No arries­gues tu sa­lud

HAY UNA CRE­CIEN­TE AME­NA­ZA EN LA SA­LUD DE LOS HOM­BRES: LAS DRO­GAS QUE IN­TEN­SI­FI­CAN LA IMA­GEN Y EL DESEM­PE­ÑO (IPED, POR SUS SI­GLAS EN IN­GLÉS). VA­MOS A LLE­GAR A EX­TRE­MOS EN LA BÚS­QUE­DA DE ME­JO­RES CUER­POS Y CA­RRE­RAS, PE­RO ¿A QUÉ PRE­CIO?

Mens Health (Chile) - - Portada - POR WILL NICOLL, FO­TOS ANDY PAR­SONS

He­mos su­pe­ra­do los es­te­reo­ti­pos de los body­buil­ders y las sus­tan­cias.

VOL­VIEN­DO A 1995, to­dos po­día­mos más o me­nos iden­ti­fi­car al tí­pi­co usua­rio de esteroides dan­do vuel­tas por nues­tro gym. Era un ti­po de ta­lla des­co­mu­nal, cu­yo abul­ta­do an­te­bra­zo te con­ta­ba una ate­rra­do­ra his­to­ria de curls he­chos en la ma­dru­ga­da y me­di­ci­na ve­te­ri­na­ria. Era un hom­bre sim­ple, con ne­ce­si­da­des sim­ples, crea­do des­de la pun­ta de una je­rin­gui­lla. El ta­ma­ño era lo úni­co que le im­por­ta­ba.

Hoy, una nue­va ra­za de usua­rios de dro­gas quie­re usar tus pe­sas ru­sas; uno que ya no ga­na su suel­do co­mo ca­ma­re­ro en un frío bar de ca­rre­te­ra, ni pe­lea con los clien­tes en el es­ta­cio­na­mien­to des­pués de su turno. Es un em­plea­do mo­de­lo, con un cui­da­do jar­dín y una ca­sa bien de­co­ra­da. Es al­guien pa­ra quien las apa­rien­cias son pri­mor­dia­les, y el ta­ma­ño es só­lo una pie­za en un enor­me y com­ple­jo rom­pe­ca­be­zas de va­ni­dad e in­se­gu­ri­dad. Un hom­bre que se ha es­ca­bu­lli­do de­ba­jo del ra­dar (tan­to de los mé­di­cos, co­mo de las au­to­ri­da­des de sa­lud) mien­tras to­ma un coc­tel avan­za­do de sus­tan­cias, que si­len­cio­sa­men­te in­ge­nie­ri­zan su cuerpo. Él quie­re unos bí­ceps más gran­des, ab­do­men más plano, una men­te más agu­da y se­xo más du­ra­de­ro. En po­cas pa­la­bras, él desea to­do eso, y es­tá lis­to pa­ra au­to­me­di­car­se.

Es­te es el hom­bre que Men’s Health des­cu­brió cuando tu­vo ac­ce­so ex­clu­si­vo a la Encuesta Glo­bal de Dro­gas, la cual pro­vee el es­tu­dio más de­ta­lla­do de es­te ti­po de sus­tan­cias que los hom­bres fu­ma­ron, es­ni­fa­ron y tra­ga­ron en 2014-2015. Es­te ti­po tra­ba­ja en tu ofi­ci­na; jue­ga con­ti­go en las cas­ca­ri­tas de fut­bol; in­clu­so po­drías ser tú.

Bien­ve­ni­do a la ge­ne­ra­ción IPED

IPED ha­ce re­fe­ren­cia a to­da una nue­va cla­se de sus­tan­cias que es­tán en bo­ga. Es una com­ple­ja ca­te­go­ría de píl­do­ras y ja­ra­bes que cam­bian tu ré­gi­men de ejer­ci­cios fí­si­cos y vi­da se­xual. Lle­ga­ron a las ofi­ci­nas, la ca­sa y los gim­na­sios es­con­di­dos en la re­ta­guar­dia de la psi­quia­tría es­ta­dou­ni­den­se y, en al­gu­na oca­sión, a tra­vés de la pro­pia Ru­ta de la Se­da. Es­tas dro­gas es­tán di­se­ña­das pa­ra dar­nos un ca­mino –al­gu­nas ve­ces men­tal, fí­si­co o se­xual. És­tas van des­de las píl­do­ras de ven­ta li­bre que te apor­tan ener­gía to­da la no­che, has­ta los es­ti­mu­lan­tes prohi­bi­dos co­mo Ep­he­dra, o los tam­bién lla­ma­dos “que­ma­do­res de gra­sa”, co­mo el pes­ti­ci­da DNP (o 2.4-Di­ni­trop­he­nol), úl­ti­ma­men­te co­no­ci­do por sus po­ten­cia­les efec­tos se­cun­da­rios mor­ta­les.

Nues­tros mo­ti­vos pa­ra usar IPED son muy fí­si­cos. Es­te año, el 52.4% de quie­nes uti­li- za­ron IPEDs, di­je­ron que lo hi­cie­ron prin­ci­pal­men­te pa­ra ga­nar múscu­lo. Me­jo­rar la au­to­es­ti­ma era la prio­ri­dad del 20.5% de los hom­bres en­cues­ta­dos. Un nú­me­ro ca­si idén­ti­co –so­bre el 20% de no­so­tros– to­ma IPED co­mo ra­zón pa­ra per­der pe­so. Sin em­bar­go, los nor­te­ame­ri­ca­nos tien­den a to­mar es­ti­mu­lan­tes pa­ra me­jo­rar su ren­di­mien­to. Nos arries­ga­mos a to­do –des­de ma­reos le­ves has­ta la muer­te– en nues­tra bús­que­da de la me­jo­ra fí­si­ca.

Los IPED más in­fa­mes son los esteroides anabó­li­cos, y he­mos vis­to un re­cien­te re­pun­te en su uso. Se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do en Reino Uni­do, cer­ca del 2% de los hom­bres ad­mi­te que los han pro­ba­do de al­gu­na ma­ne­ra en un mo­men­to de su vi­da, mien­tras que el 0.8% to­mó dro­gas a lo lar­go del úl­ti­mo año. Es­to sig­ni­fi­ca que los bri­tá­ni­cos usan un 25% más esteroides que los ame­ri­ca­nos y un 32.5% más que los del res­to del mun­do.

El mer­ca­do arrin­co­na­do

Co­mo el doc­tor Adam Wins­tock, psi­quia­tra ex­per­to en adic­cio­nes y fun­da­dor de la Encuesta Glo­bal de Dro­gas ex­pli­ca, los esteroides anabó­li­cos to­da­vía son un gran ne­go­cio. Sus usua­rios van des­de “los atle­tas de éli­te y los adic­tos al gim­na­sio, has­ta jó­ve­nes que ne­ce­si­tan in­flar­se pa­ra ir a la pla­ya, o pa­ra es­tar en el top de tiem­pos de sus equi­pos”. Pe­ro los anabó­li­cos só­lo son una par­te del panorama. La encuesta mues­tra que, a pe­sar del re­cien­te re­na­ci­mien­to de los esteroides, los hom­bres tie­nen una idea cla­ra, en cuan­to al em­pleo de sus­tan­cias de body­buil­ding. “Más y más gen­te es­tá ex­plo­ran­do en la web pa­ra co­no­cer más so­bre las ver­sio­nes sin­té­ti­cas de

las sus­tan­cias na­tu­ra­les, co­mo la hor­mo­na del cre­ci­mien­to pa­ra ayu­dar en la pér­di­da de pe­so”.

Las ob­ser­va­cio­nes de Wins­tock con­cuer­dan con los re­sul­ta­dos de la in­ves­ti­ga­ción. Só­lo el 0.4% de los hom­bres ad­mi­tió usar dro­gas co­mo la píl­do­ra anabó­li­ca Fi­nas­te­ri­de, mien­tras que la mis­ma pro­por­ción re­co­no­ce to­mar do­sis de hor­mo­na del cre­ci­mien­to. Los miem­bros de la ge­ne­ra­ción IPED han su­pe­ra­do los es­te­reo­ti­pos de los fi­si­co­cul­tu­ris­tas y las sus­tan­cias que se les aso­cian, op­tan­do por otras com­ple­jas mez­clas que ven en la red. Co­mo Mar­tin Chand­ler, in­ves­ti­ga­dor de fár­ma­cos pa­ra la me­jo­ra del hom­bre ex­pli­ca, “la in­dus­tria de los su­ple­men­tos le­ga­les ha es­ta­lla­do e in­cor­po­ra­do mu­cho del ar­got usa­do en el en­tre­na­mien­to de pe­so ‘se­rio’, muy de­li­be­ra­da­men­te con un bran­ding muy bien desa­rro­lla­do”.

En otras pa­la­bras, la jer­ga de los usua­rios de esteroides es­tá sien­do usa­da pa­ra ven­der nue­vos pro­duc­tos on­li­ne. Co­mo Chand­ler aña­de, “vas a ver la pa­la­bra ‘stack’ (api­lar) en mu­chos em­pa­ques. Es­to es por­que los clien­tes de esteroides ‘api­lan’ sus dro­gas pa­ra con­tra­rres­tar los efec­tos se­cun­da­rios de unas con otras, y los esteroides son vistos co­mo una ayu­da muy efec­ti­va en los en­tre­na­mien­tos.

In­ter­net ha ha­bi­li­ta­do a la ge­ne­ra­ción

IPED. Ya no tie­nes que bus­car a un dis­tri­bui­dor ha­blán­do­le a “ese ti­po” en el ves­ti­dor.

Es­tás a unos po­cos clics de or­de­nar dro­gas de al­te­ra­ción cor­po­ral, co­mo la bro­caí­na, y no to­das ellas son le­ga­les. De he­cho, los ca­rri­tos del 75% de los hom­bres que com­pran on­li­ne, es­tán re­ple­tos de sus­tan­cias ile­ga­les. Cer­ca del 39% de los que ad­quie­ren dro­gas aña­den pro­duc­tos quí­mi­cos de in­ves­ti­ga­ción a sus com­pras –in­clu­yen­do aque­llos co­no­ci­dos co­mo “sa­les de ba­ño”. Nun­ca sa­bre­mos ne­ce­sa­ria­men­te qué dro­gas fue­ron com­pra­das por su ver­da­de­ro va­lor y cuá­les por pu­ra mer­ca­do­tec­nia, co­mo Chand­ler aña­de: “siem­pre ha­brá al­guien que to­ma su en­tre­na­mien­to con mu­cha for­ma­li­dad. Si quie­ren con­se­guir sus­tan­cias más se­rias, pue­den aho­ra en­con­trar­las más fá­cil­men­te en in­ter­net”. Y ellos son mu­chos más de los que nun­ca fue­ron. Co­mo el doc­tor Wins­tock di­ce, pa­re­ce­mos co­mo una na­ción que es­tá in­ten­tan­do “re­vi­go­ri­zar­se hun­dien­do los im­pul­sos se­xua­les y las creen­cias en uno mis­mo”, y eso es un po­co tris­te.

La fa­bri­ca­ción de un hom­bre

La apa­rien­cia fí­si­ca que ves, es só­lo la se­gun­da prio­ri­dad en nues­tra ato­lon­dra­da ob­se­sión por el se­xo. Los hom­bres to­man un mon­tón de enal­te­ce­do­res de se­xo –es­pe­cí­fi­ca­men­te Via­gra, en con­cre­to, un ma­si­vo 6.1% de los hom­bres en­cues­ta­dos. In­clu­so ven­cen a los que to­man quí­mi­cos pa­ra

per­der pe­so o cre­cer múscu­lo. In­gie­ren las píl­do­ras azu­les por­que te­men los efec­tos en su vi­da amo­ro­sa: al 23.3% les preo­cu­pa que los IPEDs pue­dan in­ter­fe­rir con su fun­ción se­xual. Es­tá cla­ro des­de los da­tos que que­re­mos ren­dir, en to­dos los sen­ti­dos.

Los hom­bres to­da­vía se man­tie­nen co­mo cria­tu­ras de há­bi­tos. Nues­tro uso del re­for­za­dor de la con­cen­tra­ción Mo­da­fi­nil, es­tá to­da­vía eclip­sa­do por la fe en los in­cre­men­ta­do­res de la vie­ja es­cue­la. La ca­feí­na es uno de los IPED le­ga­les, y ha­ce una fuer­te apa­ri­ción es­te año en la Encuesta Na­cio­nal de Dro­gas, con un 54% de los en­cues­ta­dos que afir­ma­ron usar be­bi­das ener­gé­ti­cas, y el 9.7% de los hom­bres to­man es­ta dro­ga di­rec­ta­men­te en ta­ble­tas. Y ya sea con una li­cen­cia­tu­ra o un pos­gra­do –nues­tro ni­vel de edu­ca­ción es sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su­pe­rior a la me­dia glo­bal, dán­do­le de fren­te al mi­to de que el uso de es­tas sus­tan­cias es só­lo pa­ra los bue­nos pa­ra na­da y pe­re­zo­sos– el hom­bre IPED apa­re­ce pa­ra ser un fe­nó­meno úni­co, más ri­co, edu­ca­do y ab­sor­to que la me­dia mun­dial.

To­mar un Red Bull pue­de ser só­lo un po­co más ex­tre­mo que un ex­pres­so do­ble por la ma­ña­na, pe­ro no es ne­ce­sa­rio de­cir que el enor­me nú­me­ro de po­ten­cia­les pro­ble­mas de sa­lud li­ga­dos a los irre­gu­la­ri­za­dos, in­con­tro­la­dos e ile­ga­les IPEDs es enor­me. Un gran ries­go que ro­dea el nue­vo pai­sa­je. “Es­ta­mos ha­blan­do de un bes­tial nú­me­ro de dro­gas, que pue­den di­ri­gir a sus nue­vos usua­rios a en­fren­tar una gran can­ti­dad de com­pli­ca­cio­nes de sa­lud”, co­men­ta Wins­tock. Ade­más de la con­trac­ción tes­ti­cu­lar o la atro­fia que es­tán su­frien­do los usua­rios de esteroides, y el cre­ci­mien­to de las glán­du­las ma­ma­rias mas­cu­li­nas a lo que el es­tu­dio de­mos­tró que le te­men, hay mu­chos más ries­gos del día a día aso­cia­dos con

los IPED. “Po­dría ir des­de la dis­fun­ción eréc­til, has­ta su­frir un in­far­to”, aña­de el es­pe­cia­lis­ta. “Muchas de es­tas dro­gas to­da­vía es­tán sin tes­tar. No es sor­pren­den­te que la mez­cla de los quí­mi­cos de in­ves­ti­ga­ción con al­cohol, por ejem­plo, sean los res­pon­sa­bles de la ma­yo­ría de las hos­pi­ta­li­za­cio­nes”. De he­cho, la can­ti­dad de in­gre­sos a las clínicas por la in­ges­tión de quí­mi­cos en los úl­ti­mos 12 me­ses es ma­yor que las del al­cohol, la co­caí­na y la ke­ta­mi­na, com­bi­na­das.

Exis­ten al me­nos al­gu­nas se­ña­les de que los hom­bres es­ta­mos to­man­do de­ci­sio­nes po­si­ti­vas cuando se tra­ta del uso de dro­gas. Son más se­gu­ros cuando fu­man can­na­bis, pre­fi­rien­do el can­na­bis pu­ro a la mez­cla con ta­ba­co. So­la­men­te el 59.6% fu­ma can­na­bis con ta­ba­co, con­tra el 71% que lo ha­ce pu­ro.

To­da­vía es­ta­mos de­ter­mi­nan­do qué dro­gas se to­man con ba­se en la apa­rien­cia. Es­tá cla­ro que el uso de dro­gas, se­gún la Encuesta Glo­bal de Dro­ga de 2015, es un po­co di­fe­ren­te a las píl­do­ras he­do­nis­tas de 15 dó­la­res de los años 90, o el pol­vo de co­caí­na de los 2000. Sí, to­da­vía in­ge­ri­mos más dro­gas re­crea­cio­na­les, pe­ro don­de el Reino Uni­do, por ejem­plo, tie­ne li­de­raz­go, es en el con­su­mo de lo que pro­me­te ha­cer­nos ver me­jor, pen­sar más rá­pi­do y ren­dir más tiem­po. El hom­bre IPED sien­te una presión real pa­ra ver­se de cier­ta ma­ne­ra, y su uso prag­má­ti­co pa­ra cual­quier re­cur­so a su al­can­ce pa­ra lo­grar su ob­je­ti­vo es un ca­mino na­tu­ral, pe­ro no cuen­ta el da­ño que se le es­tá ha­cien­do por den­tro. El de­seo de cam­biar y las he­rra­mien­tas pro­por­cio­na­das en es­tas pá­gi­nas, si­guen sien­do la me­jor ayu­da pa­ra fa­vo­re­cer tu ren­di­mien­to.

El Via­gra pue­de ayu­dar, pe­ro no a la au­to­es­ti­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.