Lo que de­bes ha­cer, y lo que no, al vo­lar

Pa­ra ayu­dar­te a evi­tar un in­ci­den­te in­ter­na­cio­nal, pla­ti­ca­mos con dos au­xi­lia­res de vue­lo (lla­mé­mos­los Fer­nan­da y Da­niel con tal de man­te­ner el ano­ni­ma­to), quie­nes nos re­ve­la­ron al­gu­nos se­cre­tos.

Mens Health (Chile) - - Editorial - POR CH­RIS­TI­NE FLAMMIA / ILUS­TRA­CIO­NES RA­MI NIEMI

Las más­ca­ras sal­van vi­das

La des­com­pre­sión de la ca­bi­na pue­de no­quear­te. “Una vez que la más­ca­ra de oxí­geno apa­re­ce, tie­nes al­re­de­dor de 30 se­gun­dos pa­ra po­nér­te­la, de­pen­dien­do de fac­to­res co­mo la al­ti­tud”, di­ce Fer­nan­da. “No su­ce­de con fre­cuen­cia, pe­ro es im­por­tan­te que no ig­no­res las ins­truc­cio­nes de se­gu­ri­dad”.

Acep­ta­mos pro­pi­nas

“Se su­po­ne que de­be­mos re­cha­zar­las una vez, des­pués de eso po­de­mos acep­tar­las”, se­ña­la Da­niel. “En los vue­los rum­bo a Las Ve­gas, don­de to­dos los pa­sa­je­ros es­tán be­bien­do, una pro­pi­na pue­de ga­ran­ti­zar que re­ci­bas el me­jor ser­vi­cio”, se­gún Fer­nan­da. Só­lo sé dis­cre­to.

Le te­me­mos a los pies

“Los pa­sa­je­ros y el staff sue­len tro­pe­zar­se fre­cuen­te­men­te. He vis­to ojos mo­ra­dos, per­so­nas que pier­den los dien­tes e in­clu­so bra­zos ro­tos”, apun­ta Da­niel. Blo­quear el pa­si­llo con tus pier­nas es mo­les­to y pe­li­gro­so. No ocu­pes más es­pa­cio que el ne­ce­sa­rio. ¿De­bes apa­gar tu te­lé­fono?

“Lo ne­ga­ré des­pués, pe­ro to­do el mun­do usa su ce­lu­lar has­ta el des­pe­gue, in­clu­so las aza­fa­tas”, di­ce Fer­nan­da. “Así que con­ti­núa ha­cien­do lo que ha­ces”. Só­lo de­bes sa­ber es­to: al­gu­nas so­bre­car­gos son muy es­tric­tas al res­pec­to, di­ce.

No dis­cu­tas con ellas. Es real­men­te re­pug­nan­te

“No comas di­rec­ta­men­te des­de la ban­de­ja. La gen­te cam­bia pa­ña­les y se cor­ta las uñas ahí. Y tam­po­co ca­mi­nes des­cal­zo, ha ha­bi­do to­do ti­po de flui­dos cor­po­ra­les en el sue­lo”, ase­gu­ra Da­niel. “Es por eso que los in­te­rio­res son azul os­cu­ro, pa­ra que no se vean las man­chas”. Los chi­cos bue­nos ga­nan “Cam­biar­te de asien­to pa­ra que una fa­mi­lia pue­da sen­tar­se jun­ta es al­go muy con­si­de­ra­do”, di­ce Fer­nan­da. “Ese ti­po de ges­to po­dría ha­cer­te acree­dor a una be­bi­da gra­tis, una me­jor bo­ta­na o un des­cuen­to pa­ra su­bir de ca­te­go­ría”, de acuer­do con Da­niel. Com­pór­ta­te bien

“Si los pa­sa­je­ros es­tán de pie cons­tan­te­men­te o se por­tan mal, po­de­mos pe­dir­le al pi­lo­to que en­cien­da la se­ñal de abro­char cin­tu­ro­nes”, di­ce Da­niel. “Y po­de­mos pe­dir que se agre­gue una no­ta a tu ar­chi­vo” (no sa­bías eso, ¿ver­dad?). Esa no­ta po­dría ha­cer que los agen­tes te re­vi­sen en el ae­ro­puer­to.

El ca­fé apes­ta

“Sí tie­ne ca­feí­na, pe­ro no se pa­re­ce a lo que po­drías en­con­trar en tu Star­bucks lo­cal”, ase­gu­ra Fer­nan­da. “Cuan­do pre­pa­ra­mos ca­fé pa­ra la tri­pu­la­ción so­le­mos agre­gar el do­ble de gra­nos, pe­ro no ha­ce­mos eso por los pa­sa­je­ros”. Un con­se­jo: be­be tu ca­fé an­tes de abor­dar.

¿Se­xo en el avión? As­que­ro­so

“Es co­mo de­cir ‘oye, ha­gá­mos­lo so­bre la ori­na de al­guien más’”, di­ce Fer­nan­da. “Ade­más te­ne­mos que abrir los baños con más fre­cuen­cia de lo que crees”, apun­ta Da­niel. Sí, pue­den abrir­los des­de afue­ra, así que ten cuidado.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.