La po­lí­ti­ca ac­tual: per­di­dos en el la­be­rin­to ideo­ló­gi­co

Mundo Nuevo - - Editoria - Iván An­drés San­tan­dreu

A la fe­cha, ya es cla­ro que nin­gún can­di­da­to a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca ofre­ce­rá so­lu­cio­nes reales a los pro­ble­mas ciu­da­da­nos. Pa­ra ofre­cer un cam­bio ver­da­de­ro y, por en­de, so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas del país, se re­quie­re vi­sión, y el co­mún de­no­mi­na­dor que los ca­rac­te­ri­za a to­dos ellos es, la­men­ta­ble­men­te, su fal­ta de vi­sión.

To­dos los can­di­da­tos ofre­cen mo­de­los pre­fa­bri­ca­dos de la reali­dad; al­gu­nos ma­ni­fies­ta­men­te fra­ca­sa­dos y an­cla­dos en el pa­sa­do, y otros que so­lo se­gui­rán agu­di­zan­do los pro­ble­mas de de­sigual­dad e inequi­dad.

La va­li­dez de un mo­de­lo o de una teo­ría, en­tre otras co­sas, se ba­sa en su va­lor pre­dic­ti­vo, en la ca­pa­ci­dad de des­cri­bir ade­cua­da­men­te la reali­dad y de có­mo fun­cio­nan las co­sas en el mundo. Las teo­rías de de­re­cha y de iz­quier­da son mo­de­los que in­ter­pre­tan en for­ma in­com­ple­ta y erró­nea la reali­dad y, por eso, ge­ne­ran pro­ble­mas en to­do el mundo.

En ese con­tex­to, nos en­con­tra­mos fren­te a la dis­yun­ti­va de ele­gir al can­di­da­to me­nos ma­lo, al que pu­die­ra ha­cer me­nos da­ño. En pa­la­bras de Krish­na­mur­ti: “To­das las re­for­mas que se pro­po­nen, por ex­ten­sas y apa­ren­te­men­te profundas que sean, son en sí mis­mas cau­sa de ul­te­rior con­fu­sión y de una nue­va ne­ce­si­dad de re­for­mas. Sin una vi­sión real del ser hu­mano y del mundo, las me­ras re­for­mas pro­du­ci­rán so­lo la con­fu­sa exi­gen­cia de más re­for­mas. De es­ta ma­ne­ra, las re­for­mas no ter­mi­nan nun­ca y, sin una co­rrec­ta vi­sión de la reali­dad, no existe so­lu­ción pa­ra ello.”

Nues­tra cri­sis es fun­da­men­tal­men­te una cri­sis de vi­sión. Es­ta­mos en el goz­ne de la his­to­ria, en don­de los mo­de­los con­cep­tua­les han que­da­do ob­so­le­tos, por lo que ne­ce­si­ta­mos una nue­va com­pren­sión de la reali­dad. Es­ta­mos en la mis­ma si­tua­ción de cuan­do se ase­gu­ra­ba que la Tie­rra era pla­na o que las es­tre­llas eran fa­ro­les en el cie­lo, lo que en su mo­men­to no dio pa­ra más y fue ne­ce­sa­ria una nue­va com­pren­sión so­bre el fun­cio­na­mien­to de las co­sas.

La úni­ca so­lu­ción de fon­do a nues­tra cri­sis de vi­sión es la edu­ca­ción; pe­ro no la edu­ca­ción de los po­lí­ti­cos y de los bu­ró­cra­tas, sino una edu­ca­ción ba­sa­da en la li­ber­tad, en el cul­ti­vo del in­di­vi­duo des­de pe­que­ño, fue­ra de las doc­tri­nas, los mol­des, las con­ven­cio­nes y la me­mo­ri­za­ción de in­for­ma­ción sin nin­gu­na uti­li­dad. Ya en 1928, a Ga­brie­la Mis­tral le pa­re­cía una “ca­la­mi­dad el Es­ta­do do­cen­te, es­pe­cie de trust pa­ra la ma­nu­fac­tu­ra uná­ni­me de las con­cien­cias, […] cen­tu­rión que fa­bri­ca pro­gra­mas y que ape­nas de­ja si­tio pa­ra po­ner sa­bor de al­ma”

A los so­bre­vi­vien­tes del mo­de­lo edu­ca­ti­vo nos to­ca ha­cer nues­tra par­te, ideal­men­te en el área de la edu­ca­ción prees­co­lar y pri­ma­ria, en don­de se es­ta­ble­cen las ba­ses del com­por­ta­mien­to fu­tu­ro.

Nues­tra cri­sis po­lí­ti­ca es fun­da­men­tal­men­te una cri­sis de vi­sión; ne­ce­si­ta­mos una nue­va com­pren­sión de la reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.