Ac­ce­de a tus re­ser­vas de ener­gía

¿CÓ­MO PUE­DES AC­CE­DER A TUS RE­SER­VAS DE ENER­GÍA Y SE­GUIR ADE­LAN­TE CUANDO LOS DE­MÁS YA HAN RE­NUN­CIA­DO? LA NUE­VA PSI­CO­LO­GÍA DEL MÁ­XI­MO REN­DI­MIEN­TO EX­PLI­CA EL PO­DER DE LA MEN­TE SO­BRE LOS MÚSCU­LOS.

Mens Health (Chile) - - News - POR JO­NAH LEHRER FO­TOS DY­LAN COUL­TER

Co­no­ce las es­tra­te­gias men­ta­les que te per­mi­ti­rán li­be­rar to­do tu po­ten­cial ener­gé­ti­co.

KARL MELTZER HA­BÍA CO­RRI­DO MÁS DE 2,000 KI­LÓ­ME­TROS

EN EL SENDERO DE LOS APALACHES an­tes de si­quie­ra con­tem­plar ren­dir­se. Se en­con­tra­ba en me­dio de un bos­que cer­ca de McA­fee Knob en Vir­gi­nia. Ha­bía acam­pa­do en el sendero la no­che an­te­rior, pe­ro se le­van­tó sin­tién­do­se ex­haus­to, y la idea de co­rrer otros 80 ki­ló­me­tros le pe­sa­ba. Lle­va­ba ya un mes co­rrien­do más de dos ma­ra­to­nes por día. En su tra­yec­to ha­bía vi­si­ta­do las Mon­ta­ñas Blancas en New Ham­ps­hi­re y los jar­di­nes de pie­dra en Pennsyl­va­nia. “Era una de esas ma­ña­nas en las que mi cuerpo sim­ple­men­te no que­ría fun­cio­nar”, di­ce. “No te­nía na­da de ener­gía”. Aun así, par­tió a so­las an­tes del ama­ne­cer. Que­ría rom­per el ré­cord de ve­lo­ci­dad a tra­vés de es­te fa­mo­so sendero –3,524 ki­ló­me­tros en me­nos de 46 días–.

Por ello no po­día dar­se el lu­jo de des­can­sar, ni si­quie­ra una ma­ña­na. No lle­gó muy le­jos. Des­pués de unos cuan­tos ki­ló­me­tros, el ago­ta­mien­to se apo­de­ró de él. Se re­cos­tó so­bre la tie­rra y se que­dó dor­mi­do. No fue una sies­ta muy lar­ga, “¿20 mi­nu­tos, qui­zá?”, di­ce Meltzer, pe­ro le dio la fuer­za que ne­ce­si­ta­ba pa­ra lle­gar has­ta la ca­mio­ne­ta de apo­yo que lo es­pe­ra­ba unos ki­ló­me­tros más ade­lan­te. Ahí ha­bía una bol­sa de dor­mir y un col­chón es­pe­rán­do­lo. Se des­per­tó tres ho­ras más tar­de y aún se sen­tía dé­bil. Es­ta­ba can­sa­do de co­mer em­pa­re­da­dos de cre­ma de ma­ní y mer­me­la­da, ade­más de li­diar con las ga­rra­pa­tas. Meltzer se que­dó re­cos­ta­do den­tro de la van y co­men­zó a du­dar si se­ría ca­paz de ter­mi­nar. “Cuando tus múscu­los es­tán he­chos pol­vo co­mien­zas a pre­gun­tar­te, ‘¿por qué es­toy ha­cien­do es­to?, ¿cuál es el pun­to?’”. Aun­que con­si­guió re­co­rrer 27 ki­ló­me­tros más esa tar­de, des­pués de co­mer me­dio li­tro de helado y al­go de po­llo fri­to, co­lap­só en su ca­ma an­tes de las 7 p.m. Fue el día más du­ro que pa­só en el sendero.

La ma­ña­na si­guien­te no fue mu­cho más sen­ci­lla. “Te­nía un hu­mor muy ma­lo”, se­ña­la. “Eran las 5 a.m., lle­va­ba al­gu­nos ki­ló­me­tros y no me sen­tía con áni­mo”. Meltzer ha­bía in­ten­ta­do rom­per el ré­cord en dos oca­sio­nes, y no lo ha­bía con­se­gui­do. Qui­zá sim­ple­men­te no era ca­paz. Con 48 años, pro­ba­ble­men­te era de­ma­sia­do vie­jo. Tal vez no te­nía lo que ha­cía fal­ta. “Es­ta­ba te­nien­do to­dos es­tos pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos, so­bre lo fa­ti­ga­do que me en­con­tra­ba y lo mu­cho que me fal­ta­ba por re­co­rrer”, apun­ta. “Fran­ca­men­te, con­ti­nuar me pa­re­cía im­po­si­ble”.

APRINCIPIOS DE LA DÉ­CA­DA DE 1920, el fi­sió­lo­go ga­na­dor del Pre­mio No­bel, Ar­chi­bald Hill, y sus co­le­gas co­men­za­ron a co­rrer al­re­de­dor de una pis­ta de pas­to mien­tras ex­ha­la­ban so­bre bol­sas de te­la plas­ti­fi­ca­das ata­das a sus es­pal­das. El ob­je­ti­vo era me­dir el con­su­mo de oxí­geno a dis­tin­tas ve­lo­ci­da­des.

Fue en es­te pun­to que Hill, un buen co­rre­dor de me­dias dis­tan­cias, des­cu­brió que co­rrer crea una “deu­da de oxí­geno”, es­to de­bi­do a que los múscu­los pi­den más oxí­geno que el que los pul­mo­nes pue­den pro­veer. Aun­que el or­ga­nis­mo in­ten­ta com­pen­sar es­ta deu­da –es por eso que la res­pi­ra­ción y el rit­mo car­dia­co in­cre­men­tan– nun­ca es su­fi­cien­te. Cuando co­rres rá­pi­do, le es­tás ne­gan­do a tu cuerpo el ai­re que ne­ce­si­ta pa­ra crear ener­gía.

Hill com­pren­dió que es­ta deu­da de oxí­geno ge­ne­ra gran­des con­se­cuen­cias. Con ba­se en al­gu­nos ex­pe­ri­men­tos pre­vios rea­li­za­dos en pa­tas de ra­nas por Fre­de­rick Hop­kins (otro ga­na­dor del Pre­mio No­bel) y por el fi­sió­lo­go Walter Flet­cher, Hill con­clu­yó que los múscu­los que se ven for­za­dos a ge­ne­rar ener­gía sin con­tar con oxí­geno su­fi­cien­te, pro­du­cen un de­ri­va­do tó­xi­co: áci­do lác­ti­co. Si los múscu­los con­ti­núan con­tra­yén­do­se, el áci­do se acu­mu­la en las cé­lu­las, cau­san­do una sen­sa­ción de ar­dor.

Es­te pro­ce­so quí­mi­co li­mi­ta el ren­di­mien­to. No im­por­ta cuán de­ter­mi­na­do es­tés a se­guir ade­lan­te, el áci­do siem­pre ga­na. En su dis­cur­so de agra­de­ci­mien­to por el No­bel, Hill lo de­jó cla­ro: “al fi­nal del día, el múscu­lo es un me­ca­nis­mo quí­mi­co”, di­jo. “Si fué­ra­mos cons­cien­tes de to­dos los even­tos quí­mi­cos que tie­nen lu­gar, sa­bría­mos to­do lo ne­ce­sa­rio so­bre la má­qui­na que es­ta­mos es­tu­dian­do”.

La in­fluen­cia de los des­cu­bri­mien­tos de Hill es in­du­da­ble y su ex­pli­ca­ción quí­mi­ca del ren­di­mien­to atlé­ti­co for­ma par­te de in­con­ta­bles li­bros cien­tí­fi­cos. Con el tiem­po, el áci­do lác­ti­co se con­vir­tió en el chi­vo ex­pia­to­rio de los aman­tes del fit­ness y los co­men­ta­ris­tas. Cuando tu cuerpo se rin­de o sien­tes do­lor al día si­guien­te de un en­tre­na­mien­to, el sos­pe­cho­so siem­pre es es­te com­pues­to. El áci­do lác­ti­co se ro­ba tu ener­gía y ha­ce que tu cuerpo se de­ten­ga aun­que tu men­te quie­ra con­ti­nuar.

Al pa­re­cer, eso es lo que en­fren­ta­ba Meltzer en aque­lla ma­ña­na en el Sendero de los Apalaches. Aun­que ha­bía ga­na­do más ca­rre­ras de trail de 160 ki­ló­me­tros que cual­quier otro co­rre­dor en el mun­do, no po­día es­ca­par de las le­yes de la quí­mi­ca. Des­pués de re­co­rrer más de 1,500 ki­ló­me­tros sin to­mar­se un so­lo día de des­can­so, sus múscu­los eran co­mo ge­la­ti­na ácida. Es por eso que ter­mi­nó dor­mi­do so­bre la tie­rra. Pe­ro lo in­tere­san­te es es­to: Karl Meltzer no se de­tu­vo. Si­guió ade­lan­te.

CO­NO­CÍ A HOL­DEN MA­CRAE, PH.D., pro­fe­sor de me­di­ci­na del de­por­te en Pep­per­di­ne Uni­ver­sity, en un cen­tro co­mer­cial en Ma­li­bú, Ca­li­for­nia. Ma­cRae tie­ne 61 años pe­ro su cuerpo, magro y atlé­ti­co, es una mues­tra de su in­te­rés en el ren­di­mien­to fí­si­co. Cuando Ma­cRae ha­bla so­bre sus in­ves­ti­ga­cio­nes, las cua­les han trans­for­ma­do la cien­cia de la ener­gía, siem­pre men­cio­na su apli­ca­ción en el de­por­te que prac­ti­ca, el ci­clis­mo de mon­ta­ña. “Es par­te de la prue­ba”, co­men­ta. “¿Pue­do usar es­tas ideas pa­ra com­pren­der y me­jo­rar mi pro­pio ren­di­mien­to?”.

Cuando Ma­cRae co­men­za­ba co­mo cien­tí­fi­co, rea­li­zan­do ex­pe­ri­men­tos con atle­tas en el la­bo­ra­to­rio de Ti­mothy Noa­kes, mé­di­co de la Uni­ver­si­dad de Ca­pe Town, pa­re­cía que to­do se ha­bía des­cu­bier­to en la cien­cia de la ener­gía hu­ma­na. El ren­di­mien­to má­xi­mo era cues­tión de ase­gu­rar el ade­cua­do trans­por­te de oxí­geno y evi­tar la acu­mu­la­ción de áci­do lác­ti­co por tan­to tiem­po co­mo fue­ra po­si­ble. Es por eso que los en­tre­na­do­res se ob­se­sio­na­ron con las es­ta­dís­ti­cas, in­clu­yen­do el VO2 máx, una me­di­da de la can­ti­dad má­xi­ma de oxí­geno que pue­de ser con­su­mi­da y uti­li­za­da por un atle­ta. De acuer­do con es­te mo­de­lo, los fe­nó­me­nos de la re­sis­ten­cia co­mo Lan­ce Arms­trong –con su VO2 máx de 84, al­re­de­dor de 46% más ele­va­do que lo nor­mal– de­ben su éxi­to a sus muy efi­cien­tes sis­te­mas car­dio­vas­cu­la­res. No se que­da­ban sin ener­gía por­que sus múscu­los no ter­mi­na­ban sin oxí­geno.

No pa­só mu­cho tiem­po an­tes de que Ma­cRae se die­ra cuen­ta de que el pa­ra­dig­ma exis­ten­te era de­ma­sia­do sim­pli­fi­ca­do. To­ma el um­bral de lac­ta­to, por ejem­plo. Es el pun­to quí­mi­co a par­tir del cual los ni­ve­les de áci­do lác­ti­co se in­cre­men­tan rá­pi­da­men­te y los múscu­los de­jan de fun­cio­nar. Ma­cRae con­clu­yó que el um­bral era has­ta cier­to pun­to una ilu­sión es­ta­dís­ti­ca, el re­sul­ta­do de la in­ca­pa­ci­dad de los cien­tí­fi­cos pa­ra re­co­lec­tar su­fi­cien­tes mues­tras de san­gre du­ran­te los en­tre­na­mien­tos más di­fí­ci­les. “La teo­ría de­cía que una vez que pa­sa­bas de dos a cua­tro mi­li­mo­les de lac­ta­to, em­pe­za­bas a sen­tir­te muy fa­ti­ga­do”, se­ña­la, ci­tan­do la me­di­ción es­tán­dar de áci­do lác­ti­co en la san­gre. “Pe­ro en­con­tra­mos que si mi­des los ni­ve­les de lac­ta­to en per­so­nas que es­tán com­pi­tien­do en me­dios ma­ra­to­nes o ca­rre­ras lar­gas de ci­clis­mo, sus ni­ve­les de lac­ta­to pue­den lle­gar a seis o sie­te mi­li­mo­les y su ren­di­mien­to no se ve afec­ta­do. Si di­ces que la acu­mu­la­ción de lac­ta­to ha­ce que se de­ten­gan, en­ton­ces esos ni­ve­les de­be­rían con­du­cir a una in­ca­pa­ci­dad de con­traer los múscu­los. Pe­ro eso no es lo que vi­mos. Los atle­tas con­ti­nua­ban con fuer­za”.

¿Có­mo era po­si­ble eso? Una de las pri­me­ras pis­tas vie­ne de las in­ves­ti­ga­cio­nes de Hå­kan Wes­ter­blad del Ka­ro­lins­ka Ins­ti­tu­te en Sue­cia. A me­dia­dos de los años 90, Wes­ter­blad co­men­zó a usar múscu­los de ra­to­nes pa­ra re­pli­car las prue­bas rea­li­za­das en ra­nas por Fre­de­rick Hop­kins y que lo lle­va­ron a cul­par, jun­to con Ar­chi­bald Hill, al áci­do lác­ti­co por las fa­llas mus­cu­la­res. Wes­ter­blad hi­zo otro cam­bio cru­cial al ex­pe­ri­men­to. En vez de efec­tuar las prue­bas a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te, las reali­zó a la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral de los roe­do­res, al­re­de­dor de 25 gra­dos más. Es­te de­ta­lle lo cam­bió to­do: los múscu­los con­ti­nua­ron fun­cio­nan­do in­clu­so cuando es­ta­ban sa­tu­ra­dos con áci­do. Re­cien­te­men­te, los cien­tí­fi­cos han mos­tra­do que el áci­do lác­ti­co pue­de, de he­cho, be­ne­fi­ciar a los múscu­los fa­ti­ga­dos, fa­ci­li­tan­do la con­trac­ción de las cé­lu­las. El com­pues­to que so­lía ro­bar­se nues­tra ener­gía aho­ra era con­si­de­ra­do una sus­tan­cia pa­ra me­jo­rar el ren­di­mien­to en la li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca.

La re­fu­ta­ción más gran­de del mo­de­lo quí­mi­co de Hill no re­quie­re de un la­bo­ra­to­rio. En muchas com­pe­ten­cias, los atle­tas sue­len ex­pe­ri­men­tar un fe­nó­meno co­no­ci­do co­mo el es­truen­do fi­nal, un im­pul­so que su­ce­de jus­ta­men­te du­ran­te el mo­men­to de ma­yor fa­ti­ga. Di­cho es­ta­lli­do es una ca­rac­te­rís­ti­ca de­fi­ni­to­ria de al­gu­nos de los mo­men­tos más icó­ni­cos del de­por­te, ya sea Le­bron Ja­mes per­si­guien­do a An­dre Iguo­da­la en el jue­go sie­te de las fi­na­les de la NBA o Mo Fa­rah, cu­yos úl­ti­mos 100 me­tros en la fi­nal de 10,000 me­tros en los Jue­gos Olím­pi­cos de

Río fue­ron cua­tro se­gun­dos más rá­pi­dos que sus pri­me­ros 100. En lo que res­pec­ta al mo­de­lo quí­mi­co, es­tos es­truen­dos plan­tean una pa­ra­do­ja ya que los atle­tas fa­ti­ga­dos de­be­rían co­lap­sar, no ace­le­rar.

Es­te fe­nó­meno lle­vó a Ma­cRae y al doc­tor Noa­kes, jun­to con otros cien­tí­fi­cos re­ne­ga­dos, a con­cluir que la cien­cia del ren­di­mien­to atlé­ti­co era erró­nea. “Du­ran­te ca­si 100 años, a las per­so­nas les han di­cho que se can­san por­que sus múscu­los es­tán fa­ti­ga­dos”, es­cri­bió Noa­kes. “Eso pue­de leer­se en los li­bros so­bre fi­sio­lo­gía del ejer­ci­cio y en­tre­na­mien­to fí­si­co. Es­tu­dian­tes de to­do el mun­do si­guen apren­dien­do es­to, a pe­sar de que no es cier­to”. Pe­ro, si el áci­do en tus múscu­los no te es­tá ha­cien­do ba­jar el rit­mo, ¿qué es lo que te ha­ce creer que no tie­nes ener­gía?, ¿qué te de­tie­ne?

Pa­ra Ma­cRae, la res­pues­ta es sim­ple: “lo que te fre­na es­tá aquí arri­ba”, di­ce mien­tras apun­ta a su ca­be­za. “To­do es­tá en­tre tus ore­jas”. Con­si­de­ra el es­ta­lli­do fi­nal. De acuer­do con Ma­cRae, es una prue­ba de que los atle­tas tie­nen unas re­ser­vas sor­pren­den­tes. “La ma­yo­ría de las per­so­nas no ac­ce­de a esa re­ser­va”, di­ce. “Nos asus­ta el re­to. Si en ver­dad quie­res com­pren­der a los de­por­tis­tas de al­to ren­di­mien­to, de­bes es­tu­diar esa re­ser­va. De­bes pre­gun­tar­te: ¿có­mo ac­ce­do a ello?, ¿có­mo pro­gra­mo mi ce­re­bro de ma­ne­ra que pue­da ren­dir al má­xi­mo?”.

Es­te es el di­le­ma con el que es­ta­ba li­dian­do Karl Meltzer en ese bos­que de Vir­gi­nia. No im­por­ta­ba cuán­tas ca­lo­rías con­su­mía o cuán­tos Red Bull be­bía; su cuerpo no te­nía ener­gía. Pe­ro cuando co­men­zó a pen­sar en su fa­mi­lia, en el apo­yo que su es­po­sa y su pa­dre le ha­bían brin­da­do a lo lar­go del sendero, se dio cuen­ta de que de­bía cam­biar su ac­ti­tud. “Só­lo me di­je a mí mis­mo, ‘Karl, de­bes apa­gar el in­te­rrup­tor de la ne­ga­ti­vi­dad’”, ex­pli­ca. “‘Vi­nis­te aquí pa­ra te­ner éxi­to. Cá­lla­te y haz­lo’. Eso es lo que desea­ba es­cu­char. En ese mo­men­to com­pren­dí que no ne­ce­si­ta­ba de­te­ner­me”. Meltzer co­rrió más de 80 ki­ló­me­tros ese día, ter­mi­nan­do los úl­ti­mos en la os­cu­ri­dad, de­jan­do que la lin­ter­na en su ca­be­za le mos­tra­ra el ca­mino.

TI­MOTHY NOA­KES, M.D., AHO­RA UN PRO­FE­SOR EMÉ­RI­TO de la Uni­ver­si­dad de Ca­pe Town, se in­tere­só por la ener­gía hu­ma­na cuando de­ci­dió co­rrer el Com­ra­des Ma­rat­hon de Su­dá­fri­ca, una ca­rre­ra de 86 ki­ló­me­tros. En su ter­cer in­ten­to, el doc­tor Noa­kes se to­pó con una ba­rre­ra psi­co­ló­gi­ca: aún le fal­ta­ban 20 ki­ló­me­tros pa­ra ter­mi­nar cuando sus múscu­los co­men­za­ron a re­be­lar­se. “Se ha­bían que­da­do sin ener­gía y los te­ji­dos co­nec­ti­vos se es­ta­ban des­ha­cien­do”. Pen­só en re­ti­rar­se de la ca­rre­ra, pe­ro gra­cias a los es­pec­ta­do­res que se en­con­tra­ban a lo lar­go de la ru­ta ob­tu­vo la ener­gía que re­que­ría pa­ra con­ti­nuar. Las pa­la­bras de alien­to lo im­pul­sa­ron.

Es­ta ex­pe­rien­cia le lle­vó a in­tere­sar­se por el as­pec­to psi­co­ló­gi­co de la ener­gía. Cuando se en­fren­ta­ba a esos úl­ti­mos ki­ló­me­tros, no fue una be­bi­da azu­ca­ra­da lo que lo sal­vó, ni un bre­ve des­can­so pa­ra re­cu­pe­rar al­go de oxí­geno. Fue la pre­sen­cia de los afi­cio­na­dos. Se tra­tó de al­go que la quí­mi­ca no pue­de ex­pli­car.

Le to­mó va­rias dé­ca­das de in­ves­ti­ga­ción, pe­ro even­tual­men­te el mé­di­co desa­rro­lla­ría una teo­ría de la re­gu­la­ción de ener­gía que lla­ma “el go­bierno cen­tral”. En esen­cia, el go­bierno cen­tral es una se­cuen­cia de co­man­dos en tu ce­re­bro que con­tro­la tu ren­di­mien­to fí­si­co, ge­ne­ran­do un sen­ti­mien­to de fa­ti­ga pa­ra pre­ser­var tu cuerpo. Mien­tras que Hill pen­sa­ba que los ni­ve­les de ener­gía del or­ga­nis­mo se re­du­cían a las le­yes de la quí­mi­ca, Noa­kes ar­gu­men­ta­ba que la reali­dad era mu­cho más com­ple­ja que eso y que tu idea de la can­ti­dad de ener­gía que tie­nes es una cons­truc­ción men­tal ba­sa­da en una gran can­ti­dad de va­ria­bles, des­de la tem­pe­ra­tu­ra de la piel has­ta los gri­tos de alien­to de la mul­ti­tud. “No in­ten­to de­cir que lo que su­ce­de fi­sio­ló­gi­ca­men­te en los múscu­los sea irre­le­van­te”, es­cri­bió. “Lo que digo es que lo que su­ce­de fi­sio­ló­gi­ca­men­te en los múscu­los no es lo que cau­sa fa­ti­ga”.

Co­mo evi­den­cia, el doc­tor Noa­kes ci­ta sus es­tu­dios en ci­clis­tas du­ran­te una prue­ba de 100 ki­ló­me­tros. Cuando se en­con­tra­ban en me­dio de un sprint, él en­con­tró una re­duc­ción con­ti­nua en la ac­ti­vi­dad eléc­tri­ca de sus cuá­dri­ceps. Es­to su­gie­re que el ce­re­bro es­ta­ba re­du­cien­do el nú­me­ro de fi­bras mus­cu­la­res que in­ten­ta­ba ac­ti­var; el go­bierno cen­tral es­ta­ba apa­gan­do el sis­te­ma pro­gre­si­va­men­te. Mien­tras que los ci­clis­tas pen­sa­ban que sus pier­nas se que­da­ban sin ener­gía, la reali­dad es que sus ce­re­bros ha­bían de­ja­do de pe­dir­le a sus cuá­dri­ceps que se con­tra­je­ran.

El gran re­to pa­ra los atle­tas es, en­ton­ces, re­pro­gra­mar al go­bierno cen­tral, en­tre­nar a la men­te pa­ra ob­te­ner más del cuerpo. Co­mo se­ña­la Noa­kes, en la par­te fi­nal de un ma­ra­tón, só­lo un ter­cio de las fi­bras mus­cu­la­res en las pier­nas es­tán ac­ti­vas. Ade­más, los ni­ve­les de ATP –la mo­lé­cu­la usa­da pa­ra trans­por­tar ener­gía den­tro de las cé­lu­las– ca­si nun­ca caen por de­ba­jo del 60 a 80 por cien­to de su va­lor en re­po­so. Es­to su­gie­re que aún te­ne­mos bas­tan­te ener­gía. Es úni­ca­men­te que el go­bierno cen­tral es de­ma­sia­do lis­to co­mo pa­ra usar­la.

La bue­na no­ti­cia es que los cien­tí­fi­cos han desa­rro­lla­do tru­cos y tra­ta­mien­tos que pue­des usar pa­ra in­cre­men­tar tu per­cep­ción de ener­gía y te­ner un me­jor ren­di­mien­to. Al­gu­nos son sim­ples, co­mo en­friar tu piel du­ran­te el ejer­ci­cio (tu ce­re­bro mi­de el es­fuer­zo al mo­ni­to­rear los cam­bios en la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral, así que un cuerpo más fres­co lle­va a un ni­vel me­nor de es­fuer­zo per­ci­bi­do). Otros in­vo­lu­cran brin­dar in­for­ma­ción en­ga­ño­sa a los atle­tas so­bre su ren­di­mien­to, al­te­ran­do un cro­nó­me­tro u odó­me­tro, o ha­cien­do que com­pi­tan con­tra un ren­di­mien­to pre­vio que fue me­jo­ra­do su­til­men­te.

Tu ce­re­bro tam­bién pue­de ser in­fluen­cia­do por se­ña­les mo­ti­va­cio­na­les. En un es­tu­dio re­cien­te, in­ves­ti­ga­do­res de Ban­gor Uni­ver­sity pi­die­ron a los par­ti­ci­pan­tes que pe­da­lea­ran has­ta el can­san­cio, man­te­nien­do una in­ten­si­dad de 65 por cien­to de su po­ten­cia má­xi­ma por tan­to tiem­po co­mo pu­die­ran. Mien­tras es­ta­ban su­dan­do, los cien­tí­fi­cos les pre­sen­ta­ron una de dos imá­ge­nes, una ca­ra son­rien­te y otra con el ce­ño frun­ci­do, du­ran­te 16 mi­li­se­gun­dos, un tiem­po de­ma­sia­do bre­ve pa­ra ge­ne­rar con­cien­cia. A pe­sar de que los atle­tas no per­ci­bían las imá­ge­nes cons­cien­te­men­te, aque­llos que fue­ron ex­pues­tos a la ca­ra son­rien­te per­ma­ne­cie­ron en la bi­ci­cle­ta por 178 se­gun­dos más o 12 por cien­to más tiem­po. La ima­gen les hi­zo per­ci­bir el es­fuer­zo co­mo más sen­ci­llo, así que pu­die­ron se­guir ade­lan­te du­ran­te más tiem­po.

Y lue­go es­tán los tra­ta­mien­tos quí­mi­cos. Brin­dar ace­ta­mi­no­feno a los atle­tas an­tes de una ca­rre­ra ha­ce que avan­cen con ma­yor ra­pi­dez, ya que es­te com­pues­to ador­me­ce al go­bierno cen­tral. Una va­rie­dad de es­ti­mu­lan­tes, des­de las an­fe­ta­mi­nas has­ta la ca­feí­na, tie­ne un efec­to si­mi­lar. Da­do que la ener­gía es un es­ta­do men­tal, des­per­tar tu ce­re­bro pue­de ha­cer­te me­nos sen­si­ble al es­ta­do de fa­ti­ga de tu cuerpo.

FRE­CUEN­TE­MEN­TE TE RIN­DES CON TU CUERPO POR­QUE CREES QUE ÉS­TE SE HA REN­DI­DO CON­TI­GO. De­sa­for­tu­na­da­men­te, lo opues­to tam­bién es cier­to: rea­li­zar una prue­ba cog­ni­ti­va de­man­dan­te an­tes de en­tre­nar pue­de im­pac­tar drás­ti­ca­men­te la re­sis­ten­cia. Re­sul­ta in­tere­san­te tam­bién que mu­chos de es­tos tra­ta­mien­tos fun­cio­nan co­mo pla­ce­bo. En otras pa­la­bras, los en­tre­na­do­res no ne­ce­si­tan brin­dar­le es­ti­mu­lan­tes o anal­gé­si­cos a los atle­tas pa­ra me­jo­rar su desem­pe­ño; só­lo de­ben con­ven­cer­los de que se los brin­da­ron. En un es­tu­dio, en­jua­gar las bo­cas de un gru­po de ci­clis­tas de re­sis­ten­cia con una be­bi­da azu­ca­ra­da los ayu­dó a avan­zar más rá­pi­do aun­que no la tra­ga­ran. In­ves­ti­ga­cio­nes sub­se­cuen­tes mos­tra­ron que el en­jua­gue en­cen­día las re­gio­nes de re­com­pen­sa del ce­re­bro, ha­cién­do­le creer que ha­bían con­su­mi­do esas ca­lo­rías.

La pre­gun­ta, por su­pues­to, es có­mo pue­des tra­du­cir es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes en un me­jor ren­di­mien­to. Sa­ber que la ener­gía es en gran me­di­da un es­ta­do men­tal es una co­sa, pe­ro no sen­tir­te can­sa­do de ma­ne­ra que no ten­gas que de­te­ner­te es otra muy dis­tin­ta. Karl Meltzer no tie­ne to­das las res­pues­tas. “Lle­vo 20 años di­cien­do que to­do es­tá en tu ca­be­za”, di­ce. “Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que lo en­tien­do”.

LO LLA­MAN LA BES­TIA. Pa­ra los nue­vos ca­de­tes en West Point, La Bes­tia es el en­tre­na­mien­to bá­si­co; su ar­dua in­tro­duc­ción a la vi­da mi­li­tar. Un día tí­pi­co du­ran­te La Bes­tia co­mien­za a os­cu­ras, con un lla­ma­do en la ma­dru­ga­da, se­gui­do de 90 mi­nu­tos de ca­rre­ra y ejer­ci­cios de ca­lis­te­nia. Lue­go un ba­ño y un desa­yuno rá­pi­do, ade­más de to­da la ma­ña­na de lec­cio­nes en un sa­lón de cla­ses. Des­pués del al­muer­zo, es ho­ra de en­tre­nar. Ahí los ca­de­tes apren­den a ar­mar y dis­pa­rar sus M4, a mar­char en for­ma­ción y su­pe­rar cir­cui­tos de obs­tácu­los. Las tar­des son pa­ra ta­reas y al­go lla­ma­do “atle­tis­mo en ma­sa”. Las lu­ces se apa­gan a me­dia­no­che.

Es­ta de­man­dan­te ru­ti­na du­ra seis se­ma­nas y cul­mi­na con al­go co­no­ci­do co­mo la mar­cha de los gra­dua­dos, una caminata de 20 ki­ló­me­tros en el ca­lor de agos­to car­gan­do una pe­sa­da ma­le­ta. “El en­tre­na­mien­to bá­si­co es­tá di­se­ña­do pa­ra es­tre­sar a los ca­de­tes”, apun­ta Mi­ke Matt­hews, Ph.D., de West Point, quien es pro­fe­sor de psi­co­lo­gía de la in­ge­nie­ría. “Te­ne­mos seis se­ma­nas pa­ra con­ver­tir­los en sol­da­dos. Eso sig­ni­fi­ca en­se­ñar­les que son más fuer­tes de lo que creen”.

Es fá­cil per­der de vis­ta la sor­pren­den­te na­tu­ra­le­za de es­ta trans­for­ma­ción. An­tes de pre­sen­tar­se en West Point, los ca­de­tes eran ado­les­cen­tes tí­pi­cos. Des­per­ta­ban tar­de, ma­ta­ban el tiem­po con jue­gos de vi­deo y te­nían pro­ble­mas pa­ra com­ple­tar 50 la­gar­ti­jas. Pe­ro en mes y me­dio, la aca­de­mia mo­di­fi­ca su go­bierno cen­tral. Los ca­de­tes son ca­pa­ces de com­ple­tar prue­bas de re­sis­ten­cia que unas se­ma­nas an­tes les ha­brían pa­re­ci­do inima­gi­na­bles.

El ejér­ci­to con­si­gue es­to ha­cien­do én­fa­sis en el as­pec­to men­tal del ren­di­mien­to. Las par­tes más di­fí­ci­les de la bes­tia –co­mo las lar­gas mar­chas o dor­mir a so­las en el bos­que con el uni­for­me mo­ja­do– son pre­sen­ta­das co­mo prue­bas de vo­lun­tad y co­ra­je. Na­te Zins­ser, Ph.D., di­rec­tor del pro­gra­ma de psi­co­lo­gía del ren­di­mien­to de West Point, es el en­car­ga­do de en­tre­nar a los ca­de­tes en los prin­ci­pios psi­co­ló­gi­cos del al­to ren­di­mien­to. “Las per­so­nas creen que sim­ple­men­te se tra­ta de ha­cer más co­sas en el gim­na­sio”, di­ce. “Pe­ro la par­te más di­fí­cil sue­le ser cam­biar la for­ma en la que pien­sas so­bre ti mis­mo. Cuando las co­sas se po­nen du­ras, lo que te li­mi­ta a fin de cuen­tas no es tu cuerpo, sino la voz en tu ca­be­za que te di­ce que no pue­des ha­cer­lo”.

Zins­ser cuen­ta la his­to­ria de Dan Brow­ne, el pri­mer ca­de­te de West Point en co­rrer una mi­lla en me­nos de cua­tro mi­nu­tos. Pa­ra pre­pa­rar­se pa­ra la ca­rre­ra, Na­te le pi­dió que rea­li­za­ra un ejer­ci­cio de re­la­ja­ción, se­gui­do de otro de vi­sua­li­za­ción guia­da en el que Brow­ne re­co­rría la mi­lla com­ple­ta en su ca­be­za. “Que­ría que pen­sa­ra en la for­ma en que reac­cio­na­ría cuando sus pier­nas co­men­za­ran a pe­sar­le y se sin­tie­ra fa­ti­ga­do”, di­ce Zins­ser. “¿Se di­rá a sí mis­mo que se en­cuen­tra en pro­ble­mas, o di­rá ‘pue­do con es­to, pue­do con es­to, só­lo de­bo re­sis­tir’?”. En su ejer­ci­cio de ima­gi­na­ción, Brow­ne ter­mi­nó la mi­lla en 3:58. Dos días más tar­de, cuando se en­fren­tó a la pis­ta de ver­dad, ter­mi­nó pre­ci­sa­men­te en ese tiem­po.

El ejér­ci­to se to­ma la psi­co­lo­gía del de­por­te muy en se­rio. Es­to obe­de­ce a una sim­ple ra­zón: co­mo apun­ta Zins­ser, ca­da sol­da­do es un “atle­ta tác­ti­co”, for­za­do a al­can­zar sus lí­mi­tes fí­si­cos en el cam­po de

ba­ta­lla. Pa­ra los sol­da­dos, re­unir ener­gía no es úni­ca­men­te cues­tión de ter­mi­nar en pri­me­ro o se­gun­do lu­gar, pue­de ser la di­fe­ren­cia en­tre la vi­da y la muer­te. En años re­cien­tes, el ejér­ci­to ha im­ple­men­ta­do el en­tre­na­mien­to en psi­co­lo­gía del de­por­te de Zins­ser en 20 ba­ses a ni­vel glo­bal, in­clu­yén­do­lo en el pro­gra­ma de más de 40 mil sol­da­dos.

¿Qué po­de­mos apren­der el res­to de no­so­tros de West Point? En pri­mer lu­gar, es­tá la im­por­tan­cia de ha­cer que el ejer­ci­cio sea una prác­ti­ca so­cial. No im­por­ta si es en un box de Cross­Fit o un club de co­rre­do­res, es más pro­ba­ble que te em­pu­jes pa­ra al­can­zar tus lí­mi­tes si es­tás ro­dea­do de per­so­nas que es­tán ha­cien­do lo mis­mo. Eso es por­que tu go­bierno cen­tral no só­lo mo­ni­to­rea el as­pec­to quí­mi­co y me­cá­ni­co de tus múscu­los, tam­bién si­gue con aten­ción a los atle­tas que te ro­dean.

La se­gun­da lec­ción in­vo­lu­cra cam­biar la for­ma en que los ca­de­tes pien­san so­bre la fa­ti­ga. “Si ellos con­si­guen dor­mir por seis ho­ras, se tra­ta de un lo­gro sor­pren­den­te”, co­men­ta Zins­ser. “Y re­sul­ta sen­ci­llo sen­tir ese ago­ta­mien­to y sim­ple­men­te de­cir, ‘no pue­do más’”. Pe­ro West Point les en­se­ña a ir más allá del ago­ta­mien­to y ob­te­ner más de sus cuer­pos. “Pue­do ha­blar­les so­bre la psi­co­lo­gía, so­bre la for­ma en que sus pen­sa­mien­tos de­ter­mi­nan lo que sus múscu­los pue­den ha­cer”, di­ce. “Pe­ro es me­jor que lo ex­pe­ri­men­ten ellos mis­mos. Ne­ce­si­tan su pro­pia na­rra­ti­va de ‘fue un in­fierno pe­ro lo su­pe­ré’”.

Por otro la­do, el cam­bio del mo­de­lo de ener­gía quí­mi­ca al de ener­gía psi­co­ló­gi­ca es li­be­ra­dor ya que sig­ni­fi­ca que pue­des su­pe­rar tus lí­mi­tes fí­si­cos co­no­ci­dos. Tus múscu­los son más fuer­tes de lo que crees. Pe­ro eso tam­bién sig­ni­fi­ca que eres res­pon­sa­ble por tus pro­pios fra­ca­sos atlé­ti­cos. Fre­cuen­te­men­te te rin­des con tu cuerpo por­que crees que és­te se ha ren­di­do con­ti­go. Sin em­bar­go, la cien­cia su­gie­re que las per­so­nas tien­den a ma­lin­ter­pre­tar a sus pro­pios or­ga­nis­mos, ca­si siem­pre hay una re­ser­va ex­tra de com­bus­ti­ble en el tan­que. ¿Sa­ber

que la fa­ti­ga es só­lo un sen­ti­mien­to la ha­ce me­nos real? Pro­ba­ble­men­te no. Pe­ro te ofre­ce la po­si­bi­li­dad de lu­char con­tra el go­bierno cen­tral y en­con­trar un dis­cur­so que te per­mi­ta ac­ce­der a tus re­ser­vas se­cre­tas de ener­gía.

Co­mo Karl Meltzer sue­le re­cor­dar­se a sí mis­mo: “no siem­pre se po­ne peor”.

EL ÚL­TI­MO DÍA DE MELTZER EN el Sendero de los Apalaches co­men­zó, co­mo ya era cos­tum­bre, con una ta­za de ca­fé con cre­ma es­pe­sa be­bi­do en la os­cu­ri­dad. Ya ha­bía pa­sa­do 45 días en el sendero y no que­ría dor­mir de nue­vo en su van. El úni­co pro­ble­ma era que la me­ta se en­con­tra­ba a 136 ki­ló­me­tros. Le to­mó 23 ho­ras co­rrien­do de for­ma inin­te­rrum­pi­da, pe­ro con­si­guió cu­brir esa dis­tan­cia y, en un fi­nal épi­co, al­can­zó Sprin­ger Moun­tain a las 3:38 a.m. Ha­bía ro­to el ré­cord es­ta­ble­ci­do por Scott Ju­rek por ca­si me­dio día. Meltzer ce­le­bró con una piz­za fría y una cer­ve­za ca­lien­te. Cuando le pre­gun­té por qué se ha­bía plan­tea­do co­rrer el sendero más rá­pi­do que cual­quier otra per­so­na, es­pe­ra­ba que me brin­da­ra al­gu­na re­fle­xión so­bre el po­ten­cial hu­mano. Pe­ro Meltzer no es nin­gún fi­ló­so­fo. “La reali­dad es que ha­go es­tas co­sas pa­ra ha­blar so­bre ellas más tar­de”, di­ce. “Cuan­to más rá­pi­do avan­ces, más pron­to se ter­mi­na to­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.