Los nue­vos ex­pe­dien­tes

En la era de la post­ver­dad, los au­tén­ti­cos mis­te­rios es­tán a la vis­ta de to­dos. Los nue­vos mons­truos y cons­pi­ra­cio­nes ya no se es­con­den, son reales, con abun­dan­tes prue­bas de su exis­ten­cia. El pro­ble­ma aho­ra es có­mo com­ba­tir­los.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Pablo H. Ji­mé­nez

Ex­tra­te­rres­tres, los ilu­mi­na­ti o la crip­to­zoo­lo­gía son co­sa del pa­sa­do. Los nue­vos mons­truos y cons­pi­ra­cio­nes son reales, y hay abun­dan­tes prue­bas de su exis­ten­cia.

Aes­tas al­tu­ras del si­glo XXI sor­pren­de que aún exis­tan quie­nes creen en vi­si­tan­tes de otros mun­dos a bor­do de pla­ti­llos vo­la­do­res. Es de do­mi­nio pú­bli­co que se tra­tó de una pa­ra­noia co­lec­ti­va pro­vo­ca­da por un ar­tícu­lo no­ti­cio­so de la Gue­rra Fría; sin em­bar­go, la le­yen­da ur­ba­na tras­cen­dió a lo lar­go del tiem­po. Lo más cu­rio­so es que exis­te una co­rre­la­ción en­tre el avan­ce de la tec­no­lo­gía fotográfica y las apa­ri­cio­nes de na­ves ex­tra­te­rres­tres en el cie­lo: con el au­men­to de los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes en el mun­do y el nú­me­ro de usua­rios de re­des so­cia­les, los avis­ta­mien­tos de ae­ro­na­ves sos­pe­cho­sas se re­du­je­ron de ma­ne­ra dra­má­ti­ca en un 99%. Y ese 1% res­tan­te per­te­ne­ce a imá­ge­nes o prue­bas muy du­do­sas, o cu­ya ex­pli­ca­ción ra­cio­nal re­quie­re un es­fuer­zo ex­tra, pues a pe­sar de la gran re­so­lu­ción con la que cuen­tan las cá­ma­ras hoy en día, no hay prue­bas con­tun­den­tes, y a es­tas po­cas ‘prue­bas' se les no­tan las ‘cos­tu­ras' di­gi­ta­les. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, el asun­to ya dio vuel­ta a la pá­gi­na ha­ce años, aun­que se tra­ta sin du­da de un fas­ci­nan­te fe­nó­meno pop, sin un ápi­ce de cien­cia se­ria por su­pues­to, cu­ya es­té­ti­ca kitsch tie­ne más una con­no­ta­ción de nos­tal­gia re­tro. Las ma­sas de se­gui­do­res per­sis­ten, aun­que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes la han adop­ta­do co­mo una le­yen­da fol­cló­ri­ca de la mis­ma me­di­da que sus abue­los creían en el Hom­bre del sa­co. Son ade­más pro­ta­go­nis­tas de in­fi­ni­dad de bur­las y chis­tes en re­des so­cia­les. Tam­bién el de­li­rio de su­pues­tos in­ves­ti­ga­do­res 'se­rios' ha que­da­do en evi­den­cia en do­ce­nas de do­cu­men­ta­les. La es­ca­sa in­fluen­cia en la narrativa con­tem­po­rá­nea se vio re­fle­ja­da con el ro­tun­do fra­ca­so de la dé­ci­ma tem­po­ra­da de la se­rie Ex­pe­dien­tes Se­cre­tos X tras una pau­sa de 15 años. Sím­bo­lo in­dis­cu­ti­ble de la te­le­vi­sión de la dé­ca­da de los 90, la fran­qui­cia per­dió im­pul­so en el mo­men­to en que In­ter­net co­men­za­ba a in­flar su pri­me­ra bur­bu­ja eco­nó­mi­ca, que es­ta­lla­ría en el 2000. X-Fi­les re­su­mió un uni­ver­so fan­tás­ti­co don­de era po­si­ble en­con­trar el ca­tá­lo­go en­te­ro pa­ra­nor­mal, des­de la crip­to­zoo­lo­gía, los “ilu­mi­na­ti”, y por su­pues­to la ma­dre de las gran­des cons­pi­ra­cio­nes ex­tra­te­rres­tres de­trás de to­do. Es­te pro­gra­ma en par­ti­cu­lar, y los fe­nó­me­nos fol­cló­ri­cos an­glo­sa­jo­nes del si­glo XX en ge­ne­ral, man­tu­vie­ron su úl­ti­mo res­pi­ro de má­xi­ma po­pu­la­ri­dad en el mun­do has­ta que ocu­rrie­ron los aten­ta­dos de las To­rres Ge­me­las en 2001. Des­pués de ello, la he­ge­mo­nía de In­ter­net nos in­du­jo a un mun­do di­fe­ren­te. Lo úni­co que qui­zá con­ser­ve­mos de aque­llo, ade­más de las fi­gu­ras ar­que­tí­pi­cas de los agen­tes Mul­der y Scully, ávi­dos in­ves­ti­ga­do­res de lo pa­ra­nor­mal, sea el or­ga­ni­zar y do­cu­men­tar aque­lla fe­no­me­no­lo­gía y sus ma­ni­fes­ta­cio­nes en ‘ar­chi­vos'.

Un chis­te del co­me­dian­te Tre­vor Noah men­cio­na­ba que el ac­tual pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos ha te­ni­do ac­ce­so a in­for­ma­ción cla­si­fi­ca­da, y es tan in­dis­cre­to que de ha­ber­se en­te­ra­do de la exis­ten­cia de ex­tra­te­rres­tres lo hu­bie­ra pu­bli­ca­do en su cuen­ta de Twit­ter. Y es­ta es la guin­da

Los nue­vos ex­pe­dien­tes se­cre­tos es­tán más li­ga­dos a la in­for­má­ti­ca y la des­in­for­ma­ción;

son los nue­vos “aliens” o “ilu­mi­na­ti”.

de la tor­ta que ya es­ta­ba lis­ta: to­dos y ca­da uno de los vi­deos que abun­dan en You­Tu­be so­bre fan­tas­mas, mons­truos y alie­ní­ge­nas han si­do des­men­ti­dos; no son otra co­sa que mon­ta­jes pa­ra atraer vi­si­tas –que no son po­cas, di­cho sea de pa­so, aun­que se tra­ta de mor­bo y frí­vo­la dis­trac­ción en la era de los li­kes–. Has­ta las su­pues­tas ‘po­se­sio­nes sa­tá­ni­cas' y ‘exor­cis­mos' tie­nen su ex­pli­ca­ción ra­cio­nal, ba­sa­dos en his­te­rias re­pri­mi­das y de­men­cias mal diag­nos­ti­ca­das. Aho­ra el gé­ne­ro pa­ra­nor­mal es re­fle­jo de una épo­ca pa­sa­da que em­pe­zó con li­bros frau­du­len­tos pu­bli­ca­dos des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, abun­dan­tes en da­tos ar­queo­ló­gi­cos fal­sos o cons­pi­ra­cio­nes inexis­ten­tes, evi­den­cias fa­bri­ca­das y co­rre­la­cio­nes sin sen­ti­do, inexac­ti­tu­des his­tó­ri­cas y por su­pues­to un agudo sen­ti­do de la opor­tu­ni­dad pa­ra apro­ve­char­se de la in­ge­nui­dad y pa­ra­noia de las per­so­nas. Des­de el ti­po que su­pues­ta­men­te do­bla­ba te­ne­do­res con la men­te has­ta quie­nes ale­ga­ban ha­ber si­do se­cues­tra­dos por se­res del es­pa­cio, aho­ra que­dan re­le­ga­dos co­mo me­ros ex­cén­tri­cos o trou­pe de los ya ex­tin­tos cir­cos de fe­nó­me­nos. Has­ta el Trián­gu­lo de las Ber­mu­das pa­re­ce que se ha des­com­pues­to. A la fe­cha nin­gún Pie Gran­de o Ye­ti ha si­do cap­tu­ra­do en vi­deo. Ni si­quie­ra el chu­pa­ca­bras. Hay pro­gra­mas de ca­ble, do­cu­men­ta­les y reality shows de­di­ca­dos a ello por su­pues­to, pe­ro in­clu­so al­gu­nos de es­tos se en­fo­can pre­ci­sa­men­te en des­en­mas­ca­rar es­tos frau­des, y otros lle­gan a ad­mi­tir que cual­quier bús­que­da es in­sig­ni­fi­can­te –la fal­ta de evi­den­cia se tra­du­ce tam­bién en la dis­mi­nu­ción pau­la­ti­na de su audiencia–. Ade­más del eterno re­pa­so de los su­pues­tos ca­sos fa­mo­sos, hay in­clu­so emi­sio­nes de reali­ties en los que no pa­sa ab­so­lu­ta­men­te na­da, don­de la vida de los con­duc­to­res y los me­mes que pue­dan ha­cer­se con ellos re­sul­ta más im­por­tan­te que en­con­trar a un ser abo­mi­na­ble en las re­gio­nes más sal­va­jes de Nor­tea­mé­ri­ca.

Ya no es cues­tión de evi­den­cia, que no exis­te ni exis­ti­rá, sino una es­pe­cie de re­li­gión don­de las prue­bas no son tan im­por­tan­tes co­mo la fe en ello, y re­cor­de­mos que la fe no re­quie­re prue­bas más que la sim­ple con­vic­ción en una idea.

Pe­ro si ha­bla­mos de una cla­se de ‘nue­vos ex­pe­dien­tes se­cre­tos', pen­se­mos que es­tos aho­ra es­tán más li­ga­dos a la in­for­má­ti­ca y a la ma­ni­pu­la­ción me­diá­ti­ca; no son los ilu­mi­na­ti o los ex­tra­te­rres­tres, tan­to co­mo los im­pe­rios cri­mi­na­les –in­clu­yen­do a los de ca­mi­sa y cor­ba­ta prin­ci­pal­men­te– en co­la­bo­ra­ción con al­gu­nos go­bier­nos y la com­pla­cen­cia de otros. Les lla­ma­re­mos ex­pe­dien­tes se­cre­tos por­que se tra­ta de una re­co­pi­la­ción de sucesos que aún aguar­dan res­pues­ta. En es­ta épo­ca ple­na de cá­ma­ras de cir­cui­to ce­rra­do, te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes y re­des so­cia­les, las gran­des cons­pi­ra­cio­nes ya no son en­cu­bier­tas, son qui­zá más cí­ni­cas, no es­con­den na­da, se am­pa­ran en su pro­pio po­der. Son el gran se­cre­to a vo­ces que se sa­be am­pa­ra­do por la in­di­fe­ren­cia de mu­chos. Son más sen­ci­llos de de­tec­tar que ex­tra­te­rres­tres o fan­tas­mas, y a di­fe­ren­cia de lo so­bre­na­tu­ral, son mu­cho más pe­li­gro­sos por­que son reales.

La ig­no­ran­cia sa­le ca­ra

Así co­mo exis­ten cre­yen­tes en vi­si­tas ex­tra­te­rres­tres sin te­ner prue­ba ob­je­ti­va al­gu­na, hay tam­bién quie­nes ar­gu­men­tan que las va­cu­nas son par­te de una gran cons­pi­ra­ción; es­te úl­ti­mo ti­po de creen­cias son las ver­da­de­ra­men­te pe­li­gro­sas por­que hay vi­das en jue­go, por­que sus efec­tos son di­rec­tos e in­cum­ben a to­da la so­cie­dad. Los nue­vos ex­pe­dien­tes es­tán vin­cu­la­dos con la post­ver­dad: a pe­sar de los he­chos com­pro­ba­dos, hay per­so­nas que pre­fie­ren ha­cer ca­so a su in­tui­ción y afir­mar lo con­tra­rio, pues pa­ra ellos la ver­dad no

im­por­ta, úni­ca­men­te lo que ‘sien­tan' por ella. La in­ter­pre­ta­ción a mo­do de los sucesos con­vier­te la no­ti­cia de bro­ma en una ver­dad ca­te­gó­ri­ca al ser pu­bli­ca­da, compartida y con más “me gus­ta” en Fa­ce­book. To­me­mos el ejem­plo que ha da­do The New York Ti­mes al ras­trear has­ta su ori­gen una no­ti­cia fal­sa. La co­lum­na de pa­ro­dia en un por­tal de In­ter­net ruso que cir­cu­la­ba por Fa­ce­book fue re­su­ci­ta­da un par de años des­pués por un ca­nal lo­cal; la ver­sión ori­gi­nal era que un avión de com­ba­te ruso ha­bía pa­sa­do pe­li­gro­sa­men­te cer­ca de un bar­co de gue­rra de la Ma­ri­na es­ta­dou­ni­den­se en el mar Negro. Pe­ro la nue­va ver­sión no so­lo in­cluía tes­ti­mo­nios, sino la afir­ma­ción de que la ae­ro­na­ve po­seía una tec­no­lo­gía es­pe­cial que la ha­bía he­cho prác­ti­ca­men­te in­vi­si­ble al ra­dar, acom­pa­ña­da de un vi­deo don­de se re­crea­ba la si­tua­ción y ex­pli­ca­ba el fun­cio­na­mien­to de di­cha tec­no­lo­gía. El sal­to de re­gre­so a Fa­ce­book hi­zo el res­to, y al vol­ver­se vi­ral fue re­pro­du­ci­da con sin­gu­lar ale­gría por los ci­ber­nau­tas, ávi­dos de in­cre­men­tar las vi­si­tas y li­kes en sus si­tios web. Una men­ti­ra más ha­bía si­do per­pe­tua­da de ma­ne­ra elec­tró­ni­ca. Pen­se­mos que es­te ti­po de pro­pa­gan­da tie­ne la ca­pa­ci­dad de in­fluir en la gen­te y lle­var­la a to­mar de­ci­sio­nes de las que des­pués po­dría arre­pen­tir­se.

Si a no­ti­cias fal­sas nos re­fe­ri­mos, nin­gu­na co­mo la que pro­vo­có un mé­di­co in­glés en 1998. An­drew Wa­ke­field, con el apo­yo de una do­ce­na de co­le­gas, pu­bli­có un ar­tícu­lo en la in­flu­yen­te re­vis­ta de in­ves­ti­ga­ción mé­di­ca The Lan­cet, en la que su­ge­ría que la va­cu­na con­tra el sa­ram­pión, las pa­pe­ras y la ru­beo­la po­día “pre­dis­po­ner a la re­gre­sión con­duc­tual y al tras­torno ge­ne­ra­li­za­do del desa­rro­llo en los ni­ños”. Es­to pro­vo­có una ola de pá­ni­co en­tre je­fes de fa­mi­lia, quie­nes muy pron­to de­ja­ron de va­cu­nar a sus hi­jos por mie­do a que es­tu­vie­ran en ries­go de su­frir au­tis­mo por cau­sa de la va­cu­na­ción. Pe­ro es­te re­por­te no so­lo te­nía mal ela­bo­ra­dos los pro­to­co­los de in­ves­ti­ga­ción, ade­más de te­ner una mues­tra muy pe­que­ña (en 12 ni­ños so­la­men­te), sino que re­sul­tó ser fal­so en sus con­clu­sio­nes. Sin em­bar­go, a la fe­cha el mo­vi­mien­to an­ti­va­cu­nas ha pro­vo­ca­do el re­sur­gi­mien­to de en­fer­me­da­des que se creían con­tro­la­das en va­rios paí­ses, por ig­no­ran­cia de pa­dres y ma­dres, alar­ma­dos por una in­ves­ti­ga­ción que, des­pués se su­po, te­nía una in­ten­ción mo­ne­ta­ria.

Aun­que la re­vis­ta se re­trac­tó de pu­bli­car­la y ad­mi­tió su error en 2010, el da­ño es­ta­ba he­cho. Al au­tor y sus co­le­gas les fue­ron re­ti­ra­das sus li­cen­cias pa­ra ejer­cer la me­di­ci­na al ser de­cla­ra­dos cul­pa­bles en una cor­te por “frau­de de­li­be­ra­do”, pues es­co­gie­ron, al­te­ra­ron y fal­si­fi­ca­ron da­tos pa­ra sos­te­ner su men­ti­ra. La re­vis­ta Bri­tish Me­di­cal Jour­nal ha pu­bli­ca­do va­rios ar­tícu­los don­de se ex­po­ne el ca­so, en el que al pa­re­cer el mé­di­co in­vo­lu­cra­do re­ci­bió 665.000 dó­la­res de un des­pa­cho de abo­ga­dos pa­ra pro­bar, a co­mo die­ra lu­gar, que las va­cu­nas no son se­gu­ras. El ob­je­ti­vo era que es­tos abo­ga­dos pu­die­ran le­van­tar de­man­das mi­llo­na­rias con­tra mé­di­cos y far­ma­céu­ti­cas en el mun­do, lo cual nun­ca con­si­guie­ron. En cam­bio, la ig­no­ran­cia de mu­chas fi­gu­ras pú­bli­cas que apo­yan el mo­vi­mien­to an­ti­va­cu­nas, en­tre las que se en­cuen­tran ac­to­res y po­lí­ti­cos, ha pro­vo­ca­do que mu­chos ni­ños no ha­yan si­do va­cu­na­dos, y en­fer­me­da­des muy con­ta­gio­sas co­mo el sa­ram­pión ha­yan re­sur­gi­do en va­rias par­tes del mun­do, y por al­gu­na ra­zón la ma­yor in­ci­den­cia se ha da­do en co­lo­nias ur­ba­nas de cla­se me­dia.

Un gi­ro a es­te ti­po de ca­sos ha si­do do­cu­men­ta­do por el periodista Brock Wil­bur en la re­vis­ta Pas­te, acer­ca de una or­ga­ni­za­ción de­no­mi­na­da

Las no­ti­cias fal­sas han cau­sa­do da­ños de gran mag­ni­tud de­bi­do a su di­se­mi­na­ción en re­des so­cia­les co­mo Fa­ce­book.

SA­BER DISTINGUIRLAS El re­la­tor de la ONU, Da­vid Ka­ye, du­ran­te un ac­to con­jun­to de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les en con­tra de las no­ti­cias fal­sas (fa­ke news).

BRO­MA. La no­ti­cia de un avión de com­ba­te ruso ace­chan­do un bar­co es­ta­dou­ni­den­se fue el cen­tro de un es­tu­dio pa­ra la di­se­mi­na­ción de no­ti­cias fal­sas en In­ter­net.

PER­VER­SO. Al mé­di­co An­drew Wa­ke­field (izq.) le fue re­ti­ra­da su li­cen­cia pa­ra ejer­cer su pro­fe­sión al pu­bli­car un fal­so en­sa­yo que ha he­cho creer a mi­llo­nes de per­so­nas que las va­cu­nas cau­san au­tis­mo. Es­to ha pro­vo­ca­do el re­surg­mien­to de va­rias en­fer­me­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.