Ope­ra­ción Val­ki­ria

Muy Interesante (Chile) - - HISTORIA -

A co­mien­zos de 1944, po­cos en Ale­ma­nia creían ya que el III Reich fue­ra a ser ca­paz de re­sis­tir la ofen­si­va de los alia­dos en to­dos los fren­tes, y al­gu­nos pen­sa­ban que la úni­ca ma­ne­ra de fre­nar aquel pre­vi­si­ble desas­tre era lle­var a ca­bo un ac­to de pa­trio­tis­mo ase­si­nan­do a Hitler, cu­yas de­ci­sio­nes com­pro­me­tían ca­da vez más la de­li­ca­da po­si­ción de Ale­ma­nia. Una nu­tri­da fac­ción den­tro del Par­ti­do Na­zi abo­ga­ba por una ren­di­ción hon­ro­sa pa­ra Ale­ma­nia an­tes de que el país teu­tón su­frie­ra una de­rro­ta es­tre­pi­to­sa y tu­vie­ra que acep­tar con­di­cio­nes de paz inasu­mi­bles. En­tre los mu­chos in­ten­tos de ase­si­nar al Füh­rer, el más so­na­do, y el que más cer­ca es­tu­vo del éxi­to, fue la lla­ma­da Ope­ra­ción Val­ki­ria. El eje­cu­tor de es­te arries­ga­do plan era Claus von Stauf­fen­berg, ve­te­rano de la gue­rra en el nor­te de Áfri­ca, hé­roe de gue­rra mu­ti­la­do, que jun­to a otros ofi­cia­les co­mo Hen­ning von Tresc­kow o, so­bre to­do, Frie­drich Ol­bricht, de­ci­dió arries­gar­lo to­do pa­ra li­be­rar a Ale­ma­nia de la fu­nes­ta pre­sen­cia del Füh­rer. Von Stauf­fen­berg, re­cu­pe­ra­do de sus he­ri­das, vol­vió al ser­vi­cio ac­ti­vo co­mo miem­bro del Es­ta­do Ma­yor, y apro­ve­chó esa pri­vi­le­gia­da po­si­ción y su ex­ce­len­te repu­tación en el ejér­ci­to y el par­ti­do pa­ra apro­xi­mar­se lo su­fi­cien­te a Hitler y po­der así pla­near un aten­ta­do con­tra su vi­da. To­do ocu­rrió el 20 de ju­lio de 1944, cuan­do Von Stauf­fen­berg acu­dió a una reunión del Es­ta­do Ma­yor ce­le­bra­da en la lla­ma­da Guarida del Lo­bo, un bún­ker sub­te­rrá­neo en el que el cons­pi­ra­dor sa­bía que un ex­plo­si­vo co­lo­ca­do en el lu­gar ade­cua­do ha­bría de cau­sar es­tra­gos. Pe­ro los pla­nes no sa­lie­ron co­mo es­ta­ban pre­vis­tos. En el úl­ti­mo mo­men­to Hitler de­ci­dió tras­la­dar la reunión a un pa­be­llón en la su­per­fi­cie, con lo que el efec­to de la on­da ex­pan­si­va se­ría mu­cho me­nor. Aun así Von Stauf­fen­berg si­guió ade­lan­te con los pla­nes, y tras ubi­car el ex­plo­si­vo en un ma­le­tín ba­jo la me­sa, muy pró­xi­mo a la po­si­ción del Füh­rer, aban­do­nó la sa­la ale­gan­do te­ner que aten­der una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca ur­gen­te. En reali­dad te­nía en men­te ir a Ber­lín, y ca­mino al , es­cu­chó la ex­plo­sión, dan­do por se­gu­ra la muer­te de Hitler. La­men­ta­ble­men­te la me­sa ha­bía ser­vi­do de es­cu­do, li­mi­tan­do el im­pac­to de la ex­plo­sión, más mer­ma­da aún si ca­be por el he­cho de que las ven­ta­nas del lu­gar de la reunión es­ta­ban abier­tas. El lí­der na­zi ha­bía so­bre­vi­vi­do. Von Stauf­fen­berg, con­ven­ci­do de su éxi­to, pu­so en mar­cha el pro­to­co­lo pa­ra com­ple­tar el gol­pe de Es­ta­do en la ca­pi­tal y po­ner en mar­cha un go­bierno al­ter­na­ti­vo. Tras unas pri­me­ras ho­ras de con­fu­sión, fi­nal­men­te lle­ga­ron a oí­dos de los con­ju­ra­dos las no­ti­cias de la su­per­vi­ven­cia de Hitler. El plan ha­bía fra­ca­sa­do y to­dos los im­pli­ca­dos, in­clui­do Von Stauf­fen­berg, fue­ron eje­cu­ta­dos.

SE­CRE­TO. Adolf Hitler da la bien­ve­ni­da a sus ge­ne­ra­les fren­te a la Füh­rer­haupt­quar­tier Wolfss­chan­ze, tam­bién co­no­ci­da co­mo la ‘Guarida del Lo­bo’, el cuar­tel per­so­nal del lí­der na­zi en el fren­te orien­tal. A la ex­tre­ma iz­quier­da, el coronel Claus von Stauf­fen­berg, au­tor ma­te­rial del in­ten­to de ase­si­na­to del Füh­rer. Aba­jo, Mus­so­li­ni y Hitler en el lu­gar de la ex­plo­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.