Los nue­vos turn-ons

Los ju­gue­tes se­xua­les son aho­ra muy so­fis­ti­ca­dos, crea­ti­vos y a ve­ces con­fu­sos. Pro­ba­mos los me­jo­res.

Men's Health (Chile) - - Se­xo + Re­la­cio­nes - Por Clint (y Kie­ra) Car­ter

Vi­vi­mos en la edad de oro de las co­sas res­ba­la­di­zas y mo­to­ri­za­das que pro­pi­cian una si­tua­ción agra­da­ble en nues­tros ge­ni­ta­les, y del ti­po de or­gas­mos que pro­vo­can chis­mes de ba­rrio. El año pa­sa­do me ca­sé y to­do el mun­do di­jo que ahí ter­mi­na­ría mi vi­da se­xual. Pe­ro en reali­dad, me pa­re­ce que pue­do apro­ve­char el com­pro­mi­so con mi dul­ce mu­jer pa­ra in­ten­tar co­sas nue­vas en el dor­mi­to­rio. Así que le pe­dí que me ayu­da­ra a pro­bar dis­po­si­ti­vos de es­ti­mu­la­ción ge­ni­tal y ¡ella es­tu­vo de acuer­do!

DA­ME EVA

Des­pués de un par de in­ten­tos fa­lli­dos por usar es­ta co­sa —pro­mo­cio­na­da co­mo vi­bra­dor de clip— leí las ins­truc­cio­nes. ¡Bingo! Re­sul­ta que sus pe­que­ños ten­tácu­los de cau­cho se des­li­zan de­ba­jo de los la­bios (no te preo­cu­pes, hay ilus­tra­cio­nes), y des­pués de eso el vi­bra­dor se que­da ahí. Du­ran­te los en­sa­yos de pe­ne­tra­ción 1, un to­que li­ge­ro ayu­dó a evi­tar que se sa­cu­die­ra li­bre­men­te. Da­me Eva es mu­cho me­nos in­tru­si­vo que un vi­bra­dor tra­di­cio­nal. Si lo no­té fue por­que mi es­po­sa pa­re­cía muy im­pre­sio­na­da con to­do lo que hi­zo. shop­mens­health.com

LU­BRI­CAN­TES NA­TU­RA­LES SUS­TAIN

Mu­chos lu­bri­can­tes con­tie­nen pa­ra­be­nos (una cla­se de con­ser­van­tes que imi­tan el es­tró­geno y pue­den au­men­tar el ries­go de cán­cer) y gli­ce­ri­na (que es­ti­mu­la el cre­ci­mien­to de hon­gos en la va­gi­na). Sus­tain adop­ta un en­fo­que más sano, pro­por­cio­nan­do un des­li­za­mien­to im­pre­sio­nan­te con 95 por cien­to de in­gre­dien­tes or­gá­ni­cos co­mo el aloe ve­ra y los con­ser­van­tes de ca­li­dad ali­men­ta­ria 2. Ah, ¿men­cio­né que es co­mes­ti­ble? Mi prue­ba de sa­bor re­ve­ló que la fórmula era de­ma­sia­do flo­ral, pe­ro con sua­ves

no­tas de vai­ni­lla. La va­rian­te sin olor fue la ga­na­do­ra. sus­tain­na­tu­ral.com

JE JOUE MIO

Mi mu­jer fá­cil­men­te pu­do ha­ber­se que­da­do dor­mi­da mien­tras yo pro­ba­ba las cin­co ve­lo­ci­da­des y los sie­te pa­tro­nes de vi­bra­ción. Pe­ro una vez que en­con­tré el ajus­te co­rrec­to, es­te ani­llo vi­bra­to­rio fue épi­co: el enor­me mo­tor zum­ba­dor to­ca­ba los lu­ga­res co­rrec­tos 3 y la si­li­co­na sua­ve era cá­li­da y na­tu­ral. Des­pués, lo en­jua­gué en el fre­ga­de­ro y lo en­gan­ché de nue­vo al car­ga­dor USB. La ba­te­ría re­car­ga­ble de io­nes de li­tio sig­ni­fi­ca que nun­ca per­de­rá po­ten­cia. je­joue.com

CRA­VE BU­LLET

Es­te es el vi­bra­dor que su­pon­go uti­li­za Be­yon­cé: es­tá cha­pa­do con oro de 24 qui­la­tes y pa­re­ce un apli­ca­dor de lá­piz la­bial. Es un di­se­ño que mi ce­re­bro pue­de apre­ciar, pe­ro mi pe­ne pre­fie­re los di­se­ña­dos pa­ra usar con ma­nos libres. Mi es­po­sa, por otro la­do, in­for­mó que fue gol­pea­da por el zum­bi­do fuer­te y en­fo­ca­do. De he­cho, la ma­ña­na des­pués de nues­tra prue­ba ini­cial, la de­jé dor­mi­da en la ha­bi­ta­ción. Cuan­do re­gre­sé, des­cu­brí que ha­bía de­ci­di­do pro­bar­lo so­la 4. ba­be­land.com

WE-VI­BE SYNC

Es el me­nos in­tru­si­vo de los ju­gue­tes que pro­ba­mos (y mi fa­vo­ri­to, jun­to con el Je

Joue Mio). El Sync vi­bró co­mo un di­mi­nu­to to­ro me­cá­ni­co ubi­ca­do en el si­tio jus­to pa­ra no en­tor­pe­cer la ac­ción. Pe­ro la app in­clui­da me pa­re­ció de­ma­sia­do tec­no­ló­gi­ca pa­ra el mo­men­to. Cla­ro, es agra­da­ble con­tro­lar los pa­tro­nes de vi­bra­ción –y am­bos reí­mos bas­tan­te mien­tras in­ten­tá­ba­mos ha­cer que vi­bra­ra al rit­mo de Dra­ke– pe­ro ¿en ver­dad quie­res te­ner que usar tu te­lé­fono du­ran­te el se­xo? Co­mo di­jo Kie­ra, “na­da ha­ce sen­tir me­nos sexy a una mu­jer des­nu­da que un hom­bre que es­tá vien­do su te­lé­fono”. Ol­ví­da­te de la app pe­ro prue­ba con el vi­bra­dor. we-vi­be.com

KII­RO FLESH­LIGHT LAUNCH

A pe­sar de que lu­ce co­mo una ca­fe­te­ra mal di­se­ña­da, en reali­dad se tra­ta de un dispositivo mas­tur­ba­to­rio que se aco­mo­da en tu re­ga­zo y cuen­ta con una va­gi­na ar­ti­fi­cial que sor­pren­den­te­men­te se sien­te muy real. Pue­des en­la­zar­lo con vi­deos por­no­grá­fi­cos o con reali­dad vir­tual o –en teo­ría– de­jar que tu pa­re­ja con­tro­le los mo­vi­mien­tos con una app. Cuan­do Kie­ra se en­con­tra­ba tra­ba­jan­do le es­cri­bí pa­ra pre­gun­tar­le si que­ría to­mar el con­trol. Le en­can­tó la idea 5 pe­ro no con­si­guió ini­ciar se­sión des­pués de dos in­ten­tos. Lue­go en­la­cé el apa­ra­to a un vi­deo pa­ra que se mo­vie­ra al rit­mo de la ac­ción. Se sin­tió bien, aun­que al­go tris­te. So­bre to­do es­to úl­ti­mo. kii­ro.com

LU­BRI­CAN­TES WIC­KED SEN­SUAL CA­RE

UL­TRA HEAT Y UL­TRA CHILL

Cuan­do apli­qué el Ul­tra Heat por pri­me­ra vez, mi en­tre­pier­na se ca­len­tó tan­to que co­men­cé a preo­cu­par­me. ¿Aca­so se in­ci­ne­ra­rían mis pre­cia­das per­te­nen­cias? Afor­tu­na­da­men­te, no fue así. El ca­lor, ge­ne­ra­do por es­pe­cias co­mo ca­ne­la y cla­vo, al­can­zó el ni­vel su­fi­cien­te pa­ra en­cen­der mi li­bi­do y lue­go se re­du­jo con­for­me au­men­tó la ac­ción

6. Ul­tra Chill me brin­dó un agra­da­ble efec­to men­to­la­do. wic­ked­sen­sual­ca­re.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.