BEN­DI­TO DE­POR­TE

Men's Health (Chile) - - Editorial - Ser­gio Ro­drí­guez Du­rán DI­REC­TOR EDI­TO­RIAL Twit­ter: @ser­ch_­ro­du Instagram: ser­ch_­ro­du Email: ser­gio.rodriguez @mhe­nes­pa­nol.net

Así lo pro­nun­ció Erick, gran ami­go mío, mi­nu­tos des­pués de la re­mon­ta­da del Bar­ce­lo­na al PSG en los oc­ta­vos de fi­nal de la UEFA Cham­pions Lea­gue. No fue un co­men­ta­rio al azar o un sín­to­ma de emo­ción tem­po­ral ni tam­po­co una adu­la­ción ex­tra al in­só­li­to 6-1 en la can­cha del Camp Nou. Sen­ci­lla­men­te un co­men­ta­rio que le na­ció del al­ma y ori­gi­nó una de esas char­las que arre­me­ten con­tra la me­mo­ria y re­vi­ven emo­cio­nes en­te­rra­das en lo más re­cón­di­to del sub­cons­cien­te.

Así fue co­mo en­tre Leo (otro ami­go con quien tam­bién vi­mos el par­ti­do), Erick y yo, co­men­za­mos a evo­car mo­men­tos don­de el de­por­te nos ha emo­cio­na­do, ha­za­ñas que en­chi­nan la piel, ges­tos que in­vi­tan a creer en la no­ble­za del es­fuer­zo, si­tua­cio­nes que en­cien­den la ca­pa­ci­dad de asom­bro y re­mon­ta­das im­pro­ba­bles que nos han he­cho vi­vir enamo­ra­dos de ese pri­mi­ti­vo ins­tin­to que es ga­nar.

Del fut­bol re­cor­da­mos las más in­me­dia­tas: aque­lla del Real Ma­drid al Atlé­ti­co en los úl­ti­mos se­gun­dos re­gla­men­ta­rios de la fi­nal en el Es­ta­dio de la Luz en Lis­boa, la no­che del 24 de ma­yo de 2014. Tam­bién, por su­pues­to, ha­bla­mos del mi­la­gro en Es­tam­bul, ese que pro­ta­go­ni­za­ron el Li­ver­pool y el AC Mi­lan en la fi­nal de la UEFA Cham­pions Lea­gue 2004-2005; lue­go re­cu­pe­ra­mos vol­te­re­tas más lo­ca­les. Mi­nu­tos des­pués aban­do­na­mos el fut pa­ra vi­si­tar otras dis­ci­pli­nas.

¿Recuerdas la fi­nal de la úl­ti­ma tem­po­ra­da en la NBA? Di­cha se­rie su­pu­so uno de los re­gre­sos más ines­pe­ra­dos

en la his­to­ria de la li­ga. Los Cle­ve­land Ca­va­liers vol­vie­ron de un 1-3 en con­tra, pa­ra ga­nar la se­rie 4-3 a los fa­vo­ri­tos, me­diá­ti­cos y es­pec­ta­cu­la­res Gol­den Sta­te Wa­rriors. ¿No te gus­ta el bás­quet? ¿Qué hay del ame­ri­cano? Bas­ta re­me­mo­rar el más re­cien­te Su­per Bowl don­de los Atlan­ta Fal­cons aplas­ta­ron du­ran­te los pri­me­ros dos cuar­tos a los New En­gland Patriots. Des­pués, cuan­do el en­cuen­tro iba 28-3, co­men­zó a es­cri­bir­se uno de los re­gre­sos más im­pre­sio­nan­tes, pues los Patriots, sin mar­gen de error, vol­tea­ron una des­ven­ta­ja sin pre­ce­den­tes.

Otras “proezas” lle­ga­ron de im­pro­vis­to: el no­caut de Julio Cé­sar Chá­vez a Mel­drick Tay­lor, aque­lla má­gi­ca no­che del 17 de mar­zo de 1990; el ma­ra­tó­ni­co en­cuen­tro en­tre Fe­de­rer y Na­dal en Wim­ble­don 2008, esa que el es­pa­ñol le ga­nó al más gran­de ju­ga­dor so­bre cés­ped. O cuan­do los Bos­ton Red Sox rom­pie­ron, des­pués de 86 años, con “la mal­di­ción del Bam­bino”, esa que ini­ció en 1920 con la ven­ta de Ba­be Ruth a los NY Yan­kees; o en ese orden de ideas, la no­che que, des­pués de 108 años, los Chica­go Cubs rom­pie­ron la úl­ti­ma gran mal­di­ción de las Gran­des Li­gas.

Si nos tras­la­da­mos a la na­ta­ción, po­dría­mos abor­dar el te­ma de Mi­chael Phelps quien, lue­go de acu­mu­lar 18 me­da­llas de oro, dos de plata y dos de bron­ce en tres edi­cio­nes dis­tin­tas de Jue­gos Olím­pi­cos, re­gre­só pa­ra im­par­tir una lec­ción fi­nal: seis pre­seas más, cuan­do el mun­do y él mis­mo lo ha­bían co­lo­ca­do en el re­ti­ro y el ol­vi­do.

Ne­ce­si­ta­ría mu­chas pá­gi­nas adi­cio­na­les pa­ra des­cri­bir epi­so­dios del ciclismo, el vo­lei­bol, el atle­tis­mo, los cla­va­dos… que me han ace­le­ra­do el co­ra­zón. Pe­ro la in­ten­ción de com­par­tir es­tas anéc­do­tas, no es pa­ra que es­tés de acuer­do con mis re­mem­bran­zas, sino pa­ra que reac­ti­ves las tu­yas y, si tie­nes unos mi­nu­tos, me es­cri­bas al­gu­na que te ha­ya mar­ca­do de por vi­da.

Y es que es­tos acon­te­ci­mien­tos de al­gu­na ma­ne­ra van

for­jan­do nues­tro cri­te­rio, en­tu­sias­mo, opi­nión e, in­clu­so, nues­tra pa­sión. Esos su­ce­sos nos fa­ci­li­tan el ejer­ci­cio de pre­sen­ciar el éxi­to, vi­sua­li­zar la gran­de­za, sen­tir­nos más fuer­tes e ima­gi­nar que tam­bién so­mos ca­pa­ces de al­go si­mi­lar. Lo an­te­rior po­dría re­so­nar me­dio­cre, pe­ro la reali­dad es que na­da tie­ne de ma­lo en pre­gun­tar­le a los triun­fa­do­res có­mo lo con­si­guie­ron; na­da tie­ne de ne­ga­ti­vo su­bir­se a los hom­bros de un gi­gan­te, con tal de acos­tum­brar­nos a la al­tu­ra y, una ma­ña­na cual­quie­ra, lle­gar a vo­lar a esa al­ti­tud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.