CAR­LOS “LITOS” PA­DI­LLA, UN FE­NÓ­MENO DEL SKA­TE­BOARD

EN MEN’S HEALTH NOS SEN­TI­MOS OR­GU­LLO­SOS DE CON­TAR CON UN ES­PA­CIO CA­DA MES PA­RA PRE­SEN­TAR A AL­GU­NOS DE LOS ATLE­TAS MÁS DES­TA­CA­DOS DE MÉ­XI­CO Y LA­TI­NOA­MÉ­RI­CA. SA­BE­MOS QUE LA MA­YO­RÍA DE LOS RE­FLEC­TO­RES SE CON­CEN­TRAN EN UN PU­ÑA­DO DE DE­POR­TES CO­MO EL FUT­BOL, LA

Men's Health (Chile) - - El Atleta -

PRO­BA­BLE­MEN­TE RE­CUER­DES CUAN­DO TE RE­GA­LA­RON TU PRI­ME­RA PA­TI­NE­TA. Qui­zá fue tu ma­dre, un tío o al­guno de los reyes ma­gos. De ser así, se­gu­ra­men­te tie­nes pre­sen­tes tam­bién las caí­das y ras­po­nes que su­fris­te en las se­ma­nas pos­te­rio­res, tras in­ten­tar emu­lar las acro­ba­cias que hi­cie­ron fa­mo­so en to­do el mun­do a Tony Hawk. Pa­ra la in­men­sa ma­yo­ría de no­so­tros, una vez que de­ja­mos atrás la in­fan­cia o la ado­les­cen­cia, la pa­ti­ne­ta que­dó re­le­ga­da a al­gún ar­ma­rio, con­de­na­da a acu­mu­lar pol­vo. Son muy po­cos los que con­si­guen con­ver­tir es­te pa­sa­tiem­po juvenil en una ocu­pa­ción de tiem­po com­ple­to. Car­los Pa­di­lla es uno de ellos. Él co­men­zó a pa­ti­nar cuan­do te­nía só­lo nueve años y en la ac­tua­li­dad es uno de los má­xi­mos ex­po­nen­tes del ska­te­board en Mé­xi­co y La­ti­noa­mé­ri­ca. “Ha­ce unos 10 años co­men­cé a re­ci­bir pro­duc­tos de par­te de di­fe­ren­tes mar­cas y a rea­li­zar via­jes con mo­ti­vo del ska­te­boar­ding. Fue en­ton­ces que di­je ‘bueno, es­to es lo que ten­go que hacer’”, ase­gu­ra. Co­mo ocu­rre con cual­quier de­por­te, aque­llos que po­seen ma­yo­res ap­ti­tu­des y ta­len­to de in­me­dia­to co­mien­zan a des­ta­car. Es­to le ocu­rrió a Car­los cuan­do en­fren­tó sus pri­me­ras com­pe­ten­cias. “La Co­pa Ska­te Mé­xi­co es un na­cio­nal que rea­li­zan en Aguascalientes. Es uno de los más di­fí­ci­les. Vie­ne gen­te de to­da la re­pú­bli­ca. Ahí se reúne la cre­ma y na­ta del ska­te en Mé­xi­co”, afir­ma. “Litos”, co­mo le lla­man en el mun­do del ska­te, ha ob­te­ni­do el pri­mer lu­gar en es­te cer­ta­men en dos oca­sio­nes, pe­ro los éxi­tos no se li­mi­tan al ám­bi­to na­cio­nal. “La pri­me­ra vez que asis­tí al cam­peo­na­to Rey de Reyes en Chi­le lle­gué sin sa­ber bien có­mo fun­cio­na­ba pe­ro ter­mi­né ga­nan­do”, cuen­ta. Aun­que a lo lar­go de la his­to­ria los más gran­des re­pre­sen­tan­tes de es­te de­por­te han si­do en su ma­yo­ría nor­te­ame­ri­ca­nos, des­de Tony Alva has­ta Rod­ney Mu­llen o Ryan Shec­kler, Car­los ase­gu­ra que “La­ti­noa­mé­ri­ca es­tá te­nien­do un boom. El ska­te­boar­ding se es­tá desa­rro­llan­do, hay más gen­te que se in­tere­sa por la pa­ti­ne­ta y ca­da vez tie­ne ma­yor acep­ta­ción, aun­que aún no se le ha da­do el ex­po­su­re que me­re­ce”. ¿Qué

GA­NA­DOR DE CON­CUR­SOS NA­CIO­NA­LES EN SU NA­TAL AGUASCALIENTES Y DE COM­PE­TEN­CIAS CON­TI­NEN­TA­LES CO­MO EL “REY DE REYES” EN CHI­LE.

es lo que se ne­ce­si­ta pa­ra al­can­zar el éxi­to en es­ta dis­ci­pli­na? De acuer­do con es­te pa­ti­na­dor, quien for­ma par­te del equi­po Ni­ke SB, “el 50% te lo dic­ta tu ta­len­to y el otro 50% es tu ca­rác­ter y per­so­na­li­dad”. Su con­se­jo pa­ra los ni­ños y jó­ve­nes que se in­tere­san por la pa­ti­ne­ta es muy sim­ple: que se di­vier­tan. “Yo creo que to­dos em­pie­zan es­pe­ran­do ser co­mo al­guien más. Cuan­do co­men­cé, yo so­la­men­te que­ría pa­ti­nar y ser yo. Lo im­por­tan­te es dis­fru­tar lo que es­tás ha­cien­do y a fin de cuen­tas apo­yar a la in­dus­tria”. Si de­ci­des me­ter­te de lleno en el ska­te, ten en men­te que la per­se­ve­ran­cia es al­go bá­si­co. “A ve­ces prac­ti­cas du­ran­te ho­ras y ho­ras y no te sa­le el tru­co. A la ho­ra de gra­bar pue­de que lo con­si­gas en el pri­mer in­ten­to o qui­zá no pue­das ha­cer­lo ese día y de­bas re­gre­sar des­pués. Los ob­je­ti­vos se con­si­guen a ba­se de mu­cho es­fuer­zo”. Si quie­res ver a Car­los en acción, bus­ca su nom­bre acom­pa­ña­do de la pa­la­bra “ska­te” en You­Tu­be o bús­ca­lo co­mo @car­los­pa­di­llaa en Ins­ta­gram.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.