En­té­ra­te del sig­ni­fi­ca­do de la ver­da­de­ra lujuria y re­síg­na­te a vi­vir con ella.

La pri­ma­ve­ra ha lle­ga­do y, con ella, la tem­po­ra­da de apa­rea­mien­to. Te pre­sen­ta­mos al fas­ci­nan­te y te­mi­ble ‘al­ter ego’ del de­seo. Por Au­gus­ten Bu­rroughs

Mens Health (Chile) - - Contents -

Cuan­do el de­seo se vuel­ve de­ma­sia­do po­de­ro­so pa­ra ser con­te­ni­do, se le ca­te­go­ri­za con una pa­la­bra dis­tin­ta de sie­te letras: lujuria. El de­seo tie­ne sen­ti­do des­de un pun­to de vis­ta evo­lu­ti­vo. Pe­ro si és­te es su­fi­cien­te pa­ra pro­pa­gar nues­tra es­pe­cie y ha­cer­nos for­mar re­la­cio­nes cer­ca­nas, ¿cuál es el pun­to de la lujuria: el la­do os­cu­ro y pe­li­gro­so del de­seo?

Aun­que el de­seo pue­de ser in­ten­so y su­bli­me, el sen­ti­mien­to aso­cia­do con la lujuria es de­ci­di­da­men­te más arries­ga­do. A és­ta no le im­por­ta qué ho­ra es o si tie­nes que des­per­tar­te tem­prano por la ma­ña­na. La lujuria sue­le ser cos­to­sa: ¿por qué des­abo­to­nar si ras­gar es más rá­pi­do? La lujuria res­pi­ra por la bo­ca. No re­quie­re una ca­ma, ni si­quie­ra una su­per­fi­cie ho­ri­zon­tal o pri­va­ci­dad.

Cuan­do el sen­ti­mien­to es mu­tuo, cuan­do la lujuria es compartida por dos per­so­nas, tal vez su­ce­dan co­sas es­pec­ta­cu­la­res.

Por su­pues­to que tam­bién pue­de ser pa­sa­je­ra, con­su­mién­do­se rá­pi­da­men­te y de­ján­do­te ex­haus­to y ex­tra­ña­do. (“¿Qué fue eso?”). Pe­ro tam­bién te­ner la fuer­za su­fi­cien­te pa­ra du­rar mu­chos años. La cal­vi­cie, las arru­gas o los re­em­pla­zos de ca­de­ra no son un pro­ble­ma pa­ra la lujuria, la cual si­gue su avan­ce, de­vo­ran­do a sus rehe­nes por dé­ca­das. Sin em­bar­go, cuan­do la mis­ma no es co­rres­pon­di­da, las co­sas pue­den tor­nar­se os­cu­ras y pe­li­gro­sas. Po­drían re­que­rir­se abo­ga­dos pa­ra li­diar con ello y ha­ber con­se­cuen­cias pe­na­les. La lujuria pue­de man­te­ner una re­la­ción de por vi­da; o des­truir­la com­ple­ta­men­te.

La he co­no­ci­do tres ve­ces. Es­ta­ba a me­dia­dos de mis 20s la pri­me­ra vez que fui in­fec­ta­do, y el sen­ti­mien­to era mu­tuo. Tu­ve suer­te. Aun­que, al mis­mo tiem­po fue po­co afor­tu­na­do por­que, a pe­sar de que com­par­tía­mos es­ta lo­ca pa­sión, yo es­ta­ba ebrio cons­tan­te­men­te. Era una re­la­ción ho­rri­ble con se­xo in­creí­ble, que só­lo ter­mi­nó por­que mi pa­re­ja mu­rió (si eso sue­na co­mo que yo lo ma­té, no es así, en se­rio). Esa es la lujuria con­de­na­da.

La si­guien­te vez que fui atra­pa­do por el ape­ti­to se­xual ex­ce­si­vo te­nía po­co más de 30 años y aún es­ta­ba to­ma­do. El ob­je­to de mi ob­se­sión era un ti­po or­di­na­rio que tra­ba­ja­ba en una fu­ne­ra­ria y con­du­cía una mi­ni­ván. No era par­ti­cu­lar­men­te atrac­ti­vo, y no te­nía­mos mu­cho en co­mún. Pe­ro la lujuria es in­mu­ne a to­das es­tas con­si­de­ra­cio­nes téc­ni­cas –y pre­ci­sa­men­te por esa ra­zón, pue­de ser li­be­ra­do­ra y emocionante. Es­te de­sen­freno no re­quie­re que te des un ba­ño o que aprie­tes el ab­do­men pa­ra que luz­ca plano. A ella no le im­por­tan esas co­sas. La lujuria es co­mo un ani­mal cie­go que arre­me­te a 100 ki­ló­me­tros por ho­ra, al que no le in­tere­sa si es­tás bien pei­na­do o no. Ni si­quie­ra si tie­nes ca­be­llo en pri­mer lu­gar. Esa es la lujuria cie­ga.

La ter­ce­ra vez que la sen­tí, es­ta­ba di­ri­gi­da ha­cia al­guien inapro­pia­do: mi agen­te li­te­ra­rio de mu­chos años. A par­tir de es­to apren­dí al­go nue­vo: la lujuria pue­de ma­te­ria­li­zar­se de la na­da, esa es la lujuria de­sen­fre­na­da.

Es­ta vez me sen­tí ho­rro­ri­za­do. La lujuria de un so­lo la­do es la peor, y mi agen­te siem­pre se ha­bía com­por­ta­do de una for­ma to­tal­men­te pro­fe­sio­nal. Así que des­pués de 10 años, cuan­do ape­nas po­día es­tar fren­te a él sin co­men­zar a tem­blar, lo con­fe­sé. Me pre­pa­ré pa­ra el re­cha­zo, sa­bien­do que, ade­más de los abo­ga­dos o el tiem­po en pri­sión que men­cio­né an­tes, pro­ba­ble­men­te ne­ce­si­ta­ría va­rios ti­pos de aten­ción mé­di­ca.

Lle­va­mos va­rios años ca­sa­dos. Es­ta­mos can­sa­dos, am­bos so­mos un po­co vie­jos y de­fi­ni­ti­va­men­te na­da sen­sua­les. Pe­ro la lujuria es­tá ahí, y es­ta vez co­exis­te con el amor. Lo más sor­pren­den­te es que es­to es más ra­ro de lo que po­drías pen­sar, pe­ro cuan­do la lujuria y el amor ocu­rren al mis­mo tiem­po en­tre dos per­so­nas, han ga­na­do.

La lujuria adop­ta mu­chas for­mas. A ve­ces nos ins­pi­ra y otras nos con­su­me. Pue­de ser es­pec­ta­cu­lar o desas­tro­sa. Gol­pea el al­ma y soy afor­tu­na­do por ha­ber­la ex­pe­ri­men­ta­do, aun si me ha de­ja­do al­gu­nas ci­ca­tri­ces.

Au­gus­ten Bu­rroughs es no­ve­lis­ta y au­tor de las me­mo­rias

Running With Scis­sors y Dry. Su obra más re­cien­te, Lust & Won­der, ya es­tá dis­po­ni­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.