Tips pa­ra com­ba­tir el en­ve­je­ci­mien­to, cor­te­sía de Tim Fe­rriss.

TIM FE­RRISS, AU­TOR DE TOOLS OF TI­TANS Y CREA­DOR DE THE TIM FE­RRISS SHOW (TIM.BLOG/ POD­CAST), RE­VE­LA SU PLAN DE PRO­TEC­CIÓN CON­TRA EL EN­VE­JE­CI­MIEN­TO.

Mens Health (Chile) - - News -

En Si­li­con Va­lley pue­des ob­ser­var a muchas per­so­nas que prue­ban con cual­quier co­sa pa­ra com­ba­tir el en­ve­je­ci­mien­to. Yo no veo a la de­ca­den­cia co­mo al­go inevi­ta­ble. Pue­des a) Ha­cer co­sas pa­ra pro­te­ger tu cuerpo, o b) In­ter­pre­tar el pa­pel de víc­ti­ma. Las si­guien­tes recomendaciones son un re­fle­jo de las lec­cio­nes, in­ves­ti­ga­cio­nes y apli­ca­cio­nes en la vi­da real que he re­co­pi­la­do de los cien­tí­fi­cos, doc­to­res y en­tre­na­do­res ex­per­tos en com­ba­tir los efec­tos de la edad. Pe­ro an­tes de con­ti­nuar, re­cuer­da que no soy mé­di­co ni in­ter­pre­to a uno en la te­le­vi­sión. A mi for­ma de ver­lo, per­ma­ne­cer jo­ven se tra­ta de pro­te­ger tu ce­re­bro, tus ar­ti­cu­la­cio­nes y tu fuer­za, las co­sas que tien­den a de­cli­nar con el pa­so del tiem­po y que tie­nen un im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en tu ca­li­dad de vi­da.

Pa­ra la sa­lud del ce­re­bro, com­bino una die­ta ce­to­gé­ni­ca (un plan ba­jo en car­bohi­dra­tos que ha­ce én­fa­sis en las gra­sas die­té­ti­cas pa­ra es­ti­mu­lar la ce­to­sis, un es­ta­do de que­ma de gra­sa) con ayuno pa­ra au­men­tar la au­to­fa­gia, el pro­ce­so de lim­pie­za ce­lu­lar. Nues­tras cé­lu­las se de­bi­li­tan con la edad, pe­ro la au­to­fa­gia in­cre­men­ta du­ran­te la ce­to­sis y se am­pli­fi­ca con el ayuno. Muchas de mis ideas so­bre es­to úl­ti­mo y la die­ta ce­to­gé­ni­ca es­tán in­fluen­cia­das por Do­mi­nic D’An­gos­tino, Ph.D., un ex­per­to en far­ma­co­lo­gía mo­le­cu­lar y fi­sio­lo­gía de la

Uni­ver­sity of South Flo­ri­da. Un gran be­ne­fi­cio del ayuno, di­ce: “es que si no tie­nes cán­cer y rea­li­zas un ayuno te­ra­péu­ti­co dos o tres ve­ces por año, po­drías pur­gar cual­quier cé­lu­la pre­can­ce­ro­sa que se en­cuen­tre en tu cuerpo”. D’Agos­tino su­gie­re un ayuno de cin­co días, dos o tres ve­ces por año. Ac­tual­men­te in­ten­to no pro­bar ali­men­to du­ran­te tres días ca­da mes y ca­da tri­mes­tre lo ha­go por cin­co a sie­te días.

La des­truc­ción del cuerpo pro­duc­to de la ve­jez sue­le ser el re­sul­ta­do de la sar­co­pe­nia o pér­di­da mus­cu­lar. Mu­cha de la in­fle­xi­bi­li­dad que ge­ne­ra do­lor y dis­ca­pa­ci­dad es, de he­cho, cau­sa­da por de­fi­cien­cias de mo­vi­li­dad. Es por eso que tien­do a con­cen­trar­me en la ac­ti­vi­dad de la co­lum­na ver­te­bral, así co­mo en la de los to­bi­llos y las ro­di­llas.

Los si­guien­tes mo­vi­mien­tos en par­ti­cu­lar son fun­da­men­ta­les en mi ru­ti­na: sen­ta­di­llas con pe­so so­bre la ca­be­za con muy bue­na téc­ni­ca (es más di­fí­cil con man­cuer­nas que con una ba­rra), el curl Jef­fer­son (un es­ti­ra­mien­to que em­plea una pe­sa ru­sa), el puen­te to­rá­ci­co con los pies ele­va­dos y ejer­ci­cios en un plano in­cli­na­do

(ve “Cin­co co­sas en mi ra­dar” más aba­jo). Eric Or­ton, un co­rre­dor de ul­tra­dis­tan­cias, fue quien me pre­sen­tó el plano in­cli­na­do. Ayu­da con los pro­ble­mas de pies, in­clu­yen­do el ar­co y to­bi­llo, que en el pa­sa­do me han pro­vo­ca­do do­lor de pier­nas y ca­de­ras, lo que sig­ni­fi­ca que tam­bién me pro­te­ge pa­ra el fu­tu­ro. Des­pués de to­do, creo que só­lo eres tan vie­jo co­mo se sien­ten tus ar­ti­cu­la­cio­nes.

Es im­por­tan­te en­ten­der que com­ba­tir el en­ve­je­ci­mien­to no es com­pli­ca­do. Lo di­fí­cil es re­co­no­cer las áreas en que eres vul­ne­ra­ble, de­ter­mi­nar los ries­gos y crear un plan que pue­das se­guir de for­ma con­sis­ten­te pa­ra ase­gu­rar­te de lle­var la vi­da que quie­res por tan­to tiem­po co­mo sea po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.