“El mer­cu­rio ma­lo y el mer­cu­rio bueno de las va­cu­nas”

Mundo Nuevo - - Editorial - Iván An­drés San­tan­dreu

Es lo que re­pe­tía el doc­tor en el no­ti­cia­rio, una y otra vez. El mer­cu­rio en los pes­ca­dos, el me­til­mer­cu­rio, se­ría ma­lo pa­ra la sa­lud. En cam­bio, el que se en­cuen­tra en las va­cu­nas in­fan­ti­les co­mo pre­ser­van­te, el ti­me­ro­sal que se trans­for­ma en etil­mer­cu­rio, se­ría ino­cuo pa­ra la sa­lud. Es­te se­ría el mer­cu­rio bueno.

Es­cu­ché de­cir lo mis­mo a otro doc­tor, en otro no­ti­cia­rio, y agre­ga­ba que los es­tu­dios que se­ña­lan pro­ble­mas en re­la­ción con el ti­me­ro­sal eran “ma­los” y los que se­ña­la­ban lo con­tra­rio eran los “bue­nos”.

Ese es el tono pa­ter­na­lis­ta que en ge­ne­ral ocu­pan los doc­to­res en los no­ti­cia­rios y ma­ti­na­les, co­mo si to­dos fué­ra­mos ton­tos, que no pu­dié­ra­mos en­ten­der, leer ni in­for­mar­nos de ver­dad.

La reali­dad es que hay más de 240 es­tu­dios cien­tí­fi­cos que de­mues­tran que el ti­me­ro­sal es al­ta­men­te tó­xi­co; un ve­neno en al­gu­nas va­cu­nas, en con­cen­tra­cio­nes –al me­nos en Chi­le- de­ce­nas de ve­ces so­bre cual­quier ti­po de nor­ma que se es­co­ja, la de la EPA, de la FAO o la de la OMS, etc.

Re­cien­te­men­te, se pu­bli­có un nuevo estudio, es­ta vez un me­taa­ná­li­sis, es de­cir, un estudio cien­tí­fi­co que agru­pa a su vez a mu­chos es­tu­dios so­bre el mis­mo te­ma. Y sus con­clu­sio­nes son de­mo­le­do­ras: el etil­mer­cu­rio (ti­me­ro­sal) es tan tó­xi­co co­mo el me­til­mer­cu­rio. Na­da que ver lo del “mer­cu­rio bueno y el mer­cu­rio ma­lo”: am­bos son igual­men­te tó­xi­cos.

En reali­dad, lo an­te­rior no es nin­gu­na no­ve­dad. Por años, se han ido acu­mu­lan­do estudio tras estudio que se­ña­lan aque­llo, so­lo que es­ta re­vi­sión ha si­do rea­li­za­da por dos cien­tí­fi­cos de los Cen­tros pa­ra el Con­trol y la Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des (CDC) de Es­ta­dos Uni­dos.

Peor aún –y aun­que us­ted no lo crea- no exis­te nin­gún estudio de bio­se­gu­ri­dad que de­mues­tre que el ti­me­ro­sal de las va­cu­nas es se­gu­ro pa­ra ser ad­mi­nis­tra­do en em­ba­ra­za­das y lac­tan­tes. Si us­ted es ca­paz de en­con­trar uno so­lo, al me­nos un so­lo estudio que de­mues­tre su se­gu­ri­dad, pue­de ga­nar­se 100 mil dólares nor­te­ame­ri­ca­nos, algo así co­mo 65 millones de pe­sos chi­le­nos. ¡En­cuén­tre­lo, va­ya a www. world­mer­cury­pro­ject.org en la web y en­víe­lo!

La evi­den­cia cien­tí­fi­ca en re­la­ción con el ti­me­ro­sal es tan abru­ma­do­ra, que no se en­tien­de que aún se si­ga uti­li­zan­do en nues­tro país, a pe­sar de que exis­ten al­ter­na­ti­vas, pues no se ocu­pa co­mo pre­ser­van­te en nin­gu­na par­te de Eu­ro­pa, Ru­sia ni Ja­pón.

El uso de las va­cu­nas con ti­me­ro­sal en Chi­le tie­ne un de­jo de men­ta­li­dad me­die­val. Me re­cuer­da cuan­do la gen­te creía en la ge­ne­ra­ción es­pon­tá­nea, en la Tie­rra pla­na o en las es­tre­llas co­mo fa­ro­les. To­mó si­glos sa­car­los de ahí. ¿Cuánto tiem­po nos to­ma­rá a no­so­tros eli­mi­nar el ti­me­ro­sal de las va­cu­nas?

¿So­mos tan po­bres que no po­de­mos fi­nan­ciar va­cu­nas de me­jor ca­li­dad pa­ra nues­tros pro­pios ni­ños? ¿El prin­ci­pio de pre­cau­ción no sig­ni­fi­ca na­da pa­ra nues­tras au­to­ri­da­des? ¿Qué par­te de to­do es­to no se en­tien­de fren­te a algo tan evi­den­te? URL cor­ta http://wp.me/p8ao­qe-nl

La evi­den­cia cien­tí­fi­ca en re­la­ción con el ti­me­ro­sal es tan abru­ma­do­ra, que no se en­tien­de que aún se si­ga uti­li­zan­do en nues­tro país, a pe­sar de que exis­ten al­ter­na­ti­vas, pues no se ocu­pa co­mo pre­ser­van­te en nin­gu­na par­te de Eu­ro­pa, Ru­sia ni Ja­pón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.