NUES­TRA AM­BI­CIÓN

Mens Health (Chile) - - Editorial - Ser­gio Ro­drí­guez Du­rán DI­REC­TOR EDI­TO­RIAL

Ca­da mes pa­re­ce un tan­to lo mis­mo: fór­mu­las se­me­jan­tes, ru­ti­nas si­mi­la­res, con­se­jos equi­va­len­tes, fra­ses pa­re­ci­das, ex­pli­ca­cio­nes idén­ti­cas… Sí, da la im­pre­sión de que to­do es­tá di­cho; sin em­bar­go, ca­da cier­to tiem­po (por no de­cir cons­tan­te­men­te) ne­ce­si­ta­mos que nos re­cuer­den jus­ta­men­te lo mis­mo: el va­lor de la dis­ci­pli­na, los be­ne­fi­cios del es­fuer­zo, lo ven­ta­jo­so del ta­len­to y lo im­pres­cin­di­ble de la ac­ti­tud. A eso nos de­di­ca­mos en es­ta redacción: a re­pe­tir una y otra vez eso que nos per­mi­te es­tar bien. Afor­tu­na­da­men­te hay mu­chos ca­mi­nos, pe­ro no­so­tros pro­cu­ra­mos el del ejer­ci­cio, el de­por­te, la ac­ti­vi­dad fí­si­ca y el es­ti­lo de vi­da enér­gi­co. So­mos de los que cree­mos que con in­ten­si­dad, las pro­ba­bi­li­da­des de éxi­to se mul­ti­pli­can.

Ca­da que pla­nea­mos un con­te­ni­do, ele­gi­mos un te­ma, pro­du­ci­mos una fo­to­gra­fía, es­cri­bi­mos un tex­to, di­se­ña­mos un ar­tícu­lo o asis­ti­mos a un even­to, lo ha­ce­mos con la con­vic­ción de que se con­vier­ta en al­go útil. Eso sig­ni­fi­ca que lo pue­das tra­du­cir de in­me­dia­to en tu día a día, que lo veas re­fle­ja­do en tu cuer­po, tu men­te o tu bol­si­llo; pre­ten­de­mos que se con­vier­ta en un ma­nual pa­ra que con­si­gas lo que deseas.

Dis­fru­ta la edi­ción de no­viem­bre, un mes en el que se per­fi­la el fin de año, pe­ro aún hay mu­chas co­sas por dis­fru­tar. No es mo­men­to de aflo­jar el pa­so, de he­cho, sé que ti­pos co­mo tú ja­más ba­jan el rit­mo, al con­tra­rio, tra­tan de es­ca­lar en la di­fi­cul­tad de sus re­tos, en el nú­me­ro de ta­reas que rea­li­zan y en la ca­li­dad de sus ac­cio­nes. En Men’s Health lo te­ne­mos cla­ro y por eso es que in­ten­ta­mos ser­vir­te co­mo tram­po­lín pa­ra im­pul­sar­te más le­jos. Nues­tra am­bi­ción es que con­cre­tes las tu­yas. Así que da tu 100 por cien­to, no te re­ser­ves na­da, no aho­rres ener­gía, no te li­mi­tes ni guar­des tu for­ta­le­za. To­do in­di­ca que allá afue­ra se es­tá pre­mian­do a los que en­tre­gan to­do, a quie­nes pue­den que­dar­se en ce­ro y no tie­nen mie­do de vol­ver a co­men­zar. No es fá­cil. No exis­te un ins­truc­ti­vo.

“Si las co­sas fue­ran fá­ci­les, cual­quie­ra las ha­ría”. Así que aníma­te e in­tén­ta­lo de nue­vo. Es igual que ir al gim­na­sio. No lo­gras re­sul­ta­dos el pri­mer día, en reali­dad, di­cha se­sión te de­ja con mu­cho do­lor. Tam­po­co lo sa­brás to­do en una se­ma­na, por­que el apren­di­za­je nun­ca ter­mi­na. No lo pue­des aban­do­nar en un mes, por­que se tra­ta de una ren­ta per­ma­nen­te. Al ca­bo de un año, desea­rás te­ner otro pa­ra po­der pro­gre­sar. Con el pa­so del tiem­po te se­gui­rá do­lien­do, pe­ro es­ta­rás más adap­ta­do, ga­na­rás fuer­za, ob­ten­drás vo­lun­tad, te co­no­ce­rás y sa­brás lo que tie­nes que ha­cer, por­que lo úni­co que pue­des con­tro­lar son las si­guien­tes 10 re­pe­ti­cio­nes de­lan­te de ti. Lo de­más es in­cier­to. Eso me en­se­ñó esa me­tá­fo­ra de vi­da que co­mún­men­te lla­ma­mos en­tre­na­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.