Clo­na­ción de mas­co­tas

Una em­pre­sa en Co­rea del Sur ofre­ce a sus clien­tes la opor­tu­ni­dad de con­se­guir un clon re­cién na­ci­do de su ado­ra­do pe­rro.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Ma­ría Fer­nan­da Mo­ra­les Co­lín

Ha­cer co­pias idén­ti­cas de tu pe­rro fa­vo­ri­to o de otros ani­ma­les ya es un ser­vi­cio que se ofre­ce.

Si tie­nes un pe­rro co­mo mascota, se­gu­ro re­cor­da­rás cuan­do era pe­que­ño y los mo­men­tos que han pa­sa­do jun­tos des­de el pri­mer día que lle­gó con­ti­go. Ima­gi­na que pu­die­ras vol­ver a te­ner­lo co­mo ca­cho­rro y dis­fru­tar de su com­pa­ñía por mu­chos años más. Es­to es po­si­ble si­guien­do unos sen­ci­llos pa­sos cuan­do mue­ra: ta­par­lo con una toa­lla hú­me­da y de in­me­dia­to me­ter­lo al re­fri­ge­ra­dor, sin que su piel se con­ge­le.

Lo an­te­rior es el ini­cio de un de­li­ca­do pro­ce­so de en­tre sie­te y ocho me­ses que la em­pre­sa BioCan, con se­de en Ar­gen­ti­na, tar­da pa­ra lle­var a ca­bo la clo­na­ción de un pe­rro. “No so­lo clo­na­mos ca­nes, tam­bién cu­ra­mos co­ra­zo­nes ro­tos”, es la fra­se que se lee, acom­pa­ña­da de una fo­to­gra­fía de un pe­rro que pa­re­cie­ra son­reír, al en­trar a su pá­gi­na web.

Di­cha com­pa­ñía es la úni­ca au­to­ri­za­da en La­ti­noa­mé­ri­ca y que tra­ba­ja en aso­cia­ción con la fir­ma Sooam Bio­tech, un la­bo­ra­to­rio de Co­rea del Sur que en 2005 reali­zó la pri­me­ra clo­na­ción de un pe­rro. Lo lla­ma­ron Snuppy, es de ra­za af­ga­na y en abril pa­sa­do cum­plió 12 años de vida. A la fe­cha es­ta em­pre­sa sur­co­rea­na ha lle­va­do a ca­bo más de 1.000 clo­na­cio­nes en paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Ja­pón, Ita­lia, Ru­sia, Chi­na, Fran­cia e In­gla­te­rra.

La fi­lial en Ar­gen­ti­na co­men­zó sus la­bo­res en 2016 y me­ses des­pués lo­gró que na­cie­ra Anthony, el pri­mer pe­rro clo­na­do en Amé­ri­ca La­ti­na. A fi­na­les de es­te año rea­li­za­rá la se­gun­da clo­na­ción; se­rá un pe­rro mes­ti­zo de 16 años de edad lla­ma­do Jua­ni­to, el cual ten­drá la opor­tu­ni­dad de co­no­cer a su co­pia clo­na­da. Has­ta la fe­cha es­ta em­pre­sa ha he­cho po­co más de 30 con­sul­tas, pe­ro los ca­dá­ve­res no cum­plen con las ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ra que se pue­da co­men­zar con el pro­ce­so, ya sea por­que pa­só mu­cho tiem­po, no se le die­ron los cui­da­dos al ca­dá­ver o por­que es­te se con­ta­mi­nó cuan­do el due­ño lo en­te­rró.

Pre­pa­rán­do­se pa­ra la vida

Así sean las 3 de la ma­ña­na, si Da­niel Ja­coby, due­ño de BioCan, re­ci­be la lla­ma­da de un clien­te, él y par­te de su equi­po de bió­lo­gos y ve­te­ri­na­rios

se di­ri­gi­rán a la ca­sa del pe­rro que aca­ba de mo­rir. En el mo­men­to en que es­te de­ja de res­pi­rar, el equi­po so­la­men­te tie­ne 72 ho­ras pa­ra ob­te­ner una mues­tra de las cé­lu­las del ani­mal; es de­cir, que sean to­da­vía pro­pi­cias pa­ra la clo­na­ción. De no po­der ha­cer­lo en es­te lap­so, la po­si­bi­li­dad de que el pro­ce­di­mien­to sea exi­to­so se re­du­ce has­ta un 60%. Los es­pe­cia­lis­tas ob­tie­nen la mues­tra de un cor­te en la ore­ja –si to­da­vía es­tá vi­vo la con­si­guen de la par­te in­ter­na de una pa­ta– y la co­lo­can en tu­bos es­te­ri­li­za­dos que tras­la­dan al La­bo­ra­to­rio de Re­pro­duc­ción Ani­mal de la Fa­cul­tad de Agronomía de la Uni­ver­si­dad de Buenos Aires.

En di­cho la­bo­ra­to­rio, los bió­lo­gos se en­car­gan de la re­pro­duc­ción ce­lu­lar du­ran­te apro­xi­ma­da­men­te mes y me­dio pa­ra ob­te­ner en­tre 12 mi­llo­nes y 24 mi­llo­nes de cé­lu­las. Al ter­mi­nar es­ta eta­pa, de­ter­mi­nan cuá­les son ap­tas pa­ra la clo­na­ción; una par­te se que­da en el la­bo­ra­to­rio y otra es co­lo­ca­da en tu­bos es­pe­cia­les den­tro de ni­tró­geno lí­qui­do pa­ra ser tras­la­da­da a Co­rea del Sur. Una vez allá, los cien­tí­fi­cos de Sooam Bio­tech se en­car­gan de ha­cer una nue­va re­pro­duc­ción y rea­li­zan una se­gun­da se­lec­ción de las cé­lu­las con las me­jo­res ca­rac­te­rís­ti­cas. Las que se que­dan en Su­da­mé­ri­ca fun­cio­nan co­mo re­ser­va en ca­so de que las que via­jan su­fran al­gún da­ño.

La cé­lu­la ‘ga­na­do­ra’ pa­sa por un pro­ce­di­mien­to co­no­ci­do co­mo trans­fe­ren­cia nu­clear de cé­lu­las so­má­ti­cas (SCNT, por sus si­glas en in­glés), en el cual a un óvu­lo no fe­cun­da­do se le qui­ta el nú­cleo y es­te se re­em­pla­za por el de la cé­lu­la más ap­ta que se ob­tu­vo du­ran­te la re­pro­duc­ción ce­lu­lar. La em­pre­sa sur­co­rea­na tie­ne un enor­me edi­fi­cio a las afue­ras al su­r­oes­te de Seúl, di­vi­di­do en di­fe­ren­tes sec­to­res (la­bo­ra­to­rio, in­se­mi­na­ción, clo­na­ción, qui­ró­fano, es­pa­cios ver­des, de ca­cho­rros re­cién na­ci­dos); en uno de ellos cuen­ta al me­nos con una vein­te­na de hem­bras que pres­tan su úte­ro (en má­xi­mo tres oca­sio­nes) pa­ra que la cé­lu­la, con la nue­va car­ga ge­né­ti­ca, se im­plan­te en al­gu­na mien­tras es­tá en ce­lo y el fe­to se desa­rro­lle. Tras tres me­ses de ges­ta­ción y los cui­da­dos ne­ce­sa­rios, nace el nue­vo ca­cho­rro.

Es­te ejem­plar re­cién na­ci­do to­ma le­che di­rec­to de la mamá, y cre­ce co­mo cual­quier otro con­ce­bi­do de ma­ne­ra na­tu­ral, so­lo que du­ran­te tres me­ses los ve­te­ri­na­rios ha­cen un re­gis­tro de su pro­gre­so y cre­ci­mien­to pa­ra ver que lo ha­ga de mo­do co­rrec­to; lue­go le po­nen un set de va­cu­nas en­tre an­ti­rrá­bi­cas, an­ti­pa­rá­si­tos y con­tra el par­vo­vi­rus, pa­ra que al mo­men­to de lle­var­lo con el due­ño, no ha­ya al­gún pro­ble­ma le­gal.

Cuan­do el equi­po con­si­de­ra que to­do es­tá en or­den, el can es en­via­do a su país de ori­gen. “Lo man­da­mos con to­das las co­mo­di­da­des que te pue­das ima­gi­nar por­que van de lu­jo, en ae­ro­lí­neas par­ti­cu­la­res, en há­bi­tats es­pe­cia­les, don­de en los ae­ro­puer­tos que to­can los ba­jan, los pa­sean y les dan de co­mer”, di­ce Ja­coby du­ran­te una lla­ma­da vía Sky­pe.

La for­ma en que via­ja ca­da pe­rro que es clo­na­do, va­ría de­pen­dien­do de su ta­ma­ño. Cuan­do pesa me­nos de 8 ki­los, in­clu­so pue­de me­ter­se a una pe­que­ña jau­la y tras­la­dar­se en la ca­bi­na jun­to con el due­ño si es que es­te desea ir a Co­rea del Sur y re­gre­sar con él. Si es de ta­ma­ño me­diano o gran­de, se le trans­por­ta en una ca­bi­na pre­su­ri­za­da con co­mi­da, agua y per­so­nal que lo atien­de. “El cos­to de es­to es gran­dí­si­mo pe­ro nos ase­gu­ra­mos de que la mascota vuel­va sin nin­gún ti­po de es­trés y que sea cui­da­da co­mo co­rres­pon­de”, ase­gu­ra.

El ca­cho­rro clo­na­do es fí­si­ca y ge­né­ti­ca­men­te igual al que fa­lle­ció, pe­ro tie­ne so­la­men­te 20% de sus cua­li­da­des con­duc­tua­les. Sin em­bar­go, Ja­coby ase­ve­ra que si se le dan los mis­mos cui­da­dos pue­de pa­re­cer­se has­ta en un 98% al can ori­gi­nal, aun­que el due­ño no de­be ol­vi­dar que es un pe­rro di­fe­ren­te, por mu­cho que se pa­rez­ca.

¿Dos go­tas de agua?

Des­de que se co­men­zó con la clo­na­ción de pe­rros tras el éxi­to con Snuppy, la em­pre­sa Sooam Bio­tech no so­la­men­te se ha en­fo­ca­do en ejem­pla­res que sir­van co­mo mas­co­tas, tam­bién ha lo­gra­do re­pro­du­cir co­pias exac­tas de pe­rros

po­li­cías, co­mo en el ca­so de Trakr, un pas­tor ale­mán que ayu­dó en las ta­reas de bús­que­da y res­ca­te tras el aten­ta­do te­rro­ris­ta del 11 de sep­tiem­bre de 2001 en Nue­va York, Es­ta­dos Uni­dos.

Es­te ejem­plar per­te­ne­cía a un agen­te de po­li­cía ca­na­dien­se ya re­ti­ra­do que ga­nó un con­cur­so he­cho por la em­pre­sa de clo­na­ción BioArts In­ter­na­tio­nal, con se­de en Ca­li­for­nia, y por ello Sooam Bio­tech clo­nó cin­co ca­cho­rros. Pe­ro uno de sus ca­sos más ex­tra­ños fue la clo­na­ción de un can lla­ma­do Chan­ce, crea­do con la mues­tra de ADN que se to­mó de la ban­de­ja don­de el pe­rro in­ge­ría agua, pues lle­va­ba muer­to ca­si dos se­ma­nas y el ex­traer una mues­tra fac­ti­ble de su piel era im­po­si­ble. Otro de los ca­sos, muy so­na­do en la fa­rán­du­la, fue el de dos ca­cho­rros con in­for­ma­ción ge­né­ti­ca de una hem­bra de jack rus­sell te­rrier lla­ma­da Sha­noon, la cual per­te­ne­cía a la fa­mo­sa di­se­ña­do­ra bel­ga Dia­ne von Fürs­ten­berg.

La fór­mu­la se­cre­ta

Al pa­re­cer las “mi­sio­nes di­fí­ci­les de lo­grar” son la es­pe­cia­li­dad de Hwang Woo-suk, el due­ño de Sooam Bio­tech. Es­te cien­tí­fi­co sur­co­reano de fa­ma mun­dial es re­co­no­ci­do des­de ha­ce años por ser el pri­me­ro en rea­li­zar la clo­na­ción de pe­rros en el mun­do. Sin em­bar­go, no to­do en su tra­yec­to­ria han si­do no­ti­cias po­si­ti­vas. Ha­ce al­gu­nos años se creía que él ha­bía lo­gra­do clo­nar cé­lu­las ma­dre de­ri­va­das de em­brio­nes hu­ma­nos, pe­ro lue­go de una ex­haus­ti­va in­ves­ti­ga­ción se des­cu­brió que en reali­dad fal­si­fi­có las prue­bas rea­li­za­das y sus re­sul­ta­dos pu­bli­ca­dos en dos ar­tícu­los cien­tí­fi­cos en 2004 y 2005 no cua­dra­ban.

Es­te ‘res­ba­lón’ en su ca­rre­ra le cos­tó la acu­sa­ción por frau­de, mal­ver­sa­ción de fon­dos y vio­la­cio­nes de la bioé­ti­ca, pro­vo­can­do un ca­so ju­di­cial de tres años. Su condena fue­ron dos años de pri­sión, que lue­go se re­du­je­ron a 18 me­ses y ter­mi­nó en li­ber­tad con­di­cio­nal.

Tras el gol­pe a su repu­tación, con­si­guió en ju­lio de 2006 abrir Sooam Bio­tech con ayu­da de 3,5 mi­llo­nes de dó­la­res pro­ve­nien­tes de fon­dos pri­va­dos y el apo­yo de al me­nos 15 cien­tí­fi­cos que co­no­cían su tra­yec­to­ria y ha­bían tra­ba­ja­do con él. Aun­que su es­pe­cia­li­dad son los pe­rros, tam­bién ha clo­na­do otros ani­ma­les, co­mo va­cas, cer­dos y co­yo­tes, al­gu­nos pa­ra in­ves­ti­ga­ción de en­fer­me­da­des co­mo dia­be­tes y Alz­hei­mer, y es­pe­cies en pe­li­gro de ex­tin­ción. In­clu­so en 2012 la em­pre­sa co­men­zó una co­la­bo­ra­ción con el Ins­ti­tu­to de Eco­lo­gía Apli­ca­da del Nor­te, de la Uni­ver­si­dad Fe­de­ral del No­res­te, en Ya­kutsk, Ru­sia, pa­ra tra­tar de clo­nar un ma­mut a par­tir de un an­ti­guo te­ji­do ex­ca­va­do en el per­ma­frost.

AL SER­VI­CIO DE LA CO­MU­NI­DAD. Es­tos tres ca­nes fue­ron clo­na­dos por Sooam Bio­tech en Co­rea del Sur y en­tre­ga­dos a una ra­ma de la So­cie­dad His­tó­ri­ca Mi­li­tar de Ru­sia en la Re­pú­bli­ca de Sa­já.

PRO­YEC­TOS EN PUER­TA. El pe­rro de la fo­to es

Missy, el pri­mer pro­yec­to de clo­na­ción de la em­pre­sa ca­li­for­nia­na Ge­ne­tic Sa­vings & Clo­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.