Es­ce­nas de la His­to­ria

Víc­ti­ma de la im­pla­ca­ble au­to­ri­dad vic­to­ria­na, el cé­le­bre es­cri­tor pa­só sus úl­ti­mos días exi­lia­do tras cum­plir una condena por su pre­fe­ren­cia se­xual.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Geor­gi­na Ve­ga

El jui­cio de Os­car Wil­de.

No ha­cía mu­cho que ha­bía pu­bli­ca­do la no­ve­la El re­tra­to de Do­rian Gray cuan­do el fa­mo­so es­cri­tor, poe­ta y dra­ma­tur­go ir­lan­dés Os­car Wil­de co­no­ció al poe­ta in­glés lord Al­fred Dou­glas, “Bo­sie”, ter­cer hi­jo del mar­qués de Queen­berry. Se en­con­tra­ron por pri­me­ra vez en Lon­dres du­ran­te una reunión de in­te­lec­tua­les en el ve­rano de 1891, cuan­do Wil­de te­nía 38 años y Dou­glas 22. Pron­to la amis­tad se con­vir­tió en ro­man­ce y se les em­pe­zó a ver jun­tos en to­das par­tes, lo que pro­pi­cia­ría la rui­na de Wil­de cua­tro años más tar­de.

Las ame­na­zas del mar­qués

Los ru­mo­res so­bre una po­si­ble re­la­ción ho­mo­se­xual en­tre los dos es­cri­to­res hi­cie­ron en­fu­re­cer al pa­dre de “Bo­sie”. John Shol­to Dou­glas –co­no­ci­do por ha­ber in­ven­ta­do las re­glas del boxeo mo­derno– exi­gió va­rias ve­ces a su hi­jo que ter­mi­na­ra su amis­tad con el ir­lan­dés, de lo con­tra­rio le re­ti­ra­ría su apo­yo eco­nó­mi­co. Pe­ro Al­fred si­guió vien­do a Wil­de, e in­clu­so se iban de via­je jun­tos.

An­te la re­bel­día del jo­ven poe­ta, el mar­qués de Queens­berry no se que­dó con los bra­zos cru­za­dos y to­mó me­di­das ca­da vez más drás­ti­cas. Por ejem­plo, en ju­nio de 1894 se pre­sen­tó acom­pa­ña­do de un bo­xea­dor en la ca­sa de Wil­de, en Chel­sea, pa­ra ame­na­zar­lo. Des­pués de una breve dis­cu­sión, el dra­ma­tur­go lo­gró que Dou­glas se fue­ra sin que la vi­si­ta pa­sa­ra a ma­yo­res.

Y aun­que le ha­bía re­ti­ra­do el di­ne­ro, el aris­tó­cra­ta tam­po­co de­jó de hos­ti­gar a su hi­jo. En una car­ta le es­cri­bió: “No eres mi hi­jo y nun­ca pen­sé que lo fue­ras”. Al­fred res­pon­dió ame­na­zan­te en el re­ver­so de una pos­tal: “Si OW te de­man­da­ra por di­fa­ma­ción, re­ci­bi­rías va­rios años de condena por tu li­be­lo in­fa­me”.

“A Os­car Wil­de, que pre­su­me de so­do­mi­ta”

La ame­na­za no sir­vió de na­da. En fe­bre­ro de 1895 el pa­dre de “Bo­sie” pla­neó irrum­pir en el St. Ja­mes Thea­tre, en Lon­dres, du­ran­te la no­che del es­treno de la nue­va obra de Wil­de La im­por­tan­cia de lla­mar­se Er­nes­to, pa­ra ven­ti­lar la ho­mo­se­xua­li­dad del dra­ma­tur­go. Afor­tu­na­da­men­te, el es­cri­tor se en­te­ró a tiem­po y or­de­nó a los vi­gi­lan­tes del edi­fi­cio que no le per­mi­tie­ran la en­tra­da.

Cua­tro días des­pués el mar­qués se pre­sen­tó en el Al­be­mar­le Club, al que Wil­de y su es­po­sa Cons­tan­ce Lloyd asis­tían con fre­cuen­cia, y le de­jó con el por­te­ro una no­ta en una tar­je­ta per­so­nal: “A Os­car Wil­de, que pre­su­me de so­do­mi­ta”. Ató­ni­to, Wil­de le­yó la tar­je­ta y bus­có a Al­fred pa­ra ha­blar so­bre las me­di­das que to­ma­rían con­tra el mar­qués. “Bo­sie”, quien ya es­ta­ba har­to, con­ven­ció a Wil­de de in­ter­po­ner una

de­man­da le­gal con­tra su pa­dre.

Acom­pa­ña­dos de su ami­go Ro­bert Ross, Wil­de y Al­fred vi­si­ta­ron a un abo­ga­do, quien les re­co­men­dó a Ed­ward Clar­ke pa­ra que lle­va­ra el ca­so. Geor­ge Ber­nard Shaw y Frank Ha­rris, vie­jos co­no­ci­dos de Wil­de, tra­ta­ron de con­ven­cer­lo de que se desis­tie­ra de la de­man­da y le su­gi­rie­ron que si­guie­ra es­cri­bien­do en el ex­tran­je­ro. Pe­ro el ir­lan­dés, in­cen­ti­va­do por “Bo­sie”, se ne­gó ro­tun­da­men­te. El 2 de mar­zo la po­li­cía arres­tó al mar­qués de Queens­berry, acu­sa­do de di­fa­ma­ción; se­ría no obs­tan­te el co­mien­zo de la es­tre­pi­to­sa caí­da del dra­ma­tur­go.

La ca­lum­nia

Wil­de y su abo­ga­do, Clar­ke, es­ta­ban con­ven­ci­dos de que ga­na­rían la ba­ta­lla le­gal. Sin em­bar­go, el abo­ga­do del mar­qués, Ed­ward Car­son, quien por cier­to ha­bía si­do com­pa­ñe­ro del es­cri­tor en el Tri­nity Co­lle­ge Du­blin, era un in­te­li­gen­te e im­pla­ca­ble in­te­rro­ga­dor y te­nía va­rios ases ba­jo la man­ga.

El jui­cio con­tra el pa­dre de Al­fred Dou­glas, mar­qués de Queens­berry, co­men­zó el 3 de abril de 1895 en el em­ble­má­ti­co tri­bu­nal Old Bai­ley, en Lon­dres, y se di­vi­dió en tres par­tes, en las que Car­son uti­li­zó frag­men­tos de la obra li­te­ra­ria de Wil­de y car­tas que es­te le en­vió a Dou­glas, con la fi­na­li­dad de de­mos­trar que la acu­sa­ción del mar­qués no era fal­sa.

En la pri­me­ra par­te, Car­son le­yó una de las car­tas que el ir­lan­dés le man­dó a Dou­glas y su­gi­rió que, por la for­ma en que es­ta­ba es­cri­ta, cual­quier lec­tor po­día de­du­cir que ha­bía una re­la­ción ho­mo­se­xual. En­ton­ces Clar­ke de­fen­dió a Wil­de con el ar­gu­men­to de que ha­bía que re­cor­dar que el dra­ma­tur­go era un poe­ta, y por eso sus car­tas po­dían pa­re­cer ex­tra­va­gan­tes.

Más tar­de Car­son su­gi­rió que El re­tra­to de Do­rian Gray y Fra­ses y fi­lo­so­fías pa­ra uso de la ju­ven­tud eran li­bros in­mo­ra­les por­que, im­plí­ci­ta­men­te, ha­cían re­fe­ren­cias a la atrac­ción eró­ti­ca en­tre dos hom­bres. An­te es­to, Wil­de so­lo res­pon­dió: “No hay li­bros mo­ra­les ni in­mo­ra­les. Los li­bros es­tán bien es­cri­tos o no lo es­tán”.

La ter­ce­ra par­te del jui­cio to­mó un rum­bo ines­pe­ra­do cuan­do el abo­ga­do del mar­qués le pre­gun­tó abier­ta­men­te a Wil­de si al­gu­na vez ha­bía be­sa­do a un sir­vien­te de Al­fred Dou­glas, a lo que el es­cri­tor res­pon­dió: “Oh, de nin­gu­na ma­ne­ra, era un mu­cha­cho muy po­co agra­cia­do”.

Pri­mer jui­cio

Al ver que el jui­cio se es­ta­ba vol­vien­do con­tra su clien­te, Clar­ke con­ven­ció a Wil­de de que re­ti­ra­ra los car­gos de di­fa­ma­ción, lo cual hi­zo de in­me­dia­to; el ca­so fue ce­rra­do y el mar­qués que­dó en li­ber­tad. Pe­ro fue de­ma­sia­do tar­de, por­que la im­pla­ca­ble au­to­ri­dad vic­to­ria­na ha­bía em­pe­za­do a in­ves­ti­gar a Wil­de, y pron­to gi­ró una or­den de aprehen­sión con­tra el ir­lan­dés por ser sos­pe­cho­so de co­me­ter “ac­tos in­de­cen­tes con hom­bres”. El es­cri­tor se en­te­ró de que el pro­cu­ra­dor de Queens­berry ha­bía en­via­do a Lon­dres co­pias de las de­cla­ra­cio­nes de jó­ve­nes pros­ti­tu­tos que Car­son y el mar­qués pla­nea­ban pre­sen­tar co­mo tes­ti­gos –Al­fred Wood,

Char­les Pac­ker, Fred At­kins y Ed­ward She­lley–.

Aun­que sus ami­gos le ro­ga­ron que hu­ye­ra al ex­tran­je­ro, Wil­de pre­fi­rió que­dar­se a en­fren­tar la ley. Fue de­te­ni­do el 6 de abril en el ho­tel Ca­do­gan, don­de es­ta­ba reuni­do con Dou­glas y Ross. El día 26 el dra­ma­tur­go es­ta­ba nue­va­men­te en los tri­bu­na­les de Old Bai­ley, mien­tras que Al­fred ha­bía de­ci­di­do aban­do­nar In­gla­te­rra. Du­ran­te el jui­cio va­rios jó­ve­nes de­cla­ra­ron ha­ber co­me­ti­do ac­tos in­de­cen­tes con el es­cri­tor. Wil­de ne­gó ro­tun­da­men­te las acu­sa­cio­nes.

En las ac­tas de los jui­cios que­dó plas­ma­do uno de los mo­men­tos más me­mo­ra­bles en la vida del dra­ma­tur­go, cuan­do el juez Char­les Fre­de­rick Gill le pre­gun­tó, re­fi­rién­do­se a un poe­ma que “Bo­sie” le de­di­có al es­cri­tor, “¿qué es el amor que no se atre­ve a de­cir su nom­bre?”. Wil­de res­pon­dió: “El amor que no se atre­ve a de­cir su nom­bre, en es­te si­glo, es el amor de un hom­bre ma­du­ro por un hom­bre jo­ven. Co­mo el que unió a Da­vid y Jo­nat­han, co­mo el que ins­pi­ró la fi­lo­so­fía de Pla­tón, co­mo el que se en­cuen­tra en los so­ne­tos de Sha­kes­pea­re y Mi­guel Án­gel, co­mo el que col­ma mis pro­pias car­tas”.

Ese mis­mo día el ju­ra­do de­li­be­ró que to­da­vía no exis­tían ele­men­tos su­fi­cien­tes pa­ra in­cri­mi­nar a Wil­de, y lo ab­sol­vió de las acu­sa­cio­nes de Fre­de­rick At­kins. El 7 de ma­yo de aquel año el es­cri­tor fue pues­to en li­ber­tad mien­tras se fi­ja­ba la fe­cha pa­ra la si­guien­te audiencia.

Se­gun­do y úl­ti­mo jui­cio

Sus ami­gos más cer­ca­nos tra­ta­ron de per­sua­dir a Wil­de por ter­ce­ra oca­sión pa­ra que hu­ye­ra del país; pe­ro se ne­gó. El 19 de ma­yo es­ta­ba de nue­vo en el tri­bu­nal, es­ta vez en­ca­be­za­do por el fis­cal ge­ne­ral de In­gla­te­rra, Frank Lock­wood. Tras va­rias ho­ras de de­li­be­ra­ción lo de­cla­ró cul­pa­ble de to­dos los car­gos, ex­cep­to de las acu­sa­cio­nes de Ed­ward She­lley. El 25 de ma­yo, Wil­de es­cu­chó su sen­ten­cia, vi­si­ble­men­te pa­li­de­ci­do se­gún na­rran los pe­rió­di­cos de la épo­ca: dos años de tra­ba­jo for­za­do en la cár­cel de Rea­ding por ha­ber co­me­ti­do “ac­tos de gro­se­ra in­de­cen­cia con hom­bres”.

Du­ran­te su es­tan­cia en pri­sión es­cri­bió la ex­ten­sa car­ta de amor ti­tu­la­da De pro­fun­dis, di­ri­gi­da a “Bo­sie”. Al po­co tiem­po de que­dar li­bre, en ma­yo de 1897, se exi­lió en Fran­cia con el nom­bre de Sebastian Mel­moth. Su es­po­sa, quien de­ci­dió no ver­lo más, mu­rió el si­guien­te año.

A fi­na­les de aquel año el es­cri­tor vi­vió unos me­ses con Dou­glas en la ciu­dad de Ruan, has­ta que sus res­pec­ti­vas fa­mi­lias los ame­na­za­ron con re­ti­rar­les el apo­yo eco­nó­mi­co. Wil­de mu­rió en Pa­rís ca­si en la in­di­gen­cia y de un ata­que de meningitis el 30 de no­viem­bre de 1900, ale­ja­do de sus dos hi­jos. Te­nía 46 años de edad.

OS­CAR WIL­DE Y LORD AL­FRED DOU­GLAS, 1893.

TES­TI­GO. Ilustración de un fo­lle­tín don­de se na­rran los por­me­no­res del jui­cio de Os­car Wil­de en 1895.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.