Nuevo estudio cien­tí­fi­co con­fir­ma to­xi­ci­dad del ti­me­ro­sal

Ale­jan­dra Vidal De la Cer­da e Iván An­drés San­tan­dreu.

Mundo Nuevo - - Contenidos - Ale­jan­dra Vidal e Iván San­tan­dreu

Por años, ciu­da­da­nos co­mu­nes y co­rrien­tes, cien­tí­fi­cos, mé­di­cos, po­lí­ti­cos y gru­pos pro va­cu­na­ción li­bre y se­gu­ra, han cues­tio­na­do a ni­vel mun­dial la se­gu­ri­dad del Tio­mer­sal o Ti­me­ro­sal, pro­duc­to que con­tie­ne mer­cu­rio or­gá­ni­co en for­ma de etil­mer­cu­rio y que se uti­li­za co­mo pre­ser­van­te en al­gu­nas va­cu­nas.

Si bien el de­ba­te no ha es­ta­do exen­to de po­lé­mi­cas –so­bre to­do fren­te a los casos de ni­ños que han ma­ni­fes­ta­do pro­ble­mas en el neu­ro­de­sa­rro­llo tras va­cu­nar­se, y de las acu­sa­cio­nes de fi­nan­cia­mien­to por par­te de al­gu­nas far­ma­céu­ti­cas pa­ra de­mos­trar que es­ta sus­tan­cia no es pe­li­gro­sa- hoy pa­re­cie­se que tras es­te nuevo estudio rea­li­za­do por dos cien­tí­fi­cos de los CDC, de­pen­dien­tes del De­par­ta­men­to de Sa­lud y de Ser­vi­cios Hu­ma­nos de Es­ta­dos Uni­dos, se ini­cia una nue­va eta­pa que de­be­ría ge­ne­rar de­ba­te en­tre de­fen­so­res y opo­si­to­res de es­te pre­ser­van­te, pre­sen­te en al­gu­nas va­cu­nas mi­nis­te­ria­les, y tam­bién en al­gu­nas va­cu­nas pri­va­das.

Aun cuan­do por años el ar­gu­men­to de los CDC ha si­do que el me­til­mer­cu­rio es da­ñino, y no así el etil­mer­cu­rio, ase­gu­ran­do que la in­clu­sión de es­te úl­ti­mo com­pues­to en al­gu­nas va­cu­nas no pre­sen­ta ries­gos pa­ra la sa­lud, hoy ha que­da­do en evi­den­cia que am­bos son tó­xi­cos.

Lo an­te­rior es gra­cias al me­taa­ná­li­sis ti­tu­la­do Alkyl Mer­cury – In­du­ced To­xi­city: Mul­ti­ple Me­cha­nisms of Ac­tion ( To­xi­ci­dad in­du­ci­da por al­qui­los de mer­cu­rio: múl­ti­ples me­ca­nis­mos de acción), ela­bo­ra­do por los cien­tí­fi­cos John F. Ris­her y Pa­me­la Tuc­ker, de la Di­vi­sión de To­xi­co­lo­gía y Cien­cias Hu­ma­nas de la Sa­lud de los CDC y pu­bli­ca­do en Re­views of En­vi­ron­men­tal Con­ta­mi­na­tion and To­xi­co­logy, de Sprin­ger In­ter­na­tio­nal Pu­blis­hing, el cual es en­fá­ti­co al se­ña­lar que tan­to el etil­mer­cu­rio co­mo el me­til­mer­cu­rio son tó­xi­cos.

Se­gún el estudio, “hay mu­chas si­mi­li­tu­des y as­pec­tos co­mu­nes en el me­ca­nis­mo de acción del me­til y del etil­mer­cu­rio”, sien­do una de las prin­ci­pa­les con­se­cuen­cias el “cau­sar da­ño al ADN”, es de­cir, su ca­pa­ci­dad mu­ta­gé­ni­ca. Otras de las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes del me­taa­ná­li­sis fue­ron: - El me­til­mer­cu­rio (neu­ro­to­xi­na pre­sen­te en al­gu­nos pes­ca­dos) y el etil­mer­cu­rio (pre­sen­te en al­gu­nas va­cu­nas co­mo la del té­tano y la de la in­fluen­za, en go­ti­tas pa­ra los oí­dos y en ae­ro­so­les na­sa­les) son igual­men­te tó­xi­cos pa­ra los hu­ma­nos. El me­til­mer­cu­rio y el etil­mer­cu­rio com­par­ten al­gu­nas pro­pie­da­des quí­mi­cas co­mu­nes, y am­bos al­te­ran sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el desa­rro­llo y fun­ción del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral.

In­ves­ti­ga­do­res de la Di­vi­sión de To­xi­co­lo­gía y Cien­cias Hu­ma­nas de la Sa­lud de los CDC (Cen­tros pa­ra el Con­trol y la Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des, de Es­ta­dos Uni­dos), pu­bli­ca­ron un me­taa­ná­li­sis que de­mues­tra có­mo el pre­ser­van­te Ti­me­ro­sal, pre­sen­te en Chi­le en va­cu­nas co­mo la Pen­ta­va­len­te, es muy pe­li­gro­so pa­ra la sa­lud, ya que ge­ne­ra una se­rie de da­ños a ni­vel ce­re­bral y en otros ór­ga­nos. Al res­pec­to, la dipu­tada Cris­ti­na Gi­rar­di (PPD) se­ña­ló que, fren­te a es­te me­taa­ná­li­sis, jun­to con los da­tos en­tre­ga­dos por el Ins­ti­tu­to de Sa­lud Pú­bli­ca (ISP) so­bre la can­ti­dad de Ti­me­ro­sal que con­tie­nen cier­tas va­cu­nas pri­va­das y mi­nis­te­ria­les, se de­be le­van­tar el ve­to pre­si­den­cial pa­ra po­der le­gis­lar so­bre el te­ma.

- El Ti­me­ro­sal es ex­tre­ma­da­men­te tó­xi­co a muy bajas ex­po­si­cio­nes y es más da­ñino que el me­til­mer­cu­rio en al­gu­nos es­tu­dios. Por ejem­plo, el etil­mer­cu­rio es más des­truc­ti­vo en las mi­to­con­drias de las cé­lu­las que el me­til­mer­cu­rio.

- El etil­mer­cu­rio del Ti­me­ro­sal no aban­do­na el cuer­po rá­pi­da­men­te co­mo se ha di­cho siem­pre, sino que es me­ta­bo­li­za­do en al­tí­si­mas for­mas neu­ro­tó­xi­cas.

Co­mo se men­cio­nó pre­via­men­te, el ar­gu­men­to era que el etil­mer­cu­rio era más se­gu­ro que el me­til­mer­cu­rio, por­que el pri­me­ro des­apa­re­cía más rá­pi­do de la san­gre que el se­gun­do. Sin em­bar­go, el etil­mer­cu­rio no aban­do­na el cuer­po, sino que mi­gra con ma­yor ra­pi­dez a los ór­ga­nos, in­clui­do el ce­re­bro, se­gún lo que ha evi­den­cia­do es­te estudio re­cien­te.

En una en­tre­vis­ta otor­ga­da al ca­nal CNN du­ran­te fe­bre­ro de 2014, el Pre­si­den­te del Co­le­gio Mé­di­co y Di­rec­tor Mé­di­co del Cen­tro de In­for­ma­ción To­xi­co­ló­gi­ca de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Chi­le (PUC), Dr. En­ri­que Pa­ris, se­ña­ló es­tar en con­tra del Ti­me­ro­sal en las va­cu­nas, “por­que hay mu­cha evi­den­cia que apun­ta a que el Ti­me­ro­sal se trans­for­ma en etil­mer­cu­rio den­tro del or­ga­nis­mo, y pro­du­ce di­fe­ren­tes da­ños. Aquí to­do se ha que­ri­do re­la­cio­nar con el au­tis­mo y no es así. Se sabe que el etil­mer­cu­rio pro­du­ce da­ños en mu­chas cé­lu­las del or­ga­nis­mo, fa­vo­re­ce la muer­te ce­lu­lar, pro­du­ce ne­cro­sis ce­lu­lar, al­te­ra los me­ca­nis­mos de in­mu­ni­dad, pro­du­ce da­ño re­nal, y ade­más pue­de pro­du­cir da­ño neu­ro­ló­gi­co”.

Otro da­to que apor­ta el mé­di­co pe­dia­tra de la PUC en la en­tre­vis­ta men­cio­na­da es que “el Ti­me­ro­sal, cuan­do en­tra al or­ga­nis­mo, se acu­mu­la en el ce­re­bro de un ni­ño en­tre un 35% a un 40%, y eso na­die lo pue­de ne­gar”.

Y al igual que el Dr. Pa­ris, tam­bién otros mé­di­cos han ad­ver­ti­do o de­nun­cia­do los pe­li­gros del Ti­me­ro­sal. De la mis­ma ma­ne­ra, exis­ten pro­fe­sio­na­les que han de­cla­ra­do la exis­ten­cia de es­tu­dios ma­ni­pu­la­dos y fuer­tes pre­sio­nes de gru­pos far­ma­céu­ti­cos.

Un cla­ro ejem­plo es el del ex­cien­tí­fi­co de los CDC, Wi­lliam Thom­pson, quien de­cla­ró que él y sus co­le­gas ma­ni­pu­la­ron in­ten­cio­nal­men­te los da­tos de un estudio de se­gu­ri­dad de va­cu­nas. Se­gún la con­fe­sión, eli­mi­na­ron la co­rre­la­ción en­con­tra­da en­tre el au­tis­mo y la va­cu­na Tres Ví­ri­ca ad­mi­nis­tra­da a ni­ños afro­ame­ri­ca­nos.

En la opor­tu­ni­dad, Thom­pson en­tre­gó mu­chí­si­mos ar­chi­vos al con­gre­sis­ta Bill Po­sey, quien en 2015 pi­dió una in­ves­ti­ga­ción so­bre el te­ma, la cual aún no se ha lle­va­do a ca­bo. El tes­ti­mo­nio del Dr. Thom­pson so­bre el ocul­ta­mien­to de da­tos por par­te de los CDC se en­cuen­tra do­cu­men­ta­do en el li­bro: Vac­ci­ne Whistle­blo­wer: Ex­po­sing Au­tism Re­search Fraud at the CDC (De­nun­cia so­bre la va­cu­na: re­ve­la­ción del frau­de de in­ves­ti­ga­ción de au­tis­mo en los CDC) y en la pe­lí­cu­la Vax­xed, retirada del Festival de Tri­be­ca por pre­sio­nes de gru­pos de po­der.

En la otra ve­re­da, Ro­bert Ken­nedy Jr. y Ro­bert De Ni­ro lan­za­ron un ver­da­de­ro desafío a los pe­rio­dis­tas, en don­de se­ña­la­ron que en­tre­ga­rán 100.000 dólares a quien pue­da en­con­trar un estudio que de­mues­tre que los ni­ve­les de mer­cu­rio en va­cu­nas son se­gu­ros pa­ra be­bés y fe­tos.

Ken­nedy, quien di­ri­ge el World Mer­cury Pro­ject, una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro de­di­ca­da a com­ba­tir to­das las for­mas de con­ta­mi­na­ción por mer­cu­rio y au­tor del li­bro Thi­me­ro­sal: Let the Scien­ce Speak ( Ti­me­ro­sal: per­mi­tan que ha­ble la cien­cia), de­ci­dió lan­zar es­ta ini­cia­ti­va, por­que a su jui­cio du­ran­te años la pren­sa no ha si­do ca­paz de cues­tio­nar ni de fis­ca­li­zar lo que di­cen los fun­cio­na­rios de la sa­lud pú­bli­ca.

“Va­mos a ofre­cer una re­com­pen­sa de 100.000 dólares (“The 100K Cha­llen­ge” o el Desafío de los cien mil), a cual­quier pe­rio­dis­ta u otra per­so­na que pue­da se­ña­lar un so­lo estudio exis­ten­te que ase­ve­re que es se­gu­ro in­yec­tar mer­cu­rio en los be­bés y en las mu­je­res em­ba­ra­za­das, en los ni­ve­les que ac­tual­men­te es­ta­mos in­yec­tan­do en la va­cu­na con­tra la in­fluen­za”. Ken­nedy plan­teó el desafío en una con­fe­ren­cia de pren­sa en el Na­tio­nal Press Club, en Was­hing­ton DC, el 15 de fe­bre­ro del pre­sen­te año, agre­gan­do que se con­vo­có a un pa­nel

de cien­tí­fi­cos de to­do el mun­do pa­ra que ac­túen co­mo jue­ces so­bre cual­quier estudio re­ci­bi­do.

Du­ran­te la con­fe­ren­cia de pren­sa, se mos­tra­ron ade­más 240 es­tu­dios cien­tí­fi­cos in­de­xa­dos en Pub­med, que evi­den­cian di­ver­sos da­ños aso­cia­dos al uso del Ti­me­ro­sal.

Va­cu­nas con Ti­me­ro­sal en Chi­le

An­te la con­fir­ma­ción por par­te de los Cen­tros pa­ra el Con­trol y Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des, de Es­ta­dos Uni­dos (CDC), re­la­cio­na­da con el au­men­to des­pro­por­cio­na­do de au­tis­mo (en 2008 la pre­va­len­cia era de 1 en 88, mien­tras que en 2012 hu­bo un in­cre­men­to de un 78%), Es­ta­dos Uni­dos co­men­zó a re­ti­rar el Ti­me­ro­sal pe­se a que la FDA (or­ga­nis­mo que au­to­ri­za los me­di­ca­men­tos en Es­ta­dos Uni­dos) ya en 1999 ha­bía he­cho un lla­ma­do al res­pec­to.

Sin em­bar­go, se ha se­gui­do ad­mi­nis­tran­do por años a tra­vés de al­gu­nas va­cu­nas, par­ti­cu­lar­men­te en paí­ses del ter­cer mun­do, por re­co­men­da­ción de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), pa­ra así ga­ran­ti­zar que se va­cu­ne a la po­bla­ción, a pe­sar de que el mis­mo com­pues­to se ha re­ti­ra­do de to­das las va­cu­nas en Eu­ro­pa, Ru­sia y Ja­pón, en las va­cu­nas pa­ra ani­ma­les y se ha prohi­bi­do en su uso tó­pi­co (uso en la piel) des­de los años 80.

El de­ba­te en Chi­le lle­gó a su pun­to ál­gi­do cuan­do el ex­mi­nis­tro de Sa­lud, Jai­me Ma­ña­lich, re­co­no­ció la al­ta con­cen­tra­ción de etil­mer­cu­rio en las va­cu­nas con­tra la in­fluen­za des­ti­na­das a be­bés y ni­ños, con 25 mi­cro­gra­mos (μg) de Ti­me­ro­sal, cuan­do la nor­ma es­ta­ble­ce un má­xi­mo de 0,06 μg pa­ra ni­ños de 2 me­ses.

Si bien en un co­mien­zo el ex­mi­nis­tro pa­tro­ci­nó el pro­yec­to par­la­men­ta­rio que prohi­bía el uso de es­te pre­ser­van­te, lue­go se con­tra­di­jo y de­fen­dió su uso, lo que más tar­de se tra­du­ci­ría en un ve­to pre­si­den­cial que im­pi­de la pro­mul­ga­ción de una ley que prohí­ba el uso de Ti­me­ro­sal en las va­cu­nas, y que has­ta el día de hoy se man­tie­ne, pe­se a que exis­ten otros pre­ser­van­tes que po­drían uti­li­zar­se.

Aun cuan­do en nues­tro país el CAVEI (Co­mi­té Ase­sor en Va­cu­nas y Es­tra­te­gias de In­mu­ni­za­ción) con­clu­yó du­ran­te 2011 que es ne­ce­sa­rio re­ti­rar en el más bre­ve pla­zo el Ti­me­ro­sal de las va­cu­nas, es­te ti­po de pre­ser­van­te si­gue exis­tien­do, da­do que las va­cu­nas que lo con­tie­nen son más eco­nó­mi­cas en con­tra­po­si­ción a las que no lo tie­nen.

Pa­ra ha­cer­se una idea, la va­cu­na Pen­ta­va­len­te (pre­ven­ción de la dif­te­ria, té­ta­nos y he­pa­ti­tis B, en­tre otros), que se apli­ca a los 2,4, 6 y 18 me­ses, en su ver­sión pri­va­da tie­ne un va­lor apro­xi­ma­do de 60.000 mil pe­sos por ca­da do­sis. La ver­sión mi­nis­te­rial con­tie­ne 25 μg de mer­cu­rio, se­gún un do­cu­men­to ofi­cial de fe­cha 25 de enero de 2017, en­tre­ga­do a la dipu­tada Cris­ti­na Gi­rar­di por par­te del Doc­tor Alex Fi­gue­roa, Di­rec­tor del ISP.

Ca­be se­ña­lar que la Aca­de­mia de Cien­cias de Es­ta­dos Uni­dos ha es­ta­ble­ci­do que la do­sis má­xi­ma de mer­cu­rio vía oral, en for­ma crónica y en po­bla­ción adul­ta es de 0,1 μg/kg/día. So­la­men­te es­ta va­cu­na, ca­da vez que se ad­mi­nis­tra, su­pera en­tre 24 y 48 ve­ces el lí­mi­te dia­rio má­xi­mo se­ña­la­do, y es­to sin con­si­de­rar que se tra­ta de lac­tan­tes y que la vía de ad­mi­nis­tra­ción no es oral.

Du­ran­te años la pren­sa no ha si­do ca­paz de cues­tio­nar ni de fis­ca­li­zar lo que di­cen los fun­cio­na­rios de la sa­lud pú­bli­ca.

La dipu­tada Cris­ti­na Gi­rar­di (PPD), quien ha pa­tro­ci­na­do des­de el año 2010 a gru­pos pro va­cu­na­ción li­bre y se­gu­ra, se­ña­ló que fren­te a los an­te­ce­den­tes en­tre­ga­dos por el ISP y a los re­sul­ta­dos arro­ja­dos por el me­taa­ná­li­sis, con­ver­só con la dipu­tada Ka­rol Ca­rio­la, Pre­si­den­ta de la Co­mi­sión de Sa­lud de la Cámara, por­que se­gún la in­for­ma­ción en­via­da por el ISP, las va­cu­nas man­tie­nen una gran can­ti­dad de Ti­me­ro­sal, a pe­sar de un com­pro­mi­so del Go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra de re­du­cir es­te com­pues­to.

“Hoy pa­re­ce que eso se fue al ta­cho de la ba­su­ra, que vol­vi­mos a fo­jas ce­ro, a una si­tua­ción peor de la que es­tá­ba­mos an­tes de em­pe­zar a tra­mi­tar el pro­yec­to”, se­ña­la la dipu­tada, y agre­ga que du­ran­te el Go­bierno de Pi­ñe­ra hu­bo un acuer­do ver­bal en don­de se es­ta­ble­ció que las va­cu­nas no de­be­rían te­ner más de 6 mi­cro­gra­mos de Ti­me­ro­sal por do­sis, lo cual no quedó es­cri­to en nin­gu­na par­te ni en nin­gún de­cre­to. “Fue un com­pro­mi­so de pa­la­bra del Go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra. Y al Go­bierno ac­tual real­men­te le ha im­por­ta­do un ble­do la sa­lud de los ni­ños de es­te país, por­que cla­ra­men­te pa­ra ellos el prin­ci­pio pre­cau­to­rio no es un te­ma que ten­gan que con­si­de­rar. Real­men­te es­te Mi­nis­te­rio es peor que el de Pi­ñe­ra, que al me­nos te con­fron­ta­ba. Aquí es co­mo si no exis­tie­ra el pro­ble­ma”.

En la mis­ma lí­nea, la dipu­tada Gi­rar­di ex­pu­so a Ca­rio­la los re­sul­ta­dos evi­den­cia­dos por el estudio re­cien­te­men­te pu­bli­ca­do, re­for­zan­do que se­gún los CDC tan­to el etil co­mo el me­til­mer­cu­rio tie­nen el mis­mo ni­vel de to­xi­ci­dad. “Cuan­do tra­mi­ta­mos el pro­yec­to, es­ta in­for­ma­ción no es­ta­ba a la vis­ta, y hoy es ne­ce­sa­rio con­si­de­rar­la, por­que plan­tea la po­si­bi­li­dad de que exis­tan an­te­ce­den­tes im­por­tan­tes pa­ra exi­gir que el Go­bierno eli­mi­ne el ve­to”.

Por lo mis­mo, Gi­rar­di con­ver­sa­rá nue­va­men­te con Ca­rio­la pa­ra que el te­ma se pon­ga en ta­bla.

Se­gu­ri­dad de las va­cu­nas

Pa­ra ac­ce­der a va­cu­nas pri­va­das, no so­lo hay que pa­gar, sino que ade­más el mé­di­co pe­dia­tra de­be en­tre­gar una or­den en don­de se ex­pre­se que la va­cu­na de­be ser pri­va­da, se­gún lo se­ña­la­do por va­rias clí­ni­cas, quie­nes ade­más en­tre­ga­ron in­for­ma­ción muy dis­tin­ta so­bre la pre­sen­cia de Ti­me­ro­sal, des­de el he­cho de ase­gu­rar que “to­das las va­cu­nas tie­nen ti­me­ro­sal”, has­ta la afir­ma­ción de que “des­de el año 2012 las va­cu­nas no tie­nen nin­gún ti­po de mer­cu­rio”.

Fe­li­pe Gon­zá­lez Nan­ja­ri, vo­ce­ro del Mo­vi­mien­to “Li­ber­tad de Va­cu­na­ción en un Chi­le De­mo­crá­ti­co”, se­ña­la que han re­ci­bi­do casos de ni­ños da­ña­dos por va­cu­nas con Ti­me­ro­sal. “En al­re­de­dor de 8 a 10 casos, se ha com­pro­ba­do que el da­ño lo ha cau­sa­do el mer­cu­rio. Es­tos casos pu­die­ron ve­ri­fi­car­se gra­cias a que los pa­dres tu­vie­ron la po­si­bi­li­dad de en­viar a sus hi­jos a Es­ta­dos Uni­dos, don­de los exá­me­nes arrojaron que te­nían al­tos ni­ve­les de mer­cu­rio y de alu­mi­nio en su or­ga­nis­mo, mu­chos fue­ra de to­da nor­ma”.

Por lo mis­mo, han re­ci­bi­do apo­yo de mé­di­cos, “pe­ro to­do en un bajo per­fil. Son po­cos los mé­di­cos que se atre­ven a ma­ni­fes­tar su pos­tu­ra an­ti­va­cu­nas o en favor de la li­ber­tad de va­cu­na­ción. En el ca­so de los par­la­men­ta­rios, Cris­ti­na Gi­rar­di si­gue apo­yán­do­nos, sien­do un gran apor­te, ya que ha si­do una por­ta­voz y nos ha res­pal­da­do, lu­chan­do jun­to a no­so­tros por aque­llos damnificados por las va­cu­nas y tam­bién en nues­tra lu­cha por la li­ber­tad de va­cu­na­ción, por un con­sen­ti­mien­to in­for­ma­do, por la edu­ca­ción a los pa­dres so­bre la va­cu­na­ción y por la res­pon­sa­bi­li­dad del Es­ta­do, pa­ra lle­gar a un sis­te­ma de com­pen­sa­ción por da­ños de va­cu­na”.

Al res­pec­to, Gi­rar­di afir­ma que “nin­gu­na de las per­so­nas que ha plan­tea­do el pro­yec­to es an­ti­va­cu­na. Bus­ca­mos que el Es­ta­do de Chi­le ten­ga la obli­ga­ción de ga­ran­ti­zar va­cu­nas se­gu­ras, y no ser­vir a los in­tere­ses de los pri­va­dos ni de la in­dus­tria. Aquí cla­ra­men­te el Es­ta­do de Chi­le sir­ve a los in­tere­ses de la in­dus­tria

far­ma­céu­ti­ca, ya que no se in­cli­na por otras al­ter­na­ti­vas a pe­sar de que sí exis­ten. Por ejem­plo, la va­cu­na de pa­pi­lo­ma hu­mano, que ha si­do muy cues­tio­na­da a ni­vel mun­dial, el Go­bierno no tu­vo nin­gún as­co en uti­li­zar­la sin nin­gún ti­po de cues­tio­na­mien­to, sien­do que en el te­ma del cáncer cér­vi­co ute­ri­no se ha de­mos­tra­do que lo que efec­ti­va­men­te ha ba­ja­do la pre­va­len­cia de cáncer ha si­do el exa­men de PAP, que por lo de­más no tie­ne efec­tos ad­ver­sos y que, pe­se a que en Chi­le no se apli­ca con una co­ber­tu­ra del 100%, ha te­ni­do un im­pac­to im­por­tan­tí­si­mo”.

La Ta­bla 1 mues­tra los ni­ve­les de so­brex­po­si­ción al mer­cu­rio que pre­sen­tan los ni­ños des­de su na­ci­mien­to has­ta los 18 me­ses, de acuer­do al Calendario de 2017 del Pro­gra­ma Na­cio­nal de In­mu­ni­za­cio­nes. A pe­sar de los im­pre­sio­nan­tes ni­ve­les de so­brex­po­si­ción ob­ser­va­dos y pa­ra ma­yor preo­cu­pa­ción, se de­be con­si­de­rar adi­cio­nal­men­te que los ni­ve­les de ex­po­si­ción ob­ser­va­dos es­tán da­dos úni­ca­men­te por el con­te­ni­do de mer­cu­rio en las va­cu­nas y no con­si­de­ra otras fuen­tes de ex­po­si­ción mer­cu­rial, ta­les co­mo los ali­men­tos (en es­pe­cial, el pes­ca­do), la le­che ma­ter­na, el agua u otras fuen­tes de con­ta­mi­na­ción del am­bien­te. Es­tu­dios he­chos en Ca­na­dá han es­ti­ma­do que las va­cu­nas con­te­nien­do ti­me­ro­sal re­pre­sen­tan so­la­men­te el 50% de la ex­po­si­ción mer­cu­rial a la que los ni­ños son so­me­ti­dos tan so­lo du­ran­te su pri­mer año de vida.

Por otra par­te, los ni­ve­les de má­xi­ma ex­po­si­ción recomendados fue­ron es­ta­ble­ci­dos pa­ra la ex­po­si­ción oral, y es da­ble de es­pe­rar que, si és­tos se ad­mi­nis­tran por vía pa­ren­te­ral (co­mo es el ca­so de las va­cu­nas), la ex­po­si­ción sea in­clu­so ma­yor, pues los ni­ve­les peak san­guí­neos apa­re­cen mu­cho más rá­pi­da­men­te.

Adi­cio­nal­men­te los ran­gos de má­xi­ma ex­po­si­ción per­mi­ti­dos han si­do es­ta­ble­ci­dos pa­ra adul­tos con un pe­so pro­me­dio de 70 kg; se sabe que los fe­tos en desa­rro­llo y los ni­ños pe­que­ños son mu­cho más sus­cep­ti­bles a la to­xi­ci­dad mer­cu­rial con res­pec­to a los adul­tos, en pro­por­ción al pe­so o la su­per­fi­cie cor­po­ral.

La pre­gun­ta es en­ton­ces por qué –y co­mo en mu­chas otras co­sas- so­lo al­gu­nos pue­den ac­ce­der a va­cu­nas más se­gu­ras, mien­tras que otros no pue­den ha­cer­lo; por qué el Es­ta­do no es ga­ran­te y por qué no se pue­de le­gis­lar so­bre el Ti­me­ro­sal, si ya es­tá de­mos­tra­do que es tó­xi­co.

Gi­rar­di co­men­tó al res­pec­to que du­ran­te el año 2012 com­prar va­cu­nas se­gu­ras im­pli­ca­ba 10.000 millones de pe­sos más en el pre­su­pues­to. “El Go­bierno, cuan­do pa­tro­ci­nó el pro­yec­to de ley, so­li­ci­tó que no fue­ra a Ha­cien­da, por­que plan­tea­ba que te­nían los re­cur­sos a pe­sar de que otras va­cu­nas eran más ca­ras. Mien­tras se tra­mi­ta­ba el pro­yec­to y el Go­bierno de­ci­dió qui­tar el pa­tro­ci­nio, el mis­mo Go­bierno gastó to­do el pre­su­pues­to en la va­cu­na de la me­nin­gi­tis, te­nien­do lue­go que su­ple­men­tar ese pre­su­pues­to. En­ton­ces, no es un pro­ble­ma de re­cur­sos. Si el país y el Mi­nis­te­rio de Sa­lud lo ven co­mo una si­tua­ción ne­ce­sa­ria pa­ra la sa­lud de la po­bla­ción, cla­ra­men­te el pro­ble­ma no son los re­cur­sos. El te­ma es que el Go­bierno no quiere apli­car el prin­ci­pio pre­cau­to­rio, no quiere ver la evi­den­cia y quiere ser­vir a los in­tere­ses de la in­dus­tria. ¡Y pa­sa en to­do el mun­do, Chi­le no es la ex­cep­ción! La sa­lud en el mun­do tie­ne que cam­biar de pa­ra­dig­ma, tie­ne que de­jar de ser­vir a los in­tere­ses de la in­dus­tria y co­men­zar a ser­vir a la gen­te”, con­clu­ye la dipu­tada Gi­rar­di. URL cor­ta http://wp.me/p8ao­qe-ns

El te­ma es que el Go­bierno no quiere apli­car el prin­ci­pio pre­cau­to­rio, no quiere ver la evi­den­cia y quiere ser­vir a los in­tere­ses de la in­dus­tria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.