Dis­fru­ta del porno sin com­ple­jos

Mens Health (Chile) - - Contents - Por Juan­fra Gon­zá­lez Fo­tos Eduar­do Báez / iStock Ta­len­to: ™ mia­ma­ri­no­fi­cial Ma­ke up ar­tist Juan Carlos Martínez Re­to­que de foto Daniel Pé­rez Ro­me­ro

Pro­fe­sio­na­les de la in­dus­tria del porno te po­nen los pies en la tie­rra en cuan­to a tu ima­gen del se­xo.

La in­dus­tria por­no­grá­fi­ca es una de las más ren­ta­bles y con­su­mi­das del mun­do, pe­ro de­trás de to­do ese idí­li­co am­bien­te de re­la­cio­nes se­xua­les que du­ran ho­ras y miem­bros de ta­ma­ño des­co­mu­nal, se es­con­den cien­tos de men­ti­ras que te pue­den cau­sar in­ne­ce­sa­rios com­ple­jos que son muy fá­ci­les de eli­mi­nar.

egún la em­pre­sa de medición de au­dien­cias Niel­sen/Ne­tRa­tings, la por­no­gra­fía mue­ve al año más de 1,140 mi­llo­nes de eu­ros só­lo en con­su­mo en in­ter­net. Una in­dus­tria que des­pla­za tal can­ti­dad de di­ne­ro, no pue­de de­jar na­da al azar, por lo que se re­pre­sen­ta en la pan­ta­lla una ima­gen de las re­la­cio­nes se­xua­les muy dis­tin­ta de la que tú o cual­quie­ra pue­de te­ner en la vi­da real. “En el mun­do real, co­no­ces a la per­so­na, te en­ca­ri­ñas y hay una com­pli­ci­dad muy sen­ti­men­tal. Mien­tras que en las pe­lí­cu­las, es­te en­ten­di­mien­to cam­bia. Ha­ces lo que te pi­de el di­rec­tor”, nos ex­pli­ca el Gran Mar­cus, ac­tor porno me­xi­cano, que aca­ba de in­cur­sio­nar en es­te mun­do con su pri­me­ra pe­lí­cu­la. Es­to trae co­mo con­se­cuen­cia que la ima­gen se en­cuen­tre mu­cho más cui­da­da de lo que real­men­te es­tá en tus re­la­cio­nes se­xua­les. “En las es­ce­nas anales, por ejem­plo, las ac­tri­ces lle­gan a pa­sar has­ta 24 ho­ras sin co­mer pa­ra no ‘en­su­ciar’ la es­ce­na, mien­tras que cuan­do las per­so­nas las lle­van a ca­bo en la vi­da real se dan cuen­ta que es­tas to­mas no son tan lim­pias y no se ven tan bien co­mo en la pan­ta­lla”, nos ex­pli­ca Ro­ber­to Keo­se­yan, psi­coa­na­lis­ta au­tor del es­tu­dio El la­do os­cu­ro de la por­no­gra­fía, reali­da­des psi­co­ló­gi­cas de­trás de una cor­ti­na de gla­mour, que es­cri­bió jun­to a su com­pa­ñe­ra, la tam­bién psi­có­lo­ga Lui­sa Fer­nan­da Men­di­zá­bal. Se­gún da­tos de di­cho aná­li­sis, los prin­ci­pa­les com­ple­jos que ad­quie­ren los hom­bres por el porno son el ta­ma­ño de su pe­ne y la du­ra­ción del ac­to. “No es ne­ce­sa­rio aguan­tar cua­tro ho­ras, ni te­ner­lo de 25 cen­tí­me­tros. Con 15 mi­nu­tos y un ta­ma­ño nor­mal, si sa­bes en­con­trar el pun­to G y ex­pe­ri­men­tar co­sas di­ver­ti­das con tu pa­re­ja es más que su­fi­cien­te”, nos ex­pli­ca Mia Ma­rín, ac­triz porno afin­ca­da en Gua­da­la­ja­ra, Ja­lis­co, con más de un año y me­dio de ex­pe­rien­cia en el am­bien­te porno. El pro­ble­ma de los com­ple­jos

“Los mi­llen­nials y los na­ti­vos di­gi­ta­les son las ge­ne­ra­cio­nes más pro­pen­sas a caer en com­ple­jos por cul­pa del porno”, nos in­di­ca Keo­se­yan. Es­tas ge­ne­ra­cio­nes han co­no­ci­do el porno de una ma­ne­ra to­tal­men­te dis­tin­ta a las pre­vias. Aun­que el con­su­mo del mis­mo tam­bién ha cam­bia­do de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble des­de la dé­ca­da de los 90 (cuan­do los pri­me­ros mi­llen­nials co­men­za­ron a con­su­mir­lo) has­ta aho­ra, to­dos tie­nen el de­no­mi­na­dor co­mún del ac­ce­so a tra­vés de in­ter­net, lo cual au­men­tó el con­su­mo y tu­vo co­mo con­se­cuen­cia que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes tu­vie­ran con­tac­to con

“El prin­ci­pal error que co­me­ten los hom­bres al ver porno, es creer que el se­xo es tal cual lo ven”

Ro­ber­to Keo­se­yan

la por­no­gra­fía des­de eda­des muy tem­pra­nas, lo que aca­rreó que es­tos ni­ños cre­cie­ran pen­san­do que las re­la­cio­nes se­xua­les de­ben ser co­mo las que mi­ra­ban en es­te mun­do.

Las po­si­cio­nes que se rea­li­zan den­tro de la pan­ta­lla, tam­bién dis­tan mu­cho de las que real­men­te pue­des po­ner en prác­ti­ca con tu pa­re­ja. “Ha­ce un tiem­po, la ac­triz porno Li­sa Ann de­cla­ró que hay cier­tas pos­tu­ras de las pe­lí­cu­las que son real­men­te com­pli­ca­das, pe­ro que se crean pa­ra ver­se bien en cá­ma­ra. Mu­chas per­so­nas las han in­ten­ta­do só­lo por es­to, aun­que no las dis­fru­ten por la in­co­mo­di­dad”, re­la­ta el psi­coa­na­lis­ta.

¿Porno sí o porno no?

Aun­que pa­rez­ca que es­ta­mos sa­ta­ni­zan­do la in­dus­tria por­no­grá­fi­ca, la reali­dad es di­fe­ren­te. No te es­ta­mos acon­se­jan­do que ya no la con­su­mas (co­sa que du­do­sa­men­te ha­rás), sino que no te de­jes en­ga­ñar por esos tru­cos de cá­ma­ra que te pue­den ha­cer sen­tir me­nos y apro­ve­ches sus ven­ta­jas, que son mu­chas. En la opi­nión de Mia, el porno te pue­de ayu­dar mu­cho a rom­per la mo­no­to­nía en la que tal vez cai­gan tus re­la­cio­nes. “Mi me­jor con­se­jo es sa­lir de lo ru­ti­na­rio. Del porno pue­des apren­der mu­chas co­sas di­fe­ren­tes, pe­ro haz­las siem­pre y cuan­do te gus­ten, no por lo bien o mal que se ha­yan vis­to en pan­ta­lla”. Es­te mun­do, fue­ra de la ima­gen más o me­nos real que otor­ga de las re­la­cio­nes se­xua­les, qui­zá lle­gue a ser muy edu­ca­ti­vo, pues “en­se­ña la di­ná­mi­ca del se­xo a los más jó­ve­nes, si no tie­nen ac­ce­so a una edu­ca­ción ade­cua­da”, nos in­di­ca el doc­tor Keo­se­yan.

“Muy po­cos hom­bres en el mun­do tie­nen el pe­ne del ta­ma­ño de los ac­to­res porno, y los que sí son de miem­bro gran­de pue­den has­ta las­ti­mar a las mu­je­res”

Dr. Keo­se­yan

Porno vs vi­da real

Es muy pro­ba­ble que ha­yas fan­ta­sea­do con la idea de par­ti­ci­par en una cin­ta porno, atraí­do por va­rios mo­ti­vos. El ac­tor es­pa­ñol Mar­co Ban­de­ras de­cla­ró que se acer­có a es­ta in­dus­tria por su gus­to por el se­xo y la fan­ta­sía de acos­tar­se con más de mil mu­je­res en su vi­da. Por su par­te, Mia Ma­rín nos con­tó que a ella le atra­jo la idea de rom­per ta­búes en Mé­xi­co, don­de ser ac­triz porno o mo­de­lo eró­ti­ca no es­tá bien vis­to en la ca­lle. Qui­zá des el per­fil pa­ra po­ner­te de­lan­te de una cá­ma­ra y ro­dar, pe­ro de­bes te­ner en cuen­ta cier­tos as­pec­tos que le qui­tan bas­tan­te la ma­gia al mun­do en­tre bam­ba­li­nas. “Yo ha­bía ro­da­do al­gu­nos vi­deos ca­se­ros con mi celular, pe­ro a la ho­ra de po­ner­me de­lan­te de una pro­duc­ción real, con cá­ma­ras, ilu­mi­na­ción, ma­qui­lla­je, etc., la ver­dad es que se me di­fi­cul­tó mu­cho”, nos cuen­ta el Gran Mar­cus. “Lue­go, tam­bién fue com­pli­ca­do que en el ro­da­je, cuan­do el di­rec­tor da la orden, tie­nes que aca­bar y a mí par­ti­cu­lar­men­te me cues­ta mu­cho tra­ba­jo lo­grar­lo ba­jo pre­sión”, nos co­men­ta el ac­tor co­mo anéc­do­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.