Pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria

Las ideas de Adam Smith re­vo­lu­cio­na­ron el sis­te­ma eco­nó­mi­co eu­ro­peo en la se­gun­da mi­tad del si­glo XVIII.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Fran­cis­co Co­ca He­rre­ra

Las ri­que­zas de las na­cio­nes.

La ni­ñez de Adam Smith se desa­rro­lló sin pro­ble­mas –aun­que se cuen­ta que fue rap­ta­do de pe­que­ño por una ban­da de gi­ta­nos, es­to ha si­do des­men­ti­do por sus bió­gra­fos–. A los 13 años fue en­via­do al Co­le­gio de Glas­gow, don­de des­ta­có por su amor a la lec­tu­ra y su ex­ce­len­te me­mo­ria, por lo que, un año des­pués, fue acep­ta­do en el Co­le­gio Ba­lliol de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, don­de to­mó cla­ses con Fran­cis Hut­che­son, un pro­fe­sor de fi­lo­so­fía re­co­no­ci­do co­mo uno de los ini­cia­do­res de la Ilustración es­co­ce­sa, a quien Smith re­cor­da­ría con ca­ri­ño y ad­mi­ra­ción el res­to de su vida.

Gra­cias a Hut­che­son, el jo­ven co­no­ció la obra de otros pen­sa­do­res co­mo sir Anthony Ash­ley Coo­per y John Loc­ke, quie­nes tu­vie­ron un fuer­te im­pac­to en los fi­ló­so­fos eu­ro­peos de esos días por sus ideas acer­ca de la con­cien­cia mo­ral y el fun­cio­na­mien­to de la men­te hu­ma­na, tó­pi­cos a los que Smith de­di­ca­ría mu­cho tiem­po.

Pe­ro no to­do fue bueno en su es­tan­cia en Ox­ford. Ahí Smith se en­fren­tó con va­rios de sus pro­fe­so­res, en es­pe­cial por su de­fen­sa de las teo­rías de Da­vid Hu­me, quien años des­pués se con­ver­ti­ría en su gran ami­go. Hu­me, au­tor del Tra­ta­do de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na, era un co­no­ci­do ateo, lo que cho­ca­ba con la fé­rrea ideo­lo­gía re­li­gio­sa de los pro­fe­so­res de Smith. Aun­que Adam se con­si­de­ra­ba ca­tó­li­co, en sus es­cri­tos se re­fle­ja más bien un pen­sa­mien­to que se po­dría cla­si­fi­car co­mo deís­ta, que se re­fie­re a quie­nes creen en la exis­ten­cia de un ser divino pe­ro no asu­men que es­te ten­ga in­je­ren­cia en los asun­tos hu­ma­nos ni do­mi­ne las ac­cio­nes de las per­so­nas, quie­nes por lo tan­to son to­tal­men­te res­pon­sa­bles de sus ac­tos.

Smith co­men­zó a im­par­tir con­fe­ren­cias y en 1751 ob­tu­vo la cá­te­dra de Ló­gi­ca, y un año des­pués la de Fi­lo­so­fía Mo­ral, en la Uni­ver­si­dad de Glas­gow, en su na­tal Es­co­cia. Des­de el ini­cio fue un

des­ta­ca­do pro­fe­sor; era tal su fa­ma, que alum­nos de dis­tin­tas par­tes de la Gran Bre­ta­ña via­ja­ban pa­ra es­cu­char sus lec­cio­nes. Los tó­pi­cos que Smith tra­ta­ba en las au­las eran di­ver­sos: ló­gi­ca, me­ta­fí­si­ca, es­té­ti­ca e in­clu­so as­tro­no­mía eran ex­pues­tas de ma­ne­ra elo­cuen­te por el fi­ló­so­fo.

Des­gra­cia­da­men­te, la ma­yo­ría de sus apuntes se per­die­ron lue­go de que Smith or­de­na­ra en su tes­ta­men­to que los 16 vo­lú­me­nes don­de ha­bía agru­pa­do sus es­cri­tos fue­ran que­ma­dos, pues no los con­si­de­ra­ba con la ca­li­dad su­fi­cien­te pa­ra ser pu­bli­ca­dos. Al­gu­nas de sus ideas so­bre­vi­vie­ron me­dian­te los apuntes de alum­nos su­yos, quie­nes las re­to­ma­ron. Tam­bién, de ma­ne­ra pós­tu­ma, se edi­ta­ron al­gu­nos de sus li­bros, en­tre los que des­ta­ca su His­to­ria de la as­tro­no­mía.

Sim­pa­tía e ima­gi­na­ción

Su pri­me­ra pu­bli­ca­ción im­por­tan­te, en 1759, fue la Teo­ría de los sen­ti­mien­tos mo­ra­les. Pa­ra ese en­ton­ces Smith ya go­za­ba de un gran pres­ti­gio en su país, pe­ro con la pu­bli­ca­ción de es­te li­bro su fa­ma se ex­ten­dió al res­to del con­ti­nen­te eu­ro­peo. A lo lar­go de más de 300 pá­gi­nas, Smith in­ten­tó en­ten­der las le­yes que go­bier­nan el com­por­ta­mien­to hu­mano.

Dis­fru­ta­ba su vida co­mo pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad de Glas­gow, pe­ro de­bía aban­do­nar la do­cen­cia y la po­si­bi­li­dad de for­mar men­tes nue­vas de­bi­do a una me­jor ofer­ta de tra­ba­jo. En 1763 fue con­tra­ta­do co­mo tu­tor del Du­que de Buc­cleuch; el con­tra­to lo obli­ga­ba a acom­pa­ñar al no­ble en to­dos sus via­jes, por lo que tu­vo que re­nun­ciar a la uni­ver­si­dad pa­ra em­pren­der es­ta nue­va ta­rea. Por esos días era co­mún que los in­te­lec­tua­les fue­ran con­tra­ta­dos co­mo men­to­res de al­gún jo­ven adi­ne­ra­do. En el ca­so de Smith, es­te pues­to le ofre­cía gran­des ven­ta­jas: por un la­do via­ja­ría a otros paí­ses don­de ten­dría con­tac­to con otros gran­des pen­sa­do­res; ade­más, ten­dría más tiem­po pa­ra tra­ba­jar, y una vez ter­mi­na­da su la­bor, re­ci­bi­ría una ge­ne­ro­sa pen­sión que le ase­gu­ra­ría su ve­jez y el cui­da­do de su ma­dre, con quien vi­vió la ma­yor par­te de su vida; nun­ca se ca­só ni se le co­no­ció re­la­ción amo­ro­sa al­gu­na.

Smith pa­só los si­guien­tes dos años en­tre Fran­cia y Sui­za; en el país ga­lo tu­vo la opor­tu­ni­dad de com­par­tir sus ideas con los gran­des pen­sa­do­res fran­ce­ses de la Ilustración, los lla­ma­dos “Phi­lo­sop­hes”, co­mo Vol­tai­re y Jean-Jac­ques Rous­seau, aun­que su ne­xo más en­ri­que­ce­dor fue con Fra­nçois Ques­nay, quien le apor­tó con­cep­tos so­bre el fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía de la bur­gue­sía fran­ce­sa, los cua­les se­rían claves pa­ra que Smith pu­die­ra es­cri­bir su obra cum­bre.

Adam Smith, en ese en­ton­ces de 66 años, vol­vió a su na­tal Kirk­caldy pa­ra po­ner or­den a sus no­tas y re­dac­tar, du­ran­te la si­guien­te dé­ca­da, su si­guien­te li­bro, el cual ti­tu­ló In­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la na­tu­ra­le­za y cau­sas de la ri­que­za de las na­cio­nes, me­jor co­no­ci­do co­mo La ri­que­za de las na­cio­nes, un mo­nu­men­tal tra­ta­do so­bre eco­no­mía de ca­si 1.000 pá­gi­nas.

La ri­que­za de las na­cio­nes es una obra que cons­ta de cin­co par­tes, edi­ta­das en va­rios

vo­lú­me­nes. La pri­me­ra ha­bla so­bre la im­por­tan­cia de la di­vi­sión de las la­bo­res, lo que per­mi­te la es­pe­cia­li­za­ción de los tra­ba­ja­do­res e in­cre­men­ta la pro­duc­ti­vi­dad. Ade­más, ha­bla so­bre lo be­né­fi­co que pue­de re­sul­tar el in­te­rés pro­pio en una so­cie­dad co­mer­cial: “No ob­te­ne­mos los ali­men­tos de la be­ne­vo­len­cia del car­ni­ce­ro, del cer­ve­ce­ro o del pa­na­de­ro, sino de su preo­cu­pa­ción por su pro­pio in­te­rés. No nos di­ri­gi­mos a sus sen­ti­mien­tos hu­ma­ni­ta­rios, sino a su egoís­mo, y nun­ca ha­bla­mos de nues­tras ne­ce­si­da­des, sino de sus pro­pias ven­ta­jas”, es­cri­bió Smith en una de sus ci­tas más di­fun­di­das. En la se­gun­da par­te dis­cu­te el pa­pel del in­ven­ta­rio o exis­ten­cias, y le da ma­yor im­por­tan­cia a la la­bor, o tra­ba­jo, que a la ri­que­za acu­mu­la­da, al­go que iba en con­tra del mer­can­ti­lis­mo, la teo­ría eco­nó­mi­ca do­mi­nan­te en esos días y de la cual Smith era un du­ro crí­ti­co. Pa­ra los mer­can­ti­lis­tas la ri­que­za de un Estado se me­día a par­tir de la can­ti­dad de di­ne­ro o bie­nes que se en­con­tra­ban den­tro de sus fron­te­ras, por lo que se opo­nían al co­mer­cio con otros paí­ses. Por el con­tra­rio, pa­ra Smith el tra­ba­jo y las ga­nan­cias que es­te pro­du­cía eran lo que ser­vía pa­ra de­fi­nir es­ta ri­que­za. A ma­yor tra­ba­jo, ma­yor ga­nan­cia, por lo que el li­bre co­mer­cio, en lu­gar de ser per­ju­di­cial, abri­ría nue­vas fuen­tes de em­pleo. Es­ta idea fue una de sus gran­des apor­ta­cio­nes y es cla­ve pa­ra en­ten­der la eco­no­mía de nues­tros días.

En mar­zo de 1776, ape­nas cua­tro me­ses des­pués de la de­cla­ra­ción de In­de­pen­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos, fue pu­bli­ca­do La ri­que­za de las na­cio­nes. Ese mis­mo año mu­rió uno de los gran­des ami­gos y men­to­res de Smith: Da­vid Hu­me, quien an­tes de fa­lle­cer ala­bó el li­bro.

Smith de­fi­nió su li­bro co­mo “un vio­len­to ata­que a to­do el sis­te­ma co­mer­cial de Gran Bre­ta­ña”; pe­se a ello, la obra tu­vo un im­pac­to in­me­dia­to y fue tra­du­ci­da y dis­tri­bui­da por to­da Eu­ro­pa. La ri­que­za de las na­cio­nes fue re­edi­ta­da cua­tro ve­ces a lo lar­go de su vida. Su teo­ría si­guió su ca­mino y con el tiem­po lle­gó a in­fluir en los tra­ba­jos de eco­no­mis­tas co­mo Karl Marx, Da­vid Ricardo y John Stuart Mill, en el si­glo XIX, ade­más de John May­nard Key­nes y Mil­ton Fried­man, en el si­glo XX. Sus de­trac­to­res lo acu­san de pro­mo­ver el con­su­mis­mo, pe­ro es­to no es del to­do cier­to ya que el pro­pio Smith cri­ti­có con du­re­za a los ri­cos de su épo­ca, ade­más aler­tó so­bre el pro­ble­ma de la fal­ta de edu­ca­ción de los obre­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.