TO­DO EM­PIE­ZA Y TO­DO TER­MI­NA

Mens Health (Chile) - - Editorial -

Lo que no sa­be­mos es cuán­do. Y esa in­cer­ti­dum­bre es el jue­go en sí

mis­mo. Lo que ocu­rre en­tre un ini­cio y un fin, cual­quie­ra que és­te sea, es la esen­cia de lo que so­mos. Ha­blo de un tra­ba­jo, de una amis­tad, una re­la­ción sen­ti­men­tal, un en­tre­na­mien­to, un via­je, un con­cier­to, una com­pe­ten­cia, una lla­ma­da, un en­cuen­tro, un pro­yec­to… de la vi­da mis­ma. Las co­sas co­mien­zan y con­clu­yen; es una ley inal­te­ra­ble. No exis­te lo eterno, lo in­tac­to, lo in­des­truc­ti­ble ni lo in­mor­tal. Eso lo in­ven­ta­mos no­so­tros. Lo hi­ci­mos pa­ra dar­le mé­ri­to a lo va­lio­so o pa­ra jus­ti­fi­car nues­tros erro­res y fal­ta de arro­jo.

Pen­sa­mos en lo per­pe­tuo pa­ra pre­miar al­go que me­re­ce un re­co­no­ci­mien­to enor­me; pe­ro tam­bién con­tem­pla­mos lo in­mor­tal cuando, des­pués de ac­tuar con ti­bie­za, cree­mos que ten­dre­mos opor­tu­ni­da­des inago­ta­bles. Nin­guno

de los es­ce­na­rios es real. Lo úni­co tan­gi­ble es el par­pa­deo en­tre el arran­que y el cie­rre; en­tre el prin­ci­pio y el desen­la­ce. La vi­da eter­na es una pro­me­sa de al­gu­nas re­li­gio­nes, mien­tras que en otras co­rrien­tes fi­lo­só­fi­cas, co­mo el exis­ten­cia­lis­mo, no hay pró­rro­ga. Lo cier­to es que no hay for­ma de com­pro­bar nin­gu­na de las dos creen­cias, así que la que de­ci­das pri­vi­le­giar es­tá bien, siem­pre y cuando le des el jus­to va­lor al par­pa­deo men­cio­na­do.

Es­to vie­ne a cuen­to por­que, a que­rer o no, eres par­te de es­te jue­go. Siem­pre es­tás co­men­zan­do al­go y, con­ti­nua­men­te, ce­rran­do ci­clos o des­pi­dién­do­te de co­sas, per­so­nas, ideas, mo­men­tos, sen­sa­cio­nes… El te­mor ge­ne­ra an­sie­dad. La con­fian­za pro­vo­ca bie­nes­tar. Tú de­ci­des de qué la­do de la can­cha quie­res es­tar. Más allá de eso, hay po­co que es­té ba­jo tu con­trol.

El ejem­plo de­por­ti­vo

Co­mo to­do lo in­ten­to ex­pli­car con de­por­te, pen­se­mos en­ton­ces en lo

ocu­rri­do las úl­ti­mas se­ma­nas. Ro­ger Fe­de­rer le­van­tó su dé­ci­mo no­veno tro­feo de Grand Slam. La ges­ta se an­to­ja im­bo­rra­ble y aun­que es cier­to que den­tro de mu­chos años al­guien men­cio­na­rá su nom­bre en los de­ba­tes

so­bre quién fue el me­jor, Su Ma­jes­tad es­tá pró­xi­mo a re­ti­rar­se, in­de­pen­dien­te­men­te de que lo quie­ra o no. Ma­ña­na (es­tos ren­glo­nes los es­cri­bo

en vier­nes), Usain Bolt co­rre­rá su

úl­ti­ma ca­rre­ra co­mo pro­fe­sio­nal. La emo­ción en­tre los fa­ná­ti­cos es al­tí­si­ma. Mi­llo­nes de per­so­nas sa­ben quién es Bolt y de dón­de vie­ne, pe­ro has­ta el hom­bre más rá­pi­do del pla­ne­ta tie­ne que acep­tar que to­do se ex­tin­gue. Es­ta mis­ma se­ma­na, en la re­dac­ción, he­mos es­ta­do ha­blan­do so­bre el exor­bi­tan­te fi­cha­je de Ney­mar al PSG. Lo ha­cía­mos pa­ra bro­mear con al­gu­nos acon­te­ci­mien­tos pro­pios de la ofi­ci­na, pe­ro tam­bién por­que, en oca­sio­nes, hay que cam­biar la seguridad, la cer­te­za o la co­mo­di­dad de ju­gar en el Bar­ce­lo­na, a cos­ta de en­con­trar nues­tro ta­len­to ab­so­lu­to. Ney­mar di­jo que “la vi­da de un de­por­tis­ta se mue­ve por desafíos”. Yo digo que no só­lo la de los de­por­tis­tas. Mien­tras tan­to, hay quie­nes lo apo­yan y otros lo cri­ti­can. Yo eli­jo pen­sar que, más allá de los 222 mi­llo­nes de eu­ros, hay un chi­co que to­ma de­ci­sio­nes pen­san­do en su amor a la pe­lo­ta; que exis­ten per­so­nas que to­man de­ci­sio­nes pen­san­do en su pa­sión.

De­di­ca­da a Juan­fra, a Víc­tor y a to­do mi equi­po que es­ta se­ma­na me en­se­ñó es­to.

Ser­gio Ro­drí­guez Durán DI­REC­TOR EDITORIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.