PE­RO NO MÁS

Men's Health (Chile) - - Especial Tendencias -

Du­ran­te va­rios días, no pu­de co­mer ni dor­mir. Lue­go co­men­cé a es­cu­char vo­ces. No eran vo­ces dis­tor­sio­na­das co­mo efec­tos es­pe­cia­les, sino vo­ces rea­les que es­ta­ban fue­ra de mi ca­be­za. Es el ti­po de co­sa que no pue­des sim­ple­men­te ig­no­rar. Cuan­do al­guien te di­ce “ho­la”, es gro­se­ro no res­pon­der­le. ¿Hey. Ho­la. Ho­la?

Así que ter­mi­nas te­nien­do una con­ver­sa­ción con­ti­go mis­mo, pe­ro no se sien­te así. Pa­re­cie­ra que ha­blas con al­guien más. Al prin­ci­pio, las vo­ces eran ami­ga­bles, pe­ro lue­go se vol­vie­ron más in­sis­ten­tes y crí­ti­cas. De­sa­for­tu­na­da­men­te, po­seen in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da que pue­den usar en tu con­tra. No sa­bes que tie­nes una en­fer­me­dad men­tal, así que asu­mes que las co­sas sim­ple­men­te han cam­bia­do pa­ra to­dos. Qui­zá es­cu­char vo­ces sin cuer­po es lo nue­vo “nor­mal”. Re­cuer­do es­tar sen­ta­do jun­to a un ami­go y pre­gun­tar: “¿a ti qué te di­cen tus vo­ces?” Se le­van­tó y en­con­tró otro lu­gar pa­ra sen­tar­se. Es­to fue ha­ce 45 años.

Des­pués de un tiem­po, mis ami­gos ya no po­dían so­por­tar­me por­que ha­cía co­sas ines­pe­ra­das co­mo rom­per una ven­ta­na (pen­sé que nos es­tá­ba­mos so­fo­can­do). To­do lo que ha­cía te­nía sen­ti­do pa­ra mí; mu­chas de esas co­sas eran he­roi­cas. Mis ami­gos con­tac­ta­ron a mi fa­mi­lia, y ellos hi­cie­ron lo más sen­sa­to al li­diar con al­guien que su­fre ata­ques psi­có­ti­cos: me lle­va­ron a un hos­pi­tal psi­quiá­tri­co. Ahí re­ci­bí gran­des do­sis de me­di­ca­men­tos an­ti­psi­có­ti­cos y me pu­sie­ron en ais­la­mien­to. El des­or­den bi­po­lar, al igual que mu­chas otras en­fer­me­da­des men­ta­les, es­tá in­fluen­cia­do por fac­to­res ge­né­ti­cos. Mi ma­dre ha­bía su­fri­do sín­to­mas si­mi­la­res, lo cual re­sul­tó útil. Cuan­do me que­jé de las vo­ces que es­cu­cha­ba, ella fue ca­paz, des­de su pro­pia ex­pe­rien­cia, de de­cir­me “¿por qué no in­ten­tas lle­var­te bien con ellas?”. Cuan­do le co­men­té que me creía ca­paz de pre­de­cir el fu­tu­ro, me di­jo “cla­ro, ¿quién no?”. Yo no era úni­co, ella nor­ma­li­zó los sín­to­mas y me mos­tró que te­ner una en­fer­me­dad men­tal no era el fin del mun­do y que no es­ta­ba so­lo.

Mi ma­má vino a vi­vir con­mi­go des­pués de mi pri­me­ra se­rie de cri­sis. Una de las co­sas que es­tán mal con las teo­rías que cul­pan a los pa­dres de las en­fer­me­da­des men­ta­les de sus hi­jos, es la si­guien­te: ¿quién más te va a so­por­tar?

Re­cu­pe­rar­te de una en­fer­me­dad men­tal pue­de ser un asun­to de­li­ca­do. Aquí hay cua­tro co­sas que de­be­rías to­mar en cuen­ta:

Ha­blar con un te­ra­peu­ta o un psi­quia­tra po­dría o no re­sul­tar útil. Va­le la pe­na in­ten­tar­lo. Los me­di­ca­men­tos po­drían o no re­sul­tar úti­les, va­le la pe­na pro­bar­los. Ig­no­rar los sín­to­mas de una en­fer­me­dad men­tal no ayu­da pa­ra na­da. Co­mer bien y ha­cer más ejer­ci­cio nun­ca es un error. Te­ner una en­fer­me­dad de es­te ti­po te da una ra­zón muy po­de­ro­sa pa­ra co­mer bien, co­rrer, le­van­tar pe­sas e ir a un gim­na­sio de boxeo.

La mi­tad de no­so­tros en­fren­ta­rá un pro­ble­ma de sa­lud men­tal en al­gún mo­men­to. Pe­ro só­lo el 13 por cien­to bus­ca­rá ayu­da pro­fe­sio­nal. A di­fe­ren­cia del vino tin­to y los que­sos apes­to­sos, los pro­ble­mas se­rios co­mo la an­sie­dad, de­pre­sión o psi­co­sis, no tien­den a me­jo­rar con el tiem­po. Si un día des­pier­tas y crees que ne­ce­si­tas ayu­da, en­ton­ces así es.

Es­cu­char vo­ces y te­ner de­li­rios y pa­ra­noia, los pun­tos cla­ve de la lo­cu­ra con­ven­cio­nal, son tras­tor­nos del pen­sa­mien­to. Los tras­tor­nos del com­por­ta­mien­to –sen­tir­se des­agra­da­ble­men­te fe­liz, in­creí­ble­men­te tris­te o no sen­tir ab­so­lu­ta­men­te na­da– pue­den ser igual de de­vas­ta­do­res. Ade­más, unos pue­den ir de la mano de otros. Las en­fer­me­da­des men­ta­les no son cues­tión de te­ner pen­sa­mien­tos pe­cu­lia­res o sen­tir­se bien en al­gu­nas

El au­tor, un pe­dia­tra en­tre­na­do en Har­vard, ha su­fri­do cua­tro cri­sis men­ta­les y ca­da una de ellas le ha en­se­ña­do a pen­sar con

más cla­ri­dad.

POR MARK VONNEGUT, M.D. | FO­TO­GRA­FÍAS DE BE­NE­DICT EVANS

oca­sio­nes y mal en otras. Las en­fer­me­da­des men­ta­les ha­cen que re­sul­te muy com­pli­ca­do cui­dar­te a ti mis­mo. Alu­ci­na­cio­nes, de­li­rios, com­por­ta­mien­to errá­ti­co –es­pe­cial­men­te cuan­do es vio­len­to– son los sín­to­mas que sue­len lla­mar la aten­ción, pe­ro en oca­sio­nes se tra­ta de al­go más es­tá­ti­co. Eres in­ca­paz de le­van­tar­te de la ca­ma, ir a tra­ba­jar o for­mar una fa­mi­lia. Hay más per­so­nas que su­fren de en­fer­me­da­des men­ta­les que dia­be­tes y pro­ble­mas car­dia­cos su­ma­dos. Si a es­to le agre­gas la car­ga que re­pre­sen­tan en la fa­mi­lia del pa­cien­te, to­do el mun­do sien­te el do­lor.

Pe­ro lo más du­ro es la so­le­dad. Cuan­do tu­ve mi se­gun­do epi­so­dio, de nue­vo fui ais­la­do. Me des­hi­ce de mis me­di­ci­nas por­que me ha­cían sen­tir pe­re­zo­so. De cual­quier mo­do, no creía es­tar en­fer­mo. Pen­sa­ba que sim­ple­men­te era al­go ra­ro que me ha­bía su­ce­di­do. Así que cuan­do re­gre­sa­ron los sín­to­mas, el úni­co me­di­ca­men­to que te­nía dis­po­ni­ble era la ma­rihua­na –cla­ra­men­te no era la me­jor elec­ción. És­ta hi­zo que las co­sas em­peo­ra­ran. Pa­ra con­ti­nuar con las ton­te­rías, el si­guien­te me­di­ca­men­to que pro­bé pro­ve­nía de Jack Da­niel.

De­pen­dien­do de tu pun­to de vis­ta, acu­dir a las dro­gas, el al­cohol u otras sus­tan­cias po­dría no ser una de­ci­sión mo­ral­men­te equi­vo­ca­da. Pe­ro no son tra­ta­mien­tos ade­cua­dos pa­ra la an­sie­dad y la de­pre­sión. El pro­ble­ma es que el al­cohol fun­cio­na bien a cor­to pla­zo. Si te sien­tes an­sio­so o de­pri­mi­do, és­te ha­ce que el do­lor des­apa­rez­ca. Tam­bién pue­de re­du­cir las vo­ces y la agi­ta­ción, pe­ro de­ja la puer­ta abier­ta pa­ra que re­gre­sen con más fuer­za. El abu­so de dro­gas y al­cohol te ha­ce per­der el tiem­po, des­tru­ye tus re­la­cio­nes y em­peo­ra la en­fer­me­dad. Los com­por­ta­mien­tos adic­ti­vos tal vez ha­gan que sea más fá­cil su­pe­rar una tar­de, pe­ro no fa­ci­li­tan en ab­so­lu­to tu vi­da.

Man­te­ner­te sa­lu­da­ble –le­van­tan­do pe­sas, co­rrien­do o ca­mi­nan­do– sí lo ha­rá. Sa­ber eso en ver­dad pue­de sal­var tu vi­da, sin men­cio­nar que te aho­rra­rá mu­cho di­ne­ro. To­mar­te en se­rio a ti mis­mo y a tu vi­da, te ha­ce un ami­go más au­tén­ti­co y em­pá­ti­co –lo cual, si me pre­gun­tan es mu­cho más im­por­tan­te que con­se­guir un es­ta­do de “nor­ma­li­dad”. Si un me­di­ca­men­to o una te­ra­pia no te ha­cen más abier­to a la amis­tad, en­ton­ces son una pér­di­da de tiem­po.

Mi pri­me­ra cri­sis psi­có­ti­ca tu­vo lu­gar ha­ce 45 años. He te­ni­do cua­tro en to­tal. Por ca­si me­dio si­glo he lle­va­do una vi­da lle­na de psi­quia­tras y me­di­ci­nas. Pe­ro una for­ma en la que le he brin­da­do sig­ni­fi­ca­do a mi vi­da ha si­do des­mi­ti­fi­car mi en­fer­me­dad men­tal y ayu­dar a otras per­so­nas a te­mer­le me­nos a la su­ya. Es­tas en­fer­me­da­des son ate­rra­do­ras, pe­ro el mie­do no ayu­da. Es­tar so­lo e in­ten­tar su­pe­rar­las uno mis­mo es aun peor. Me sien­to agra­de­ci­do por los cui­da­dos que he re­ci­bi­do. Quie­ro agra­de­cer­le a to­dos aque­llos que lo han he­cho po­si­ble y ayu­dar a otros a en­ten­der qué sir­ve y qué no.

¿Qué fun­cio­na me­jor aho­ra que ha­ce 45 años? Sa­be­mos más so­bre las en­fer­me­da­des men­ta­les. Te­ne­mos me­jo­res me­di­ca­men­tos. Es­tos pa­de­ci­mien­tos son una cues­tión neu­ro­quí­mi­ca y no al­go por lo que de­be­ría cul­par­se a los in­di­vi­duos. La cul­pa y la ver­güen­za sue­len cau­sar tan­to su­fri­mien­to co­mo las mis­mas en­fer­me­da­des que las pro­vo­can.

Si es­tás su­frien­do, pue­des me­jo­rar sin ne­ce­si­dad de un tra­ta­mien­to pro­fe­sio­nal per­fec­to. Las co­sas que pue­des ha­cer pa­ra cui­dar­te son pre­de­ci­bles: co­me bien, duer­me bien, haz ejer­ci­cio, no be­bas, no te aís­les ni con­su­mas sus­tan­cias a me­nos que ha­yan si­do re­ce­ta­das por un doc­tor. Las en­fer­me­da­des men­ta­les sue­len es­tar acom­pa­ña­das de so­le­dad; los me­di­ca­men­tos co­rrec­tos ha­cen que las re­la­cio­nes sean po­si­bles.

Pe­ro la me­jor for­ma de es­ca­par de ti mis­mo es ser útil pa­ra los de­más. Con­tri­buir de al­gu­na ma­ne­ra –a tus ami­gos, a la bi­blio­te­ca lo­cal, a la co­mu­ni­dad o al mun­do en ge­ne­ral– es una gran for­ma de re­cu­pe­rar tu sa­lud y ba­lan­ce. Co­mo to­do

el mun­do, tu­ve una in­fan­cia im­per­fec­ta y to­mé al­gu­nas de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das cuan­do era un ado­les­cen­te, pe­ro te­nía las co­sas ba­jo con­trol, has­ta mi pri­me­ra cri­sis. Me gra­dué de la uni­ver­si­dad. Te­nía ami­gos y ami­gas, así co­mo me­tas, as­pi­ra­cio­nes, ener­gía y un hu­mor po­si­ti­vo la ma­yor par­te del tiem­po. Des­pués de tra­ba­jar du­ran­te un buen ra­to, co­men­cé una co­mu­na en Bri­tish Co­lum­bia, lo cual no es una se­ñal de lo­cu­ra, por cier­to.

No nos sen­ta­mos sim­ple­men­te a fu­mar ma­rihua­na, tra­ba­ja­mos du­ro en torno a nues­tro ob­je­ti­vo de ser re­fu­gios au­to­su­fi­cien­tes pa­ra nues­tras fa­mi­lias y los ami­gos. Cons­trui­mos una ca­sa y te­nía­mos su­fi­cien­te co­mi­da, lle­vá­ba­mos vi­das sa­lu­da­bles. Y lue­go, en par­te co­mo res­pues­ta a co­sas que no de­be­rían ha­ber­me he­cho sen­tir mal, per­dí la ca­pa­ci­dad de co­mer y dor­mir. Me sen­tía abru­ma­do con sim­pa­tía por to­das las cria­tu­ras vi­vas, in­clu­so los ár­bo­les. Co­men­cé a es­cu­char vo­ces, ima­gi­nan­do que el mun­do se es­ta­ba ter­mi­nan­do y que de­bía ha­cer al­go al res­pec­to. Aun­que me gus­ta­ría de­cir que el amor, la ge­ne­ro­si­dad y la sa­bi­du­ría me sal­va­ron, lo que más me ayu­dó –y que be­ne­fi­cia a mu­cha gen­te– es la hos­pi­ta­li­za­ción y el tra­ta­mien­to mé­di­co, los cua­les me per­mi­tie­ron even­tual­men­te te­ner re­la­cio­nes se­gu­ras de nue­vo. Me edu­ca­ron pa­ra creer que las en­fer­me­da­des men­ta­les no exis­tían; que los pen­sa­mien­tos psi­có­ti­cos eran una reac­ción ra­cio­nal an­te una so­cie­dad irra­cio­nal. Es­ta teo­ría no te ayu­da a me­jo­rar. Odia­ba sen­tir­me en­fer­mo y lu­ché pa­ra es­tar me­jor. Con­for­me mi men­te se acla­ró, hi­ce co­sas que me fa­vo­re­cie­ron. Mi ha­bi­li­dad de en­ten­der las cien­cias y las ma­te­má­ti­cas re­gre­só. Vol­ví a la es­cue­la y lue­go apli­qué a 20 dis­tin­tas uni­ver­si­da­des. La úni­ca que me acep­tó fue Har­vard. Co­mo me di­ce un ami­go, “bueno, por lo me­nos en­tras­te a una”. Me gra­dué de la es­cue­la de me­di­ci­na y he prac­ti­ca­do pe­dia­tría por más de 35 años. Ten­go una es­po­sa, tres hi­jos, cin­co nie­tos y dos pe­rros. Soy en­tre­na­dor del equi­po de fut­bol, he es­cri­to li­bros que han te­ni­do una bue­na re­cep­ción y me mo­les­ta cuan­do los Red Sox pier­den.

El he­cho de que no luz­co ni ac­túo co­mo al­guien que ne­ce­si­ta me­di­ca­men­tos sig­ni­fi­ca que es­toy to­man­do la do­sis ade­cua­da. Me ayu­da el he­cho de que ten­go una vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal que no quie­ro per­der. Las dro­gas psi­quiá­tri­cas pro­du­cen efec­tos se­cun­da­rios se­rios, y ten­drías que es­tar lo­co pa­ra to­mar­las si no las ne­ce­si­tas. Sin em­bar­go, pue­den ser muy efec­ti­vas y de­be­rías es­tar aún más lo­co pa­ra no to­mar­las si te ha­cen fal­ta. Tu­ve un cuar­to epi­so­dio 14 años des­pués de los pri­me­ros tres. Re­cu­pe­rar mi sa­lud fue más di­fí­cil por­que es­ta­ba más vie­jo, pe­ro sa­bía que es­to era po­si­ble y lo que de­be­ría ha­cer.

Una lis­ta bre­ve de tra­ta­mien­tos que he pro­ba­do a lo lar­go de los años:

Me­ga­vi­ta­mi­nas: pue­den fun­cio­nar co­mo un pla­ce­bo.

Te­ra­pia elec­tro­con­vul­si­va: es un tra­ta­mien­to de úl­ti­ma lí­nea pa­ra pa­cien­tes que no res­pon­den an­te otras te­ra­pias o que se en­cuen­tran en ries­go de sui­ci­dio.

Me­di­ca­men­tos de es­ta­bi­li­za­ción del hu­mor: se tra­ta de un tra­ta­mien­to pri­ma­rio pa­ra las per­so­nas con des­or­den bi­po­lar.

Dro­gas an­ti­psi­có­ti­cas: con­tri­bu­yen a re­du­cir los sín­to­mas, ta­les co­mo las alu­ci­na­cio­nes, pe­ro pue­den te­ner efec­tos se­cun­da­rios se­rios.

Ca­mi­sas de fuer­za y ais­la­mien­to: son una for­ma de con­tro­lar a los pa­cien­tes, no de tra­tar sus en­fer­me­da­des.

Te­ra­pia: es útil, siem­pre y cuan­do ya no seas psi­có­ti­co.

Ejer­ci­cio: te pue­de sal­var la vi­da. En­cuen­tra ac­ti­vi­da­des que dis­fru­tes, de esa ma­ne­ra sí las lle­va­rás a ca­bo.

El pro­ble­ma con la ma­yo­ría de los pa­cien­tes es que la en­fer­me­dad en su ca­be­za pro­vo­ca que no con­fíen en sus sen­ti­mien­tos, así que sus ma­nos no sa­ben qué ha­cer.

Cuan­do los me­di­ca­men­tos fun­cio­nan, ha­cen po­si­ble que es­tés con otras per­so­nas. Las ar­tes y la crea­ti­vi­dad pue­den ayu­dar tam­bién. Si es­tás in­ten­tan­do des­ci­frar có­mo lle­gas­te a al­gún si­tio, o có­mo ir a otro, crear ar­te pue­de ser real­men­te útil (al­gu­nas de mis po­se­sio­nes más pre­cia­das son pin­tu­ras y di­bu­jos que hi­ce en hos­pi­ta­les psi­quiá­tri­cos). Leer bue­nas no­ve­las pue­de ser be­né­fi­co tam­bién.

El es­tig­ma aún exis­te, y es­to ha­ce más gran­de el do­lor. El te­mor de que la gen­te se en­te­re y seas juz­ga­do ge­ne­ra so­le­dad y el mie­do de pe­dir ayu­da ha­ce más di­fí­cil re­ci­bir­la. Si tie­nes pro­ble­mas, to­mar­te de las ro­di­llas y sim­ple­men­te es­pe­rar que pa­sen tal vez no te ayu­da­rá. Ha­bla con tus fa­mi­lia­res y los ami­gos en que con­fíes. Aun­que to­da­vía es­ta­mos muy le­jos de la per­fec­ción, aho­ra sa­be­mos más so­bre las en­fer­me­da­des men­ta­les y les te­me­mos me­nos que an­tes. No siem­pre es fá­cil ob­te­ner un buen tra­ta­mien­to, de­bi­do prin­ci­pal­men­te a los cos­tos y desacuerdos con las ase­gu­ra­do­ras. A pe­sar de es­to, mu­chas per­so­nas se re­cu­pe­ran con la ayu­da de los ami­gos, sus fa­mi­lias y otros pa­cien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.