Es­pe­ji­to, es­pe­ji­to en la pa­red del gym…

Las ex­pec­ta­ti­vas cul­tu­ra­les so­bre la mas­cu­li­ni­dad han pro­vo­ca­do una epi­de­mia de des­ór­de­nes ali­men­ti­cios y pro­ble­mas de au­to­es­ti­ma en to­do ti­po de hom­bres. ¿Eres ca­paz de re­co­no­cer las se­ña­les de aler­ta? ¿Has en­con­tra­do al­gu­na en ti mis­mo?

Men's Health (Chile) - - Fitness + Músculo -

Ch­ris Marvin te­nía un ri­tual ma­tu­tino se­cre­to mientras es­ta­ba en la uni­ver­si­dad. Se des­per­ta­ba a las 7 a.m. y con­for­me la luz del sol co­men­za­ba a inun­dar la ha­bi­ta­ción, se ase­gu­ra­ba de que su puer­ta es­tu­vie­ra ce­rra­da y acu­día a la pro­fun­di­dad de sus ca­jo­nes y su mi­ni bar en bus­ca de to­do aque­llo que ne­ce­si­ta­ría pa­ra su­pe­rar la jor­na­da.

Pri­me­ro, se to­ma­ba una píl­do­ra de ca­feí­na pa­ra des­per­tar, se­gui­da de un par de anal­gé­si­cos –un ata­que pre­ven­ti­vo en con­tra del do­lor de en­tre­nar dos ho­ras por día, sie­te días por se­ma­na. (“No exis­te un múscu­lo lla­ma­do des­can­so”, se de­cía a sí mis­mo). Pos­te­rior­men­te, un to­que de ma­rihua­na lo ayu­da­ba a cal­mar­se. En vez de agua, se ser­vía un va­so de whisky pa­ra to­mar sus su­ple­men­tos pre en­treno. Lue­go, se in­yec­ta­ba es­te­roi­des anabó­li­cos con­se­gui­dos en el mercado ne­gro en los glú­teos o en los bra­zos. Des­pués de guar­dar su far­ma­cia per­so­nal, montaba su bi­ci­cle­ta pa­ra lle­gar des­de la ca­sa que com­par­tía con sus her­ma­nos de fra­ter­ni­dad has­ta el cam­pus de So­no­ma Sta­te Uni­ver­sity, don­de es­tu­dia­ba –sor­pre­sa– cien­cias del ejer­ci­cio.

“¿Un estudiante de ki­ne­sio­lo­gía que ha­cía esas ton­te­rías? Yo era una con­tra­dic­ción an­dan­te”, di­ce Marvin, quien tie­ne 32 años ac­tual­men­te. Na­da po­día ale­jar­lo del gim­na­sio, ni si­quie­ra múl­ti­ples le­sio­nes que even­tual­men­te re­qui­rie­ron ci­ru­gía. “Le pe­día a mi com­pa­ñe­ro de en­tre­na­mien­to que em­pu­ja­ra mi hom­bro pa­ra man­te­ner­lo en su si­tio pa­ra que pu­die­ra hacer curls en la má­qui­na de pre­di­ca­dor. En mi men­te era in­des­truc­ti­ble”.

Al cum­plir 25 años, es­ta­ba de vuel­ta en su ca­sa de San Diego y pe­sa­ba 95 ki­los, con una es­pal­da que lo ha­cía lu­cir co­mo Hulk. Cuan­do de­jó los es­te­roi­des e in­cre­men­tó su consumo de ma­rihua­na, éx­ta­sis, pas­ti­llas pa­ra dor­mir y va­lium –ade­más del al­cohol y los anal­gé­si­cos– ba­jo has­ta los 63 ki­los y ca­yó en de­pre­sión. Des­pués de una no­che de ex­ce­sos, pa­só más de una se­ma­na en­ce­rra­do en un hos­pi­tal psi­quiá­tri­co.

“Ha­bía con­su­mi­do tan­tas dro­gas que no dor­mí du­ran­te ocho días”, ase­gu­ra. “Des­pués acu­dí a un pro­gra­ma de te­ra­pia cog­ni­ti­va del com­por­ta­mien­to, y fue ahí don­de me di­je­ron que te­nía dis­mor­fia muscular. Nun­ca ha­bía es­cu­cha­do esas pa­la­bras, ‘¿qué ca­ra­jos es eso? pre­gun­té”.

SI

OBSERVAS CON ATEN­CIÓN, PO­DRÍAS VER AL­GO DE TI MIS­MO EN MARVIN. Des­de muy jó­ve­nes, a los hom­bres se les en­se­ña que de­ben ser más gran­des, fuer­tes y rá­pi­dos, y que de­ben so­por­tar el do­lor. ¿Enojo? ¿An­sie­dad? ¿Ba­ja au­to­es­ti­ma? ¿Quién ne­ce­si­ta un te­ra­peu­ta cuan­do pue­des ir al gim­na­sio? Y, con to­da ho­nes­ti­dad, ¿cuán­tos de no­so­tros no he­mos in­ten­ta­do re­sol­ver nues­tras in­se­gu­ri­da­des in­ter­nas en­car­gán­do­nos de nues­tra apa­rien­cia ex­ter­na?

A di­fe­ren­cia de Marvin, pro­ba­ble­men­te no ten­gas un des­or­den men­tal, y mu­cho me­nos una de­pen­den­cia a al­gu­na sus­tan­cia co­mo resultado de es­to. La dis­mor­fia muscular, o DM, es una con­di­ción po­co co­no­ci­da que for­ma par­te de un gru­po de pa­de­ci­mien­tos más am­plio lla­ma­do tras­torno dis­mór­fi­co cor­po­ral. Los pa­rá­me­tros ac­tua­les de diag­nós­ti­co pue­den apli­car­se a mi­llo­nes de per­so­nas que no es­tán sa­tis­fe­chas con sus cuer­pos. Aque­llos que su­fren de es­te pro­ble­ma sue­len ob­se­sio­nar­se con su apa­rien­cia y creen que nun­ca lucen su­fi­cien­te­men­te muscu­losos, aun­que en reali­dad ten­gan cuer­pos ex­tre­ma­da­men­te tra­ba­ja­dos. “Las per­so­nas me ha­la­ga­ban”, di­ce Marvin, “pe­ro en mi ca­be­za pen­sa­ba, ‘es­ta par­te de mi cuer­po apes­ta’. Me sen­tía muy in­se­gu­ro aun­que lu­cía me­jor que la ma­yo­ría de las per­so­nas. Casi me pro­du­cía asco pen­sar en mi cuer­po”.

La di­fe­ren­cia en­tre al­guien que tie­ne dis­mor­fia muscular y una per­so­na que sim­ple­men­te es­tá en for­ma es una cues­tión de gra­do. In­ves­ti­ga­cio­nes pu­bli­ca­das en el Ame­ri­can Jour­nal of Psy­chiatry re­ve­lan que un fi­si­cul­tu­ris­ta tí­pi­co pa­sa al­re­de­dor de 40 mi­nu­tos por día pen­san­do en me­jo­rar su fí­si­co. Aque­llos que su­fren es­te pa­de­ci­mien­to pa­san al­re­de­dor de 325 mi­nu­tos pen­san­do en es­to y se ob­ser­van en un es­pe­jo un pro­me­dio de 9.2 ve­ces por día. Es­ta con­di­ción sue­le pre­sen­tar­se en ado­les­cen­tes o adul­tos jó­ve­nes y la ma­yo­ría de quie­nes ex­hi­ben sín­to­mas son per­so­nas que su­frie­ron de bull­ying con res­pec­to a su cuer­po o su fuer­za. El ca­so de Marvin era pro­to­tí­pi­co. En la es­cue­la se­cun­da­ria me­día 1.80 me­tros y pe­sa­ba 68 ki­los. No te­nía mu­cha coor­di­na­ción y ca­len­ta­ba la ban­ca del equi­po de bas­quet­bol. Era víc­ti­ma de bur­las en la sa­la de pe­sas. “Se reían de mí por ser el más dé­bil del equi­po”, di­ce. “Era más pequeño que los de­más así que era ob­je­to de bur­las”.

In­ves­ti­ga­cio­nes mues­tran que in­clu­so los ni­ños de seis años ex­pre­san un de­seo de te­ner un cuer­po muscu­loso, y los hom­bres son más pro­pen­sos a per­se­guir di­cho ob­je­ti­vo si fue­ron mo­les­ta­dos o si re­ci­bie­ron pre­sión de par­te de sus com­pa­ñe­ros. Y más allá de su círcu­lo cer­cano, los hom­bres cons­tan­te­men­te sien­ten que de­ben lu­cir de cier­ta ma­ne­ra. Lo ve­mos en las pe­lí­cu­las: Mark Wahl­berg no es uno de los ac­to­res me­jor pa­ga­dos gra­cias a su acen­to bos­to­niano. Lo ve­mos en la te­le­vi­sión: los hom­bres gor­dos co­mo Ke­vin Ja­mes siem­pre in­ter­pre­tan per­so­na­jes de ton­tos. Lo ve­mos en la pu­bli­ci­dad: ¿có­mo lucen los mo­de­los de ro­pa in­te­rior? Lo ve­mos en las re­vis­tas: in­clu­so en Men’s Health lo te­ne­mos en nues­tra por­ta­da. Lo ve­mos en las re­des so­cia­les: The Rock tie­ne 100 mi­llo­nes de se­gui­do­res. Lo ve­mos en los vi­deo­jue­gos: in­ves­ti­ga­cio­nes mues­tran que los hom­bres que tie­nen ba­ja au­to­es­ti­ma sue­len ele­gir per­so­na­jes muscu­losos. Lo ve­mos en los ju­gue­tes: los mu­ñe­cos G.I. Joe en los no­ven­tas es­ta­ban di­se­ña­dos pa­ra lu­cir co­mo hom­bres con bí­ceps de 68 cen­tí­me­tros.

“Cuan­do ve­mos imá­ge­nes de cuer­pos muscu­losos, nos sen­ti­mos me­nos sa­tis­fe­chos con el que te­ne­mos”, di­ce Stuart Mu­rray, Ph.D., psi­có­lo­go clí­ni­co de UC San Fran­cis­co. “La nor­ma es­ta­ble­ci­da es muy po­co rea­lis­ta. La ma­yo­ría de las imá­ge­nes que ve­mos e idea­li­za­mos han si­do al­te­ra­das con Pho­tos­hop y son, por de­fi­ni­ción, im­po­si­bles de re­pli­car. Ade­más, los mo­de­los sue­len se­guir die­tas ex­tre­mas an­tes de una se­sión de fo­tos”.

El cuer­po ideal de acuer­do con la cul­tu­ra po­pu­lar tie­ne un tor­so en for­ma de V, bra­zos gran­des, hom­bros an­chos, un es­tó­ma­go plano y una cin­tu­ra pe­que­ña. En un es­tu­dio, nueve de ca­da 10 hom­bres uni­ver­si­ta­rios ex­pre­sa­ron de­seos de te­ner múscu­los más gran­des. En otro, más del 90 por cien­to de los ado­les­cen­tes que par­ti­ci­pa­ron re­por­ta­ron hacer ejer­ci­cio con el ob­je­ti­vo de lu­cir más muscu­losos; dos ter­cios de ellos mo­di­fi­ca­ron sus die­tas pa­ra in­cre­men­tar su ta­ma­ño o tono muscular, y casi el 6 por cien­to di­je­ron con­su­mir es­te­roi­des, sus­tan­cias que en la ac­tua­li­dad se usan pa­ra me­jo­rar la apa­rien­cia, no só­lo el ren­di­mien­to.

Unos me­ses an­tes de que Marvin en­tra­ra a la uni­ver­si­dad, tu­vo una vi­sión no tan­to de quién que­ría ser, sino de en qué que­ría con­ver­tir­se. “Te­nía el ti­po de fan­ta­sías que to­dos los chi­cos tie­nen de ser gran­de y muscu­loso, con­du­cir una mo­to­ci­cle­ta, ser atlé­ti­co”, di­ce. “Pe­ro no era nin­gu­na de esas co­sas”. Así que co­men­zó

Mi pri­me­ra dro­ga era la aprobación de los de­más. No te­nía un sen­ti­do pro­pio de iden­ti­dad

a en­tre­nar, pe­ro no sabía qué hacer en el gim­na­sio ni cuán­to tiem­po le to­ma­ría mo­di­fi­car su cuer­po. Des­pués de unos cuan­tos me­ses, com­pró es­te­roi­des y la ma­má de un com­pa­ñe­ro, quien era en­fer­me­ra, le en­se­ñó a in­yec­tar­se y le con­si­guió je­rin­gas.

“Te­nía 21 años y me­dio. Mi ni­vel de tes­tos­te­ro­na ha­bía al­can­za­do su má­xi­mo y de­ci­dí que no era su­fi­cien­te”, afir­ma. Que­ría al­go que ac­tua­ra rá­pi­do y, de pron­to, au­men­té 15 ki­los. ‘Es­to es asom­bro­so’, pen­sé. La sen­sa­ción de ser po­de­ro­so y la con­fian­za que ve­nía con ello eran in­creí­bles. Las dro­gas me per­mi­tie­ron ser al­go que no era. Me sen­tía más lis­to, más con­fia­do y más atrac­ti­vo. Me sen­tía muy bien”.

Pe­ro los es­te­roi­des no re­sol­vie­ron el ver­da­de­ro pro­ble­ma que se en­con­tra­ba ba­jo la su­per­fi­cie: la dis­mor­fia muscular. “No me qui­ta­ba la pla­ye­ra por­que me aver­gon­za­ba mi pe­cho”, di­ce. En vez de pen­sar “wow, mis bra­zos, pier­nas y es­pal­da son más gran­des, me con­cen­tra­ba úni­ca­men­te en mi pe­cho y eso me ha­cía sen­tir pa­té­ti­co. Só­lo veía mis de­fec­tos”.

Los hom­bres es­tán pro­gra­ma­dos so­cial­men­te pa­ra no sen­tir­se sa­tis­fe­chos y siem­pre que­rer más”, di­ce Mu­rray. “Lo que es­to brin­da es in­fe­li­ci­dad per­ma­nen­te”.

Marvin cum­plía con to­das las con­di­cio­nes tí­pi­cas de la dis­mor­fia muscular (ve la prueba más aba­jo). ¿Cambios de hu­mor? “Si al­guien me cor­ta­ba en el trá­fi­co me mo­les­ta­ba por­que asu­mía que ha­bía si­do a pro­pó­si­to”.

¿An­sie­dad y de­pre­sión? “Vi­vía en un es­ta­do de in­co­mo­di­dad ge­ne­ral, al bor­de del pá­ni­co”, es­pe­cial­men­te cuan­do es­ta­ba cer­ca de hom­bres más gran­des. ¿Ten­den­cias ob­se­si­vas? “Fle­xio­na­ba to­dos mis múscu­los fren­te al es­pe­jo ca­da día y me con­cen­tra­ba en mis de­bi­li­da­des”. ¿Pro­ble­mas pa­ra fun­cio­nar so­cial­men­te? “Era in­ca­paz de es­tar con otras per­so­nas a me­nos que con­su­mie­ra ma­rihua­na”. Al­gu­nos de sus sín­to­mas son com­pli­ca­cio­nes aso­cia­das a la DM: ¿Abu­so de sus­tan­cias? “En el pro­gra­ma psi­quiá­tri­co me di­je­ron que era el ma­yor con­su­mi­dor que ha­bían vis­to”. ¿Pen­sa­mien­tos sui­ci­das? Des­pués de una rup­tu­ra amo­ro­sa, di­ce, “con­tem­ple con­du­cir ha­cia un ba­rran­co du­ran­te dos años”. Cuan­do de­jó de to­mar es­te­roi­des en el 2013 se en­fren­tó a un nue­vo pro­ble­ma: su cuer­po ya no pro­du­cía tes­tos­te­ro­na de for­ma na­tu­ral, una con­di­ción co­no­ci­da co­mo hi­po­go­na­dis­mo in­du­ci­do por es­te­roi­des anabó­li­cos. Aho­ra de­be usar una cre­ma con hor­mo­nas ca­da ma­ña­na. De­bi­do al da­ño que su­frie­ron sus ten­do­nes y li­ga­men­tos pro­duc­to de sus en­tre­na­mien­tos y al uso de es­te­roi­des, to­dos los días se des­pier­ta con do­lor en to­do el cuer­po.

“Jo­dí mi cuer­po pa­ra el res­to de mi vi­da”, di­ce. “Par­te de mi te­ra­pia con­sis­tió en dar­me cuen­ta de que el ex­te­rior no de­fi­ne al in­te­rior. So­lía eva­luar mi ca­li­dad mo­ral con ba­se en la apa­rien­cia de mi cuer­po o la in­ten­si­dad de mis en­tre­na­mien­tos”.

ALI­MEN­TI­CIOS SON OTRO PUN­TO CLA­VE DE LA DIS­MOR­FIA MUSCULAR. Pa­ra au­men­tar el ta­ma­ño de tus múscu­los, ne­ce­si­tas una die­ta al­ta en ca­lo­rías, pe­ro in­clu­so usan­do es­te­roi­des anabó­li­cos, es ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil con­se­guir un au­men­to de ma­sa muscular sin ga­nar tam­bién un po­co de gra­sa. In­ten­tar cre­cer man­te­nién­do­te ex­tre­ma­da­men­te ma­gro pue­de lle­var­te a to­mar ma­las de­ci­sio­nes en el te­rreno de la nu­tri­ción. “Los hom­bres pue­den lu­cir in­creí­ble­men­te sa­lu­da­bles, co­mo es­ta­tuas grie­gas, pe­ro en tér­mi­nos mé­di­cos no es­tán del to­do bien”, di­ce Mu­rray. “Pue­des ter­mi­nar con un rit­mo car­dia­co pe­li­gro­sa­men­te ba­jo y un des­ba­lan­ce de elec­tro­li­tos”.

Los mé­di­cos iden­ti­fi­can tres ti­pos prin­ci­pa­les de des­ór­de­nes ali­men­ti­cios: anore­xia, que es la res­tric­ción en el consumo de ca­lo­rías; bu­li­mia que es una pur­ga de ca­lo­rías a tra­vés del vó­mi­to, el uso de la­xan­tes y el ejer­ci­cio; y los atra­co­nes, que con­sis­ten en el consumo ex­ce­si­vo de ali­men­tos.

“Exis­te un do­ble es­tig­ma pa­ra los hom­bres”, di­ce el psi­quia­tra Brad Smith, M.D., de Ro­gers Beha­vio­ral Health. “Es­tá el es­tig­ma de te­ner un pro­ble­ma psi­co­ló­gi­co o psi­quiá­tri­co y ade­más se tra­ta de un pro­ble­ma que sue­le ca­rac­te­ri­zar­se co­mo una en­fer­me­dad fe­me­ni­na”.

“La so­cie­dad nos ha entrenado pa­ra pen­sar que so­mos fuer­tes y mas­cu­li­nos y que no de­be­mos pen­sar en esas co­sas”, ase­gu­ra Dan Stein, quien casi mu­rió a cau­sa de es­to. Dos se­ma­nas an­tes de mar­char­se de ca­sa rum­bo a la uni­ver­si­dad, Stein pe­sa­ba 97 ki­los, gra­cias a su afi­ción por las ham­bur­gue­sas, refrescos y co­mi­da pro­ce­sa­da. Con la idea de po­ner­se en for­ma, co­men­zó a co­rrer 10 ki­ló­me­tros por día, cin­co días por se­ma­na, ade­más le­van­ta­ba pe­sas oca­sio­nal­men­te. Pa­ra cuan­do regresó a ca­sa pa­ra las va­ca­cio­nes de in­vierno, ha­bía ba­ja­do has­ta 83 ki­los. “To­do el mun­do me de­cía que lu­cía ge­nial”, cuen­ta. Pa­ra el fi­nal de su se­gun­do se­mes­tre, pe­sa­ba 74. “Pe­ro era un gordo fla­co, no te­nía múscu­los ni de­fi­ni­ción”.

Un par­tea­guas fue un día en que se en­con­tra­ba ju­gan­do fut­bol ame­ri­cano con sus ami­gos. Stein no por­ta­ba una ca­mi­se­ta y de pron­to apa­re­cie­ron al­gu­nos ju­ga­do­res del equi­po de la uni­ver­si­dad, tam­bién te­nían el tor­so des­cu­bier­to. “Al­gu­nas chi­cas muy atrac­ti­vas se acer­ca­ron pa­ra ha­blar con ellos”, cuen­ta Stein. “Pen­sé, ‘he es­ta­do en­tre­nan­do co­mo lo­co, ¿qué pue­do hacer pa­ra re­ci­bir esa cla­se de aten­ción?’”.

STEIN de­ci­dió que el pro­ble­ma era su die­ta. No te­nía un cuer­po muscu­loso, pen­sa­ba, por­que co­mía de­ma­sia­do. La reali­dad es que co­mía muy po­co pa­ra cons­truir múscu­los. Con­fun­di­do so­bre el fun­cio­na­mien­to del cuer­po, su die­ta se vol­vió ex­tre­ma­da­men­te res­tric­ti­va. Su desa­yuno con­sis­tía en un pu­ño de ce­real; el al­muer­zo era una la­ta de atún y un po­co de me­lón y la ce­na era una bol­sa de pa­lo­mi­tas o una ba­rra de pro­teí­na. Mientras tan­to, con­ti­nua­ba co­rrien­do has­ta 80 ki­ló­me­tros por se­ma­na y le­van­tan­do pe­sas tres ve­ces por día. Usual­men­te se des­per­ta­ba a las 2 a.m. y ba­ja­ba al gim­na­sio pa­ra hacer car­dio por 45 mi­nu­tos an­tes de dor­mir de nue­vo. Con­su­mía en pro­me­dio 1,000 ca­lo­rías por día y que­ma­ba al­re­de­dor de 4,000. “Co­men­cé a sen­tir­me más dé­bil en el gim­na­sio”, afir­ma.

Stein fal­tó a tan­tas cla­ses pa­ra ir al gim­na­sio que fue ex­pul­sa­do de la uni­ver­si­dad. Co­men­zó a tra­ba­jar co­mo me­se­ro en un restaurante. Ca­da no­che lle­va­ba lo mis­mo pa­ra ce­nar a ca­sa –pas­ta con sal­sa ma­ri­na­ra– y se en­ce­rra­ba en su cuar­to pa­ra que na­die lo vie­ra tra­gar la sal­sa y es­cu­pir la pas­ta en el bo­te de ba­su­ra. Se per­mi­tía úni­ca­men­te una co­mi­da real al año, en el Día de Acción de Gra­cias, só­lo des­pués de co­rrer me­dio ma­ra­tón por la ma­ña­na. “Era una de esas per­so­nas ignorantes que pien­san que la úni­ca for­ma de que­mar ca­lo­rías es hacer ejer­ci­cio. No sabía que co­mer que­ma ca­lo­rías, al igual que res­pi­rar y cual­quier otra fun­ción cor­po­ral”. Tiem­po des­pués, su pe­so ba­jó has­ta los 59 ki­los. Sus me­ji­llas ha­bían des­apa­re­ci­do y sus uñas y la­bios eran azu­les. “Co­men­cé a pen­sar, ¿hay un pro­ble­ma con­mi­go?, ¿ten­dré cán­cer?”. Un doc­tor le dijo que pre­sen­ta­ba 20 sig­nos de ina­ni­ción. “Fue en­ton­ces que me di cuen­ta de que era anoré­xi­co”, di­ce. “Mi fa­mi­lia siem­pre su­po que te­nía un pro­ble­ma, pe­ro no le pres­ta­ban demasiada aten­ción. Mi cuer­po se es­ta­ba des­mo­ro­nan­do y com­pren­dí que si no cam­bia­ba pron­to, es­to me ma­ta­ría”.

Los des­ór­de­nes ali­men­ti­cios afec­tan a los hom­bres de to­das eda­des, ra­zas u oren­ta­cio­nes se­xua­les. “De­be­mos edu­car a las per­so­nas so­bre los sín­to­mas que de­ben bus­car y có­mo ha­blar con los ni­ños”, di­ce el psi­co­te­ra­peu­ta An­drew Wa­len, L.C.S.W. “No es una cues­tión de be­lle­za. Se tra­ta de aque­llo que te ha­ce es­pe­cial, tu hu­ma­ni­dad, tu ge­ne­ro­si­dad. Esos son los men­sa­jes que de­be­mos trans­mi­tir a los hom­bres jó­ve­nes, en vez de ¿eres el me­jor, el más fuer­te y re­sis­ten­te? De­be­mos de­cir­les que su cuer­po es su ho­gar, no un anun­cio”.

Las per­so­nas pue­den su­frir múl­ti­ples des­ór­de­nes ali­men­ti­cios, y los hom­bres con dis­mor­fia muscular sue­len pa­sar por ci­clos de anore­xia, bu­li­mia y atra­co­nes. In­clu­so una co­mi­da de tram­pa pue­de ser con­si­de­ra­da un atra­cón si pro­vo­ca es­trés. Los pri­me­ros sín­to­mas de que po­drías es­tar en pro­ble­mas son des­hi­dra­ta­ción, un rit­mo car­dia­co más ba­jo y una reducción en la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral. Al­go que em­peo­ra las co­sas es que en oca­sio­nes los doc­to­res no sa­ben qué se­ña­les de­ben bus­car en los hom­bres.

Me sen­tía tan in­fe­liz con mi as­pec­to que pre­fe­ría es­tar so­lo. Aho­ra me agra­da es­tar con otras per­so­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.