ES­TA PA­RE­JA CA­MI­NA PA­RA ADEL­GA­ZAR

Ubi­ca­ción: Browns­vi­lle, Te­xas Tiem­po pa­ra ba­jar de pe­so: 1 año

Men's Health (Chile) - - Salud -

DESIREE, 38 AÑOS

An­tes: 1.64 m, 108 ki­los

Des­pués: 78 ki­los

Ocu­pa­ción: ama de ca­sa

JUAN, 34 AÑOS

An­tes: 1.76 m, 127 ki­los

Des­pués: 88 ki­los

Ocu­pa­ción:

tra­ba­ja­dor so­cial

EL PRO­BLE­MA

Desiree: Crea­mos un gru­po de cer­ve­zas ar­te­sa­na­les, así que so­lía­mos to­mar cer­ve­za stout con cup­ca­kes o con ali­tas pi­can­tes. Juan: De­bi­do a que te­ne­mos una per­so­na­li­dad foo­die y que te­ne­mos un ho­ra­rio muy ocu­pa­do con nuestros hi­jos y el tra­ba­jo, se fue­ron su­man­do los ki­los.

LA LLA­MA­DA DE ALER­TA

Desiree: Am­bos te­ne­mos pre­dis­po­si­ción a la dia­be­tes. Cuan­do pe­sa­ba más, mis ro­di­llas y es­pal­da do­lían, y los de­dos de mis pies se me dor­mían con el sim­ple he­cho de es­tar pa­ra­da. Juan: A mí tam­bién se me dor­mían los de­dos de los pies. Me que­da­ba sin alien­to por atar­me los te­nis. A ve­ces, me des­per­ta­ba sin po­der res­pi­rar.

ALI­MEN­TA­CIÓN

Juan: Nues­tras co­mi­das se re­du­je­ron y nuestros re­fri­ge­rios se vol­vie­ron más sa­lu­da­bles.

Desiree: Cuan­do se va de ca­sa, me ase­gu­ro de que ten­ga lo que ne­ce­si­ta (¿plá­tano? ¿ba­rra de gra­no­la?) pa­ra que no se sien­ta ten­ta­do. Pa­ra desa­yu­nar to­mo al­go pequeño y Juan de­sa­yu­na pan tos­ta­do con agua­ca­te o hue­vos. Co­me­mos en­sa­la­da con pe­chu­ga a la pa­rri­lla y vi­na­gre­ta. Pa­ra ce­nar, so­le­mos co­ci­nar al­go con po­llo o pes­ca­do.

EJER­CI­CIO

Desiree: Em­pe­za­mos a ca­mi­nar por la co­lo­nia du­ran­te 30 mi­nu­tos.

Juan: Yo so­lía co­rrer así que vol­ví a ha­cer­lo. Desiree: Una vez que em­pe­zó a co­rrer le pre­gun­ta­ba, ¿qué tan le­jos lle­gas­te? Yo pue­do hacer lo mis­mo. Juan: El año pa­sa­do ape­nas lo­gra­mos co­rrer dos ki­ló­me­tros. Aho­ra co­rro 12 dos ve­ces a la se­ma­na.

EL APO­YO MU­TUO

Desiree: Él me di­ce “ten­go ga­nas de co­mer ali­tas”. Y yo con­tes­to, “No, hoy no”. Juan:

Ella me man­tie­ne cons­tan­te.

Desiree: Él me mo­ti­va­ba a en­tre­nar. Juan me veía en el so­fá y me de­cía, “¿vas a en­tre­nar?” Al prin­ci­pio me mo­les­ta­ba, pe­ro aho­ra veo que me es­ta­ba ayu­dan­do. Ade­más, pro­vo­ca mi la­do com­pe­ti­ti­vo. Lo que pue­de hacer él, lo pue­do hacer yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.