Des­cu­bre có­mo es tu per­so­na­li­dad se­gún tu crush televisivo.

No es que seas ra­ro, tan só­lo eres hom­bre. Los ex­per­tos te ex­pli­can. Por Eric Spitznagel

Men's Health (Chile) - - Contents -

nt­hony es­tá se­gu­ro de que ha en­con­tra­do a la

mu­jer per­fec­ta. Es una ru­bia pla­ti­na­da de ojos ver­des y cuer­po es­pec­ta­cu­lar. Li­te­ral­men­te: la úl­ti­ma vez que la vio, emer­gía des­nu­da e in­dem­ne de un tem­plo en lla­mas, in­ten­tan­do es­ca­par de los opre­so­res que que­rían es­cla­vi­zar­la. “Es tan hot”, di­ce Ant­hony, de 39 años, di­rec­tor de una pro­duc­to­ra de me­dios, en Wis­con­sin.

Hay una des­ven­ta­ja: es­ta mu­jer per­fec­ta, téc­ni­ca­men­te, no es real. El ob­je­to del de­seo de Ant­hony es Dae­nerys Tar­gar­yen, la Ma­dre de Dra­go­nes, en la se­rie de HBO, Ga­me of Th­ro­nes, in­ter­pre­ta­da por la ac­triz de 30 años, Emi­lia Clar­ke. Pe­ro eso es un pe­que­ño de­ta­lle que a él no le mo­les­ta.

Re­me­mo­ra ca­da se­gun­do de la es­ce­na de ella sin ro­pa. “Dae­nerys mi­ra a to­dos esos idio­tas Doth­ra­ki que pre­ten­den con­ver­tir­la en es­cla­va y les di­ce: ‘No, no hay tra­to. Es­tán muer­tos’”, cuen­ta Ant­hony con cier­ta ver­güen­za. “Es en­ton­ces cuan­do es­ta mu­jer que­ma el lu­gar. Re­cuer­do ha­ber­lo vis­to y pen­sa­do: ‘Quie­ro ha­cer dra­go­nes be­bés con ella’”.

Ant­hony es un pa­dre di­vor­cia­do con cua­tro hi­jos, y le atraen ca­si ex­clu­si­va­men­te mu­je­res que tie­nen un cier­to pa­re­ci­do con la es­tre­lla de te­le­vi­sión. “Es­ta­ba co­mien­do el otro día con mis ni­ños, y nues­tra ca­ma­re­ra era idén­ti­ca a Dae­nerys”, di­ce. “Fue es­pe­luz­nan­te, su nom­bre era Án­ge­la, y yo ya le ha­bía pe­di­do una ci­ta an­tes de que si­quie­ra tra­je­ra la orden”. (Me di­jo que no, cor­tés­men­te).

In­clu­so si Dae­nerys no es tu ti­po, es po­si­ble que ha­yas te­ni­do pen­sa­mien­tos im­pu­ros con ella. Tal vez a ti te gus­te Ta­mi Tay­lor (Con­nie Brit­ton), la leal es­po­sa y ma­triar­ca pe­li­rro­ja, en Fri­day Night Lights, que es ca­paz de co­ci­nar una bar­ba­coa gi­gan­te sin pre­vio avi­so (y lue­go trans­for­mar­se en una es­tre­lla, en Nash­vi­lle). O tal vez pre­fie­res a Abby Sciu­to (Pau­ley Pe­rret­te), la cien­tí­fi­ca nerd, de NCIS, que tie­ne un ce­re­bro de compu­tado­ra y lle­va con­si­go un mu­ñe­co de hi­po­pó­ta­mo lleno de ga­ses.

Cuan­do nos enamo­ra­mos de un per­so­na­je de te­le­vi­sión, lo dis­fru­ta­mos en más de un ni­vel de fan­ta­sía. “Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción mol­dean la for­ma en que ve­mos el amor y las re­la­cio­nes”, ase­gu­ra Ju­lia Lipp­man, Ph.D., e in­ves­ti­ga­do­ra de me­dios en la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan. “La gen­te tien­de a adop­tar las creen­cias y ex­pec­ta­ti­vas so­bre el ro­man­ce que ven ca­da no­che en te­le­vi­sión”.

Ant­hony tie­ne teo­rías acer­ca de la Ma­dre de Dra­go­nes. “Es es­ta yux­ta­po­si­ción de po­der y gra­cia”, co­men­ta. Una pre­gun­ta más com­pli­ca­da es sa­ber qué es lo que su atrac­ción por Dae­nerys di­ce de él. Se de­tie­ne pa­ra con­si­de­rar: “Tal vez, es­to sig­ni­fi­ca que es­toy ena­mo­ra­do de las ru­bias pe­que­ñas que po­drían pa­tear mi tra­se­ro sin pro­ble­mas. No lo sé. Real­men­te no he pen­sa­do en ello”.

No mu­chos de no­so­tros nos ha­ce­mos esas pre­gun­tas, pe­ro de­be­ría­mos em­pe­zar a ha­cer­lo. Las mu­je­res de la pan­ta­lla chi­ca que idea­li­za­mos son ven­ta­nas a nues­tro sub­cons­cien­te, que su­gie­ren lo que que­re­mos (o pen­sa­mos que desea­mos) de mu­je­res reales de car­ne y hue­so. Es­tos son al­gu­nos ejem­plos de lo que tu es­tre­lla de te­le­vi­sión fa­vo­ri­ta pue­de re­ve­lar acer­ca de tus de­seos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.