val­pa­raí­so se ob­tu­vie­ron ci­fras de 69% por in­ten­to de em­brión trans­fe­ri­do. Por otro la­do, en un ele­va­do nú­me­ro de ci­clos con re­cep­ción de ovo­ci­tos do­na­dos se lo­gra con­ge­lar em­brio­nes de ca­li­dad ade­cua­da, cu­ya trans­fe­ren­cia pos­te­rior in­cre­men­ta la ta­sa de em­ba­ra­zo glo­bal por do­na­ción.

¿En qué es­tá el te­ma del vien­tre de al­qui­ler en nues­tro país?

No hay ley que lo re­gu­le, pe­ro se es­ta­ble­ce que la ma­dre es quien tie­ne el par­to, por lo que la ma­dre ge­né­ti­ca no tie­ne pro­tec­ción en ca­so de re­cu­rrir a ella.

¿Es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra eso? Es un te­ma com­ple­jo des­de el pun­to de vis­ta bio­éti­co. El em­ba­ra­zo es una con­di­ción de ries­go pa­ra las ges­tan­tes. So­me­ter a una mu­jer a ello es con­tro­ver­ti­do, in­clu­so, si es­tá ayu­dan­do a otro. Mu­chos paí­ses li­be­ra­les en sus le­yes lo prohí­ben por lo com­ple­jo que re­sul­ta. Creo que en Chi­le de­bie­ra re­gu­lar­se, per­mi­tien­do que, por ejem­plo, al­gún fa­mi­liar pue­da ser el su­bro­gan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.