Jim, ¿có­mo pue­do li­diar con las per­so­nas que se vuel­ven más rui­do­sas con­for­me be­ben?

Mens Health (Chile) - - News -

- Al­ber­to

Los bo­rra­chos de al­tos de­ci­be­les son co­mo un mal tru­co de bar: ha­cen que las úl­ti­mas dos ho­ras de mi turno se sien­tan co­mo seis. Ten­go dos for­mas de li­diar con esa cla­se de hom­bres. La pri­me­ra es ha­blar con un tono ba­jo, co­mo si fue­ra una pe­lí­cu­la de gángs­ters, de ma­ne­ra que de­ba acer­car­se pa­ra es­cu­char. La otra es pre­gun­tar­le so­bre su úl­ti­mo exa­men de prós­ta­ta. Gri­ta­rá la res­pues­ta y tú po­drás dis­fru­tar el mo­men­to. pa­ra ti, pe­ro no te preo­cu­pes, es cier­ta la fra­se que di­ce “exis­ten más coc­te­les en el bar”. En cuan­to a tu se­gun­da pre­gun­ta, soy can­ti­ne­ro, no en­tre­na­dor, ami­go. Ese es un cues­tio­na­mien­to pa­ra An­to­nio Suas­te, de la sec­ción

- Eduar­do

Es­te es uno de esos pe­que­ños pro­ble­mas que pue­den cre­cer con el tiem­po y ter­mi­nar con­vir­tién­do­se en una ava­lan­cha de dis­cu­sio­nes. Afor­tu­na­da­men­te es al­go fá­cil de re­sol­ver. ¿Ha­blas el mis­mo idio­ma que ella? En­ton­ces pí­de­le que te en­se­ñe la for­ma co­rrec­ta de la­var la ro­pa. Sí, se­gui­rás sien­do un hom­bre. Si co­mien­zan a pe­lear, pa­se lo que pa­se, no ga­nes la dis­cu­sión. Si sa­les vic­to­rio­so en es­ta con­fron­ta­ción, tu pre­mio se­rá ro­pa su­cia por el res­to de tu vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.