Fi­cha flo­ral: Cle­ma­tis

Mundo Nuevo - - Contenidos -

Flor del pre­sen­te. Cle­ma­tis es­tá re­la­cio­na­da con la ca­pa­ci­dad aními­ca del idea­lis­mo crea­dor.

Des­crip­ción del Dr. Bach:

Aque­llos que son so­ña­do­res, som­no­lien­tos, no to­tal­men­te des­pier­tos, sin gran in­te­rés en la vi­da. Gen­te tran­qui­la, no muy fe­li­ces con sus cir­cuns­tan­cias ac­tua­les, que vi­ven más en el fu­tu­ro que en el pre­sen­te; que vi­ven con la es­pe­ran­za de tiem­pos me­jo­res, cuan­do sus idea­les se ha­gan reali­dad. En la en­fer­me­dad al­gu­nos ha­cen po­co o nin­gún es­fuer­zo por me­jo­rar y, en al­gu­nos ca­sos, pue­den in­clu­so es­pe­rar la muer­te con la es­pe­ran­za de me­jo­res tiem­pos o, tal vez, de vol­ver­se a re­unir con al­gún ser que­ri­do que han per­di­do –Los do­ce cu­ra­do­res y otros re­me­dios.

Cle­ma­tis es­tá re­la­cio­na­da con la ca­pa­ci­dad aními­ca del idea­lis­mo crea­dor. En es­ta­do Cle­ma­tis ne­ga­ti­vo, la per­so­na­li­dad tra­ta de par­ti­ci­par lo me­nos po­si­ble en la vi­da real y de en­si­mis­mar­se en el mundo de la ilu­sión y la fan­ta­sía.

Los individuos Cle­ma­tis son ca­mi­nan­tes en­tre dos mun­dos. Pa­ra ellos, la reali­dad no es par­ti­cu­lar­men­te atrac­ti­va, de ahí que siem­pre que les es po­si­ble se apar­tan del te­dio­so pre­sen­te pa­ra re­fu­giar­se en los cas­ti­llos en el ai­re de su ima­gi­na­ción. Cuan­do al­go ame­na­za tor­nar­se des­agra­da­ble o di­fí­cil, pro­po­nen, an­te el ho­rror de sus cón­yu­ges, so­lu­cio­nes en ex­tre­mo irrea­les o se en­tre­gan a uto­pías.

En es­ta­do Cle­ma­tis ne­ga­ti­vo la per­so­na­li­dad atri­bu­ye, al pa­re­cer, po­ca im­por­tan­cia a la reali­dad fí­si­ca. Por es­ta ra­zón, en el plano fí­si­co hay a me­nu­do muy po­ca ener­gía. Es­ta ener­gía pue­de ha­cer­se evi­den­te en lo cor­po­ral y en la con­duc­ta. Co­mo con­su­men la ma­yor par­te de la ener­gía psí­qui­ca en los pla­nos interiores, ja­más se les ve arre­ba­ta­dos. Son po­co agre­si­vos y no tie­nen mie­do. A ve­ces, reac­cio­nan an­te una bue­na noticia con la mis­ma in­di­fe­ren­cia irri­tan­te que an­te una ma­la.

Si la per­so­na­li­dad se abre a su ver­da­de­ra mi­sión, re­co­no­ce más y más las ver­da­de­ras re­la­cio­nes en­tre el mundo fí­si­co y el es­pi­ri­tual y el pro­fun­do sen­ti­do de to­do el acon­te­ci­mien­to. De es­te mo­do, su vi­da real se ha­ce ca­da día más in­tere­san­te.

La ener­gía Cle­ma­tis po­si­ti­va se da en­tre los individuos que tie­nen ba­jo con­trol su rica ima­gi­na­ción y pue­den in­tro­du­cir­la cer­te­ra­men­te en el mundo de la ma­te­ria, que a tra­vés de la be­lle­za y sen­si­bi­li­dad de sus ideas y ac­cio­nes en­ri­que­cen su en­torno. Ejem­plo de ello son los ar­tis­tas, los sa­na­do­res, los idea­lis­tas prác­ti­cos.

“En­raí­zo en la tie­rra y con­cre­to aquí y aho­ra. To­mo cons­cien­cia del pre­sen­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.