Gue­rra clan­des­ti­na

El ase­si­na­to de Hitler, el res­ca­te de Mus­so­li­ni, la eli­mi­na­ción de Bin La­den, son al­gu­nas de las ope­ra­cio­nes en­cu­bier­tas más es­pec­ta­cu­la­res de la His­to­ria y que se re­pi­ten ca­da cier­to tiem­po.

Muy Interesante (Chile) - - HISTORIA - Por Ro­ber­to Piorno

Las cloa­cas del Es­ta­do tie­nen una agen­da pro­pia que se desa­rro­lla al mar­gen de la ley, con pro­to­co­los fan­tas­ma y en­te­ra­men­te sub­te­rrá­neos, y el con­trol ins­ti­tu­cio­nal y ciu­da­dano. No hay luz ni ta­quí­gra­fos, ni ras­tro ni re­gis­tros ofi­cia­les, y mu­cho me­nos trans­pa­ren­cia de ca­ra a la opinión pú­bli­ca. Ape­nas un de­ter­mi­nan­te or­den eje­cu­ti­vo que elu­de cual­quier me­ca­nis­mo de con­trol y se lle­va a ca­bo en el más ab­so­lu­to de los se­cre­tis­mos. Des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les la gue­rra su­cia ha si­do una he­rra­mien­ta esen­cial pa­ra debilitar al enemi­go sin ex­po­ner­se a los es­tra­gos de una cruen­ta ba­ta­lla o de un con­flic­to pro­lon­ga­do, san­grien­to y cos­to­so. Un ase­si­na­to se­lec­ti­vo, por ejem­plo; un agen­te do­ble en el lu­gar opor­tuno en el mo­men­to opor­tuno al mar­gen de los lí­mi­tes de la le­ga­li­dad, o una ope­ra­ción de sa­bo­ta­je, pue­den aho­rrar mu­chas vidas o, sim­ple­men­te, sa­tis­fa­cer las an­sias de ven­gan­za co­lec­ti­va de una na­ción con­tra un enemi­go in­vi­si­ble, con­vir­tién­do­se en apa­ra­to­sos y efec­ti­vos ac­tos de pro­pa­gan­da. La eli­mi­na­ción de un lí­der in­có­mo­do o de un te­rro­ris­ta “fa­mo­so”, la in­ter­cep­ción de in­for­ma­ción con­fi­den­cial o el de­sa­rro­llo de ar­mas se­cre­tas des­ti­na­das a pro­por­cio­nar una he­rra­mien­ta de­ci­si­va en la gue­rra de ba­ja in­ten­si­dad, en­tre ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia, han da­do cuer­po a lo lar­go del si­glo pa­sa­do y los pri­me­ros años de la cen­tu­ria ac­tual a ope­ra­cio­nes en­cu­bier­tas de le­ga­li­dad más que du­do­sa en al­gu­nas oca­sio­nes, y ac­cio­nes de pa­trió­ti­co he­roís­mo, siem­pre, co­mo tal, con­tes­ta­do y con­tro­ver­ti­do, que de­mues­tran que qui­zá a ve­ces el fin jus­ti­fi­ca los me­dios. To­das cons­ti­tu­yen tra­mas dig­nas de la me­jor pe­lí­cu­la de es­pías (no en vano mu­chas de ellas die­ron el sal­to a la gran pan­ta­lla) y sus­ci­tan un aca­lo­ra­do de­ba­te so­bre la le­gi­ti­mi­dad de una ac­ción dis­ci­pli­na­ria lle­va­da a tér­mino por cual­quier me­dio ne­ce­sa­rio. Al­gu­nas tu­vie­ron éxi­to; otras fue­ron un fra­ca­so, pe­ro to­das plan­tean di­le­mas mo­ra­les y po­nen de re­lie­ve, pe­se a to­do, la ne­ce­si­dad de uti­li­zar pro­ce­di­mien­tos no con­ven­cio­na­les al mar­gen de las le­yes in­ter­na­cio­na­les pa­ra de­rro­tar a un enemi­go in­ven­ci­ble y es­cu­rri­di­zo en el cam­po de ba­ta­lla. Es la pun­ta del ice­berg de la gue­rra en­tre ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia, so­fis­ti­ca­dos ope­ra­ti­vos que cam­bia­ron o, en el peor de los ca­sos, pu­die­ron ha­ber cam­bia­do drás­ti­ca­men­te el cur­so de la His­to­ria, pe­ro no lo hi­cie­ron por­que los pla­nes no sa­lie­ron co­mo es­ta­ban pre­vis­tos. Al­gu­nas de ellas se di­se­ña­ron pa­ra qui­tar de en me­dio a au­tén­ti­cos cri­mi­na­les, con el nom­bre de Adolf Hitler, Rein­hard Hey­drich u Osa­ma bin La­den, otras pa­ra pa­sar fac­tu­ra y apli­car el ojo por ojo, per­si­guien­do has­ta el in­fierno el ras­tro de un enemi­go, co­mo fue Sep­tiem­bre Ne­gro pa­ra el Mos­sad; otras sim­ple­men­te fue­ron ba­ta­llas en­car­ni­za­das de los tiem­pos más du­ros de la Gue­rra Fría, con so­vié­ti­cos y es­ta­dou­ni­den­ses (y sus alia­dos) bus­can­do una ven­ta­ja de­ci­si­va, en for­ma de ro­bo de in­for­ma­ción con­fi­den­cial o de ar­ma letal con­tra el enemi­go.

TRIBUTO. Es­ta­tua en la igle­sia me­to­dis­ta de Pra­ga, don­de se atrin­che­ra­ron los co­man­dos que ter­mi­na­ron con la vi­da del ge­ne­ral na­zi Rein­hard Hey­drich.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.