El ori­gen del Ama­zo­nas

¿Cuál es la cau­sa de la asom­bro­sa di­ver­si­dad de vida en la sel­va ama­zó­ni­ca? Los ex­per­tos in­ten­tan des­cu­brir si hu­bo inun­da­cio­nes de pro­por­cio­nes bí­bli­cas, o si tu­vo que ver el le­van­ta­mien­to de la Cor­di­lle­ra de los An­des.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Án­ge­la Posada-Swaf­ford

Un in­tere­san­te via­je en el tiem­po pa­ra en­ten­der la gran di­ver­si­dad de la sel­va ama­zó­ni­ca.

Des­de el ai­re, el cau­dal del río más po­de­ro­so del mun­do apa­re­ce ca­si in­dis­tin­to, ape­nas un tra­zo hi­dro­ló­gi­co su­mi­do en la geo­lo­gía ver­de. Pe­ro en tie­rra fir­me, la sel­va ama­zó­ni­ca y su “río de los mil ríos” se po­nen uno a uno to­dos los apo­dos con que los he­mos in­ten­ta­do des­cri­bir des­de ha­ce mi­le­nios. Alu­ci­nan­te, fe­bril; una vo­rá­gi­ne de agua, aves, in­sec­tos, ba­rro y tri­llo­nes de ho­jas ver­des que es­con­den oce­lo­tes, ja­gua­res, vi­rus, mo­nos, lo­ros y pe­re­zo­sos. Con ca­da pa­so que se da so­bre esa tie­rra ro­ji­za y mo­ja­da, se pi­sa quién sa­be cuán­tos mi­llo­nes de mi­cro­bios aún no des­cri­tos pa­ra la cien­cia, por­que el Ama­zo­nas al­ber­ga la co­lec­ción más gran­de de plan­tas y ani­ma­les vi­vien­tes del pla­ne­ta.

Pe­ro ¿có­mo se for­mó y evo­lu­cio­nó es­ta sel­va co­lo­sal y cuál es la cau­sa de su asom­bro­sa bio­di­ver­si­dad? He aquí uno de los más gran­des re­tos de la bio­geo­gra­fía ac­tual, un mis­te­rio que des­de ha­ce dé­ca­das cien­tí­fi­cos en va­rios paí­ses han estado in­ten­tan­do acla­rar. Es­tu­dios in­de­pen­dien­tes que van des­de la geo­lo­gía has­ta la ge­né­ti­ca de plan­tas, la pa­leon­to­lo­gía y la quí­mi­ca de se­di­men­tos, es­tán pin­tan­do un cua­dro al­go más com­ple­to pe­ro aún con­tro­ver­ti­do de la his­to­ria de es­ta sel­va de pro­por­cio­nes con­ti­nen­ta­les.

Una re­cien­te in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en la edi­ción de ma­yo de Scien­ce Ad­van­ces aña­de otra pie­za al rom­pe­ca­be­zas, des­cri­bien­do el con­te­ni­do de dos nú­cleos de se­di­men­tos per­fo­ra­dos en el orien­te de Co­lom­bia y el no­roc­ci­den­te de Bra­sil. Se­gún el es­tu­dio en­ca­be­za­do por el pa­li­nó­lo­go (ex­per­to en po­len) Car­los Ja­ra­mi­llo, del Smith­so­nian Tro­pi­cal Re­search Ins­ti­tu­te, en Pa­na­má, y el cli­ma­tó­lo­go Jai­me Escobar, de la Uni­ver­si­dad del Nor­te, en Co­lom­bia, en dos oca­sio­nes se­pa­ra­das du­ran­te el Mio­ceno (ha­ce 18 y 12 mi­llo­nes de años), el mar Ca­ri­be fran­queó las cos­tas de Ve­ne­zue­la y Co­lom­bia, cu­brien­do enor­mes ex­ten­sio­nes de la an­ti­gua Ama­zo­nia con una len­gua de agua sa­la­da que lle­gó muy aden­tro del con­ti­nen­te. El aná­li­sis de la quí­mi­ca de las ca­pas de se­di­men­to mues­tra que en Co­lom­bia las dos inun­da­cio­nes du­ra­ron 900.000 y 3,7 mi­llo­nes de años, mien­tras que en la Ama­zo­nia oc­ci­den­tal, que es­tá más le­jos del océano, per­ma­ne­cie­ron por 200.000 y 400.000 años, res­pec­ti­va­men­te.

Ade­más de va­rias es­pe­cies de di­no­fla­ge­la­dos y mo­lus­cos, los ma­cro­fó­si­les más in­tere­san­tes des­cu­bier­tos den­tro del nú­cleo de se­di­men­tos de 4 cm de an­cho per­fo­ra­dos en el área de Sal­ta­rín, en los Lla­nos Orien­ta­les de Co­lom­bia, son un dien­te de ti­bu­rón del gé­ne­ro Car­char­hi­ni­for­me (po­si­ble­men­te un pez mar­ti­llo o un ale­ti­ne­gro), y va­rios ca­ma­ro­nes man­tis, se­res es­tric­ta­men­te ma­ri­nos que se en­tie­rran en la are­na de los océa­nos tro­pi­ca­les.

“Ha­llar un dien­te de ti­bu­rón en un nú­cleo tan su­ma­men­te an­gos­to sig­ni­fi­ca que de­be ha­ber mu­chos más, y eso in­di­ca la in­ten­si­dad de las in­cur­sio­nes de agua ma­ri­na”, di­ce Ja­ra­mi­llo, aña­dien­do que la pre­sen­cia de del­fi­nes de río en el Ama­zo­nas mo­derno es otra prue­ba po­de­ro­sa del pa­sa­do sa­la­do de la cuen­ca. A de­cir de su co­le­ga Jai­me Escobar, el es­tu­dio su­gie­re có­mo, a me­di­da que el agua sa­la­da avan­za­ba ha­cia el con­ti­nen­te, iba per­dien­do pro­fun­di­dad, con­vir­tién­do­se en un eco­sis­te­ma sa­lo­bre y fi­nal­men­te en un área mar­gi­nal, o de tran­si­ción, don­de el agua dio pa­so a la tie­rra fir­me.

Los nue­vos ha­llaz­gos con­cuer­dan con in­ves­ti­ga­cio­nes pre­vias rea­li­za­das por la geó­lo­ga y pa­li­nó­lo­ga Ca­ri­na Hoorn, quien tra­ba­ja con las uni­ver­si­da­des de Áms­ter­dam y de IKIAM, Ecua­dor. En 2016, Hoorn (ella no es­tá in­vo­lu­cra­da en el es­tu­dio de Ja­ra­mi­llo) de­ter­mi­nó que el río Ama­zo­nas co­men­zó a fluir ha­ce nue­ve mi­llo­nes de años. “To­ma­da en su to­ta­li­dad, la nue­va evi­den­cia de las in­cur­sio­nes ma­ri­nas en la Ama­zo­nia es real­men­te abru­ma­do­ra”, se­ña­la la ex­per­ta. “Y abre el ca­mino pa­ra lle­var a ca­bo nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes acer­ca de có­mo es­te me­dio am­bien­te ma­rino pu­do ha­ber in­fluen­cia­do la evo­lu­ción de la bio­di­ver­si­dad en la re­gión”.

Los cien­tí­fi­cos en ge­ne­ral con­ce­den que la cau­sa de la ri­ca bio­di­ver­si­dad del Ama­zo­nas es­tá en los bru­ta­les cam­bios geo­ló­gi­cos que es­te lu­gar del pla­ne­ta su­frió. Des­de las inun­da­cio­nes ma­si­vas has­ta el des­pla­za­mien­to de las cos­tas del con­ti­nen­te, el cam­bio de cur­so de los ríos y el mis­mí­si­mo le­van­ta­mien­to de los An­des, frag­men­ta­ron y trans­for­ma­ron há­bi­tats, obli­gan­do a las cria­tu­ras y plan­tas a adap­tar­se y, co­mo con­se­cuen­cia, a for­mar es­pe­cies nue­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.