El con­flic­to emo­cio­nal detrás del cáncer: Dr. Ha­mer

Mundo Nuevo - - Contenidos - Re­dac­ción Mun­do Nuevo

Has­ta 1978 Ha­mer era un hom­bre ra­zo­na­ble­men­te fe­liz, ca­sa­do y con dos hi­jos que ejer­cía la Me­di­ci­na In­ter­na y ha­bía tra­ba­ja­do en clí­ni­cas uni­ver­si­ta­rias du­ran­te quin­ce años –cin­co de ellos co­mo pro­fe­sor- com­pa­gi­nan­do en al­gu­nos pe­río­dos su trabajo con la prác­ti­ca pri­va­da, pe­ro to­do su mun­do cam­bió el 18 de agos­to de ese año. Esa noche Vic­tor Ma­nuel de Sa­bo­ya, hi­jo del úl­ti­mo rey de Ita­lia, dis­pa­ró dos ti­ros en la is­la cor­sa de Ca­va­llo so­bre unos la­dro­nes que se lle­va­ban su bo­te in­fla­ble con tan ma­la suer­te que una de las ba­las al­can­zó a Dirk, hi­jo del doc­tor Ha­mer, que se en­con­tra­ba dur­mien­do en una em­bar­ca­ción pró­xi­ma y que tres me­ses más tar­de mu­rió. Juz­ga­do por ello, los ma­gis­tra­dos fran­ce­ses de­ci­di­rían ab­sol­ver al he­re­de­ro de los Sa­bo­ya.

El ca­so es que po­co des­pués el Dr. Ha­mer, que no ha­bía su­fri­do nin­gún pro­ble­ma de sa­lud a lo lar­go de su vida pe­ro que habia que­da­do com­ple­ta­men­te

El mé­di­co ale­mán Ry­ke Geerd Ha­mer pos­tu­la­ría en 1981 que lo que lla­ma­mos cáncer no es a me­nu­do sino un pro­ce­so bio­ló­gi­co na­tu­ral que el or­ga­nis­mo pone en mar­cha co­mo res­pues­ta a un shock trau­má­ti­co ines­pe­ra­do que se vi­ve en so­le­dad y que se­gún la na­tu­ra­le­za del con­flic­to –afec­ti­vo, la­bo­ral, se­xual, etc.- im­pac­ta en una u otra área del ce­re­bro pro­vo­can­do una rup­tu­ra del cam­po elec­tro­fi­sio­ló­gi­co o elec­tro­mag­né­ti­co que, co­mo con­se­cuen­cia, al­te­ra el ór­gano que esa par­te del ce­re­bro re­gu­la.

aba­ti­do por el ase­si­na­to de Dirk, des­cu­brió que su­fría un cáncer tes­ti­cu­lar. Y su mu­jer, Si­grid, un cáncer de mama del que fa­lle­ce­ría en 1985.

Hom­bre de men­te in­quie­ta, Ha­mer sos­pe­chó des­de un pri­mer mo­men­to que las dra­má­ti­cas cir­cuns­tan­cias de la muer­te de su hi­jo y los cán­ce­res que él y su mu­jer ha­bían su­fri­do es­ta­ban re­la­cio­na­das así que de­ci­dió in­ves­ti­gar­lo apro­ve­chan­do que era je­fe de Me­di­ci­na In­ter­na de una clí­ni­ca gi­ne­co­ló­gi­caon­co­ló­gi­ca de la Uni­ver­si­dad de Mu­nich. Ten­dría así la opor­tu­ni­dad de ha­blar con de­ce­nas de mu­je­res con cáncer a las que pre­gun­ta­ría si tam­bién ellas ha­bían su­fri­do al­gún con­flic­to, an­gus­tia o trau­ma an­tes de en­fer­mar. “Des­cu­brí en­ton­ces –ex­pli­ca­ría Ha­mer- que to­das ellas, sin ex­cep­ción, ha­bían ex­pe­ri­men­ta­do el mis­mo ti­po de con­flic­to bio­ló­gi­co que ha­bía su­fri­do yo. Fue­ron capaces de re­cor­dar el shock, el in­som­nio re­sul­tan­te, la pér­di­da de pe­so, sus ma­nos frías y el co­mien­zo del cre­ci­mien­to del tu­mor. Era algo que di­fe­ría pro­fun­da­men­te de los con­cep­tos so­bre la en­fer­me­dad que pre­va­le­cían en aquel en­ton­ces y de ahí que cuan­do pre­sen­té lo des­cu­bier­to a mis co­le­gas re­ci­bie­ra un ul­ti­má­tum: o re­ne­ga­ba de mis des­cu­bri­mien­tos o de­ja­ba la clí­ni­ca de in­me­dia­to”.

La nue­va me­di­ci­na ger­má­ni­ca (NMG)

Co­mo se sabe Ha­mer no só­lo no re­nun­ció a su des­cu­bri­mien­to sino que en 1981 postuló la lla­ma­da Ley de Hie­rro del Cáncer se­gún la cual un fuerte trau­ma emo­cio­nal –un shock- ines­pe­ra­do y vi­vi­do en so­le­dad pue­de pro­du­cir en quien lo pa­de­ce lo que en ho­nor a la me­mo­ria de su hi­jo de­no­mi­nó Sín­dro­me de Dirk Ha­mer (DHS) o Fo­co de Ha­mer; es de­cir, un im­pac­to en el ce­re­bro que es po­si­ble cons­ta­tar ha­cien­do una To­mo­gra­fía Axial Compu­tari­za­da ( TAC) ya que el mis­mo se ma­ni­fies­ta co­mo una es­pe­cie de ani­llos con­cén­tri­cos que apa­re­cen un lu­gar con­cre­to. Apa­re­cien­do en uno u otro si­tio en fun­ción de la na­tu­ra­le­za del trau­ma emo­cio­nal su­fri­do. Y co­mo quie­ra que ca­da zo­na del ce­re­bro es­tá in­ter­re­la­cio­na­da con ór­ga­nos con­cre­tos apa­re­ce lue­go en uno u otro una trans­for­ma­ción fun­cio­nal que pue­de ma­ni­fes­tar­se co­mo un cre­ci­mien­to ce­lu­lar (tu­mor), co­mo una pér­di­da de te­ji­do o co­mo una re­duc­ción o pér­di­da de la fun­ción pro­pia del ór­gano.

En otras pa­la­bras, pa­ra el Dr. Ha­mer lo que ge­né­ri­ca­men­te se de­no­mi­na cáncer –y que pue­de ma­ni­fes­tar­se en un tu­mor só­li­do, una pro­li­fe­ra­ción ce­lu­lar co­mo la leu­ce­mia, una úl­ce­ra car­ci­no­ma­to­sa o una ne­cro­sis tu­mo­ral- no es a me­nu­do sino un pro­ce­so bio­ló­gi­co na­tu­ral que el or­ga­nis­mo pone en mar­cha cuan­do se su­fre un fuerte shock trau­má­ti­co ines­pe­ra­do ca­paz de ge­ne­rar lo que lla­ma­ría un “con­flic­to bio­ló­gi­co”. Con­flic­to que mien­tras no se re­suel­ve lle­va al or­ga­nis­mo a res­pon­der con to­da una se­rie de cam­bios en sus cé­lu­las que pue­den pro­vo­car di­ver­sas pa­to­lo­gías, cáncer in­clui­do. Sin em­bar­go cuan­do se so­lu­cio­na ese con­flic­to –o con­flic­tos- de for­ma de­fi­ni­ti­va –y no so­bre­vie­nen re­caí­das –re­ci­di­vas- se en­tra en un pro­ce­so de cu­ra­ción en el que al en­fer­mo, una vez ha co­no­ci­do y com­pren­di­do el có­mo y el por­qué de su en­fer­me­dad, le bas­ta se­guir una sen­ci­llas me­di­das te­ra­péu­ti­cas no agre­si­vas pa­ra sa­nar, en­tre las que no se des­car­ta en oca­sio­nes muy pun­tua­les la ci­ru­gía.

Y tras cons­ta­tar que era así en mi­les de casos, Ha­mer desa­rro­lló to­do un cuer­po teó­ri­co y prác­ti­co so­bre el ori­gen y tra­ta­mien­to del cáncer que bau­ti­zó co­mo Nue­va Me­di­ci­na Ger­má­ni­ca. Una obra cu­ya pu­bli­ca­ción le lle­vó a per­der su li­cen­cia de mé­di­co y a ser per­se­gui­do in­ter­na­cio­nal­men­te tras pa­sar en­car­ce­la­do die­ci­ocho me­ses en Ale­ma­nia. ¡Y to­do por de­fen­der una ma­ne­ra de en­ten­der y afron­tar el cáncer dis­tin­ta de la de los on­có­lo­gos que tra­tan el cáncer con ci­ru­gía, qui­mio­te­ra­pia y ra­dio­te­ra­pia, tra­ta­mien­tos cu­ya efec­ti­vi­dad es me­nor al 10% y que lle­van ca­da año a la muer­te a más de 20 millones de ciu­da­da­nos!

Las “Cin­co Le­yes Bio­ló­gi­cas”:

Primera Ley Bio­ló­gi­ca o Ley de Hie­rro. Las en­fer­me­da­des gra­ves se ori­gi­nan por un acon­te­ci­mien­to ines­pe­ra­do de gran in­ten­si­dad que es ade­más vi­vi­do en so­le­dad. El con­te­ni­do del “con­flic­to bio­ló­gi­co” des­en­ca­de­na­do por es­te

cho­que de­ter­mi­na la lo­ca­li­za­ción de un fo­co de ac­ti­vi­dad que apa­re­ce en el ce­re­bro, y que se pue­de ver en un es­cá­ner en for­ma de un con­jun­to de cir­cun­fe­ren­cias con­cén­tri­cas, y en la lo­ca­li­za­ción co­rres­pon­dien­te de la en­fer­me­dad en el cuer­po, es el lla­ma­do DHS (Sín­dro­me de Dirk Ha­mer).

Se­gun­da Ley Bio­ló­gi­ca o Ca­rác­ter bi­fá­si­co de las en­fer­me­da­des. Un pa­cien­te que no ha­ya re­suel­to su con­flic­to se en­con­tra­rá en la primera fa­se, la de con­flic­to ac­ti­vo. Si con­si­gue re­sol­ver­lo, en­tra en la se­gun­da fa­se, la de cu­ra­ción pos­te­rior a la re­so­lu­ción. Un con­flic­to ines­pe­ra­do o DHS in­te­rrum­pe in­me­dia­ta­men­te el rit­mo nor­mal día-noche, e ini­cia la fa­se ac­ti­va del con­flic­to. El cho­que dis­pa­ra el inicio de un Pro­gra­ma Bio­ló­gi­co Es­pe­cial y Sig­ni­fi­ca­ti­vo, que per­mi­te al or­ga­nis­mo in­cre­men­tar el fun­cio­na­mien­to dia­rio y en­fo­car­se de lleno en con­ten­der con la si­tua­ción im­pre­vis­ta. En al­gu­nos casos, pue­de ser pre­fe­ri­ble no re­sol­ver el con­flic­to sino re­du­cir su in­ten­si­dad a un ni­vel ra­zo­na­ble, an­tes que afron­tar la se­gun­da fa­se.

Ter­ce­ra Ley Bio­ló­gi­ca o Sis­te­ma on­to­ge­né­ti­co de las en­fer­me­da­des. La teo­ría es­tán­dar de las me­tás­ta­sis su­gie­re que las cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas de un tu­mor pri­ma­rio via­jan a tra­vés del to­rren­te san­guí­neo o del sis­te­ma lin­fá­ti­co a otras par­tes del cuer­po don­de és­tas pro­du­cen un cre­ci­mien­to can­ce­ro­so en el nuevo si­tio. De acuer­do a las Cin­co Le­yes Bio­ló­gi­cas, los cán­ce­res se­cun­da­rios y ter­cia­rios no son el resultado de cé­lu­las can­ce­ro­sas que mi­gran, sino de un se­gun­do o ter­cer DHS, fre­cuen­te­men­te ini­cia­do por un cho­que en el mo­men­to del diag­nós­ti­co o del pro­nós­ti­co, que pone al in­di­vi­duo en una si­tua­ción to­tal de pá­ni­co, cau­san­do un nuevo con­flic­to o, más aún, va­rios nue­vos con­flic­tos, lle­ván­do­lo a pre­sen­tar cán­ce­res adi­cio­na­les.

Cuar­ta Ley Bio­ló­gi­ca o Ley del sis­te­ma on­to­gé­ni­co de los mi­cro­bios. Pa­ra Ha­mer los hon­gos y al­gu­nas bac­te­rias y mi­co­bac­te­rias tie­nen co­mo fun­ción prin­ci­pal eli­mi­nar los tu­mo­res pro­du­ci­dos du­ran­te la fa­se ac­ti­va mien­tras que otras bac­te­rias y al­gu­nos vi­rus lo que ha­cen es ayu­dar a res­tau­rar los te­ji­dos ne­cro­sa­dos y las ul­ce­ra­cio­nes. Y, por tan­to, es una bar­ba­ri­dad com­ba­tir­los. Y,

Quin­ta Ley Bio­ló­gi­ca o Ley de la quin­tae­sen­cia o de com­pren­sión del sen­ti­do de la en­fer­me­dad. Es­ta ley plan­tea que to­da en­fer­me­dad es en reali­dad un pro­gra­ma es­pe­cial que pone en mar­cha la na­tu­ra­le­za y tie­ne un pro­fun­do sen­ti­do bio­ló­gi­co, que detrás de los ma­les­ta­res,

Lo que ge­né­ri­ca­men­te se de­no­mi­na cáncer es un pro­ce­so bio­ló­gi­co na­tu­ral que el or­ga­nis­mo pone en mar­cha cuan­do se su­fre un fuerte shock trau­má­ti­co ines­pe­ra­do ca­paz de ge­ne­rar lo que lla­ma­ría un “con­flic­to bio­ló­gi­co”. Con­flic­to que mien­tras no se re­suel­ve lle­va al or­ga­nis­mo a res­pon­der con to­da una se­rie de cam­bios en sus cé­lu­las que pue­den pro­vo­car di­ver­sas pa­to­lo­gías,

” cáncer in­clui­do.

do­lo­res y de­más tras­tor­nos exis­te un me­ca­nis­mo de la na­tu­ra­le­za que nos brin­da la opor­tu­ni­dad de re­cu­pe­rar­nos. Bas­tan­do a me­nu­do com­pren­der y asu­mir las ra­zo­nes de la si­tua­ción que se vi­ve pa­ra que el cuer­po em­pie­ce a tra­ba­jar en su re­cu­pe­ra­ción.

To­das las lla­ma­das en­fer­me­da­des tie­nen un sig­ni­fi­ca­do bio­ló­gi­co es­pe­cial. Mien­tras an­tes con­si­de­rá­ba­mos a la Ma­dre Na­tu­ra­le­za co­mo fa­li­ble, y te­nía­mos la au­da­cia de creer que és­ta cons­tan­te­men­te co­me­te erro­res y cau­sa des­com­pos­tu­ras (cre­ci­mien­tos can­ce­ro­sos de­ge­ne­ra­ti­vos, ma­lig­nos y sin sen­ti­do, etc.), con es­ta pers­pec­ti­va se en­tien­de la reali­dad co­mo una to­ta­li­dad en­tre­te­ji­da en la que se des­en­ca­de­na la en­fer­me­dad de­bi­do a una cau­sa que nos ha crea­do un con­flic­to, y que ne­ce­si­ta­mos re­sol­ver pa­ra cre­cer es­pi­ri­tual­men­te. En­ten­dien­do des­de una pers­pec­ti­va ho­lís­ti­ca un uni­ver­so hu­mano de se­res que re­en­car­nan pa­ra apren­der lec­cio­nes y li­be­rar kar­ma, pa­ra re­sol­ver si­tua­cio­nes y pa­ra apren­der con­ti­nua­men­te; y real­men­te hay po­cas co­sas que nos ha­gan apren­der y cam­biar más nues­tra vida que la en­fer­me­dad.

El con­tro­ver­ti­do doc­tor Ha­mer no nos da una cu­ra in­fa­li­ble con­tra el cáncer, sino una mirada ha­cia la re­la­ción en­fer­me­dad-con­flic­to. La ale­ja de los tra­ta­mien­tos con­ven­cio­na­les que úni­ca­men­te tie­nen en con­si­de­ra­ción una cau­sa fí­si­ca de la en­fer­me­dad. Una ex­pli­ca­ción de un pro­ce­so en el que si se re­suel­ve la cau­sa emo­cio­nal, el cuer­po se­rá ca­paz de au­to­sa­nar­se. URL cor­ta http://wp.me/p8ao­qe-nu

Ha­mer desa­rro­lló to­do un cuer­po teó­ri­co y prác­ti­co so­bre el ori­gen y tra­ta­mien­to del cáncer que bau­ti­zó co­mo Nue­va Me­di­ci­na Ger­má­ni­ca. Una obra cu­ya pu­bli­ca­ción le lle­vó a per­der su li­cen­cia de mé­di­co y a ser per­se­gui­do

” in­ter­na­cio­nal­men­te.

Ry­ke Geerd Ha­mer es un mé­di­co ale­mán crea­dor de la con­tro­ver­ti­da nue­va me­di­ci­na ger­má­ni­ca, ba­sa­da en las lla­ma­das “cin­co le­yes bio­ló­gi­cas”, las que ofre­cen un com­ple­ta­men­te nuevo en­ten­di­mien­to de la cau­sa, el desa­rro­llo y el pro­ce­so na­tu­ral de sa­na­ción de las en­fer­me­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.