Usa tu bi­ci de mon­ta­ña pa­ra po­ner­te en for­ma y dis­fru­tar a la vez.

El mountain bi­king ha ex­plo­ta­do. Más gran­de que el golf, li­ge­ra­men­te me­nos ries­go­so que el surf y con la jus­ta me­di­da de adic­ción ma­te­rial. Con­si­de­ra es­to tu kit de ini­cia­ción.

Mens Health (Chile) - - Contents - Por Jo­nat­han An­cer y Oli Mun­nik

Mi fi­lo­so­fía de ciclismo es si­mi­lar a la de­vi­da, tra­tar de no caer en una zan­ja. Des­afor­tu­na­da­men­te, in­ten­tar sa­lir de una, pro­vo­có que ca­ye­ra en otra. En el día fi­nal de la ca­rre­ra de Mountain Bi­ke de tres días en In­yas­ti Swa­si, en oc­tu­bre de 2015, es­ta­ba pen­san­do en lo ma­ra­vi­llo­sa que es la vi­da cuan­do es­tás arri­ba de una bi­ci tan le­jos co­mo sea po­si­ble de una ciu­dad. En­ton­ces, acer­cán­do­nos a un ca­mino ero­sio­na­do, me en­con­tré con un ho­yo enor­me. Te­nía tres op­cio­nes: ir a la iz­quier­da, a la de­re­cha o sal­tar­lo. Co­men­cé yen­do ha­cia la iz­quier­da, des­pués lo pen­sé bien y qui­zás ir a la de­re­cha era me­jor, pe­ro en el úl­ti­mo mi­nu­to creí que lo con­ve­nien­te se­ría sal­tar so­bre el ho­yo. Sí, só­lo brin­car so­bre… ¡Pum! ¡Caí­da! Ha­bía to­ma­do una cuar­ta op­ción: di­rec­to al ho­yo, ca­ta­pul­tán­do­me en el ai­re, vo­lan­do so­bre el ma­nu­brio.

Con los pies en la tie­rra

Fue cuan­do es­ta­ba sa­cu­dién­do­me el pol­vo (y bus­can­do dón­de ha­bía que­da­do mi ego) que me di cuen­ta que la bi­ci de mon­ta­ña te da unas muy bue­nas lec­cio­nes de vi­da.

Por ejem­plo, te en­se­ña a ser de­ci­si­vo. Los ci­clis­tas que van por to­do no tie­nen que le­van­tar­se del sue­lo tan se­gui­do co­mo los que acu­san pro­ble­mas com­pro­me­tién­do­se con su ma­ne­jo.

Tam­bién te mues­tra “ese mo­men­to”, la cla­ve pa­ra ha­cer bien las co­sas. En el Mountain Bi­ke no pue­des pa­sar so­bre ro­cas o ma­nio­brar obs­tácu­los sin ‘mo­men­tum’, o sea, im­pul­so o ím­pe­tu. El ‘mo­men­tum’, así co­mo lo di­ce el man­tra del MTB, es tu ami­go.

Pe­ro hay más, cla­ro. El MTB se tra­ta de con­fian­za en ti mis­mo, así co­mo de ro­dar con li­ber­tad. Con­train tui­ti­va­men­te, mien­tras más rá­pi­do va­yas, me­nos te cae­rás. Es cuan­do aprie­tas tus fre­nos y an­das cui­da­do­sa­men­te, que aca­ba­rás en el sue­lo. Tal y co­mo la vi­da en dos pier­nas: las per­so­nas con se­gu­ri­dad son las que tie­nen éxi­to.

Por su­pues­to, to­do en ex­ce­so es ma­lo y la gen­te con mu­cha se­gu­ri­dad en sí mis­ma ter­mi­na apren­dien­do lec­cio­nes. Un tron­co caí­do en el bos­que de To­kai me hi­zo un hom­bre más hu­mil­de.

Hay dos ti­pos de mountain bi­kers, los que ya se rom­pie­ron un hue­so mien­tras ro­da­ban, y los que se van a que­brar uno cuan­do rue­dan. Los ci­clis­tas de mon­ta­ña han he­cho mi­llo­na­rios a los ci­ru­ja­nos or­to­pé­di­cos. Es­tos ha­cen un gran co­mer­cio con las cla­ví­cu­las, el hue­so peor di­se­ña­do del cuer­po. El Mountain Bi­ke imi­ta a la vi­da; jus­to cuan­do pien­sas que tie­nes to­do ba­jo control, al­go te lle­va al sue­lo. No me rom­pí la cla­ví­cu­la en To­kai, pe­ro des­pués de pen­sar que era Su­per­man y dar una cur­va muy rá­pi­do, gol­peé el tron­co en un mal án­gu­lo, vo­lé so­bre el ma­nu­brio y me frac­tu­ré la mano.

El Mountain Bi­ke es co­mo el Win­dows Vis­ta, lleno de caí­das. Te vas a caer, y mu­cho, es cues­tión de acep­tar­lo.

En­ton­ces, mien­tras me le­van­ta­ba del sue­lo, es­ta­ba real­men­te sor­pren­di­do de que mi pri­mer des­plo­me ha­bía si­do en el ter­cer día en ese lu­gar. Re­cu­pe­ré el alien­to y re­vi­sé que na­da es­tu­vie­ra ro­to, pri­me­ro en mi bi­ci y lue­go en mí.

Da vuel­ta a la de­re­cha en la va­ca ca­fé

Dos días an­tes, mi com­pa­ñe­ro de ro­da­das –Mi­ke Finch, edi­tor de la re­vis­ta Bicy­cling– y yo, nos di­ri­gi­mos des­de Ca­pe Town, Su­dá­fri­ca, has­ta OR Tam­bo. Otra lec­ción del MTB que apli­ca pa­ra la vi­da es que de­bes es­co­ger a tu acom­pa­ñan­te con de­te­ni­mien­to. Si rue­das con al­guien más fuer­te que tú, siem­pre es­ta­rás re­za­ga­do, tra­tan­do de sa­lir a to­da cos­ta de la cue­va del do­lor. Si tu ami­go es más len­to, pa­sa­rás mu­cho tiem­po es­pe­rán­do­lo, lo cual se vuel­ve frus­tran­te. Eli­ge al que más se ase­me­je a tu ni­vel.

Un guía de tu­ris­mo de Swa­zi es­ta es­pe­rán­do­nos en OR Tam­bo pa­ra lle­var­nos a Swa­zi­land. Mi­ke y yo pa­sa­mos nues­tro equi­pa­je y bi­ci­cle­tas al vehícu­lo y nos pre­pa­ra­mos pa­ra un via­je de 400 ki­ló­me­tros a Swa­zi­land. La úl­ti­ma vez que es­tu­ve en es­te lu­gar te­nía 18 me­ses de na­ci­do, me es­ta­ban sa­lien­do los dien­tes y, se­gún una le­yen­da fa­mi­liar, llo­ré por tres días sin pa­rar. Tal vez en es­ta oca­sión no de­rra­ma­ría tan­tas lá­gri­mas so­bre el sue­lo de Swa­zi, o al me­nos eso pen­sé. Nues­tro guía nos di­jo que Swa­zi­land, el país más pe­que­ño del He­mis­fe­rio Sur, se ha­bía con­ver­ti­do en una Me­ca pa­ra el Mountain Bi­ke y motociclistas, y es un imán pa­ra las per­so­nas que vie­nen a ver la dan­za de la ca­ña, el even­to cul­tu­ral más fa­mo­so de Swa­zi­land.

En es­ta ce­re­mo­nia de ocho días, mi­les de don­ce­llas en to­pless cor­tan ca­ñas pa­ra pre­sen­tár­se­las a la Rei­na Ma­dre, y lue­go bai­lan. Apa­ren­te­men­te, es un gran atrac­ti­vo pa­ra los hom­bres ale­ma­nes, quién sa­be por qué. Es en es­ta ce­re­mo­nia don­de el rey Ms­wa­ti III, quien ha go­ber­na­do Swa­zi­land por las tres úl­ti­mas dé­ca­das (más las que se acu­mu­len), es­co­ge a otra es­po­sa. El so­be­rano tie­ne 15 pa­re­jas sen­ti­men­ta­les (y con­tan­do), y en nues­tro via­je al reino dis­cu­ti­mos los pros y con­tras de la po­li­ga­mia. “Yo creo que la mo­no­ga­mia es me­jor”, di­ce Mi­ke. “De esa ma­ne­ra só­lo de­cep­cio­nas una per­so­na a la vez”.

Cru­za­mos la fron­te­ra (la vi­sa no es ne­ce­sa­ria pa­ra los sud­afri­ca­nos) y nos en­ca­mi­na­mos al Ha­wa­ne Re­sort, el lu­gar don­de em­pie­za el even­to. Nos re­gis­tra­mos, co­lo­ca­mos nues­tras ma­le­tas en unos ca­tres que des­pués se con­ver­ti­rían en nues­tros dor­mi­to­rios. Mi bi­ci es­tá des­ar­ma­da en 20 pie­zas y me preo­cu­pa que no sa­bré có­mo ar­mar­la de nue­vo sin que mi ma­nu­brio ter­mi­ne don­de va mi asien­to. Afor­tu­na­da­men­te, Mi­ke pres­ta es­pe­cial aten­ción a la re­vis­ta que edi­ta y ar­mar nues­tras bi­cis de­ja de ser un asun­to de los tres que de­bo re­sol­ver an­tes de em­pe­zar la ca­rre­ra a la ma­ña­na si­guien­te.

El pri­mer asun­to se pre­sen­ta a las dos de la ma­ña­na, cuan­do, des­pués de te­ner pro­ble­mas pa­ra dor­mir gra­cias a los ron­qui­dos de Mi­ke, ten­go que ir al ba­ño. Me ba­jo del ca­tre en don­de es­ta­ba y com­ple­ta­men­te a os­cu­ras lle­go al es­cu­sa­do. Ha­go mi asun­to, has­ta aho­ra to­do bien. Es en el re­gre­so cuan­do me doy cuen­ta que no ten­go idea de cuál era mi ca­mas­tro. Su­bir­me a al­guno que con­ten­ga un mountain bi­ker dor­mi­do no era op­ción. Des­pués de una ho­ra de ca­mi­nar de arri­ba pa­ra aba­jo por fin es­cu­cho los me­lo­dio­sos ron­qui­dos de Mi­ke, y si­go el so­ni­do fa­mi­liar has­ta lle­gar a mi ca­tre.

Con una ho­ra pa­ra em­pe­zar, el si­guien­te pro­ble­ma es có­mo íba­mos a fi­jar las car­tas de na­ve­ga­ción a nues­tras bi­cis. Una de las mu­chas co­sas que

di­fe­ren­cia a la fron­te­ra de Swa­zi de otras ca­rre­ras, es que es­ta es una zo­na li­bre de se­ñal de GPS. Los com­pe­ti­do­res tie­nen car­tas con di­rec­cio­nes co­mo: “en 500 me­tros gi­ra a la iz­quier­da”, y “pe­da­lea has­ta que pa­ses tres ár­bo­les y lue­go da vuel­ta a la de­re­cha en la va­ca ca­fé”. Te­ne­mos que mon­tar esas car­tas en nues­tras bi­cis, pe­ro ¿có­mo? Mi­ke re­sol­vió el pro­ble­ma muy in­ge­nio­sa­men­te con una bol­sa de plás­ti­co que me­tió en las unio­nes de la po­ten­cia de la bi­ci. El ter­cer pro­ble­ma to­ma for­ma en el desa­yuno. Mien­tras co­me­mos nues­tra ave­na, el vien­to so­pla y la llu­via co­mien­za a caer a cán­ta­ros. Mi co­ra­zón se ace­le­ra. Ro­dar en la llu­via es di­fí­cil, ha­ce frío y es res­ba­lo­so, el lo­do se me­te a to­das par­tes de tu cuer­po y es­tro­pea la ca­de­na y los cam­bios. Pe­ro, con­for­me nos ali­nea­mos pa­ra la sa­li­da, la llu­via se de­tie­ne. El cli­ma era per­fec­to.

El oro de Swa­zi

Y así, em­pie­zan los tres días más me­mo­ra­bles que he te­ni­do so­bre una bi­ci­cle­ta: 180 ki­ló­me­tros de MTB en su más pu­ra esen­cia. Nos abri­mos ca­mino so­bre los sen­de­ros de Swa­zi­land –un reino, el cual es, bueno, ma­jes­tuo­so. Aquí, en las áreas ru­ra­les, no hay ras­tros de es­trés de nin­gún ti­po. To­do lo que te­ne­mos que ha­cer es no per­der­nos, y to­man­do en cuen­ta que no po­día en­con­trar mi pro­pio ca­tre, es un re­to. Desa­rro­lla­mos un ela­bo­ra­do plan: pe­gar­nos a un gru­po de ci­clis­tas y se­guir­los, es­pe­ran­do que ellos se­pan a dón­de van. Y, a pe­sar de la fre­cuen­te in­cer­ti­dum­bre y los de­ba­tes so­bre si un lu­gar era una in­ter­sec­ción, una des­via­ción o una “y”, fe­liz­men­te pa­sa­mos a tra­vés de las mon­ta­ñas de Swa­zi, gen­til­men­te ro­dan­do por ríos, vi­llas ru­ra­les y plan­tíos. En Swa­zi­land, el oro no es­tá en una mi­na, sino en un cul­ti­vo.

Lle­ga­mos a nues­tra pri­me­ra gran su­bi­da, una cues­ta bru­tal de tres ki­ló­me­tros lla­ma­da Gog­go, des­pués, unas ve­re­das muy flui­das y di­ver­ti­das mien­tras lle­ga­mos al río en uno de esos des­cen­sos que pren­den fue­go a tu co­ra­zón.

¿Qué tan bru­tal? Mu­cho

An­dar en bi­ci, se­gún el cli­ché, es el nue­vo golf. No se ne­ce­si­ta un ana­lis­ta fi­nan­cie­ro pa­ra sa­ber que las dos rue­das es­tán vo­lan­do de los anaque­les. Es­to es por­que an­dar en bi­ci te da las mis­mas re­la­cio­nes so­cia­les y opor­tu­ni­da­des que el golf con las ven­ta­jas de una ac­ti­vi­dad fí­si­ca y tiem­po: una ro­da­da no du­ra tan­to co­mo una ron­da de golf (a me­nos que ten­gas 18 ho­yos en tus llan­tas).

Y con el cre­ci­mien­to del MTB ha ha­bi­do una ex­plo­sión de ca­rre­ras, con más de 50 ca­rre­ras de eta­pas, de tres a nue­ve días, cu­brien­do mi­les de ki­ló­me­tros a lo lar­go de Su­dá­fri­ca ca­da año. Al­gu­nas tie­nen lis­tas de es­pe­ra tan gran­des que los or­ga­ni­za­do­res han agre­ga­do más even­tos pa­ra re­sol­ver el ex­ce­so de gen­te. Y, aun así, hay trá­fi­co en las ca­rre­ras.

No en la fron­te­ra de Swa­zi, con ca­pa­ci­dad de 92 equi­pos de ri­ders, tan amis­to­sa e ín­ti­ma que los or­ga­ni­za­do­res Brett y Les­ley Foss co­no­cen a to­dos por sus nom­bres. El en­fo­que no es tan­to en los co­rre­do­res ex­pe­ri­men­ta­dos, sino en los bi­kers pro­me­dio, quie­nes son la ma­yo­ría, mu­chos de los cua­les só­lo de­ben preo­cu­par­se por an­dar en bi­ci (y no ter­mi­nar en Mo­zam­bi­que).

Otra co­sa que la fron­te­ra de Swa­zi tie­ne es que es bru­tal, de he­cho, muy bru­tal; una su­bi­da de 4.5 km en el pri­mer día con un gra­do de in­cli­na­ción de­vas­ta­dor. So­lo dos ci­clis­tas han lo­gra­do es­te as­cen­so en los 10 años de his­to­ria de es­ta ca­rre­ra. Mien­tras subo (y subo, y subo), mis pier­nas me que­man, se me aca­ba el ai­re, mi sen­ti­do del hu­mor se eva­po­ra. Y cuan­do pien­so que es­ta­mos en la ci­ma, y que la úni­ca ma­ne­ra de su­bir más es fu­man­do un po­co de ese “oro” de Swa­zi, veo otro tra­mo ha­cia arri­ba. ¿Qué dia­blos es­toy ha­cien­do? Cuan­do tu­ve la opor­tu­ni­dad de ha­cer es­ta ca­rre­ra por tres días en oc­tu­bre, la to­mé. Con unos cuan­tos días ex­tra apar­te de la ca­rre­ra, pen­sé que po­dría con­ver­tir mi pa­sión por ro­dar en una aven­tu­ra. Mien­tras subo es­ta cues­ta in­fer­nal, me pre­gun­to dón­de es­ta­ría aho­ra si no me hu­bie­ra me­ti­do en to­do es­to del MTB. Mi vi­da ha­bría si­do di­fe­ren­te, aun­que peor. Ve­rás, pa­ra mí y mi­les co­mo yo, el Mountain Bi­king es al­go que trans­for­mó nues­tras vi­das.

De pe­re­zo­so se­den­ta­rio a wom­bat cu­rio­so

Es­te es el dé­ci­mo aniver­sa­rio de la fron­te­ra de Swa­zi, el cual coin­ci­de con mis 10 años co­mo wom­bat (en in­glés: Wild Ob­ses­sed Men in Bag­gies and Trendy Socks). Los wom­bats son el equi­va­len­te a los ma­mils (en in­glés: Midd­le Aged Men in Ly­cra).

Mi via­je al sal­va­je y ob­se­sio­na­do mun­do del Mountain Bi­ke co­men­zó en 2005 cuan­do sen­tí una ex­tra­ña sen­sa­ción en mi pe­cho. “Un ata­que car­dia­co”, pen­sé, y me mal­di­je a mí mis­mo por no ha­ber ac­tua­li­za­do mi tes­ta­men­to ni ha­ber eli­mi­na­do mi his­to­rial de bús­que­da en in­ter­net.

No ha­bía te­ni­do un in­far­to, sino un ata­que de pá­ni­co que tra­jo una cri­sis exis­ten­cial, mi vi­da pa­re­cía no te­ner sen­ti­do. Era una bo­la de es­trés fue­ra de for­ma y ca­yen­do en la co­mo­di­dad de la co­mi­da fri­ta y el al­cohol. Tal vez no se me de­tu­vo el co­ra­zón esa no­che, pe­ro es­ta­ba a una ham­bur­gue­sa de dis­tan­cia. Una jun­ta con mi crea­dor es­ta­ba cer­ca si no ha­cía al­go pa­ra mo­di­fi­car mi es­ti­lo de vi­da.

“Te­nía que ha­cer al­go al res­pec­to”, pen­sé. Y fue ahí cuan­do me en­con­tré en la tien­da lo­cal de bi­ci­cle­tas, tra­tan­do de ver­me co­mo si su­pie­ra lo que es­ta­ba ha­cien­do. Pron­to me pe­ca­té de que la me­jor in­ver­sión que po­día ha­cer en mi nue­vo de­por­te fue no com­prar la bi­ci­cle­ta de fi­bra de car­bono más li­ge­ra, sino per­der pe­so. Co­men­cé a co­mer me­jor y me vol­ví más sano. Mien­tras más li­viano era, más fá­cil re­sul­ta­ba su­bir las cues­tas en bi­ci. Co­men­cé a dis­fru­tar­lo, y a es­tar mo­ti­va­do por ro­dar. En un ci­clo de au­to com­pla­ci­mien­to, mien­tras más fuer­te y del­ga­do te vuel­ves, más lo dis­fru­tas; mien­tras más lo go­zas, más pe­da­leas; mien­tras más pe­da­leas, más del­ga­do y fuer­te te vuel­ves. Co­men­cé a cro­no­me­trar mis tiem­pos y dis­tan­cias, y las subidas ya no me da­ban mie­do, sino que re­pre­sen­ta­ban un re­to. Me enamo­ré de to­do lo que tie­ne que ver con la bi­ci. El MTB se vol­vió mi te­ra­pia de dos rue­das, mi me­di­ci­na en mo­vi­mien­to.

Fit con pro­pó­si­to

Es el día fi­nal de la fron­te­ra de Swa­zi. La cues­ta in­fer­nal ha si­do con­quis­ta­da, así co­mo la su­bi­da de Phop­pa. Se­gui­mos sen­de­ros y ba­ja­mos por ve­re­das, pa­san­do so­bre puen­tes col­gan­tes y pa­sos de Jeeps. Y, fi­nal­men­te, con­quis­ta­mos una su­bi­da de tres ki­ló­me­tros has­ta el fi­nal jun­to a Ma­gu­ga Dam.

De ma­ne­ra que nos acer­ca­mos al fi­nal, mi vi­da ci­clis­ta pa­sa fren­te a mis ojos; la bi­ci me ha lle­va­do a aven­tu­ras por to­dos la­dos del país: des­de la jungla ur­ba­na de Jo­zi, has­ta los va­lles de KNZ y las be­lle­zas de Gar­den Rou­te, y Swa­zi­land, don­de res­tau­ré mi al­ma. Des­pués de ca­da ro­da­da ten­go una son­ri­sa de una mi­lla de lar­go. Gra­cias a la bi­ci, he he­cho ami­gos pa­ra to­da la vi­da. Gra­cias a la bi­ci ya no es­toy en pe­li­gro in­mi­nen­te de un ata­que al co­ra­zón, y gra­cias a la bi­ci mi cri­sis exis­ten­cial ha si­do re­em­pla­za­da por un pro­pó­si­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.