In­clu­ye a tus hi­jos en el en­tre­na­mien­to y te ase­gu­ra­rás de que se con­vier­tan en per­so­nas sa­lu­da­bles.

Mens Health (Chile) - - News - Por Pai­ge Car­lot­ti | Ilus­tra­cio­nes por Ra­mi Nie­mi

Pa­ra ba­jar de pe­so tie­nes que ha­cer cam­bios im­por­tan­tes. Qui­zá tu fa­mi­lia sea la ins­pi­ra­ción que ne­ce­si­tas pa­ra te­ner éxi­to.

Se­guir el rit­mo a tus hi­jos pue­de ser di­fí­cil.

Pre­gún­ta­le a Ch­ris­tian Biz­zot­to. Es el pa­dre or­gu­llo­so de Mi­lla Star Biz­zo­to, la com­pe­ti­do­ra más jo­ven en Battle-Frog Ex­tre­me de 24 ho­ras, una ca­rre­ra de obs­tácu­los muy de­man­dan­te di­se­ña­da por los SEALs de la Ma­ri­na. Biz­zot­to, de 38 años, es­tá ahí jun­to a su hi­ja, cu­bier­ta de lo­do, mien­tras cru­zan la me­ta jun­tos. Y no es­ta­mos ha­blan­do de la com­pe­ten­cia pa­ra niños. A sus 10 años, Mi­lla co­rre con adul­tos y le ga­na a la ma­yo­ría.

Ha­ce ape­nas ocho años, Biz­zot­to no po­día ha­ber so­ña­do con acep­tar tal re­to. Cuando Mi­lla era be­bé, un ac­ci­den­te de mo­to­ci­cle­ta lo de­jó con la es­pal­da ro­ta, un dis­co her­nia­do, un pie y una mano ro­tos y -una vez que pu­do vol­ver a mo­ver­se–, un co­ra­zón des­tro­za­do. Su es­po­sa lo aban­do­nó en cuan­to se re­cu­pe­ró.

“Es­ta­ba ro­to en to­do el sen­ti­do de la pa­la­bra”, co­men­ta Biz­zot­to. Sa­bía que ne­ce­si­ta­ba ha­cer un cam­bio. “Te­nía a una hi­ja que me ad­mi­ra­ba co­mo si fue­ra un su­per­hé­roe. Pe­ro pa­ra mí, yo no era na­da”, re­cuer­da. “No era nin­gu­na de las co­sas que pro­ba­ble­men­te veía cuando mi­ra­ba a su pa­pá”.

Biz­zot­to co­men­zó a cam­biar su die­ta de co­mi­da rá­pi­da, re­fres­co, dul­ces, pa­pas fri­tas y ce­rea­les ri­cos en azú­car. Aho­ra be­be agua cuando tie­ne sed y co­me so­bre to­do hue­vos or­gá­ni­cos, agua­ca­tes, nue­ces, ka­le y es­pi­na­ca.

Su via­je hacia el acon­di­cio­na­mien­to co­men­zó de ma­ne­ra sen­ci­lla: co­rrien­do en­tre dos bo­tes de ba­su­ra en la pla­ya. Pri­me­ro es­ta­ban se­pa­ra­dos a 15 me­tros de dis­tan­cia, lue­go a 30, des­pués a 150 y pos­te­rior­men­te a dos ki­ló­me­tros. Con el tiem­po lo­gró co­rrer 20 ki­ló­me­tros “por di­ver­sión”. Aho­ra, con 50 ki­los me­nos, Biz­zot­to es co­pro­pie­ta­rio de Fo­cu­sed Mo­ve­ment Aca­demy, un lu­gar de en­tre­na­mien­to en Mia­mi. Las am­bi­cio­nes de Mi­lla lo man­tie­nen con fuer­za.

Ir al gim­na­sio con un amigo pue­de du­pli­car la du­ra­ción de tu en­tre­na­mien­to, se­gún una in­ves­ti­ga­ción del Es­ta­do de Mi­chi­gan. Pa­ra la fa­mi­lia Biz­zot­to, el tiem­po se cua­dru­pli­ca.

“Prac­ti­car lo que pre­di­cas lo es to­do”, afir­ma Sean Garner, en­tre­na­dor en Ana­tomy at 1220 en Mia­mi, y pa­dre de dos hi­jos. No pue­des de­cir­les a ellos que co­man sano y lue­go de­jar que te vean atas­cán­do­te de piz­za y cer­ve­za ca­da fin de se­ma­na. “Te es­tán mi­ran­do, te des cuen­ta o no”, ase­gu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.