Lo atro­pe­lla­ron, ca­yó por un puen­te y so­bre­vi­vió. Da­le seguimiento a su ca­so.

Un au­to que per­dió el control en­vió a Ste­ven Arras­mith des­de el bor­de de un puen­te ha­cia el agua he­la­da.

Mens Health (Chile) - - Contents -

El río Sna­ke se­pa­ra Oregon de Idaho y yo de­bo cru­zar­lo pa­ra lle­gar al tra­ba­jo. Ese día ha­bía re­co­rri­do al­re­de­dor de tres cuar­tos del puen­te cuan­do vi un ca­mión que blo­quea­ba el ca­rril más ade­lan­te. Lo que pen­sé de in­me­dia­to es que al­guien es­ta­ba en pro­ble­mas y de­bía ayu­dar­lo. Así que me ori­llé, en­cen­dí mis in­ter­mi­ten­tes, me es­ta­cio­né a unos 20 me­tros del vehícu­lo y ba­jé de mi Jeep. Lue­go es­cu­ché un re­chi­ni­do de neu­má­ti­cos y vi una uni­dad per­der el control y em­bes­tir a mi vehícu­lo.

In­ten­té ale­jar­me, pe­ro to­do su­ce­dió muy rá­pi­do. El Jeep me gol­peó, lan­zán­do­me de ca­be­za por un cos­ta­do del puen­te. En ese ins­tan­te su­pe que cae­ría al agua. Mien­tras su­ce­día es­to, in­ten­té de­ses­pe­ra­da­men­te aga­rrar­me de la ba­rre­ra de con­cre­to y con­se­guí afe­rrar­me un se­gun­do. En ese ins­tan­te pen­sé só­lo en una co­sa: re­gre­sar a ca­sa con As­her, mi hi­jo de sie­te me­ses. A pe­sar de que per­dí el aga­rre y me pre­ci­pi­té rum­bo al río más aba­jo, com­pren­dí que es­to po­dría ha­ber sal­va­do mi vi­da, ya que me per­mi­tió po­si­cio­nar mi cuer­po de ma­ne­ra que ca­ye­ra pri­me­ro con los pies a las gé­li­das aguas

15 me­tros más aba­jo. Con­for­me iba pa­ra aba­jo, in­ten­ta­ba vol­tear a mi al­re­de­dor pa­ra man­te­ner un sen­ti­do de mi cuer­po en el es­pa­cio y mi di­rec­ción.

Más de la mi­tad de las per­so­nas que caen des­de es­ta al­tu­ra mue­ren, se­gún in­ves­ti­ga­cio­nes. “A es­ta al­tu­ra, cual­quier su­per­fi­cie –agua, pas­to o lo que sea– ac­túa co­mo con­cre­to al im­pac­to”, ex­pli­ca An­drew Sch­midt, D.O., M.P.H., di­rec­tor de me­di­ci­na en Jack­son­vi­lle Beach Ocean Res­cue.

Gol­peé el agua y, a pe­sar de la tem­pe­ra­tu­ra, sen­tí ali­vio, lo ha­bía lo­gra­do, es­ta­ba vi­vo. Lo peor que­da­ba atrás. Gi­ré la ca­be­za pa­ra bus­car la ori­lla más cer­ca­na. Soy un ve­te­rano del ejér­ci­to y he ca­za­do, pes­ca­do, acam­pa­do y he­cho sen­de­ris­mo des­de ni­ño. Esas ex­pe­rien­cias me ayu­da­ron a man­te­ner­me en cal­ma y no per­der el control, pe­ro sa­bía cuá­les eran los pe­li­gros que en­fren­ta­ba. Da­do que era una fría ma­ña­na de fi­na­les de no­viem­bre, la hi­po­ter­mia era una gra­ve ame­na­za.

Mi vi­da se­guía en ries­go, así que in­ten­té na­dar ha­cia la ori­lla.

Avan­cé unos 90 me­tros a una pe­que­ña is­la en el río. Con­for­me me acer­ca­ba a la tie­rra, no­té que la mi­tad in­fe­rior de mi pier­na iz­quier­da no se mo­vía. Me ha­bía ro­to el fé­mur (ade­más de unas cuan­tas cos­ti­llas, aun­que no lo no­ta­ba to­da­vía). Afor­tu­na­da­men­te, no es­ta­ba san­gran­do y los hue­sos no es­ta­ban ex­pues­tos. Usan­do los bra­zos y la pier­na que me que­da­ba, me arras­tré ha­cia la is­la.

La no­che an­te­rior al ac­ci­den­te, ha­bía be­sa­do a mi hi­jo an­tes de co­men­zar mi turno en el cen­tro de de­ten­ción ju­ve­nil. Le pro­me­tí que lo ve­ría en la ma­ña­na

–una pro­me­sa que te­nía pre­sen­te mien­tras in­ten­ta­ba afe­rrar­me a la tie­rra.

Des­de el islote, vol­teé ha­cia arri­ba y vi las lu­ces de una pa­tru­lla so­bre el puen­te, gri­té pi­dien­do ayu­da. Le to­mó 30 mi­nu­tos a un ofi­cial cru­zar el río y lle­gar has­ta mí pa­ra

cu­brir­me con una co­bi­ja de la­na. Mi ros­tro y mis la­bios es­ta­ban azu­les, pe­ro no me sen­tía tan mal, qui­zás de­bi­do a la se­cre­ción de adre­na­li­na.

Cin­co mi­nu­tos des­pués de que al­can­cé la ori­lla, mi pa­dre lle­gó al puen­te. Él es­tá re­gis­tra­do co­mo en­fer­me­ro y aca­ba­ba de ter­mi­nar su turno en el hos­pi­tal. Pa­só me­dia ho­ra más mien­tras ha­bla­ba con el ofi­cial y le gri­ta­ba a mi pa­pá pa­ra in­for­mar­le que me en­con­tra­ba bien, pe­ro que pro­ba­ble­men­te te­nía una pier­na ro­ta. Su­pon­go que

Sal del agua de in­me­dia­to, no asu­mas que pue­des sim­ple­men­te na­dar. “In­clu­so, un na­da­dor en bue­na for­ma fí­si­ca pue­de ex­pe­ri­men­tar un de­te­rio­ro en su ha­bi­li­dad tras só­lo 10 mi­nu­tos de na­dar en agua fría”, di­ce el doc­tor Sch­midt. El pe­so de tus pren­das mo­ja­das lo di­fi­cul­ta aún más. ¿No hay una ori­lla cer­ca? Su­je­ta al­go que flo­te y no lo suel­tes.

Pa­ra pre­ser­var el ca­lor cor­po­ral, re­mue­ve cual­quier pren­da mo­ja­da y (si pue­des) pon­te al­go se­co pa­ra blo­quear el vien­to.

in­ten­ta­ba co­mu­ni­car­me con él pa­ra man­te­ner­me dis­traí­do de lo que ha­bía su­ce­di­do. To­do el in­ci­den­te me pa­re­cía su­rrea­lis­ta. Un equi­po de bús­que­da y res­ca­te lle­gó al lu­gar even­tual­men­te. Me co­lo­ca­ron en una ta­bla y me tras­la­da­ron fue­ra de ahí. Es­ta­ba ex­haus­to pe­ro con vi­da.

Me con­du­je­ron al hos­pi­tal don­de tra­ba­ja­ba mi pa­dre, pe­ro no ha­bía un gru­po de trau­ma dis­po­ni­ble, así que una am­bu­lan­cia me lle­vó a otra clí­ni­ca, don­de me re­pa­ra­ron el fé­mur qui­rúr­gi­ca­men­te. Una barra re­em­pla­zó el hue­so da­ña­do. El do­lor era in­so­por­ta­ble, sen­tía có­mo se ten­sa­ba ca­da múscu­lo de mi pier­na.

Le doy el cré­di­to de mi re­cu­pe­ra­ción a mi pa­pá, quien me crió en so­li­ta­rio des­de que te­nía cua­tro años. Fue des­pués de que me diag­nos­ti­ca­ron leu­ce­mia que de­ci­dió es­tu­diar una ca­rre­ra en en­fer­me­ría. Cuan­do ol­vi­da­ba mi te­ra­pia de reha­bi­li­ta­ción, él me po­nía en mi si­tio, co­mo un sar­gen­to. De no ser por su en­tre­ga, ha­bría si­do fá­cil pa­ra mí pa­sar mi tiem­po de re­cu­pe­ra­ción en el so­fá. Me pre­sio­nó has­ta el lí­mi­te, aun­que fue por mi pro­pio be­ne­fi­cio.

Re­cu­pe­rar­te de un fé­mur ro­to pue­de to­mar me­ses y es un pro­ce­so len­to que te lle­va de mu­le­tas a una an­da­de­ra y lue­go a un bas­tón, has­ta que fi­nal­men­te pue­des ca­mi­nar sin ayu­da. Pe­ro gra­cias a mi pa­dre, di mis pri­me­ros pa­sos sin asis­ten­cia me­nos de dos se­ma­nas des­pués de mi per­can­ce; re­gre­sé al tra­ba­jo en ape­nas dos me­ses.

Ste­ven Arras­mith, de 34 años, vi­ve en Me­sa, Idaho. So­bre­vi­vió, qui­zá por­que de­bía cum­plir una pro­me­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.