CÓ­MO CO­CI­NAR LOS GRA­NOS?

Manos en la masa - - DE GRANOS Y LEGUMBRES -

QUÍ­NOA

Al igual que mu­chos ce­rea­les, la quí­noa es una se­mi­lla ver­sá­til en cuan­to a sa­bo­res y co­mi­das con las que se pue­de com­bi­nar.

Pa­ra ob­te­ner un buen re­sul­ta­do al mo-men­to de co­ci­nar­la, se de­be lavar pre­via-men­te. Po­ner en un co­la­dor y lavar ba­jo el cho­rro de la lla­ve has­ta que el agua sal­ga trans­pa­ren­te.

Lue­go, her­vir en abun­dan­te agua por 12 a 15 mi­nu­tos.

TIP: Des­pués de lavar la quí­noa, se pue­de tos­tar y co­ci­nar en abun­dan­te agua. Es­to le da­rá un sa­bor muy pa­re­ci­do al de la nuez.

AVE­NA

En Es­ta­dos Uni­dos y en mu­chos paí­ses de Eu­ro­pa, la ave­na se pre­sen­ta co­mo un in­fal­ta­ble en los desa­yu­nos. En nues­tro país, es más co­mún ver­la en ga­lle­to­nes y tar­tas, pe­ro de­bi­do a sus be­ne­fi­cios, se­ría ideal in­cluir­la en la co­mi­da más im­por-tan­te del día. Aun­que tam­bién es per­fec­ta pa­ra agre­gar­la a cre­mas de ver­du­ras, ya que aporta con­sis­ten­cia y cre­mo­si­dad.: o pa­ra sus­ti­tuir In­gre­dien­tes co­mo pa-pas, que­sos y cre­ma. Tam­bién pa­ra ha­cer pre­pa­ra­cio­nes apa­na­das, en vez de usar pan­ko o pan ra­lla­do.

Si es ave­na ins­tan­tá­nea, so­lo de­be­mos aña­dir­te un po­co de agua o le­che y ca-len­tar­la en el mi­cro­on­das has­ta es­pe­sar (re­gu­lan­do la can­ti­dad de lí­qui­do a gus­to).

En cam­bio, si es ave­na tra­di­cio­nal, hay que de­jar­la re­mo­jan­do du­ran­te la no­che y lue­go co­ci­nar con agua o le­che. La pro-por­ción es por 4 cdas. de ave­na, 1/2 li­tro de agua).

MOTE

Co­mo en­sa­la­da, co­mo par­te de un gui­so o acom­pa­ña­mien­to, el mote es una muy bue­na op­ción pa­ra in­cluir­lo den­tro del me­nú se­ma­nal. Su coc­ción es sim­ple, pe­ro tie­ne cier­tas re­glas:

De­jar re­mo­jan­do el mote en abun­dan­te agua fría des­de la no­che an­te­rior.

Al día si­guien­te, re­ti­rar el agua, dis­po­ner­lo en una olla, cu­brir con agua fría y de­jar her­vir du­ran­te 40 mi­nu­tos. Lue­go, co­lar­lo y ¡lis­to!

POLENTA

He­cha de ha­ri­na de maíz, la polenta pue­de ser her­vi­da, fri­ta, tos­ta­da o pre­pa­ra­da al horno. La for­ma tra­di­cio­nal de ha­cer­lo es her­vi­da, pa­ra uti­li­zar­la co­mo acom­pa­ña­mien­to de car­nes, pes­ca­dos o ver­du­ras.

Pa­ra co­ci­nar­la, de­bes con­si­de­rar que, se­gún la por­ción, la can­ti­dad de agua a uti­li­zar se­rá 4 ve­ces ese pe­so, es de­cir: por 250 grs. de polenta se­ría 1 li­tro de agua.

Co­ci­nar en agua hir­vien­do por 25 mi­nu­tos y sin de­jar de re­vol­ver, has­ta ob­te­ner una con­sis­ten­cia cre­mo­sa. Se le pue­de agre­gar man­te­qui­lla pa­ra ha­cer­la más cre­mo­sa.

ARROZ IN­TE­GRAL

Pa­ra mu­chos, la coc­ción de es­te grano es una de las más com­ple­jas y desafian­tes, por­que mu­chas ve­ces pue­de que­dar du­ro o pe­ga­jo­so. Pe­ro aquí te pre­sen­ta­mos nues­tra re­ce­ta in­fa­li­ble.

La pro­por­ción son 2 ta­zas de agua por 1 de arroz in­te­gral. Ca­len­tar el agua al má­xi­mo y cuando rom­pa el her­vor, su­mar el arroz, ta­par y ba­jar el fue­go al mí­ni­mo. Co­ci­nar du­ran­te 30 mi­nu­tos, apa­gar la lla­ma y sin re­ti­rar de la co­ci­na, de­jar­lo re­po­sar du­ran­te 10 a 15 mi­nu­tos con la ta­pa pues­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.