¿Cuál es el me­jor li­bro de be­bi­das ja­más es­cri­to?

Mens Health (Chile) - - Lo Mas visto En -

Ted, Nue­va York, NY.

Su­pon­go que te re­fie­res a un li­bro li­te­ra­rio y no a uno tu­to­rial. Bueno, no es na­da de esas co­sas de He­ming­way-Fitz­ge­rald. Pa­ra mí, la me­jor no­ve­la de al­cohol es de J.P. Don­leavy, la cual es ca­si tan vie­ja co­mo yo. Se tra­ta de un ame­ri­cano en Ir­lan­da des­pués de la gue­rra vi­vien­do su fan­ta­sía ex­pa­tria­da. Se em­bo­rra­cha a me­nu­do y se acues­ta con mu­chas mu­je­res. La his­to­ria re­fuer­za mi no­ción de por qué los hom­bres to­ma­mos: To­dos he­mos te­ni­do una no­che in­creí­ble que com­bi­na li­cor, y su com­pin­che, el mal com­por­ta­mien­to. En tu me­mo­ria, to­do se desen­vuel­ve épi­ca­men­te, con gran­des per­so­na­jes, in­clu­yén­do­te a ti mis­mo, ha­cien­do co­sas que mez­clan la ver­güen­za y la bri­llan­tez. Pi­des un tra­go, y lo si­guien­te que sa­bes es que tie­nes a una mu­jer, una sa­li­da por la chi­me­nea y un no­vio ines­pe­ra­do. Así que, por el res­to de tu vi­da pi­des el pri­mer tra­go de la no­che es­pe­ran­do que se re­pi­ta to­do otra vez, in­clu­so sa­bien­do que nun­ca se­rá así.

Una me­jor apues­ta: To­ma tu tra­go len­ta­men­te y re­lee

Per­fec­to ca­da que lo ha­ces. Tra­ba­jo con un jo­ven que no pue­de to­mar una de­ci­sión, sin an­tes pa­sar a mi ofi­ci­na y con­sul­tar­lo con­mi­go. ¿Có­mo le en­se­ño a pen­sar por sí mis­mo?

Phill, Tul­sa, OK

¿Has no­ta­do que las pa­la­bras más im­por­tan­tes que le pue­des de­cir a al­guien son frases cor­tas y con­ci­sas? “Me equi­vo­qué”, “te amo”, “un pla­cer ayu­dar­te” , “yo in­vi­to”. Bueno, aquí su­ce­de lo mis­mo. Es­te mu­cha­cho es­tá es­pe­ran­do que seas su ma­dre de cu­bícu­lo, pa­san­do a ver­te pa­ra ase­gu­rar­se de que no lo es­tá ha­cien­do to­do mal. La pró­xi­ma vez que te pre­gun­te al­go, di­le “no lo sé”. Haz­lo 3 ve­ces se­gui­das, y pro­ble­ma re­suel­to. De vez en cuan­do, di­le un “¿qué tal to­do?”. Crée­me, te lo agra­de­ce­rá.

Le mar­qué a una mu­jer que me gus­ta cuan­do es­toy bo­rra­cho y le pro­fe­so mi amor por ella. ¿Có­mo me re­cu­pe­ro de al­go así?

Drew, Chica­go, IL

Bueno, apren­dis­te a la ma­la, Drew, es me­jor no to­car el te­lé­fono cuan­do an­das bo­rra­cho, enoja­do, ca­lien­te o cual­quier com­bi­na­ción de esas tres. Tus op­cio­nes aho­ra son: mú­da­te al otro la­do del país, ten fe en que la mu­jer es­ta­ba igual de ebria que tú esa no­che, o ad­mi­te an­te ella que tie­nes un pro­ble­ma y pro­pon­le ir a jun­tas con gru­pos de au­to­ayu­da.

Mi cu­ña­do ri­co siem­pre ha­ce to­do un show cuan­do se ofre­ce a pa­gar la cuen­ta en el bar. Odio cuan­do to­ma esa ini­cia­ti­va pe­ro, ¿me ve­ré muy mal si sim­ple­men­te la li­qui­do yo?

Ri­chard, Yard­ley, PA

Sí, Ri­chard, te ve­rías bas­tan­te mal. ¿Qué te pa­sa? He aquí lo que vas a ha­cer. Le di­rás: “mu­chas gra­cias”. Una de 2: o se que­da sin di­ne­ro, o el bar ter­mi­na sin al­cohol.

Mi so­bri­na ado­les­cen­te em­pie­za a em­bar­ne­cer. Por la ma­ne­ra en que se vis­te, to­do el mun­do se es­tá per­ca­tan­do de ello. ¿De­bo de­cir al­go?

Mi­ke, Ta­co­ma, WA

En­tien­do lo que di­ces y he pa­sa­do por lo mis­mo. Pe­ro no, no ar­ti­cu­les una so­la pa­la­bra. Esa es la ra­zón por la cual los so­bri­nos son cria­dos por sus pa­dres y no por sus ner­vio­sos tíos. Si te fi­jas mu­cho en esas co­sas, que­da­rás co­mo un en­te ra­ro. ¿De ver­dad, quie­res ayu­dar? Mués­tra­le a tu so­bri­na que el ti­po de chi­co que ella res­pe­te, de­be ser el mis­mo que la tra­te igual a ella, in­clu­so cuan­do se vis­te co­mo Mi­ley Cy­rus. Even­tual­men­te, lle­ga­rá a sus pro­pias con­clu­sio­nes so­bre có­mo quie­re que el mun­do la vea. Y des­pués, ¿quién sa­be? In­clu­so, po­dría pe­dir­te tu opi­nión.

En­tre más be­bo, más li­go. Pe­ro no soy nin­gún in­fiel. En­ton­ces, ¿por qué mi no­via me tra­ta co­mo tal?

Larry, Rich­mond, VA

Pue­de que ella ha­ya no­ta­do lo mis­mo que yo so­bre los hom­bres que se em­bo­rra­chan y se creen un don­juán. Por lo ge­ne­ral, ca­si siem­pre se equi­vo­can. Mi ami­go O’Rour­ke le lla­ma al al­cohol “idio­tez lí­qui­da” por una muy bue­na ra­zón, y pa­re­ce que tu no­via lo ha pre­sen­cia­do en car­ne pro­pia. Así que tal vez no te es­té tra­tan­do co­mo un in­fiel des­pués de to­do. Qui­zá so­lo co­mo a un per­de­dor.

Un buen li­bro, co­mo un buen tra­go, de­be ser sa­bo­rea­do po­co

a po­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.