LA RED OCUL­TA

In­ter­net es el sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción im­pres­cin­di­ble pa­ra el si­glo XXI. La re­la­ti­va fal­ta de re­gu­la­ción y la im­pre­vi­si­ble con­duc­ta hu­ma­na le ha va­li­do ser com­pa­ra­do con el mí­ti­co Vie­jo Oes­te. En cier­tos ni­ve­les exis­te una gran va­rie­dad de ope­ra­cio­nes osc

Muy Interesante (Chile) - - EN PORTADA - Por Pa­blo H. Ji­mé­nez

Vi­vi­mos en la “in­fos­fe­ra”, pa­la­bra uti­li­za­da por el ar­tis­ta aus­tria­co Pe­ter Wei­bel pa­ra re­fe­rir­se a la red téc­ni­ca que per­mi­te el in­ter­cam­bio mun­dial de da­tos y brin­da so­por­te a la in­fra­es­truc­tu­ra so­cio­eco­nó­mi­ca mun­dial. Es un sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción en el cual mu­chos pa­sa­mos su­mer­gi­dos bue­na par­te de nues­tro tiem­po. Pe­ro los da­tos que via­jan por me­dio de on­das elec­tro­mag­né­ti­cas no pue­den ser per­ci­bi­dos di­rec­ta­men­te por los hu­ma­nos, sino a tra­vés de te­lé­fo­nos mó­vi­les y compu­tado­res, ele­men­tos que Wei­bel de­no­mi­na “ór­ga­nos téc­ni­cos ar­ti­fi­cia­les”, co­mo si fue­ran una ex­ten­sión de nues­tros cuer­pos, ha­bi­li­ta­dos pa­ra per­ci­bir, ma­ni­pu­lar y trans­mi­tir pa­la­bras, imá­ge­nes y da­tos de ma­ne­ra inalám­bri­ca. De es­ta ma­ne­ra, uti­li­zan­do las pa­la­bras del di­rec­tor de ci­ne Da­vid Cro­nen­berg en voz del per­so­na­je de fic­ción Brian O’Bli­vion, las pan­ta­llas se han con­ver­ti­do en la re­ti­na del ojo de la men­te, trans­for­ma­das por ex­ten­sión en par­te de la es­truc­tu­ra fí­si­ca del ce­re­bro. Es a tra­vés de ellas que hoy per­ci­bi­mos la reali­dad, o si­mu­la­cio­nes de la mis­ma; la reali­dad ya es en par­te una alu­ci­na­ción con­sen­sua­da crea­da por la in­fos­fe­ra, y si no tie­nes cui­da­do, se con­ver­ti­rá en una alu­ci­na­ción to­tal. Las no­ti­cias fal­sas (fic­cio­nes, men­ti­ras) di­fun­di­das por re­des so­cia­les pro­ba­ron te­ner la ca­pa­ci­dad de di­ri­gir el rumbo de las elec­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos de 2016, de­mos­tran­do su im­pac­to en la his­to­ria, mos­tran­do las fla­que­zas de la de­mo­cra­cia neo­li­be­ral. La in­ten­si­dad del ‘bom­bar­deo’ de in­for­ma­ción y es­tí­mu­los for­ma par­te de una gue­rra por cap­tar nues­tra aten­ción; quie­nes ten­gan el ma­yor nú­me­ro de li­kes o vi­si­tas se­rán los su­pues­tos ga­na­do­res. Es­ta ba­ta­lla me­diá­ti­ca pa­ra cap­tar es­pec­ta­do­res, atra­par la men­te de los usua­rios, es re­fe­ri­da co­mo “economía de la aten­ción”, y se libra en ese re­ves­ti­mien­to de on­das de ra­dio que cu­bre el pla­ne­ta, con­ver­ti­do en una es­pe­cie de gran are­na o es­ta­dio, un ‘in­fó­dro­mo’.

La trans­mi­sión de da­tos, in­ter­ac­ción si­mul­tá­nea, vi­deos y re­des so­cia­les han trans­for­ma­do la vi­da de mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do. Es di­fí­cil ima­gi­nar có­mo se­ría la co­ti­dia­ni­dad per­so­nal y la­bo­ral mo­der­nas sin la in­fos­fe­ra. Y no hay ma­pas pa­ra es­tos te­rri­to­rios, co­mo di­ría Wi­lliam Gib­son, cu­ya obra li­te­ra­ria a prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1980 pro­nos­ti­có nues­tro pre­sen­te. El úl­ti­mo in­for­me de la agen­cia me­diá­ti­ca We Are So­cial, es­ti­ma que es­te año po­co más de la mi­tad de la po­bla­ción mun­dial (51%) uti­li­za In­ter­net, al­re­de­dor de en­tre 3.600 y 3.750 mi­llo­nes de per­so­nas (aun­que en el con­ti­nen­te ame­ri­cano la pe­ne­tra­ción en la so­cie­dad es ape­nas del 21,8% de la po­bla­ción, en con­tras­te con el 48,4% en Asia). De to­dos ellos 50% del trá­fi­co pro­ce­de de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les.

Exis­ten dis­tin­tos ti­pos de usua­rios por su­pues­to, no po­de­mos re­fe­rir­nos a un usua­rio ‘pro­me­dio’, aun­que en mer­ca­do­tec­nia hay seg­men­tos bien de­fi­ni­dos de acuer­do con sus in­gre­sos eco­nó­mi­cos y pre­fe­ren­cias de con­su­mo. In­de­pen­dien­te­men­te del sec­tor so­cial al que per­te­nez­can, hay quie­nes han en­con­tra­do en el re­la­ti­vo ano­ni­ma­to que las pan­ta­llas otor­gan una cu­bier­ta per­fec­ta pa­ra rea­li­zar cier­to ti­po de fan­ta­sías, cum­plir sue­ños, desaho­gar­se, has­ta lle­var una con­duc­ta que se­ría im­po­si­ble en la vi­da real. Hay quie­nes si­mu­lan una vi­da ple­na o fe­liz en Fa­ce­book; mu­chos tie­nen una per­so­na­li­dad pro­pia en lí­nea, di­fe­ren­te al com­por­ta­mien­to que mues­tran en el ho­gar o la ca­lle, co­mo ac­to­res en un gran es­ce­na­rio –ava­ta­res en una ilu­sión elec­tró­ni­ca–. En uno de los rin­co­nes ex­tre­mos, en­con­tra­mos a quie­nes de­ci­den lle­var esa do­ble vi­da en la ile­ga­li­dad, co­me­tien­do frau­des, aco­so, usur­pa­ción de iden­ti­dad, ex­tor­sio­nes, bull­ying, con­su­men o pro­du­cen por­no­gra­fía in­fan­til, has­ta pro­pa­gar no­ti­cias fal­sas o per­pe­trar so­fis­ti­ca­dos ci­be­ra­ta­ques: el uso de In­ter­net pa­ra fi­nes des­ho­nes­tos o ile­ga­les cuen­ta con un re­per­to­rio tan am­plio co­mo el es­pec­tro de la con­duc­ta hu­ma­na.

Cró­ni­cas de la Gran Ce­bo­lla

La in­fos­fe­ra es­tá com­pues­ta por di­ver­sas ca­pas. Co­mo una ce­bo­lla, la par­te ex­te­rior es la más amplia y re­la­ti­va­men­te co­no­ci­da; en reali­dad no ten­dría­mos vi­da su­fi­cien­te pa­ra via­jar has­ta el úl­ti­mo rin­cón del In­ter­net abier­to. Y es que allí po­de­mos en­con­trar prác­ti­ca­men­te de to­do. La ca­pa ac­ce­si­ble al pú­bli­co, a la que pue­des en­trar con na­ve­ga­do­res con­ven­cio­na­les co­mo Goo­gle o Fi­re­fox, pue­des ima­gi­nar­la co­mo la vas­ta su­per­fi­cie de un gran pla­ne­ta ri­co en oa­sis de in­for­ma­ción, lle­na de ca­rre­te­ras que se cru­zan en cier­tos pun­tos; hay au­to­pis­tas, pe­ro tam­bién ca­mi­nos ru­ra­les. En las pri­me­ras es­tán las pá­gi­nas web y re­des so­cia­les más uti­li­za­das, y en los se­gun­dos es don­de se pue­den en­con­trar ni­chos de in­for­ma­ción de­li­ca­da.

La tec­no­lo­gía es neu­tral, el uso co­rres­pon­dien­te es res­pon­sa­bi­li­dad hu­ma­na. Una sim­ple bús­que­da en Goo­gle nos pue­de re­mi­tir a una gran va­rie­dad de crí­me­nes en los que se ven in­mis­cui­das las re­des so­cia­les. Des­de los trolls em­pe­ña­dos en des­truir la repu­tación de al­guien has­ta ase­si­nos que co­no­cen a sus víc­ti­mas pre­via­men­te por Fa­ce­book. “Se le co­no­ce co­mo el ‘cri­men de Fa­ce­book’ y tie­ne con­mo­cio­na­da a Ho­lan­da, don­de tres me­no­res de edad de­ben res­pon­der an­te la jus­ti­cia por el ase­si­na­to de otra jo­ven a cau­sa de unos co­men­ta­rios pu­bli­ca­dos en la red so­cial”, se pue­de leer en una no­ta de la BBC.

Los trolls exis­ten des­de el Use­net, el in­ter­net pri­mi­ge­nio, en el que des­de 1992 se tie­ne re­gis­tro de gru­pos or­ga­ni­za­dos de aco­sa­do­res am­pa­ra­dos por el ano­ni­ma­to. La pre­sión psi­co­ló­gi­ca que pue­den ejer­cer al ac­tuar so­bre sus víc­ti­mas es de­vas­ta­do­ra, y han lle­va­do al sui­ci­dio a mu­chos. El 41% de los usua­rios de In­ter­net en Es­ta­dos Uni­dos ha su­fri­do aco­so, se­gún un re­por­te del Pew Re­search Cen­ter, y al me­nos 66% ha si­do tes­ti­go de có­mo otros lo han pa­de­ci­do. Una prác­ti­ca más ex­tre­ma, el do­xeo, es de­cir el ro­bo y pu­bli­ca­ción de in­for­ma­ción pri­va­da o íntima, ha des­trui­do mu­chas vidas. Pe­ro la

En es­ta épo­ca, los da­tos son la nue­va mo­ne­da, y pue­den ser más va­lio­sos que el di­ne­ro.

CON­CEP­TOS. El ar­tis­ta aus­tria­co Pe­ter Wei­bel (de­re­cha), cu­ra­dor de la ex­po­si­ción In­fosp­he­re. (Arri­ba) Es­ce­na del vi­deo Frag­ments of

Ma­chi­nes (2013) de Emma Char­les.

MEN­TI­RAS. La cam­pa­ña pre­si­den­cial de Do­nald Trump es­tu­vo de­trás de la crea­ción de una red de no­ti­cias fal­sas, en­tre ellas las que de­to­na­ron el ‘Piz­za­ga­te’, en la que acu­sa­ban fal­sa­men­te a un res­tau­ran­te de es­tar in­vo­lu­cra­do en una red de pe­dó­fi­los. Aman­da Klein­man, vo­ca­lis­ta de una ban­da que con fre­cuen­cia to­ca­ba en aquel lu­gar, reac­cio­na an­te uno de tan­tos vi­deos en­via­dos por trolls.

DES­PE­DI­DA. Ima­gen de la cuen­ta de Fa­ce­book del es­ta­dou­ni­den­se Ant­juan Mi­guel Col­vin, jo­ven de 21 años, quien usó la red so­cial pa­ra co­mu­ni­car a sus con­tac­tos que co­me­te­ría sui­ci­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.