Ali­men­to de dio­se

Más allá de sa­tis­fa­cer una ne­ce­si­dad fi­sio­ló­gi­ca, los se­res hu­ma­nos han con­fe­ri­do al sus­ten­to dia­rio un ca­rác­ter mi­la­gro­so e in­clu­so divino.

Muy Interesante (Chile) - - PORTADA - Por Luis Fe­li­pe Bri­ce

Igual en la Bi­blia que en la Ilía­da y la Odi­sea, el sim­bo­lis­mo de los ali­men­tos es­tá pre­sen­te en es­tas im­por­tan­tes obras de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal, ya sea de acuer­do con la re­li­gión o se­gún la mi­to­lo­gía. Es así co­mo la re­fe­ren­cia al ma­ná, el “pan caí­do del cie­lo”, pro­ce­de del li­bro del Éxo­do en el An­ti­guo Tes­ta­men­to del tex­to bí­bli­co. Ahí se na­rra la ver­sión ju­deo­cris­tia­na de la sa­li­da del pue­blo is­rae­lí de Egip­to (tras ser li­be­ra­do por Dios de la es­cla­vi­tud que pa­de­cía en ese país) y su pe­re­gri­na­ción de 40 años cu­yo des­tino era la Tie­rra Pro­me­ti­da.

Con un ba­ga­je de le­yes y man­da­mien­tos or­de­na­dos por el Crea­dor, cien­tos de mi­les de is­rae­líes em­pren­die­ron el ar­duo re­co­rri­do guia­dos por el pro­fe­ta Moi­sés y su her­mano Aarón. A me­dia­dos del se­gun­do mes de su par­ti­da, cuan­do acam­pa­ban en el de­sier­to de Sin, pro­tes­ta­ron en con­tra de sus lí­de­res por la es­ca­sez de ali­men­to, ma­ni­fes­tan­do su de­seo de me­jor ha­ber muer­to en Egip­to y año­ran­do “cuan­do nos sen­tá­ba­mos jun­to a ollas de car­ne y co­mía­mos pan en abun­dan­cia. Us­te­des en cam­bio nos han traí­do a es­te de­sier­to en que to­do es­te gen­tío mo­ri­rá de ham­bre”.

En­ton­ces Dios, asu­mien­do que la in­con­for­mi­dad en reali­dad era en su con­tra, les hi­zo sa­ber a tra­vés de Moi­sés y Aarón que en la tar­de les en­via­ría co­dor­ni­ces pa­ra que co­mie­ran car­ne y en la ma­ña­na ha­ría llo­ver “pan de cie­lo” pa­ra que sa­cia­ran su ape­ti­to. Y así fue. Esa mis­ma tar­de dis­pu­sie­ron de su­fi­cien­tes de esas aves pa­ra co­mer. A la ma­ña­na si­guien­te, al le­van­tar­se una ca­pa de ro­cío que cu­bría el cam­pa­men­to, “apa­re­ció una co­sa me­nu­da, co­mo gra­nos, pa­re­ci­da a la es­car­cha […], co­mo la se­mi­lla del ci­lan­tro, blan­ca, y de sa­bor a tor­ta de miel”. En­ton­ces los is­rae­líes se pre­gun­ta­ron “¿Qué es eso?”, es de­cir ma­ná en he­breo, y ese fue el nom­bre con el cual se le nom­bró.

La or­den de Dios al res­pec­to fue que so­lo re­co­lec­ta­ran la can­ti­dad de ma­ná que ca­da uno ne­ce­si­ta­ra pa­ra co­mer ese día (un go­mer por per­so­na, equi­va­len­te a un en­va­se con ca­pa­ci­dad de 2,2 li­tros apro­xi­ma­da­men­te). No obs­tan­te, mu­chos des­obe­de­cie­ron. Pa­ra dis­gus­to de Moi­sés, de­ci­die­ron guar­dar ali­men­to, des­cu­brien­do al día si­guien­te que es­ta­ba po­dri­do y ma­lo­lien­te. Otro man­da­to era que el sex­to día de­bían re­co­ger y co­ci­nar el do­ble de ma­ná, a fin de apro­vi­sio­nar­se pa­ra el sép­ti­mo día (el sá­ba­do, día de des­can­so de­di­ca­do al To­do­po­de­ro­so), cuan­do no llo­ve­ría ‘pan’. Sin em­bar­go, no fal­ta­ron los in­cré­du­los que sa­lie­ron a bus­car­lo, in­fruc­tuo­sa­men­te. “¿Has­ta cuándo ha­brán de ser re­bel­des a mis man­da­mien­tos, a mi Ley?”, se pre­gun­ta­ba el Crea­dor. Des­de en­ton­ces el pue­blo de Is­rael cum­plió con el des­can­so sa­ba­tino, tal co­mo el Al­tí­si­mo cum­plió con pro­veer­lo de ali­men­to du­ran­te los 40 años de su pe­re­gri­na­je.

Co­mi­da de án­ge­les

Otra men­ción del ma­ná apa­re­ce en el li­bro de Jo­sué, cuan­do los is­rae­líes lle­gan por fin a Ca­naán, la Tie­rra Pro­me­ti­da, don­de “co­mie­ron por pri­me­ra vez de lo que pro­du­cía la tie­rra de ese país: gra­nos de tri­go

hor­nea­dos y pan sin le­va­du­ra. Ese mis­mo día el ma­ná de­jó de caer […] ya no co­mie­ron más ma­ná, sino que se ali­men­ta­ron de lo que pro­du­cía la tie­rra de Ca­naán”. Más ade­lan­te, en el li­bro de los Sal­mos, se re­cuer­da que no cre­ye­ron en Dios ni con­fia­ron en su au­xi­lio, a pe­sar de que “les dio una or­den a las nu­bes y del cie­lo llo­vió co­mi­da […] les dio a co­mer ma­ná, que es el pan del cie­lo […] les man­dó mu­cha co­mi­da y aun­que eran gen­te in­sig­ni­fi­can­te co­mie­ron co­mo los án­ge­les”.

Por úl­ti­mo, de acuer­do con el Evan­ge­lio se­gún San Juan –ya en el Nue­vo Tes­ta­men­to– se­gui­do­res de Je­sús le pi­den un mi­la­gro pa­ra creer en él, co­mo el que aún atri­buían a Moi­sés de ha­ber he­cho llo­ver ma­ná. Cris­to les re­pli­ca que fue Dios, su Pa­dre, quien ver­da­de­ra­men­te en­vió ese pan des­de el cie­lo, co­mo aho­ra en­vía “el pan que da vida”, a tra­vés de su hi­jo. Les re­cuer­da que sus an­te­pa­sa­dos “co­mie­ron el ma­ná en el de­sier­to, pe­ro to­dos mu­rie­ron. El que cree en mí es co­mo si co­mie­ra pan del cie­lo […] Yo he ba­ja­do del cie­lo y pue­do ha­cer que to­dos ten­gan vida eter­na. Yo mo­ri­ré pa­ra dar esa vida a los que creen en mí

[…] mi cuer­po es ese pan que da vida; el que lo co­ma ten­drá vida eter­na”.

Man­jar de dio­ses

En otro sen­ti­do, la idea de la vida eter­na tam­bién es­tá pre­sen­te en el mi­to de la am­bro­sía, el ‘ali­men­to de los dio­ses grie­gos’. Las re­fe­ren­cias a es­te sus­ten­to de los se­res in­mor­ta­les son no­ta­bles en la Ilía­da y la Odi­sea de Ho­me­ro, el gran poe­ta de la an­ti­gua Gre­cia. De he­cho, la pa­la­bra de­ri­va del grie­go an (“no”) y bro­tós (“mor­tal”), por lo cual sig­ni­fi­ca “in­mor­ta­li­dad”, mis­ma que el ali­men­to te­nía el po­der de con­fe­rir ex­clu­si­va­men­te a los ha­bi­tan­tes del Olim­po, aun­que tam­bién se le atri­buían pro­pie­da­des pa­ra con­se­guir be­lle­za, con­ser­var la ju­ven­tud, ha­cer lon­ge­va la exis­ten­cia, cu­rar en­fer­me­da­des, per­fu­mar, pu­ri­fi­car e in­clu­so pro­du­cir los efec­tos aními­cos del vino, sin per­der de vis­ta su ex­qui­si­to sa­bor co­mo ‘man­jar de dio­ses’.

Si bien no exis­ten des­crip­cio­nes pre­ci­sas de la am­bro­sía, se ad­vier­te en di­fe­ren­tes relatos que su estado fí­si­co po­dría ser só­li­do o lí­qui­do. Res­pec­to a es­te úl­ti­mo se le asocia con el néc­tar, de­no­mi­na­do ex­pre­sa­men­te “be­bi­da de los dio­ses”. De cual­quier ma­ne­ra, su as­pec­to sue­le des­cri­bir­se lo mis­mo co­mo un ve­ge­tal que co­mo acei­te, miel o ju­go, e in­clu­so co­mo un bál­sa­mo o un­güen­to.

Es en la Odi­sea don­de la am­bro­sía es más men­cio­na­da co­mo ali­men­to. Por ejem­plo, en el pa­sa­je en que la di­vi­na Ca­lip­so ha­ce ga­la de su hos­pi­ta­li­dad al dios Her­mes: “Co­lo­có de­lan­te una me­sa lle­na de am­bro­sía y mez­cló ro­jo néc­tar. El men­sa­je­ro be­bió y co­mió, y des­pués que hu­bo ce­na­do y re­pues­to su áni­mo con la co­mi­da, le di­jo su pa­la­bra”.

Ema­na­ción de la Ilía­da

En otro pa­sa­je del poe­ma ho­mé­ri­co se des­cri­be a la am­bro­sía co­mo un “gran re­me­dio […] que des­pe­día un muy agra­da­ble olor” ca­paz de aca­bar con la fe­ti­dez de un mons­truo ma­rino. Ese mis­mo agra­da­ble olor, atri­bui­do a la am­bro­sía, ema­na de la Ilía­da. Hera, la es­po­sa de Zeus, a fin de se­du­cir a es­te con cier­ta in­ten­ción, “la­vo­se con am­bro­sía el cuer­po en­can­ta­dor y lo un­tó con un acei­te cra­so, divino, sua­ve y tan olo­ro­so que, al mo­ver­lo en el pa­la­cio de Zeus, eri­gi­do so­bre bron­ce, su fra­gan­cia se di­fun­dió por el cie­lo y la tie­rra”. En otro pa­sa­je se su­gie­re que la am­bro­sía es una plan­ta que sir­ve co­mo ali­men­to de ani­ma­les: Hera pa­ró su ca­rro ti­ra­do por ca­ba­llos “en el lu­gar don­de los dos ríos Si­moen­te y Es­ca­man­dro jun­tan sus aguas; desunió los cor­ce­les, cu­brió­los de es­pe­sa nie­bla, y el Si­moen­te hi­zo na­cer la am­bro­sía pa­ra que pa­cie­ran”.

Por su par­te Apo­lo, obe­de­cien­do una or­den de su pa­dre, el dios su­pre­mo, “le­van­tó al divino Sar­pe­dón de en­tre los dar­dos y, con­du­cién­do­le a un si­tio le­jano, lo la­vó en la co­rrien­te de un río y un­gió­lo con am­bro­sía”. En tan­to la nin­fa Te­tis, ma­dre de Aqui­les, el hé­roe de Tro­ya, “echó unas go­tas de am­bro­sía y ro­jo néc­tar en la na­riz de Pa­tro­clo [un gue­rre­ro muer­to] pa­ra que el cuer­po se hi­cie­ra in­co­rrum­pti­ble”. El pro­pio Aqui­les re­ci­be de Ate­nea, en su ca­rác­ter de dio­sa de la gue­rra, “un po­co de néc­tar y de am­bro­sía de­li­cio­sa pa­ra que el ham­bre mo­les­ta no hi­cie­ra fla­quear las ro­di­llas del hé­roe [ni] lo ator­men­ta­ra”. Es­tos man­ja­res fan­tás­ti­cos han tras­cen­di­do a tra­vés del tiem­po co­mo los ali­men­tos sa­gra­dos por ex­ce­len­cia, al pun­to de ser re­fe­ren­tes no so­lo de la mi­to­lo­gía y la re­li­gión sino tam­bién del arte y la gas­tro­no­mía.

RE­CO­GIEN­DO MA­NÁ, Giam­bat­tis­ta Tie­po­lo (1740-1742).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.