La red eté­ri­ca pla­ne­ta­ria

Mundo Nuevo - - Contenidos - Aso­cia­ción Jo­se­nea

A es­ca­la cuán­ti­ca ca­da per­so­na se en­cuen­tra en­tre­la­za­da con el con­jun­to...

La Tie­rra emi­te un cam­po elec­tro­mag­né­ti­co que ge­ne­ra un océano su­til de ener­gía que en­vuel­ve y de­ter­mi­na los rit­mos de la vi­da. El elec­tro­en­ce­fa­lo­gra­ma de los ma­mí­fe­ros es un fiel re­fle­jo de la pul­sa­ción de es­te cam­po, que in­flu­ye so­bre las po­la­ri­da­des bio­ló­gi­cas y las mi­cro par­tí­cu­las de mag­ne­ti­ta con­te­ni­das en to­do nues­tro or­ga­nis­mo. Es­ta­mos do­ta­dos con pro­gra­mas fun­cio­na­les de re­cep­ción y pro­ce­sa­mien­to de es­te cam­po, cu­yas al­te­ra­cio­nes na­tu­ra­les y ar­ti­fi­cia­les in­ci­den en la ca­li­dad de la vi­da. Po­see­mos, por ejem­plo, una es­pe­cie de ra­dar u ór­gano mag­né­ti­co in­te­gra­do por la ac­ti­vi­dad coor­di­na­da de la epí­fi­sis, el hi­po­tá­la­mo y la hi­pó­fi­sis, que re­gu­la el equi­li­brio neu­ro­ve­ge­ta­ti­vo y hor­mo­nal.

El cam­po mag­né­ti­co te­rres­tre se pro­yec­ta más allá de la at­mós­fe­ra, e in­ter­ac­túa con el cam­po elec­tro­mag­né­ti­co del sol, de­ter­mi­nan­do la for­ma e in­ten­si­dad de la mag­ne­tos­fe­ra que nos en­vuel­ve. Vi­vi­mos en un cam­po de in­ter­ac­ción en­tre la tie­rra y el cie­lo y, den­tro de ese cam­po, ca­da zo­na de la Tie­rra ex­pre­sa su cam­po mag­né­ti­co lo­cal. To­do el cam­po pul­sa en una ca­ver­na de re­so­nan­cia en­tre la li­tos­fe­ra y la io­nos­fe­ra, es­ta­ble­cien­do pa­tro­nes de fre­cuen­cias que se han ins­cri­to en nues­tros pro­gra­mas ce­lu­la­res.

Co­mo an­te­nas de una lon­gi­tud de al­re­de­dor de 1,70 me­tros, los se­res hu­ma­nos es­ta­mos in­ter­ac­tuan­do con fre­cuen­cias al­re­de­dor de 100 MHZ. Po­de­mos con­si­de­rar el ADN, de ca­da cé­lu­la co­mo una an­te­na de dos me­tros de lon­gi­tud, que re­sue­na a una fre­cuen­cia de 150 me­gahertz. Al unir las es­pi­ra­les del ADN de to­das las cé­lu­las ob­te­ne­mos una an­te­na de unos diez mil mi­llo­nes de Ki­ló­me­tros cu­ya fre­cuen­cia de re­so­nan­cia nos co­mu­ni­ca con to­do el sis­te­ma so­lar.

To­das las ro­cas de la li­tos­fe­ra, con­for­man el es­que­le­to de la Tie­rra. Los ríos in­ter­nos y ex­ter­nos con­for­man el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio. Las sel­vas son el sis­te­ma res­pi­ra­to­rio y la bios­fe­ra to­da cons­ti­tu­ye la an­te­na in­te­li­gen­te de la tie­rra, allí don­de la fre­cuen­cia de to­dos los rei­nos se ele­va en la re­so­nan­cia au­to­crea­ti­va de la vi­da or­gá­ni­ca. Gaia, la tie­rra vi­va, pue­de ser vis­ta co­mo un pro­ce­so di­ná­mi­co de co­mu­ni­ca­ción ar­mó­ni­ca en­tre sus dis­tin­tos ór­ga­nos y sis­te­mas co­mo las pla­cas con­ti­nen­ta­les, los océa­nos, los ríos, las sel­vas y las es­pe­cies ani­ma­les.

A es­ca­la cuán­ti­ca ca­da per­so­na se en­cuen­tra en­tre­la­za­da con el con­jun­to del uni­ver­so, for­man­do par­te del océano de in­for­ma­ción y ener­gía que es el to­do. El pen­sa­mien­to di­ri­gi­do des­de la in­ten­ción y la con­cien­cia, crea in­for­ma­cio­nes de al­ta ener­gía que pue­den trans­for­mar la reali­dad fí­si­ca.

Fren­te a los in­cen­dios fo­res­ta­les o las on­das epi­dé­mi­cas, los pri­me­ros ár­bo­les que re­ci­ben el im­pac­to, emi­ten se­ña­les que fa­ci­li­tan los pro­ce­sos adap­ta­ti­vos en los otros ár­bo­les del bos­que. Abe­jas, pe­ces, pin­güi­nos, ár­bo­les, o se­res hu­ma­nos, to­dos los individuos en el seno de Gaia, son en reali­dad cé­lu­las que con­for­man te­ji­dos y ór­ga­nos in­ter­co­mu­ni­ca­dos de esa gran vi­da. Ade­más de las se­ña­les quí­mi­cas, se­ña­les elec­tro­mag­né­ti­cas y pa­tro­nes de in­for­ma­ción su­til con­for­man una red de co­nec­ti­vi­dad que man­tie­ne uni­do al con­jun­to, re­fle­jan­do la to­ta­li­dad en ca­da una de sus par­tes.

Ca­da uno de nues­tros pen­sa­mien­tos, ideas y sen­ti­mien­tos se ca­rac­te­ri­zan, co­mo las mo­lé­cu­las, por pa­tro­nes de vi­bra­ción en ran­gos es­pe­cí­fi­cos de fre­cuen­cias que pue­den en­trar en re­so­nan­cia con los pa­tro­nes de la tie­rra

Las ex­plo­sio­nes ató­mi­cas, las dis­rup­cio­nes so­cia­les, los in­far­tos en la eco­no­mía, los tsu­na­mis del ham­bre y la in­jus­ti­cia, los te­rre­mo­tos de la in­to­le­ran­cia, per­tur­ban las se­ña­les que dis­cu­rren por es­te com­ple­jo te­ji­do de an­te­nas que con­for­man en con­jun­to la red de in­ter­co­mu­ni­ca­ción que sos­tie­ne la in­te­gri­dad de la ma­dre tie­rra.

An­te­nas de ar­mo­ni­za­ción

Ne­ce­si­ta­mos eli­mi­nar la po­lu­ción ge­ne­ra­do­ra del rui­do que im­pi­de la trans­fe­ren­cia de las se­ña­les que con­ser­va­ron por mi­le­nios la in­te­gri­dad de la na­tu­ra­le­za. Ne­ce­si­ta­mos vi­vi­fi­car la co­mu­ni­ca­ción en­tre el Nor­te y el Sur, en­tre el Orien­te y el Oc­ci­den­te. Es ur­gen­te hoy tra­ba­jar en el cul­ti­vo de la to­le­ran­cia pa­ra que la be­lle­za de la di­ver­si­dad re­fle­je la for­ta­le­za de la in­te­gri­dad.

So­mos an­te­nas de la tie­rra: allí don­de lle­va­mos la vi­bra­ción de la bue­na vo­lun­tad na­ce la paz y flo­re­ce el amor. Pro­po­ne­mos un pro­gra­ma de ser­vi­cio in­con­di­cio­nal a nues­tra ma­dre tie­rra sem­bran­do an­te­nas que ar­mo­ni­zan la ener­gía y res­tau­ran la co­mu­ni­ca­ción en­tre di­fe­ren­tes geo­gra­fías y culturas. No es un he­cho nue­vo. Dól­me­nes men­hi­res, pi­rá­mi­des y di­fe­ren­tes ti­pos de

al­ta­res y ofren­das ri­tua­les han da­do tes­ti­mo­nio de ese pro­fun­do an­he­lo del ser hu­mano pa­ra res­tau­rar la co­mu­ni­ca­ción con las ener­gías ce­les­tes.

Pro­po­ne­mos la siem­bra de an­te­nas que res­tau­ren la co­mu­ni­ca­ción ar­mó­ni­ca en­tre mon­ta­ñas y lu­ga­res sa­gra­dos de la tie­rra. Que las hue­llas de nues­tro pa­so por los an­ti­guos ca­mi­nos de la vi­da sean co­mo sur­cos fér­ti­les don­de ger­mi­nen co­mo no­tas las se­mi­llas de una nue­va sin­fo­nía de la tie­rra.

La an­te­na ar­mo­ni­za­do­ra ayu­da a an­clar y con­cre­tar la men­te y sir­ve de puer­ta a la co­ne­xión con el res­to de an­te­nas y a ex­pan­dir y lo­grar una me­jor vi­sua­li­za­ción de có­mo nues­tra in­ten­ción irra­dia al pla­ne­ta. Tan­to el Ar­mo­ni­te – es­truc­tu­ra oval que en su in­te­rior con­tie­ne los cin­co só­li­dos pla­tó­ni­cos y que en cu­yo nú­cleo se ha in­clui­do una an­te­na con in­for­ma­ción ar­mo­ni­za­do­ra ac­ti­va­da por dos ima­nes es­fé­ri­cos- a un ni­vel, co­mo la es­truc­tu­ra del cen­tro de ar­mo­ni­za­ción a un ni­vel su­pe­rior, es­tán pen­sa­dos pa­ra ha­cer aún más po­ten­te la ac­ción de la an­te­na, así co­mo pa­ra crear un en­torno de paz y ar­mo­nía en ple­na na­tu­ra­le­za, ideal pa­ra la con­cen­tra­ción y me­di­ta­ción.

Al com­par­tir una in­for­ma­ción co­mún, en­tre los cen­tros se es­ta­ble­ce un en­tre­la­za­mien­to cuán­ti­co que per­mi­te, en el ins­tan­te, la trans­fe­ren­cia y acu­mu­la­ción de las in­for­ma­cio­nes po­si­ti­vas dis­pues­tas des­de la vo­lun­tad de los ob­ser­va­do­res, que jun­tos, crean la tra­ma de in­for­ma­ción de los cen­tros de ar­mo­ni­za­ción pla­ne­ta­ria.

Red mun­dial de an­te­nas de ar­mo­ni­za­ción

De ca­ra a re­cons­truir la red eté­ri­ca pla­ne­ta­ria ya se han si­tua­do an­te­nas ar­mo­ni­za­do­ras en im­por­tan­tes mon­ta­ñas y lu­ga­res de es­pe­cial ener­gía a lo lar­go y an­cho del glo­bo. De he­cho, en­tre otros lu­ga­res ya se han co­lo­ca­do an­te­nas ar­mo­ni­za­do­ras en los vol­ca­nes Co­to­pa­xi (Ecua­dor) y Vi­lla­rri­ca (Chi­le). Tam­bién en La Arau­ca­nía (Chi­le) y en un tem­plo bu­dis­ta de las mon­ta­ñas cer­ca de Pu­cón (Chi­le), y pró­xi­ma­men­te es­ta­rán en el Ki­li­man­ja­ro ( Tan­za­nia) y en Ma­chu Pic­chu (Pe­rú).

El con­jun­to de es­tas an­te­nas si­tua­das en es­tos si­tios es­pe­cia­les ya ge­ne­ra una red de no­dos de gran po­ten­cia que per­mi­te un per­fec­to pun­to de an­cla­je al res­to de an­te­nas de la red en su fun­ción de ar­mo­ni­za­ción pla­ne­ta­ria.

So­mos an­te­nas de la tie­rra: allí don­de lle­va­mos la vi­bra­ción de la bue­na vo­lun­tad na­ce la paz y flo­re­ce el amor. Pro­po­ne­mos un pro­gra­ma de ser­vi­cio in­con­di­cio­nal a nues­tra ma­dre tie­rra sem­bran­do an­te­nas que ar­mo­ni­zan la ener­gía y res­tau­ran la co­mu­ni­ca­ción en­tre di­fe­ren­tes geo­gra­fías y culturas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.