Ope­ra­ción Ro­ble

Muy Interesante (Chile) - - HISTORIA -

En el ve­rano de 1943 la po­si­ción de Ita­lia, leal alia­da de Ale­ma­nia en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, era ex­tre­ma­da­men­te de­li­ca­da. Tal es así, que el Gran Con­se­jo Fas­cis­ta de­cre­tó la des­ti­tu­ción del dic­ta­dor Be­ni­to Mus­so­li­ni, quien fue arres­ta­do y con­fi­na­do en pri­me­ra ins­tan­cia en la is­la de Pon­za y pos­te­rior­men­te en el Ho­tel Cam­po Im­pe­ra­to­re si­tua­do en la ci­ma del Gran Sas­so de Ita­lia, un co­lo­so ubi­ca­do en los Ape­ni­nos. El go­bierno ita­liano se es­me­ró en man­te­ner en se­cre­to la ubi­ca­ción del dic­ta­dor a fin de evi­tar que la in­te­li­gen­cia ale­ma­na pu­die­ra acu­dir al res­ca­te. Pe­ro fi­nal­men­te los agen­tes de Hitler die­ron con el pa­ra­de­ro de Mus­so­li­ni, y el Füh­rer or­de­nó la in­me­dia­ta li­be­ra­ción de su me­jor alia­do. El di­se­ño de la au­daz ope­ra­ción de res­ca­te co­rrió a car­go de la Luft­waf­fe, la avia­ción ger­ma­na, que for­mó una uni­dad de pa­ra­cai­dis­tas li­de­ra­da por el ca­pi­tán Otto Skor­zeny, pues da­da la ubi­ca­ción del ho­tel una in­ter­ven­ción por tie­rra era im­pen­sa­ble. Se apos­tó por uti­li­zar pla­nea­do­res y sol­tar a los pa­ra­cai­dis­tas pa­ra ha­cer fren­te a la pre­vi­si­ble re­sis­ten­cia de los ca­ra­bi­nie­ri ita­lia­nos. La lo­gís­ti­ca de la ope­ra­ción fue fa­ci­li­ta­da por la pri­vi­le­gia­da po­si­ción de la Wehr­macht en Ita­lia, que ha­bía des­em­bar­ca­do en la pe­nín­su­la ha­cía me­ses y con­tro­la­ba pun­tos es­tra­té­gi­cos del país. El 12 de sep­tiem­bre de 1943, los hom­bres de Skor­zeny se pu­sie­ron en mar­cha. Do­ce pla­nea­do­res DF230 per­mi­tie­ron apro­xi­mar­se al ho­tel a los pa­ra­cai­dis­tas, a la vez que una uni­dad de in­fan­te­ría mo­to­ri­za­da to­ma­ba la cer­ca­na es­ta­ción de es­quí, neu­tra­li­zan­do la po­si­ble re­sis­ten­cia de las tro­pas ita­lia­nas. Uno de los avio­nes se es­tre­lló pro­vo­can­do la muer­te de to­dos los ocu­pan­tes, pe­ro el des­em­bar­co de los pa­ra­cai­dis­tas fue un éxi­to y la re­sis­ten­cia ita­lia­na me­ra­men­te anec­dó­ti­ca. A pe­sar de te­ner ór­de­nes de evi­tar la fu­ga de Mus­so­li­ni a to­da cos­ta, ma­tán­do­lo si era ne­ce­sa­rio, los sol­da­dos ita­lia­nos op­ta­ron por co­la­bo­rar con los ale­ma­nes y ob­viar las pau­tas re­ci­bi­das. Skor­zeny li­be­ró a un eu­fó­ri­co Mus­so­li­ni que re­ci­bió a sus res­ca­ta­do­res gri­tan­do: “¡Sa­bía que el Füh­rer no me aban­do­na­ría!”. La ope­ra­ción du­ró me­nos de una ho­ra, y el dic­ta­dor ita­liano fue tras­la­da­do a Mú­nich, don­de fue re­ci­bi­do por Hitler, quien lo nom­bró lí­der de la Re­pú­bli­ca So­cial, es­ta­ble­ci­da en el nor­te de Ita­lia en te­rri­to­rio con­tro­la­do por los na­zis.

OPE­RA­CIÓN EXI­TO­SA. Be­ni­to Mus­so­li­ni (con som­bre­ro), a un la­do del co­man­dan­te ale­mán Otto Skor­zeny, quien en 1943 li­de­ró un gru­po de co­man­dos pa­ra li­be­rar al dic­ta­dor ita­liano de un ho­tel en los Ape­ni­nos don­de per­ma­ne­cía co­mo pri­sio­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.