Sal­van­do a la ba­lle­na azul

Con­si­de­ra­do uno de los pri­me­ros ha­bi­tan­tes de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, es­te mo­nu­men­tal ma­mí­fe­ro que impresiona por su anato­mía lar­ga y es­ti­li­za­da de co­lor gris azu­la­do, es cla­ve pa­ra mo­ni­to­rear la sa­lud de los océa­nos. De ahí, la cru­za­da de la Fun­da­ci

Muy Interesante (Chile) - - BIOLOGÍA - Por Clau­dia Paz Gon­zá­lez

El océano es la ma­yor fuen­te de vi­da y oxí­geno de nues­tro pla­ne­ta. To­dos los se­res que ha­bi­ta­mos la tie­rra de­pen­de­mos de él pa­ra so­bre­vi­vir, pe­ro en el ca­so de las ba­lle­nas se vuel­ve la ba­se de su sis­te­ma vi­tal . Año tras año re­co­rren los ma­res pa­ra ali­men­tar­se y re­pro­du­cir­se, en­tre­gan­do el me­jor pa­rá­me­tro del es­ta­do de sa­lud del eco­sis­te­ma ma­rino. Cual­quier cam­bio en su com­por­ta­mien­to ya sea en el ám­bi­to de la co­mu­ni­ca­ción, el des­pla­za­mien­to, la re­pro­duc­ción o ali­men­ta­ción es una voz de aler­ta. En po­cos paí­ses co­mo en Chi­le, es­tos ani­ma­les a los que la evo­lu­ción obligó a tras­la­dar­se co­mo carnívoros des­de la tie­rra al mar y con­ver­tir­se en ma­mí­fe­ros ma­ri­nos, han si­do ob­je­to de un es­tu­dio tan acu­cio­so so­bre su su­per­vi­ven­cia. De­trás de es­te logro, aplau­di­do por la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca mun­dial, es­tá la Fun­da­ción MERI que ha­ce cua­tro años or­ga­ni­za una ex­pe­di­ción que con­gre­ga a pro­fe­sio­na­les de las más pres­ti­gio­sas ins­ti­tu­cio­nes, co­mo el Woods Ho­le Ocea­no­grap­hic Ins­ti­tu­tion (WHOI), el Smith­so­nian Ins­ti­tu­tion, las uni­ver­si­da­des de St. An­drews, Mas­sa­chu­setts, Nue­va York y Stan­ford, en­tre otras.

En la úl­ti­ma mi­sión efec­tua­da en fe­bre­ro pa­sa­do, participaron 14 cien­tí­fi­cos quie­nes re­co­rrie­ron los ca­na­les de Chi­loé y los fior­dos pa­ta­gó­ni­cos acom­pa­ña­dos de la más al­ta tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble. Des­de dro­nes pa­ra re­co­lec­tar los so­pli­dos de las ba­lle­nas has­ta dis­po­si­ti­vos que re­co­pi­lan in­for­ma­ción de des­pla­za­mien­to en 3D y gra­ba­cio­nes de los so­ni­dos que es­cu­chan y emi­ten. Tam­bién rea­li­za­ron fo­to­gra­fías aé­reas con el ob­je­ti­vo de iden­ti­fi­car a los in­di­vi­duos y ca­te­go­ri­zar­las a tra­vés de sus ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cí­fi­cas, y biop­sias a su piel que per­mi­te ver di­fe­ren­cias de se­xo de la ba­lle­na, co­mo las po­si­bles re­la­cio­nes fa­mi­lia­res y concentración de con­ta­mi­nan­tes. Es­to les per­mi­tió ob­te­ner da­tos ocea­no­grá­fi­cos de los lu­ga­res de ali­men­ta­ción e in­for­ma­ción iné­di­ta so­bre so­cia­bi­li­za­ción.

“En Fun­da­ción MERI tra­ba­ja­mos con so­cios chi­le­nos y ex­tran­je­ros con una ins­pi­ra­ción si­mi­lar que es la de pro­mo­ver el cui­da­do de una zo­na úni­ca en el mun­do, Pa­ta­go­nia, a tra­vés del en­ten­di­mien­to del ver­te­bra­do más gran­de que ha­ya exis­ti­do en la tie­rra, la ba­lle­na azul”, ex­pli­ca el Dr. Gus­ta­vo Chiang, di­rec­tor cien­tí­fi­co de la or­ga­ni­za­ción. “Gra­cias a los tres hi­dró­fo­nos an­cla­dos al fon­do del Gol­fo de Cor­co­va­do trian­gu­la­mos la po­si­ción de las ba­lle­nas lo que se ha­ce en po­cos lu­ga­res en el mun­do. An­tes se pen­sa­ba que so­lo nos ve­nían a vi­si­tar en ve­rano/oto­ño, pe­ro con esos mi­cró­fo­nos lo­gra­mos es­cu­char can­tos du­ran­te to­do el año. Aho­ra sa­be­mos que hay un nú­me­ro im­por­tan­te que per­ma­ne­ce en la zo­na lo que en tér­mi­nos de con­ser­va­ción es sú­per re­le­van­te. Se tra­ta de ejem­pla­res que tie­nen una vo­ca­li­za­ción pro­pia dis­tin­ta a las que ha­bi­tan en otras zo­nas. Por de­cir­lo de al­gu­na ma­ne­ra ha­blan chi­leno. Se tra­ta de 600 a 700 ba­lle­nas que no se es­tán mez­clan­do con otras lo que en tér­mi­nos cien­tí­fi­cos es muy in­tere­san­te”, com­ple­men­ta el Dr. Chiang.

A las rei­nas del mar no les fal­tan ra­zo­nes pa­ra que­dar­se. En el Gol­fo Cor­co­va­do -en el lí­mi­te de la re­gión de Los La­gos y la re­gión de Ay­sén- así co­mo en la bahía de Me­li­mo­yu, don­de se en­cuen­tra la Re­ser­va Na­tu­ral don­de tra­ba­ja Fun­da­ción MERI, exis­te una red de ca­na­les, fior­dos y ar­chi­pié­la­gos que abar­ca al­re­de­dor de 10.700 km de cos­ta. Ahí, los apor­tes de des­hie­lo pro­ve­nien­tes de los gla­cia­res y del dre­na­je de las cuen­cas de­ter­mi­nan gran­des cam­bios en los nu­trien­tes, la tem­pe­ra­tu­ra y sa­li­ni­dad del agua. Es­to se ve fiel­men­te re­fle­ja­do en la al­ta concentración de es­pe­cies co­mo el krill, los eu­fáu­si­dos y lan­gos­ti­nos que fun­cio­nan co­mo un imán pa­ra los ma­mí­fe­ros ma­ri­nos.

“Con una eco son­da iden­ti­fi­ca­mos dón­de es­tá el krill, su prin­ci­pal ali­men­to. Así pu­di­mos es­ta­ble­cer su pa­trón de bu­ceo. De día ba­jan has­ta 200 me­tros de pro­fun­di­dad y du­ran­te la no­che cuan­do el krill es­tá más a ni­vel su­per­fi­cial te­nien­do que su­mer­gir­se so­lo 40 me­tros. En lo con­cre­to, es­ta in­for­ma­ción sir­ve pa­ra aler­tar a las em­bar­ca­cio­nes que reali­cen via­jes noc­tur­nos pa­ra que dis­mi­nu­yan su ve­lo­ci­dad y así se su­men a la ca­de­na de pro­tec­ción de las ba­lle­nas azu­les”, ex­pli­ca la Dra. Pau­li­na Baha­mon­de, bio­quí­mi­ca y doc­to­ra en Bio­lo­gía de MERI.

De día ba­jan has­ta 200 me­tros de pro­fun­di­dad y du­ran­te la no­che, cuan­do el krill es­tá más en su­per­fi­cie, so­lo de­ben su­mer­gir­se 40 me­tros.

Pa­ra pro­te­ger a es­te ani­mal, am­bos cien­tí­fi­cos coin­ci­den en la ne­ce­si­dad de cam­biar la po­lí­ti­ca de na­ve­ga­ción, es­pe­cí­fi­ca­men­te, los lí­mi­tes de ve­lo­ci­dad de bu­ques y cru­ce­ros, ya que las co­li­sio­nes son la prin­ci­pal cau­sa de muer­te de las ba­lle­nas. “En el mo­men­to en que abren sus man­dí­bu­las pa­ra re­co­lec­tar el ali­men­to pier­den en un cien por cien­to su mo­vi­li­dad y ca­pa­ci­dad de reac­ción. Es en ese ins­tan­te en don­de se en­cuen­tran más vul­ne­ra­bles. Ima­gi­na que la ma­yo­ría de bu­ques de gran ta­ma­ño ni si­quie­ra se dan cuen­ta del mo­men­to en que su­ce­de la co­li­sión”, ase­gu­ra Baha­mon­de. A lo que Chiang agre­ga: “Dis­mi­nuir la ve­lo­ci­dad de las em­bar­ca­cio­nes a me­nos de 10 nu­dos re­du­ci­ría de ma­ne­ra sus­tan­cial el pe­li­gro al que es­tán ex­pues­tas por el trá­fi­co marítimo”.

Fi­lan­tro­pía y Con­ser­va­ción

Las áreas pro­te­gi­das son una he­rra­mien­ta va­lio­sa pa­ra ges­tio­nar la con­ser­va­ción de la bio­di­ver­si­dad. En ge­ne­ral, su crea­ción y ma­ne­jo han es­ta­do vin­cu­la­dos al Es­ta­do, sin em­bar­go, cons­cien­tes de que se re­quie­re de una co­la­bo­ra­ción ca­da vez ma­yor pa­ra po­der su­mar otros ac­to­res a los es­fuer­zos pa­ra pre­ser­var nues­tra bio­di­ver­si­dad, en el año 2013, la fa­mi­lia Cor­tés So­la­ri creó la Re­ser­va Na­tu­ral de Me­li­mo­yu (RNM). Con apro­xi­ma­da­men­te 16 mil hec­tá­reas, la RNM es par­te de los fior­dos con­ti­nen­ta­les del Gol­fo Cor­co­va­do y es­tá con­si­de­ra­da, jun­to a otras sie­te áreas, co­mo par­te del Sis­te­ma Na­cio­nal de Áreas Sil­ves­tres Pro­te­gi­das del Es­ta­do.

El área ma­ri­na cos­te­ra que cir­cun­da a la re­ser­va ha si­do iden­ti­fi­ca­da co­mo una zo­na de al­to va­lor pa­ra la con­ser­va­ción, lo que sig­ni­fi­ca que de­be ser pro­te­gi­da con la más al­ta ur­gen­cia por la ini­cia­ti­va Glo­bal 200 del Fon­do Mun­dial pa­ra la Na­tu­ra­le­za (WWF) y el Ban­co Mun­dial. So­lo en la úl­ti­ma dé­ca­da más de 1,5 mi­llo­nes de hec­tá­reas fue­ron de­cla­ra­das pro­yec­tos de con­ser­va­ción am­bien­tal pri­va­da en Chi­le. Es­to equi­va­le al 10% del te­rri­to­rio que el Es­ta­do ha con­ser­va­do en un si­glo. En to­tal, nues­tro país tie­ne cer­ca de 46 mi­llo­nes de hec­tá­reas de mar pro­te­gi­das a tra­vés de par­ques y re­ser­vas, en­tre otras ini­cia­ti­vas. Fun­da­ción Cen­tro MERI es par­te de un gru­po de tres fun­da­cio­nes, jun­to a Ca­ser­ta y Ta­ta Mall­ku uni­das ba­jo una ma­triz co­mún don­de par­ti­ci­pa el di­rec­to­rio de la So­cie­dad de In­ver­sio­nes de la fa­mi­lia Cor­tés So­la­ri, CORSO. Ca­da una de es­tas tres fun­da­cio­nes po­see un fo­co es­tra­té­gi­co par­ti­cu­lar que se ba­sa en la va­lo­ra­ción del pa­tri­mo­nio na­tu­ral y cul­tu­ral del país y su pro­yec­ción en las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras. Pa­ra Fran­cis­ca Cor­tés So­la­ri, pre­si­den­ta de es­tas tres or­ga­ni­za­cio­nes, la Re­ser­va Na­tu­ral de Me­li­mo­yu es un or­ga­nis­mo cla­ve por su vin­cu­la­ción di­rec­ta con el mar y el cui­da­do del agua, ya que es­tá re­la­cio­na­da a los gla­cia­res y ríos que ga­ran­ti­zan la vi­da de dis­tin­tos eco­sis­te­mas.

MUES­TRAS. La Fun­da­ción MERI or­ga­ni­za ex­pe­di­cio­nes pa­ra re­co­lec­tar in­for­ma­ción so­bre las ba­lle­nas azu­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.