DA­LE LA BIEN­VE­NI­DA AL CAM­BIO

Men's Health (Chile) - - Fitness + Músculo -

Las pa­re­jas abier­tas y los gru­pos de po­li­amor es­tán cons­tan­te­men­te mo­di­fi­can­do los lí­mi­tes de sus re­la­cio­nes: agre­gan­do per­so­nas, rom­pien­do con otros. Es­pe­ran cam­bio, lo que pue­de ayu­dar a que la re­la­ción per­du­re (una vez más, la pa­ra­do­ja) in­clu­so a me­di­da que las pa­re­jas evo­lu­cio­nan con la edad, di­ce Di­vi­ne. Que­rer un cam­bio no tie­ne por qué con­de­nar una re­la­ción. “Siem­pre he­mos con­si­de­ra­do los pro­ble­mas co­mo ‘¿có­mo po­de­mos so­lu­cio­nar es­to? ¿Qué po­de­mos hacer?’”, afir­ma Lilly, una mu­jer de unos 20 años que ac­tual­men­te tie­ne una re­la­ción abier­ta. “Nun­ca ha si­do, ‘así es o va­mos a rom­per’”.

De vuel­ta a la reali­dad. Pe­dir un cam­bio pue­de ser ate­rra­dor, ad­mi­te Smith. En­fó­ca­te en lo que es­tá ocu­rrien­do y lue­go usa la pa­la­bra “y” (en vez de “pe­ro”) pa­ra se­guir tu so­li­ci­tud. Así: “es­toy muy con­ten­to con có­mo van las co­sas y me pre­gun­to si po­dría ser in­clu­so me­jor si no sa­lié­ra­mos con las mis­mas per­so­nas ca­da fin de se­ma­na”. Si es­tás pi­dien­do un cam­bio en el com­por­ta­mien­to, tu pa­la­bra cla­ve es “yo”, di­ce Di­vi­ne. Co­mo en: “Yo me sen­ti­ría muy bien si pu­dié­ra­mos lle­gar a un acuer­do pa­ra pa­sar más tiem­po jun­tos los fi­nes de se­ma­na”. Es­to qui­ta la cul­pa al com­pa­ñe­ro y con­vier­te el pro­ble­ma en una dis­cu­sión que am­bos pue­den abor­dar con cal­ma. Ser di­rec­to es pro­duc­ti­vo, aun­que di­fí­cil, di­ce Smith. Haz que cual­quier cam­bio sea una prueba de tres me­ses, “co­mo ha­ce una cor­po­ra­ción cuan­do im­ple­men­ta un pro­gra­ma piloto”, di­ce Smith. “Pa­ra ob­te­ner da­tos úti­les, los cambios tie­nen que man­te­ner­se por un pe­río­do de tiem­po”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.