For­ti­tu­de Ope­ra­ción

Muy Interesante (Chile) - - HISTORIA -

Una de las cla­ves del Día D, el ce­le­bé­rri­mo Des­em­bar­co de Nor­man­día, fue la ba­ta­lla li­bra­da me­ses an­tes por los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia del ban­do alia­do pa­ra fa­bri­car un se­ñue­lo creí­ble, un ce­bo que los ale­ma­nes mor­die­ran, de ma­ne­ra que, has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to, per­ma­ne­cie­ra iné­di­to el pun­to exac­to des­de el que los alia­dos pre­ten­dían abrir un nue­vo fren­te oc­ci­den­tal. El lu­gar del des­em­bar­co ele­gi­do fue, en efec­to, Nor­man­día, pe­ro eso no es lo que creían los ale­ma­nes, que es­ta­ban ab­so­lu­ta­men­te con­ven­ci­dos de que el grue­so de las tro­pas alia­das des­em­bar­ca­ría en el Pa­so de Ca­lais. Du­ran­te me­ses los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad bri­tá­ni­cos se afa­na­ron en in­to­xi­car a to­dos los agen­tes ale­ma­nes ope­ra­ti­vos en sue­lo bri­tá­ni­co con in­for­ma­cio­nes fal­sas acer­ca de las in­ten­cio­nes y los pla­nes de In­gla­te­rra y sus alia­dos. Fue so­lo el prin­ci­pio de una de las ma­nio­bras de en­ga­ño mi­li­tar más ex­tra­or­di­na­rias y de­ci­si­vas de la His­to­ria. El plan era tan sen­ci­llo co­mo di­fí­cil de eje­cu­tar: crear una fic­ción muy bien ar­ma­da que con­fun­die­ra a la in­te­li­gen­cia ale­ma­na has­ta el pun­to de des­cui­dar por com­ple­to el flan­co más dé­bil en el que iba a te­ner lu­gar la ope­ra­ción. Así na­ció la Ope­ra­ción For­ti­tu­de, que se ver­te­bró en torno a dos es­ce­na­rios di­fe­ren­tes: For­ti­tu­de Nor­te con­sis­tía en una se­rie de ma­nio­bras en aguas es­co­ce­sas lle­va­das a ca­bo por una di­vi­sión inexis­ten­te del ejér­ci­to bri­tá­ni­co pre­sun­ta­men­te pre­pa­ra­do pa­ra in­va­dir No­rue­ga; y For­ti­tu­de Sur, que pre­ten­día ha­cer creer a Hitler que las ope­ra­cio­nes en Nor­man­día eran un se­ñue­lo pa­ra des­viar la aten­ción del ver­da­de­ro ob­je­ti­vo alia­do: Ca­lais. La in­for­ma­ción en ma­nos de los ser­vi­cios se­cre­tos ale­ma­nes apun­ta­ba a una in­va­sión eje­cu­ta­da por el ge­ne­ral Pat­ton al fren­te de 11 di­vi­sio­nes (inexis­ten­tes), for­ma­das bá­si­ca­men­te pa­ra que el en­ga­ño fue­ra muy creí­ble, por tan­ques in­fla­bles, avio­nes de car­tón-pie­dra y lan­chas fal­sas. Tal fue la en­ver­ga­du­ra del en­ga­ño que lle­ga­ron a cons­truir­se puer­tos-ma­que­ta que no eran más que un de­co­ra­do. Fun­da­men­tal a la ho­ra de ha­cer mor­der el an­zue­lo a los ale­ma­nes fue el agen­te es­pa­ñol Juan Pu­jol, alias “Gar­bo”, quien ade­más de con­ven­cer al man­do ale­mán de la di­men­sión co­lo­sal del pre­sun­to ejér­ci­to alia­do es­ta­cio­na­do en el sur de In­gla­te­rra, que te­nía a Ca­lais co­mo ob­je­ti­vo, con la ayu­da de una red de subagen­tes con­ta­mi­nó las lí­neas de co­mu­ni­ca­ción con fal­sos men­sa­jes so­bre los fic­ti­cios pla­nes del ban­do alia­do. La ma­nio­bra de dis­trac­ción fue un éxi­to. Hitler pi­có el an­zue­lo y el Des­em­bar­co de Nor­man­día de­ci­dió en bue­na me­di­da la suer­te de la gue­rra.

Al­gu­nas de es­tas pe­que­ñas ope­ra­cio­nes tu­vie­ron la ca­pa­ci­dad de cam­biar el cur­so de la His­to­ria.

ES­CE­NA­RIOS. Tan­ques de plás­ti­co uti­li­za­dos pa­ra la Ope­ra­ción For­ti­tu­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.